Señales y factores de riesgo de los cálculos biliares 

Si tiene un dolor abdominal inexplicable, se puede atribuir a varias causas, incluidos los cálculos biliares, que son masas cristalinas en los conductos biliares compuestas por colesterol, sales y otras sustancias. Incluso si no cree que usted sea un candidato para sufrir de cálculos biliares porque todavía es joven, no es algo que deba descartar en su lista de sospechosos.

Hay una serie de síntomas reveladores que pueden ayudar a su médico a analizar el dolor de los cálculos biliares y diagnosticarlo correctamente, frente a otras fuentes de dolor abdominal superior. Así que aquí vamos a mostrar 12 señales que debe tener en cuenta para informar a su médico …

Dolor en el abdomen

El primero de los signos mas reveladores de los cálculos biliares es el dolor en el abdomen intermitente, que aparece y desaparece, especialmente después de las comidas grasas, como señala la revista Women’s Health.

“El dolor de cálculos biliares se describe como una molestia intensa y sorda ubicada en el cuadrante superior derecho del abdomen”, señala la fuente. Además, “el dolor también puede irradiarse a la espalda y al hombro derecho en algunos casos”. Esto se debe a que su vesícula biliar está tratando de empujar una piedra “del tamaño de una pelota de golf” a través de una abertura “del tamaño de una pajita”, según sostiene la fuente. Por otro lado, algunas personas pueden tener cálculos biliares y ni siquiera saberlo.

Coloración amarillenta de la piel

Si tiene un bloqueo de los conductos biliares (que es el “camino” de la bilis al intestino delgado), la acumulación de esta aumentará la concentración de algo llamado bilirrubina en la vesícula biliar. Esta sustancia amarillenta es lo que su hígado suele convertir en bilis, explica Women’s Health.

Como ya habrá adivinado, esto conduce a una condición llamada ictericia, que es una coloración amarillenta de la piel. “A medida que aumentan las concentraciones de bilirrubina en el torrente sanguíneo, comienza a depositarse en la piel, volviéndola amarilla”, explica la fuente. Incluso el blanco de sus ojos puede adquirir un tono amarillento.

Sentirse enfermo o con vómitos

No es de extrañar que un dolor punzante en el abdomen pueda provocarle ganas de vomitar, y el dolor por cálculos biliares no es una excepción. Puede ser fácil pasar el dolor como calambres musculares por el ejercicio u otro problema como acidez de estómago, explica Health.com.

Sin embargo, la diferencia puede ser que el dolor se produce poco después de comer, cuando la vesícula está más activa. La fuente sostiene que las náuseas no son un síntoma tan común como el dolor abdominal, pero si “hay náuseas o vómitos importantes, esos son signos de que probablemente debería ir a un médico, buscar atención urgente o acudir a emergencias”.

Estado febril

Los cálculos biliares son una de las causas de inflamación de la vesícula biliar, médicamente conocida como colecistitis, según EveryDayHealth.com. “Un episodio de inflamación puede durar varias horas o incluso algunos días. La fiebre no es inusual ”, explica la fuente.

La fuente agrega otras razones por las que una vesícula biliar inflamada puede incluir el uso excesivo de alcohol, infecciones o tumores que bloquean los conductos biliares (aunque los cálculos biliares son los culpables más comunes). “Los presuntos episodios de colecistitis siempre requieren atención médica, especialmente si tienes fiebre”, agrega la fuente.

Tener un diagnostico de pancreatitis

Un problema con su páncreas puede estar relacionado con su vesícula biliar, señala Health.com. La fuente señala que el hígado está situado junto al páncreas, lo que “descarga enzimas digestivas en el mismo área del tracto digestivo que la bilis”. Los dos conductos se encuentran cerca del intestino, lo que significa que un problema en uno, puede afectar también al otro.

Un cálculo biliar puede desprenderse de la vesícula biliar, y alojarse en el conducto pancreático, lo que provocará inflamación y un dolor abdominal revelador. Si tiene pancreatitis (inflamación del páncreas) es posible que también tenga un pulso acelerado, y presente fiebre alta.

Ser obeso o hacer demasiadas dietas

Si ha bajado mucho de peso rápidamente o es obeso, pueden producirse cálculos biliares, según señala EveryDayHealth.com. No es que los cálculos biliares en sí mismos le hagan perder peso; sin embargo, seguir una dieta intensiva que baje de peso rápidamente puede aumentar el riesgo de desarrollar cálculos.

La obesidad altera el equilibrio del colesterol, la lecitina y los ácidos biliares en la vesícula biliar, y tener un peso adicional puede dificultar el vaciado de la vesícula biliar, preparando el escenario para que la bilis rica en colesterol se endurezca. Mientras tanto, perder más de 3 libras por semana también puede alterar el equilibrio de la vesícula biliar y hacer que sea más difícil vaciarla, agrega la fuente. La cirugía para limitar la capacidad del estómago (cirugía bariátrica) también puede conducir a una rápida pérdida de peso y, en consecuencia, causar cálculos biliares.

Cambios en la orina o en las heces

Si ha estado experimentando síntomas de cálculos biliares, es posible que desee ver lo que está saliendo de su cuerpo, por muy desagradable que sea para algunos. Self.com dice que los cambios en el color de la orina o las heces pueden ser un signo de un problema de vesícula biliar no tratado.

Más específicamente, la fuente señala que su orina puede parecer “similar a un té”, mientras que sus heces puede parecer de un color “extrañamente claro”. Si nota estos signos y tiene otros síntomas, busque atención médica. De hecho, es posible que desee consultar a un médico incluso si no tiene otros síntomas.

Los analgésicos estándar no ayudan

Si tiene dolor crónico en la sección media que no desaparece en absoluto con los analgésicos de venta libre (como el acetaminofén o el ibuprofeno ), es posible que tenga más pruebas de que está lidiando con un problema de vesícula biliar según señala la web Health.com.

Otro indicador es que no experimenta ningún alivio del dolor abdominal después de expulsar gases. Esta es una de las señales que debe comenbtar a su médico para ayudarlo a tener de forma más rápida un diagnóstico de cálculos biliares.

Eructos inexplicables

Hablando de expulsar gases, la Escuela de Medicina de Harvard dice que los cálculos biliares pueden aumentar los eructos y la carga general de gases, aunque presumiblemente dejarlos salir no hará mucho para brindarle alivio.

El exceso de gases a veces puede deberse a comer alimentos con los que su cuerpo no está de acuerdo (por ejemplo, productos lácteos), pero en el caso de los cálculos biliares, también puede tener una “disminución general del apetito”, señala la fuente.

El problema de comer grasas

No todos los alimentos pueden causarle dolor abdominal debido a los cálculos biliares, pero si le gusta comerse una hamburguesa jugosa con frecuencia, puede notar que los síntomas aumentan, agrega la Escuela de Medicina de Harvard. La escuela dice que “una mayor sensibilidad a las comidas ricas en grasas” se debe al hecho de que las grasas hacen que la vesícula se contraiga, lo que podría empeorar el dolor.

Hable con su médico o dietista acerca de limitar la grasa en su dieta, ya que un ataque de vesícula biliar no es el único motivo de preocupación.

Otros factores de riesgo

En muchos casos de cálculos biliares el paciente no sabrá que algo anda mal hasta que un cálculo le cause un bloqueo (y tenga además algunos de los síntomas que ya hemos mencionado).

Sin embargo, el hecho de que el dolor de un cálculo biliar no se haga notar, no significa que deba abandonar el estilo de vida para prevenirlos, como  mantenerse activo, evitar una dieta alta en grasas y colesterol, consumir suficiente fibra, y hablar con su médico si toma medicamentos que contienen estrógenos, señala la Clínica Mayo.

Diagnóstico del problema

Si está experimentando algunos o todos los síntomas mencionados y ya se puso en contacto con su médico, entonces es un buen principio. WebMD señala que, a la hora de detectar cáñculos biliares, los médicos realizarán un examen físico y posiblemente un análisis de sangre para detectar infecciones y descartar otras causas.

Los médicos también pueden utilizar un estudio de imágenes, como una ecografía (un procedimiento rápido e indoloro para ver el interior de su cuerpo) o una tomografía axial computarizada (TAC), que proporciona imágenes detalladas de sus órganos, como la vesícula biliar. Hay también otra serie de pruebas a su disposición, incluida la colescintigrafía (también conocida como exploración con ácido iminodiacético hepatobiliar o HIDA) para comprobar si la vesícula biliar se contrae correctamente. La cirugía es una forma común de eliminar los cálculos biliares, y aunque los medicamentos a veces pueden funcionar como una alternativa lo hacen mucho más lentamente.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X