Edúcate acerca de los Signos de Salud de las Heces

De acuerdo, admitimos que este no es el tema más agradable, pero lo que sale de ti puede decir mucho sobre tu salud en general. De hecho, Prevention dice que incluso en contra de tus instintos, es posible que desees echar un vistazo a tus heces antes de tirarlas. “En realidad, es una de las mejores pistas que tienes sobre tu salud”, explica.

Dicho esto, estos identificadores que se encuentran en las deposiciones pueden mostrar que necesitas cambiar tu dieta o pueden señalar posibles problemas de salud que justifican una inspección más detallada por parte de tu médico. Aquí hay 16 señales extrañas de tus heces que podrían ser un problema de salud subyacente…

1. Ninguno Pasará

Prevention.com dice que, si tus heces parecen duras en algunos lugares o si realmente tuviste que esforzarte para sacarlas, probablemente estés estreñido. Eso es probablemente obvio. ¿Pero por qué? La razón principal es la falta de una ingesta adecuada de fibra, que debería ser de 25 gramos por día para las mujeres y 38 gramos por día para los hombres (la mayoría de las personas solo consumen 15 gramos por día, dice la fuente).

Una manera fácil de realizar un seguimiento es leer las etiquetas o llevar un diario de alimentos durante una semana para ver cómo se suma tu consumo de fibra. Si estás buscando fuentes rápidas de fibra, recurre a frutas, granos integrales, nueces o semillas.

2. Banderas Negras

Si notas que tus heces son muy oscuras o negras y tienen “apariencia de café molido”, podría ser un signo de sangrado en el tracto gastrointestinal superior, advierte Healthline. “La sangre es más vieja y, por lo tanto, viaja por el tracto intestinal”, explica.

Sin embargo, no es solo la sangre lo que puede volver negras tus heces. La fuente dice que los suplementos de hierro, los medicamentos con bismuto como Pepto-Bismol (para tratar el malestar estomacal y la acidez estomacal) e incluso el regaliz negro pueden tener un efecto similar.

3. Amarillo Suave

MedicineNet.com explica que las heces “amarillas pálidas” y grasosas que huelen mal (no conocemos demasiados tipos que no lo sean) pueden ser un signo de mala absorción de grasa debido a un posible problema con el páncreas.

El sitio advierte que esto podría deberse a pancreatitis, cáncer de páncreas o fibrosis quística. Pero no saque conclusiones desesperadas de inmediato, ya que también podría ser un signo de enfermedad celíaca, que es bastante común y puede controlarse eliminando el gluten de su dieta.

4. Formaciones de Arcilla

Si tus heces se ven como algo que se puede moldear en un tazón y arrojar a un horno, entonces es posible que tengas problemas con tu sistema biliar, explica MedicinePlus.gov. Este es el sistema de drenaje de la vesícula biliar, el hígado y el páncreas.

La bilis es la sustancia que le da a tus heces su característico color marrón. Sin embargo, si tienes una infección hepática, tu producción de bilis podría verse comprometida, explica la fuente. El flujo de bilis también puede bloquearse. La ictericia (coloración amarillenta de la piel) a menudo acompaña a las heces de color arcilla, debido a la acumulación de bilis en el sistema. Si es así, consulta a tu médico.

5. Toboganes de Agua

Si tienes diarrea, entonces sabes que puede ser desagradable y puede hacer que corras al baño a toda prisa. The Huffington Post explica que esto puede ser causado por una intoxicación alimentaria leve o por consumir demasiados azúcares artificiales.

Otros desencadenantes de la diarrea incluyen ciertas intolerancias alimentarias, agrega la fuente. Si bien puede parecer contradictorio, la fuente recomienda consumir muchos líquidos si tienes diarrea (presumiblemente para evitar deshidratarte), e incluso consultar con un dietista o médico si es un problema regular.

6. Pantalla para Verde

Las heces verdes pueden ser alarmante, especialmente cuando sale de tu niño pequeño. Sin embargo, la causa puede ser algo tan inocente como consumir colorante alimentario artificial que se encuentra en la guinda de un cupcake o pastel de cumpleaños, explica MedicalNewsToday.com.

Otras posibles razones para las heces verdes incluyen bilis en las heces, lo que indica que los alimentos se están moviendo demasiado rápido a través de tu intestino (como en el caso de tener diarrea). Sin embargo, las heces verdes también pueden indicar parásitos o bacterias, como salmonella, giardia o norovirus. “Estos invitados no deseados pueden hacer que los intestinos trabajen más rápido de lo normal, lo que afecta el color de las heces”, agrega la fuente.

7. No (siempre) Tema el Rojo

Bueno, no siempre. Si bien las heces rojas o granates pueden ser un indicio de una afección llamada hematoquecia (la forma profesional de decir heces con sangre), pueden deberse a colorantes alimentarios artificiales, jugo/sopa de tomate o remolacha, explica VeryWellHealth.

Si es en realidad sangre en las heces, todavía no hay razón para entrar en pánico de inmediato. Podría ser causado por hemorroides o fisuras anales (un desgarro en el revestimiento del canal anal), señala la fuente. También podría ser enfermedad inflamatoria intestinal o diverticulitis. Un profesional médico tendrá que usar pruebas para determinar la fuente exacta del sangrado para llegar a un diagnóstico adecuado.

8. Frecuencia

La mayoría de las personas probablemente no toman nota de la frecuencia con la que van al baño o la hora del día. Healthline señala que la mayoría de la gente va al baño a la misma hora todos los días. Esto probablemente se deba al hecho de que su horario de alimentación y su dieta tienden a ser relativamente similares día a día.

En promedio, una persona sana puede defecar desde una vez cada dos días hasta tres veces al día. Si visita el baño menos tiempo, es probable que sufra de estreñimiento. Debería intentar beber más agua para ayudar a que las cosas avancen.

9. Escala del Taburete de Bristol

Cada vez que pasamos un taburete, cae en algún lugar de la escala de taburetes de Bristol en términos de apariencia y forma. Esta escala fue diseñada para decirle a la gente lo que la forma de sus heces dice sobre su salud. Healthline explica que se creó en 1992 después de un estudio a más de 2000 personas y es la mejor y más fácil forma de comprender lo que nuestras heces pueden decirnos sobre nuestra salud.

El tipo 1 se define como bultos pequeños y duros que parecen nueces. Estos son a menudo difíciles de pasar y significan que estás estreñido. Este tipo de heces no debería ser una ocurrencia regular. El tipo 2 se define como “en forma de tronco y grumoso”, dice Healthline. También significa que la persona está estreñida y no debería ocurrir de forma regular.

El tipo 3 nuevamente tiene forma de tronco y grumos, pero este tipo de heces tiene algunas grietas en la superficie. Según Healthline, este es el “estándar de oro de las heces, especialmente si es algo blanda y fácil de expulsar”. El tipo 4 es largo y delgado como una serpiente. Esto se considera una deposición normal y debe ocurrir cada uno o tres días.

El siguiente es el tipo 5, que es pequeño, suave y fácil de pasar. Healthline escribe que las “manchas también tienen bordes bien definidos”. Si bien no se considera necesariamente diarrea, estas heces son demasiado blandas. Significa que no estás comiendo suficiente fibra. Deberías considerar agregar más cereales y vegetales a tu dieta.

Ahora nos estamos metiendo de nuevo en las heces poco saludables. El tipo 6 se describe como “esponjoso y blando con bordes irregulares”, según la fuente. Es demasiado suave para ser considerado saludable, pero es solo una forma leve de diarrea. Si notas este tipo de heces, debes intentar beber más agua y jugo de frutas. Todos hemos experimentado el tipo 7 en algún momento u otro. Definitivamente no es saludable. Si tienes el tipo 7, tus heces son acuosas y sin sólidos. Significa que las heces se movieron rápidamente por el cuerpo y ni siquiera se convirtieron en heces sanas.

10. ¿Se Hunde o Nada?

Es posible que nunca te hayas dado cuenta si haces lo uno o lo otro, pero cada uno tiene su propio razonamiento detrás. Un taburete que se hunde rápidamente hasta el fondo probablemente significa que no estás consumiendo suficientes líquidos o fibra. Las heces que se hunden rápidamente suelen ser muy oscuras porque han pasado más tiempo en el intestino, dice VeryWell Health.

Un taburete flotante no es algo, por lo que preocuparte demasiado, si sucede de vez en cuando. “Por lo general, las heces flotantes ocurren cuando aumenta el gas que se mezcla con las heces y hace que floten. Puede ser causado por cualquier cosa, desde bebidas carbonatadas, frijoles y alimentos azucarados hasta afecciones como el síndrome del intestino irritable”, explica Very Well Health. Si sucede con bastante frecuencia, podría ser un signo de algo más grave, como que tu cuerpo no está absorbiendo la grasa adecuadamente, lo que se denomina esteatorrea. “Este tipo de materia fecal a menudo tiene olor, se pega al costado del intestino o es difícil de eliminar”, señala la fuente.

11. Duración del Tiempo

¡Todavía es un misterio para mí cuánto tiempo pasan los hombres sentados en el inodoro! No es raro que las personas se burlen o se sientan inseguras acerca de cuánto tiempo pasan en el baño, porque las personas sabrán lo que están haciendo. ¡Lo que realmente debería preocuparnos es cuánto tiempo se tarda en defecar!

Según Healthline, una materia fecal saludable debería ser bastante fácil de evacuar y solo debería tomar alrededor de un minuto. Debería ser un proceso relativamente corto, nada de qué avergonzarse. Sin embargo, la fuente señala que a algunas personas les puede llevar un poco más de tiempo y eso no es motivo de preocupación. Cualquier cosa que dure más de 10 a 15 minutos no es saludable, señala la fuente.

12. Movimientos Intestinales Anormales

La persona promedio debería defecar una vez al día o una vez cada dos días, y debería ser del tipo 3 o 4 en la escala de heces de Bristol. Si vas con más frecuencia que eso, podría ser el resultado de una afección digestiva como el síndrome del intestino irritado (SII), enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa.

Estas condiciones se diagnostican con mayor frecuencia a través de la salud de las heces, pero tienen otros síntomas definitorios que las acompañan. SELF proporciona el ejemplo del síndrome del intestino irritable, que a menudo se caracteriza por “episodios de diarrea o estreñimiento (o alternando entre los dos), así como dolor abdominal y exceso de gases”.

La enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica que causa inflamación en el intestino. Las personas que sufren de Crohn experimentan diarrea crónica, además de pérdida de peso, fiebre y dolor abdominal bajo, dice SELF. El último ejemplo de condiciones que causan movimientos intestinales anormales es la colitis ulcerosa, otra condición inflamatoria. Es similar a la enfermedad de Crohn en que está “marcada por una inflamación que comienza en el recto y se propaga a otros segmentos del colon”. Las personas con colitis ulcerosa también experimentarán diarrea crónica, pero el factor definitorio entre los dos es que esta condición causa diarrea con sangre.

13. Mucha Limpieza

Si descubres que estás usando más papel higiénico de lo normal debido a que te limpiaste mucho, podría ser un signo de sangrado gastrointestinal, dice Everyday Health. Esto se debe a que haces que las heces se vuelvan pegajosas y gelatinosas. Si este es el caso, es algo de lo que preocuparte. La fuente recomienda buscar un médico lo antes posible.

Si eres alguien que sufre de hemorroides, que son vasos sanguíneos agrandados en el área rectal, entonces esta también podría ser la causa. Tienden a hacer que sea un poco más difícil limpiar y limpiar el área después de defecar, dice Everyday Health.

Andreas Poertner / Shutterstock

14. Duele Ir

Todos escucharon el dicho, “¡todos hacen popó!” ¡Es cierto! Es una parte natural del ser humano. Lo que no es natural es que duela. No debes evitar el baño o sentir dolor al defecar. Si te esfuerzas en el inodoro, significa que estás estreñido. Si bien esto no es una causa inmediata de preocupación, si sucede con regularidad, podría provocar hemorroides o desgarros en el músculo del esfínter, dice Anish A. Sheth, MD, gastroenterólogo del Centro Médico Universitario de Princeton, cuando habla con Salud Cotidiana.

Si experimentas dolor como resultado de las hemorroides, no te preocupes, en realidad es un problema muy común. Afortunadamente, existen muchos remedios de venta libre, como ungüentos o supositorios de paracetamol, que pueden ayudar a aliviar los síntomas y reducir la hinchazón o la irritación. “También puedes tomar un ablandador de heces como docusato de sodio o polietilenglicol, que facilita el paso de las heces”, escribe la fuente. También debes comenzar a hacer un esfuerzo consciente para hacer más y más ejercicio y comer más fibra. (Mira este artículo sobre Remedios Efectivos Caseros que Ayudan a Aliviar la Constipación).

15. Es Mucoso

A menudo no nos damos cuenta de esto, pero siempre se puede encontrar mucosidad en las heces, dice VeryWell Health. Simplemente, no lo notamos (como no deberíamos) porque está claro. “Una sustancia espesa, gelatinosa, la mucosidad lubrica los intestinos (protegiéndolos del ácido estomacal, bacterias, virus u hongos) y hace que las deposiciones sean resbaladizas y fáciles de evacuar”, escribe la fuente.

Dicho esto, si notas mucosidad en las heces, podría ser motivo de preocupación. La mucosidad no debe ser blanca o amarilla. Si es así, informa a tu médico. No significa necesariamente que esté sucediendo algo grave, pero probablemente valga la pena mencionarlo en tu próxima visita al médico. VeryWell Health explica que podría deberse a una inflamación o irritación en la pared intestinal, que a menudo es el resultado de un problema de salud subyacente.

16. Huele muy Mal

Esto podría ser demasiada información, aunque seamos sinceros, ¡todo este artículo ha estado cruzando la línea de información personal! Si notas que tus heces tienen un olor mucho más fuerte de lo habitual, probablemente se deba a un alimento específico. Everyday Health escribe que el olor natural de las heces proviene de los mercaptanos, que son compuestos que contienen azufre. Ciertos alimentos como las coles de Bruselas, las cebollas y el vino tinto aumentan la producción de estos compuestos en el cuerpo, por lo que comerlos inevitablemente causará mal olor, dice el Dr. Sheth, coautor de ¿Qué es lo que tu Popó te está diciendo?

Sin embargo, si el olor es extremadamente inusual, también podría deberse a cosas más graves como sangrado gastrointestinal, problemas para digerir grasas u otras condiciones de salud. “La grasa llega a las heces y causa un olor terrible”, dice el Dr. Sheth cuando habla con Everyday Health. “Las personas con problemas de páncreas o hígado no pueden digerir la grasa adecuadamente”, agrega la fuente.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X