Síntomas Físicos de Trastornos Mentales

Dicen que cuando la mente sufre el cuerpo llora, y según la ciencia médica, esto es cierto. Los problemas relacionados a la salud mental pueden afectar la salud física negativamente, y en algunos casos las afecciones crónicas pueden causar trastornos mentales como la depresión.

Estudios indican que los trastornos mentales se pueden manifestar físicamente de varias formas, de igual manera se pueden presentar cambios en el comportamiento (la adopción de comportamientos de riesgo o una mala alimentación) que pueden impactar a la salud en general y resultar en complicaciones o una esperanza de vida más corta. A continuación exploramos 15 síntomas que pudiesen estar relacionados a un trastorno mental…

Obesidad

Un artículo en el sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos explica que aquellas personas que padecen de trastorno mental severo (SMI por sus siglas en inglés), tal como el trastorno bipolar y esquizofrenia podrían tener un mayor riesgo de alcanzar una masa corporal poco sana, indicando un nivel de 30 o más en el índice de masa corporal (BMI por sus siglas en inglés)

La fuente indicó que aquellos con esquizofrenia son 3.5 veces más propensos alcanzar niveles de obesidad, mientras que aquellos con depresión severa o trastorno bipolar son 1.5 veces más propensos a alcanzar niveles de obesidad. El aumento de peso se liga a los hábitos de estilo de vida tales como falta de ejercicio, aunque medicamentos (tales como los antipsicóticos) que tratan estas afecciones también podrían ser parte de la causa, según el artículo.

Fátiga

Según Mayo Clinic el trastorno mental puede ir más allá de los sentimientos de tristeza o angustia. Pueden causar la una “sensación significativa de cansancio, bajos niveles de energía o dificultad para conciliar el sueño” según indicó la fuente.

Por supuesto que el insomnio probablemente resulte en que una persona sienta más cansancio. La depresión y el síndrome de fatiga crónica con frecuencia se confunden una con la otra, pero también pueden coexistir simultáneamente, según otras fuentes. Es importante que sea un médico quien determine cuál es el caso para así darle el tratamiento adecuado.

Dolor Crónico

Esos dolorcitos molestos (o aún peores) pueden estar ligados a una condición mental de salud. Mientras que el dolor puede causar depresión, la tristeza puede intensificar el dolor. Según la Escuela de Medicina de Harvard, “En muchas ocasiones, tanto los cuerpos en dolor como las mentes en dolor, requieren el mismo tratamiento”.

La escuela también señala que aquellos que padecen dolor crónico tienen un riesgo 3 veces mayor de desarrollar problemas psiquiátricos, mientras que aquellas personas con depresión tienen un riesgo 3 veces mayor de desarrollar dolor crónico asociado a este.

Tics y Tirones

Se dice que los tics son una respuesta controlable al impulso de contraer los músculos, mientras que los tirones generalmente se definen como espasmos involuntarios. Según Calm Clinic liga la conexión entre la angustia mental y los tirones a la ansiedad que afecta “a una parte del cuerpo tan pequeña como lo es un dedo o hasta una parte más grande tal como la pierna entera”.

La clínica también agregó que en muchos casos, los tirones musculares pueden resultar en que la  persona crea que existe un problema más grave, y por ende, esto crea más ansiedad. Aunque los tirones musculares “son definitivamente una señal de ansiedad”, en muchos casos puede ser indicio de esclerosis múltiple (MS por sus siglas en inglés) o lesiones en los nervios. De persistir, consulte con un médico profesional.

Problemas de Sinusitis

Psychology Today explica en un artículo de 2014 que los problemas de sinusitis crónicos han sido ligados a la depresión.  Señaló que hasta un cuarto de las personas que padecen de inflamación de sinusitis crónica de los senos paranasales también se ven afectados por la depresión.

La sinusitis por sí misma puede ser problemática, puesto que causa una sensación de “congestión nasal” o de causar presión en el área facial. Este es otro caso en el cual la depresión puede provocar  una afección física, y por ende intensificar los sentimientos de tristeza, haciendo que la afección sea más difícil de manejar.

Nausea

El malestar estomacal muchas veces puede ser una señal de que la mente no está funcionando al máximo, según un comunicado de ScienceDaily. El comunicado, que fue emitido hace más de una década, explica que las  personas susceptibles a sentirse con náuseas deberían consultar con un profesional de la salud para determinar si la sensación es a raíz de ansiedad o depresión antes de recurrir a un tratamiento agresivo para tratar problemas gastrointestinales.

Los hallazgos se basan en un estudio entre 62,000 sujetos que fue realizado en Noruega. Cuarenta y ocho por ciento de los sujetos indicaron quejas gastrointestinales, y casi trece por ciento experimentaron náuseas durante el primer año. ScienceDaily agregó, “Quienes reportaron síntomas de nausea eran 3 veces más probables a tener un trastorno de ansiedad, y casi 1.5 veces más propensos a sufrir de depresión”.

Pérdida de Peso

A diferencia de la obesidad, no es infrecuente que las personas con trastorno mental como la depresión y ansiedad pierdan peso involuntariamente. Las personas con trastornos de depresión y ansiedad muchas pierden el deseo en situaciones o cosas que les causaban placer – incluyendo alimentos.

El psiquiatra Keith Humphreys, doctor en medicina en Stanford Health Care, indicó que los trastornos como la depresión muchas veces alteran las hormonas responsables por enviar señales que indican cuando una persona tiene hambre o cuando están satisfechas. Algunas personas puede que no reciban las señales de hambre al momento de sufrir de depresión.

Dolores de Cabeza

Un estudio realizado por General Hospital Psychiatry encontró que las migrañas y los trastornos mentales como la depresión y el trastorno de ansiedad están estrechamente relacionados. El estudio encontró que tanto las migrañas como los trastornos mentales muestran una baja actividad de las enzimas responsables por desactivar ciertas señales químicas al cerebro.

Frederick Taylor, doctor en medicina, encontró que la depresión y ansiedad afectan al 83 por ciento de individuos que padecen migrañas y dolores de cabeza severos.

Piel Irritada

Un estudio realizado en el Departamento Psiquiátrico Para Adultos del Hospital Aalesund en Noruega, encontró que tanto la depresión como  el eczema son condiciones asociadas con mujeres que presentan niveles bajos de ácido grasos omega 3.

Sin embargo,  el motivo por el cual la depresión o ansiedad pudiesen causar que las condiciones como eczema o acné empeoren es debido a que los trastornos mentales incrementan los niveles de estrés mismos que producen cortisol, la hormona del estrés. WebMD indicó que el cortisol resultará en que la piel produzca más grasa, y por ende más acné. El estrés podría también producir urticaria, erupciones cutáneas o empeorar condiciones tales como la psoriasis.

Caries

Esta condición a continuación no es un síntoma, más bien un efecto secundario, pero existe algo que liga a la depresión con las caries. El motivo de este efecto secundario es debido a que las personas que padecen de un trastorno mental como la depresión, muchas veces no pueden cumplir con rutinas diarias como lavarse los dientes y posiblemente lo dejen de hacer del todo.

De hecho, un estudio realizado por la Academia de Odontología General encontró que los medicamentos para tratar la depresión y ansiedad pueden causar que los pacientes tengan la boca seca, caries y enfermedad periodontal. Los médicos enfatizan lo importante que es la higiene bucal con pacientes que toman antidepresivos.

Descarga de Adrenalina

¡Si alguna vez ha tenido un ataque de pánico, sabe que son terribles! Los ataques de ansiedad muchas veces se suscitan mentalmente pero se sienten a nivel físico. Un artículo escrito por nopanic.org.uk, indicó que, “cuando el cuerpo está muy ansioso, el sistema nervioso envía una señal para que libere adrenalina… el cuerpo activa la respuesta de lucha o huida para prepararlo ya sea a que enfrente al peligro, huya o luche”.

Durante esta descarga  de adrenalina, las personas sentirán que su ritmo cardiaco se acelere además de palpitaciones cardiacas, su respiración será acortada y más rápida, y sentirán mareos, dolores de pecho o bochornos y tensión muscular, por nombrar algunos síntomas.

Dolor Mandibular

Aunque tal vez esté sintiendo esos misteriosos dolores y molestias en todo el cuerpo debido a la depresión o ansiedad, también se puede desarrollar una condición llamada trastorno de la articulación temporomandibular.

MedicineNet.com cito que este trastorno se ha ligado a estas condiciones de salud mental a través de estudios de investigación Alemanes. El estudio encontró que entre 4,000 pacientes, los síntomas de depresión “se relacionaban mucho más con el dolor del trastorno de la articulación temporomandibular y menos con el dolor muscular,” mientras que los síntomas de ansiedad se ligaron al dolor muscular. “Las condiciones de salud mental pueden causar que haya más actividad mandibular (incluyendo rechinar los dientes) que pueden causar inflamación y dolor”, agregó la fuente.

Faringitis Estreptocócica

MedicalXPress.com cito que las personas con una infección de faringitis estreptocócica, característica por ser un dolor de garganta sumamente doloroso que requiere ser tratada con antibióticos, podrían ser más propensas a padecer de un trastorno mental.

La fuente citó un estudio realizado en Dinamarca que incluye información acerca de más de un millón de niños – de esa cantidad, se le realizó un examen de estreptococo a 638,265, y  349,982 que habían salido positivos en uno o más exámenes. La fuente agregó que la cifra de aquellos que presentaban un desorden mental fue más alta entre quienes resultaron positivos, especialmente para los trastornos tic o de comportamiento obsesivo compulsivo.

Sudoración Inexplicable

Huffington Post indicó que la sudoración ha sido ligada a la salud mental, y utiliza como referencia a una investigación de la Universidad Médica Anhui en China y de la Universidad de Columbia Británica que indicó que las personas con hiperhidrosis (el término médico para la sudoración excesiva) son más propensos a tener ansiedad o depresión a comparación de sus contrapartes sin hiperhidrosis.

Sin embargo, la fuente también agregó que no está claro si la sudoración es una condición subyacente a raíz de la salud mental, o si los síntomas físicos son los causantes de la ansiedad o depresión. También indicó que el controlar la hiperhidrosis no necesariamente significa que una persona vaya a vencer repentinamente sus condiciones de salud mental.

Edema

CalmClinic.com confirmó que un posible síntoma físico de trastorno mental es el edema, pero no es tan sencillo. “Muchas personas con ansiedad se quejan de estar hinchados, pero el motivo real no es lo que tal vez estén pensando”, agregó la fuente.

La causa real es la “hipersensibilidad”, continuó, y explicó que la ansiedad puede causar que la persona esté extremadamente atenta a los cambios en su cuerpo. “La hipersensibilidad también puede causar que cosas normales del cuerpo se sientan o vean más grandes de lo que en realidad son”, citó la fuente. Sin embargo, también es posible que la ansiedad cause edema, incluyendo la inflamación del hígado o hinchazón moderada de las articulaciones, finalizó.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X