Remedios simples para el malestar estomacal y la indigestión

No hay nada divertido alrededor del malestar estomacal y la indigestión: cuando los síntomas son graves, puede provocar que incluso las actividades más simples como conducir al trabajo o cuidar a los niños sea casi imposible, y en situaciones como esas, muchas personas buscan medicamentos de venta libre como el bismuto o los antiácidos.

Sin embargo, estas no serían opciones ideales por un par de simples razones: por un lado, pueden ser costosas y, por el otro, no es saludable tomar pastillas o beber líquidos medicados todos los días. Entonces, ¿qué tipos de remedios más naturales existen para el malestar estomacal y la indigestión? Sorprendentemente, hay bastantes, y muchos de ellos utilizan ingredientes que se pueden encontrar en la cocina estadounidense promedio.

Jengibre

Uno de los métodos más antiguos y populares para reducir la indigestión y aliviar el malestar estomacal es la raíz de jengibre. De hecho, es tan efectiva para tratar problemas digestivos que puede comprarse en forma de suplemento en la mayoría de las tiendas de comestibles o farmacias. Por supuesto, también se puede utilizar la raíz de jengibre entera o en forma de especias para ayudar con el malestar estomacal; simplemente mézclala con un poco de agua caliente y bebe lentamente. Además, si estás realmente desesperado por un poco de jengibre, una lata de ginger ale también debería ayudar.

La pregunta es, ¿por qué el jengibre es tan efectivo para ayudar a reducir los problemas digestivos? Esto se debe a que la raíz de jengibre contiene sustancias químicas conocidas como gingeroles y shogaoles, los cuales han demostrado que relajan eficazmente los músculos que recubren el sistema digestivo humano.

Almohadillas de calor

Cuando se estira un músculo, ya sea en el cuello, la espalda, las piernas o en cualquier otra parte del cuerpo, es una buena idea aplicar calor con una almohadilla térmica. Esto se debe a que el calor ayuda a relajar los músculos hinchados y a aliviar el dolor y la incomodidad.

Pero también vale la pena aplicar una almohadilla térmica en el abdomen en caso de que comiences a experimentar malestar estomacal o una indigestión grave, ya que el calor de la almohadilla térmica puede contribuir a relajar los músculos de esa parte del cuerpo, ayudándote a superar la incomodidad y a volver a la normalidad.

Las almohadillas térmicas están disponibles en varios formatos, desde las que se llenan con agua caliente hasta las que se calientan en el microondas, pasando por las que son descartables y solo se pueden usar un número limitado de veces. Simplemente acuéstate, aplica el calor e intenta dejar que la almohadilla haga su trabajo.

Arroz

El arroz es una excelente guarnición por varias razones: por un lado, tiene un gusto bastante neutro y absorbe fácilmente los sabores; y en segundo lugar, suele ser barato y fácil de encontrar. Adicionalmente, comer arroz también es una excelente manera de aliviar el malestar estomacal y la indigestión porque tiene propiedades demulcentes que ayudan a cubrir el revestimiento del estómago y a reducir la inflamación.

Existen algunas maneras de beneficiarse de las propiedades del arroz: si te provoca, puedes cocinarlo y comerlo en una comida sencilla y suave, pero si no tienes ganas de comer nada, puedes beber el agua que sobra después de cocinar el arroz, o usar agua de arroz, para lo cual debes utilizar aproximadamente el doble de la cantidad de agua que normalmente usarías para cocinarlo.

Menta

¿Alguna vez te preguntaste por qué tantos restaurantes ofrecen a los clientes un puñado de caramelos de menta después de las comidas? Esto se debe a que se ha demostrado que la menta ayuda a relajar los músculos digestivos, lo cual reduce la posibilidad de que alguien que cenó recientemente sufra malestar estomacal e indigestión.

Pero los caramelos de menta son en su mayoría azúcar, por lo que no son exactamente ideales para tratar las molestias digestivas más graves. Cuando te sientas un poco mal en casa, busca té de menta, ya que esta infusión te puede ayudar a mejorar el flujo de bilis y limitar los gases y la hinchazón. Simplemente vierte agua caliente sobre una bolsita de té de menta o, idealmente, sobre hojas de menta fresca.

Agua Caliente con Limón

Uno de los métodos más sencillos para reducir la indigestión y el malestar estomacal es un poco de agua caliente con limón. Esto se debe a que la acidez del limón puede fomentar la producción de ácido clorhídrico en el estómago, lo cual ayuda en el proceso digestivo y evita que los alimentos, en particular aquellos que causan indigestión, generen molestias.

Al mismo tiempo, la combinación de agua y limón puede ayudar a hidratar el cuerpo, lo que siempre es bueno. Para mejores resultados, usa jugo de limón recién exprimido en agua caliente. Si eso no está disponible, el jugo de limón embotellado debería funcionar bien.

Manzanilla

Probablemente hayas escuchado que la manzanilla puede ayudar a relajarte al final de un largo día, para así caer lentamente en un sueño agradable y profundo, pero ¿sabías que también puede ayudarte con el malestar estomacal y la indigestión? Debido a que la manzanilla contiene propiedades antiinflamatorias, tiene el poder de calmar el estómago hinchado y relajar los músculos del sistema digestivo superior.

La manzanilla es más fácil de adquirir y consumir en forma de té; generalmente está disponible en supermercados o farmacias y no es particularmente costosa. Simplemente hierve un poco de agua, viértela sobre la bolsita de té de manzanilla y bebe lentamente.

Jugo de zanahoria

Es posible que no tengas jugo de zanahoria a la mano en el refrigerador, ya que es una bebida un poco peculiar, pero si te es posible tenerlo, te ofrecerá una excelente opción para un remedio rápido y fácil contra el dolor de estómago. De hecho, el jugo de zanahoria es una bebida popular para cualquiera que esté luchando contra algo más que un dolor de estómago, incluyendo la gripe invernal. Al igual que la menta, el jugo de zanahoria no solo alivia el estómago sino que también es muy saludable, ya que se le considera una gran fuente de nutrición.

Para hacer jugo de zanahoria en casa, corta cuatro zanahorias en rodajas y hiérvelas en cuatro tazas de agua junto con una cucharadita de menta seca, aunque una bolsita de té de menta también podría servir. Una vez que el agua hierva, baja el fuego a un nivel medio-bajo y sigue cocinando por otros 15 minutos. ¡Voila! Las zanahorias estarán listas una vez que estén blandas. Si usaste una bolsita de té, exprímela ligeramente y retírala, y si aún necesita un poco más de sabor, Reader’s Digest sugiere agregar una pizca de jengibre o un poco de jugo de limón.

Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana es definitivamente un mil usos y un gusto adquirido. Si puedes soportar su intenso sabor, resulta excelente para calmar el hipo, el dolor de garganta e incluso el malestar estomacal. La pregunta es, ¿por qué este alimento básico en muchas despensas funciona tan bien para la indigestión? “Los ácidos en el vinagre de sidra de manzana pueden ayudar en la digestión del almidón, lo que permite que este componente llegue más fácilmente a los intestinos y mantenga saludables las bacterias en esa zona”, explica Heathline.

Para crear la mezcla perfecta, combina una cucharada de vinagre de sidra de manzana con una cucharada de miel en una taza de agua tibia. Esto debería proporcionar cierto alivio a la indigestión, los calambres, los gases e incluso la acidez estomacal.

Yogurt

Por lo general, tratamos de evitar los productos lácteos cuando experimentamos algún tipo de indigestión o problemas estomacales, pero según Reader’s Digest, “las cualidades probióticas del yogurt lo convierten en una buena cura, ya que las bacterias vivas que contiene alivian las molestias digestivas y estimulan el sistema inmunológico”. Adicionalmente, en este punto aconsejamos elegir yogurt natural que no tenga azúcar ni sabor añadido.

Parents.com respalda esta afirmación enumerando al yogur como un gran remedio para la diarrea. En un artículo basado en conversaciones con el Dr. Sears, se afirma que “normalmente, las bacterias ‘buenas’ viven en sus intestinos y ayudan con la digestión, pero si adquieres un virus intestinal o desarrolla diarrea, las bacterias buenas podrían destruirse, lo cual prolongaría la duración de los síntomas”. La fuente también aconseja mezclar el yogur con cultivos vivos para ayudar a que las bacterias vuelvan a la normalidad. Vale la pena resaltar que si no puedes soportar los lácteos, intentes usar un suplemento probiótico en su lugar.

Dieta BRAT

¡Todo el mundo ama un buen acrónimo! Una de las reglas a seguir para contrarrestar el malestar estomacal y aliviar las náuseas o la diarrea, especialmente cuando se trata de niños, es consumir alimentos siguiendo la regla BRAT, acrónimo para ‘Bananas, Rice, Applesauce y Toast’ (en español, plátanos, arroz, puré de manzana y tostadas). “BRAT contiene alimentos bajos en fibra y de alta astringencia. Además, ninguno de estos alimentos contiene sal o especias, lo cual puede agravar aún más los síntomas. Debido a ello, esta dieta blanda es ideal para cuando te sientes enfermo pero aún tienes que comer algo”, afirma Healthline.

Además de seguir la regla BRAT, otro consejo podría ser consumir alimentos blandos como pastas, avena o compotas de manzana. Por otro lado, también se recomienda evitar los alimentos que tengan muchas especias, como salsas o condimentos, es decir, cualquier cosa que pueda irritar aún más el estómago.

Dieta CRAP

Tal como sugiere su nombre (“crap” significa “deposición” en inglés), esta opción es ideal para cualquier persona que se sienta estreñida. CRAP, acrónimo que proviene de “Cherries, Raisins, Apricots, and Prunes” (en español, cerezas, pasas, albaricoques y ciruelas), es una dieta que promueve los alimentos repletos de fibra, ayudando a fomentar el movimiento en nuestros intestinos y aliviando los dolores de estómago como resultado.

“Adecuadamente llamada dieta CRAP, este régimen alimenticio propone el consumo de frutas con fibra que pueden actuar para ‘aflojar las cosas’ de forma natural”, señala Michael Roizen, M.D., quien también es coautor de “YOU: Raising Your Child”, junto con Ellen Rome, M.D., y Mehmet Oz, M.D. “Para los niños menores de cuatro años, es sugerible hacer un puré a partir de estos alimentos para disminuir el riesgo de asfixia”, agrega.

Amargos y Soda

No, no estamos recomendando prepararte un cóctel…¡aunque suena como uno! Lo creas o no, un vaso de refresco gaseoso con un poco de amargo puede aliviar las náuseas. Si no te gusta el refresco gaseoso, intenta mezclar los amargos con agua tónica o cerveza de jengibre. Healthline apunta que la mayoría de los amargos contienen canela, hinojo, menta y jengibre, componentes conocidos por brindar alivio y que podrían explicar el hecho de que los amargos sean un remedio tan bueno para el dolor de estómago.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X