Señales y Síntomas de Daño Hepático

El hígado ayuda al cuerpo a digerir la comida, absorber los nutrientes y eliminar las sustancias tóxicas: no podríamos vivir sin este órgano abdominal tan importante. Por eso es tan importante estar en sintonía con su bienestar. Tomemos un momento para aprender sobre los 15 signos reveladores de un hígado dañado

1. Abdomen hinchado

La cirrosis, la grave progresión de una enfermedad hepática, causa la acumulación de líquido en el abdomen (una condición conocida como ascitis), debido a que se retienen los niveles de albúmina y proteínas en la sangre y los fluidos. Esto puede hacer que el paciente parezca estar embarazada/o. Aunque la ascitis puede ser causada por numerosas condiciones médicas, la cirrosis del hígado es la causa más común. A veces, la hinchazón también puede producirse en los tobillos, ya que los fluidos acumulados son arrastrados hacia la parte inferior del cuerpo por la fuerza de gravedad.

Si bien la ascitis puede producirse repentinamente, al inicio, o en una enfermedad hepática aguda, es mucho más frecuente en los casos crónicos. Puede tratarse con diuréticos y una dieta reducida en sodio, y en casos graves, el líquido puede drenarse a través de una aguja insertada en el estómago. Sin embargo, es posible que la ascitis no responda a los tratamientos más sencillos y, de ser así, puede ser necesario adoptar medidas más drásticas, como la inserción de una derivación o un trasplante de hígado.

2. Ictericia

El cambio de color de la piel y de los ojos, que adquieren un color amarillento, son síntomas de daño hepático. Este amarillamiento de la piel y del blanco de los ojos son resultado de que la bilirrubina (un pigmento de la bilis) se acumula en la sangre y no puede ser eliminada como desecho del cuerpo. La ictericia también causa orina de color oscuro y heces de color claro, y los altos niveles de bilirrubina también pueden desencadenar picazón en todo el cuerpo difícil de aliviar. En casos extremadamente graves, la ictericia también puede causar una pérdida de la función cerebral. En los pacientes de edad avanzada, esto suele diagnosticarse erróneamente como un trastorno relacionado con la demencia.

El tratamiento de la ictericia relacionada con la enfermedad hepática depende de que se aborde con éxito la condición médica subyacente. Si bien los hígados gravemente dañados nunca se regenerarán completamente, la ictericia y sus síntomas relacionados disminuirán en intensidad a medida que mejore la función hepática. Sin embargo, es importante recordar que la enfermedad hepática no se cura cuando la ictericia desaparece; los pacientes que se recuperan de un daño hepático grave deben seguir teniendo mucho cuidado para mantener la salud en un estado aceptable.

3. Sensibilidad abdominal

El dolor abdominal, en particular en el ángulo superior derecho del abdomen o en la parte inferior derecha de la caja torácica es un signo revelador de daño hepático. Este dolor puede o no estar acompañado de hinchazón en el abdomen, o ascitis. Los pacientes suelen caracterizarlo como un dolor punzante o punzante persistente que sólo puede aliviarse temporalmente con medicamentos. De hecho, el uso inapropiado de los medicamentos puede ser parte de la razón por la que se experimentan los síntomas de dolor abdominal.

Es importante recordar que la enfermedad hepática puede ser causada por el uso excesivo a largo plazo de ciertos medicamentos de venta con o sin receta, incluidos el paracetamol y las combinaciones de paracetamol y narcóticos. Estos medicamentos pueden causar malestar estomacal como efecto secundario general, y sus atributos perjudiciales pueden verse amplificados si se bebe alcohol mientras se usan. Los efectos secundarios del malestar estomacal pueden exponenciarse a largo plazo, cuando se produce el daño hepático. Eventualmente, este dolor se volverá lo suficientemente severo como para que los pacientes busquen atención médica.

4. Cambios en la orina

La orina puede adquirir un color amarillo oscuro debido al aumento de los niveles de bilirrubina en el torrente sanguíneo del cuerpo, que el hígado dañado es incapaz de eliminar por medio de la excreción a través de los riñones. La bilirrubina es un fluido corporal que se produce a través de la descomposición natural de la bilis, y normalmente se elimina a través de la bilis y la orina. Se cree que funciona como un antioxidante a nivel celular, pero las cantidades excesivas pueden producir toxicidad. Los reflejos y movimientos oculares incontrolados, las convulsiones y los trastornos neurológicos pueden ser el resultado de niveles de bilirrubina crónicamente elevados.

La orina oscura puede ser causada por muchos factores diferentes, y no es algo de lo que alarmarse si no ocurre de forma continua. La deshidratación, los cálculos biliares, las infecciones del conducto biliar y las deficiencias enzimáticas pueden causar cambios en el color y la composición de la orina. Si su orina es persistentemente de color amarillo oscuro o marrón, o si es inusualmente maloliente y picante, debe visitar a su médico para un diagnóstico.

5. Piel irritada

El picor en la piel que no parece desaparecer y se convierte en una erupción escamosa es otro signo revelador de un daño hepático grave. La irritación de la piel es el resultado de la falta de flujo de fluidos en el cuerpo, que se manifiesta más comúnmente en la superficie de la piel en forma de parches gruesos, escamosos y con picazón. La enfermedad hepática también puede causar otros problemas de la piel, incluyendo un amarillamiento generalizado de la piel y las membranas mucosas (ictericia), enrojecimiento de los pies o las manos y cambios en el tono y el color de la piel. Estos cambios pueden dar lugar a manchas inusualmente oscuras o inusualmente claras de la piel en áreas localizadas.

En algunos casos, los pacientes experimentan la aparición de venas observables a través de la piel. Si aparece alguno de estos síntomas, especialmente si van acompañados de picor, debe hablar con su médico. Este puede comprobar si hay signos de problemas hepáticos realizando unas pocas pruebas sencillas e indoloras.

6. Cambios en la materia fecal

El daño hepático frecuentemente causa una serie de cambios en las evacuaciones intestinales. Típicamente, estos síntomas se presentan en una de tres formas: puede experimentar estreñimiento, síntomas de síndrome de intestino irritable (SII) o cambios en el color y la composición de las heces. Cualquiera o todos estos síntomas pueden aparecer en pacientes que sufren de casos de enfermedad hepática o cirrosis no detectados y no tratados.

El estreñimiento es la dificultad de evacuar debido a materia fecal que se endurece y queda atorada en la parte baja del abdomen. Aunque el estreñimiento es algo que ocurre de vez en cuando, si se vuelve crónico, podría ser señal de un problema. Los síntomas del SII incluyen episodios alternados de estreñimiento y diarrea, dolor abdominal y una necesidad frecuente, repentina y urgente de evacuar. Finalmente, las personas con enfermedad hepática pueden experimentar cambios en las heces, incluyendo un color inusualmente pálido; una consistencia espesa, parecida al alquitrán; o la presencia de sangre en las heces.

7. Náuseas

Los problemas digestivos, incluyendo la indigestión y el reflujo ácido, pueden hacer su desagradable aparición cuando hay daño en el hígado, e incluso provocar ataques de vómitos. De hecho, el vómito inexplicable y persistente se considera un indicio definitivo de que un paciente puede estar sufriendo problemas hepáticos. Cuando el vómito se produce sin la presencia de problemas estomacales o del tracto intestinal, se considera un problema médico grave y debe investigarse a fondo.

En los pacientes con daños en el hígado, la persistente sensación de náusea se debe a la disminución de la capacidad del cuerpo para procesar y eliminar toxinas, así como a los cambios en el metabolismo y la digestión. Muchas personas confunden la causa fundamental de las náuseas o la ignoran por completo, ya que normalmente no se considera un problema médico grave. Una buena regla empírica a seguir es la siguiente: si nota algún cambio persistente en su salud, por pequeño que parezca, consulte a su médico para averiguar cuál es el problema.

8. Pérdida de apetito

Cuando el daño hepático se deja sin tratar, progresará hasta convertirse en una enfermedad hepática. Si permanece sin diagnosticar y sin manejar durante un largo período de tiempo, se producirán síntomas cada vez más graves. El cambio significativo en el apetito, que resulta en una dramática y rápida pérdida de peso, es uno de esos síntomas. Esto se considera un signo de enfermedad hepática bastante avanzada, que es una amenaza para la vida en sí misma, por no hablar de los muchos problemas de salud potenciales que puede causar la malnutrición.

Los pacientes que se han degenerado hasta el punto de perder peso de forma rápida y severa pueden no sentirse lo suficientemente bien para comer, o pueden enfermarse tanto que no pueden retener la comida. En tales casos, los médicos administrarán nutrientes por vía intravenosa para que el paciente recupere lentamente la salud. Sin embargo, el daño hepático que ha llegado a este punto suele tener un pronóstico más sombrío, ya que el órgano no se podrá reparar y un trasplante puede ser la única esperanza de recuperación del paciente.

9. Retención de fluidos

Los daños graves en el hígado también pueden provocar retención de fluidos en las piernas, los tobillos y los pies. Esto ocurre porque el deterioro de la función hepática inhibe la capacidad del cuerpo para producir y hacer circular las proteínas, lo que a su vez causa problemas circulatorios que se localizan en las piernas, los pies y los tobillos, porque la gravedad atrae naturalmente el líquido hacia las partes inferiores del cuerpo. Una de las características de la retención de líquidos relacionada con la enfermedad hepática es que, si se presiona una zona afectada, la huella de los dedos permanecerá durante unos segundos.

Esta retención de líquidos también puede ser causada o empeorada por la disminución de la función renal, que a menudo acompaña a un daño hepático grave. Además de las piernas, los pies y los tobillos, la retención de líquidos también puede ocurrir en el abdomen. En casos leves, estos problemas pueden tratarse con diuréticos que desencadenan la micción y la eliminación del exceso de fluidos corporales. Si los diuréticos fallan, pueden ser necesarios tratamientos más agresivos, como el drenaje quirúrgico de fluidos.

10. Agotamiento

La fatiga crónica, la debilidad muscular y mental, la pérdida de memoria, incluso la confusión y, eventualmente, el coma, son comunes cuando un hígado dañado progresa a una insuficiencia hepática. Los investigadores han observado que el agotamiento y la fatiga son los síntomas más comunes del daño hepático, y típicamente tienen un impacto significativo y perjudicial en la calidad de vida del paciente. Desafortunadamente, las causas específicas de la fatiga y el agotamiento relacionados con la enfermedad hepática no se comprenden del todo.

Los investigadores especulan que la causa fundamental de la fatiga crónica relacionada con las enfermedades hepáticas puede ser causada por los cambios en la química cerebral y los niveles hormonales que resultan del deterioro de la función hepática. En particular, los niveles alterados de corticotropinas, serotonina y noradrenalina pueden ser la causa del agotamiento de los niveles de energía. Los investigadores también observan que los síntomas relacionados con la fatiga, probablemente, empeoran por un aumento general de la presencia de subproductos tóxicos en la sangre, que el hígado dañado no puede eliminar adecuadamente.

11. Propensión a moretones

Cuando el hígado se daña, su velocidad disminuye, o deja de producir las proteínas necesarias para que las plaquetas coagulen la sangre. Como resultado, los individuos afectados notarán que tienden a magullarse o sangrar más fácilmente, una señal visual común de que el hígado está luchando.

La propensión a los moretones también puede ser causada por un trastorno sanguíneo, que las personas con daño o enfermedad hepática son más propensas a desarrollar. Así que, si nota que aparecen más áreas de decoloración de la piel en su cuerpo y no puede explicar cómo llegaron allí, asegúrese de visitar a su médico.

12. Encefalopatía hepática

Como se ha mencionado anteriormente, la confusión y la pérdida de memoria también pueden ocurrir cuando hay un daño en el hígado. Estos síntomas son, en realidad, una condición llamada encefalopatía hepática, que ocurre porque el hígado es incapaz de “filtrar la sangre normalmente y eliminar las sustancias dañinas del torrente sanguíneo”, dice Livestrong.com.

Como resultado, “las toxinas pueden acumularse y viajar al cerebro”, lo que conduce a la confusión y la pérdida de memoria mencionadas anteriormente, así como a “cambios de humor, deterioro del juicio, desorientación, lentitud en el habla y el movimiento, somnolencia y coma”. Si experimenta alguno de estos síntomas, asegúrese de buscar atención médica inmediata, ya que la condición puede ser fatal.

13. Sudoración excesiva

El daño al hígado -ya sea por toxinas, enfermedades o una condición hereditaria- significa que este órgano crucial tiene que trabajar más de lo normal para realizar sus funciones regulares. Cuando hace esto, genera mucho calor y, debido al tamaño del hígado, este calor se irradia, causando que la temperatura de todo el cuerpo aumente.

Como resultado, tiende a producirse una sudoración excesiva, que es la forma en que el cuerpo trata de enfriarse. El cuerpo también intenta expeler tantas toxinas como pueda a través de la piel, lo cual es una tarea que el hígado normalmente realizaría, pero que no puede hacer eficazmente debido al daño.

14. Aumento de peso y colesterol alto

Dado que el hígado es el principal responsable de quemar la grasa y regular el metabolismo, cuando se daña, a menudo puede producirse un aumento de peso no deseado. Tenderá a notar este aumento de peso en la zona abdominal, que a menudo se denomina “barriga de marihuana”, o puede desarrollar un rollo de grasa en la parte superior del abdomen, lo que puede ser un signo de hígado graso.

Además, el daño hepático también puede hacer que se desarrolle un alto nivel de colesterol, porque el órgano no producirá suficiente colesterol “bueno”, el cual “viaja fuera del hígado para recoger el colesterol no saludable (LDL, por sus siglas en inglés) de las paredes de los vasos sanguíneos”, según LiverDoctor.com. Como resultado, hay un mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta, ataques cardíacos y derrames cerebrales.

15. Ausencia de síntomas

En el 50 por ciento de los casos, aproximadamente, no hay signos y síntomas físicos de que el hígado esté dañado. Esto puede deberse a que es demasiado pronto para que se produzca su aparición o, simplemente, a que los individuos son asintomáticos o, en caso de que experimenten síntomas leves, estos tienden a ser inespecíficos (por ejemplo, cansancio, falta de ánimo y picor). Por lo tanto, la gente a menudo los descarta como si fueran causados por otra cosa.

Desafortunadamente, esto significa que no se sentirán compelidos a buscar tratamiento, lo que puede conducir a condiciones más serias, incluyendo fibrosis, cirrosis, cáncer de hígado e insuficiencia hepática.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X