Remedios naturales para la tos

Con el invierno en pleno apogeo y la gente pasando la mayor parte del tiempo en los confines más cálidos de las casas y las oficinas, el resfriado común es muy visible. Esto significa que hay muchos resfriados, mucho dolor de garganta y, por supuesto, no faltan los ataques de tos.

En la mayoría de los casos, estas molestas afecciones pasan en una o dos semanas. Pero, a diferencia de un dolor de garganta o una nariz tapada, la tos común suele persistir durante semanas, incluso meses, lo que dificulta al afectado la realización de muchas actividades bastante normales, desde hacer ejercicio hasta concentrarse en el trabajo o dormir un poco por la noche. En respuesta, muchas personas recurren a los medicamentos de venta libre o incluso a los recetados, pero no es ideal tomarlos durante largos periodos

1. Tomar agua

Esto es bastante sencillo: si quieres combatir eficazmente un resfriado y, en concreto, una tos persistente, tienes que suministrar a tu cuerpo suficiente agua para mantenerlo hidratado.

Es importante beber mucha agua porque, cuando sufrimos una infección del tracto respiratorio superior, los fluidos de nuestras fosas nasales tienden a filtrarse por la garganta hacia los pulmones, lo que a menudo nos provoca tos. Si mantenemos unos niveles de hidratación más altos, podemos aflojar estos fluidos y reducir las posibilidades de que nos provoquen tos. Además, proporcionar a nuestro cuerpo mucha agua puede ayudar a humedecer nuestras membranas mucosas, reduciendo la posibilidad de tos seca.

2. Té Verde

Si beber mucha agua puede ayudar a aflojar los líquidos que nos hacen toser, el té caliente puede ayudar a calmar las membranas mucosas y reducir las posibilidades de que se desarrolle una tos seca. Las bebidas calientes, como el té, también pueden ayudar a evitar que la garganta se reseque y se vuelva dolorosa, haciendo que la tos sea más dolorosa e irritante de lo habitual. Añadir miel fresca y orgánica al té puede ayudar a reducir aún más esta sequedad.

Entonces, ¿qué tipo de té deberías beber? Ten en cuenta que el té negro contiene cafeína (a menos que diga específicamente que no la contiene), lo que podría hacer que visites el baño con más frecuencia de lo habitual. Esto puede no ser lo mejor cuando se trata de mantener los niveles de líquido. Por esa razón, considere la posibilidad de beber tés verdes, de menta o de frutas en su lugar.

3. Duchas calientes

No hay nada como una buena y larga ducha caliente en un día frío de invierno. Pero una ducha caliente es aún más útil cuando se tiene un resfriado común y una tos persistente e irritante. ¿Por qué? Porque el vapor caliente puede ayudar a calmar las partes del cuerpo resecas por el resfriado, desde la zona bajo la nariz congestionada hasta la garganta irritada y, por supuesto, los pulmones.

También hay que tener en cuenta que muchos hogares se resecan notablemente durante los meses de invierno, cuando tendemos a mantener las ventanas y las puertas cerradas mientras encendemos la calefacción. Una larga ducha caliente puede ayudar a devolver la humedad a un cuerpo reseco, dándole una ventaja sobre ese molesto resfriado.

4. Humidificadores

Una ducha larga y caliente puede hacer mucho por un cuerpo reseco por un resfriado persistente. El vapor caliente puede aflojar la mucosidad y rehidratar la garganta y los pulmones, proporcionando un notable alivio a corto plazo.

Desgraciadamente, “a corto plazo” es la parte clave de esta afirmación. Pocas personas pueden ducharse durante más de diez o veinte minutos, lo que significa que los efectos positivos de esa ducha sólo durarán una o dos horas. Para aliviar a largo plazo la resequedad en tu hogar y el impacto de un resfriado persistente, elige un humidificador, que bombea agua al aire de forma eficaz. La mayoría de los humidificadores están diseñados para funcionar entre ocho y doce horas antes de tener que rellenarlos, lo que los hace útiles cuando se trata de pasar la noche con tos. Asegúrate de limpiar el humidificador, ya que si no lo haces se pueden acumular hongos, lo que podría hacerte sentir peor.

5. Aire Fresco

No siempre es fácil tomar aire fresco durante los largos y fríos meses de invierno, pero puede hacer maravillas cuando se sufre un resfriado y una tos persistente. En esta época del año, la mayoría de la gente pasa mucho más tiempo en el interior, donde se ve sometida a un aire seco y reciclado que puede causar irritación y dejarnos con la boca abierta.

Si el tiempo es especialmente brutal y el aire especialmente frío, es posible que no pueda pasar mucho tiempo al aire libre. Pero un paseo rápido y enérgico alrededor de la manzana puede ayudar mucho a despejar las vías respiratorias cargadas de mucosidad, ayudándonos a respirar un poco más fácilmente y dándonos la posibilidad de respirar profundamente sin romper inmediatamente en una tos dolorosa.

6. Comer Piña

Si alguna vez has comido piña mientras estabas resfriado, habrás notado que te ayudó a despejar temporalmente la tos. Esto se debe a que la fruta tropical contiene una enzima llamada bromelina, que se ha demostrado que ayuda a suprimir la tos y a reducir el espesor de la mucosidad que se acumula en la garganta y los pulmones. Además, la sensación de refrescante y humedad de la piña fresca puede ayudar a calmar la garganta mientras la comes.

Para obtener los mejores resultados, adquiere piña fresca en tu supermercado local. Si no te gusta mucho comer piña sola, prueba a añadirla a un batido de frutas hecho con leche, yogur griego y arándanos frescos, que contienen muchos antioxidantes saludables. Considera también la posibilidad de añadir a ese batido algunas verduras de hoja verde, como espinacas o col rizada, que pueden ayudar a dar a tu sistema inmunitario el impulso que necesita.

7. Hierba de gordolobo

Lo más probable es que nunca hayas oído hablar del gordolobo, una hierba que se utiliza a menudo en forma de té para aliviar el dolor de garganta y ayudar a combatir la tos persistente. Y aunque no es una hierba muy conocida, el gordolobo se utiliza desde la época de los antiguos griegos.

Si te preguntas cómo se debe utilizar el gordolobo, busca la versión seca de la hierba. Sumergirla en agua caliente ayudará a liberar sus compuestos beneficiosos, que pueden ayudar a pintar una capa protectora sobre la garganta y aliviar la irritación que genera una tos desagradable. Si esto no te resulta atractivo, considera la posibilidad de buscar un medicamento para la tos que utilice la hierba.

8. Pino

Puede que el pino se asocie estrechamente con el invierno y las fiestas, pero pocos imaginaríamos utilizarlo para tratar las dolencias, como la tos o el dolor de garganta, que suelen surgir en esta época del año. Sin embargo, las necesidades de pino pueden ayudar a calmar estas molestas irritaciones.

Para probar este remedio natural, prepara una infusión. Para ello, toma un cuarto de taza de agujas de pino del árbol de pino blanco oriental y añádelo a media taza de agua caliente. Por último, para quitarle el sabor a las agujas de pino, añade un poco de miel cruda.

9. Tomillo

El tomillo es una de las hierbas más populares en la cocina, y todo tipo de platos -desde la carne asada hasta las patatas fritas y la mezcla de verduras- se benefician de su sabor único. Pero poca gente sabe que el tomillo puede ayudar a suprimir la tos persistente.

Para utilizar el tomillo para combatir la tos, prepare una infusión con una cucharada de la hierba (que se puede conseguir fácilmente en la mayoría de las tiendas y mercados). Añade agua caliente y un poco de miel cruda y déjalo reposar durante varios minutos.

10. Vitamina C

Si estás luchando contra una tos persistente que no parece desaparecer, es hora de empezar a ayudar a su sistema inmunológico a combatir la afección. Un buen punto de partida es la vitamina C, que es de vital importancia para combatir el resfriado.

Las mejores fuentes naturales de vitamina C se encuentran en la sección de productos agrícolas del supermercado. No busques más que bayas -desde arándanos hasta frambuesas y moras-, así como cítricos como naranjas, mandarinas, toronja, limones y limas. Si te gustan más las verduras, la col rizada y los pimientos rojos también aportan mucha vitamina C.

11. ¡Descansa, Descansa mucho!

El remedio más natural y, posiblemente, más eficaz para la tos persistente es simplemente descansar mucho. Sólo durmiendo lo suficiente le darás a tu cuerpo el tiempo y los recursos que necesita para superar una afección dirigida al sistema respiratorio.

Ten en cuenta que muchos remedios no naturales para la tos común, como los medicamentos de venta libre, contienen cafeína y otros ingredientes que pueden dar la ilusión de que estás superando el resfriado. Esto puede llevar a algunas personas a reanudar su estilo de vida habitual antes de que su cuerpo esté preparado para ese reto, un paso que, con toda probabilidad, sólo prolongará el resfriado y, por tanto, mantendrá la tos durante más tiempo. En resumen, aunque empieces a sentirte mejor, asegúrate de dormir tus ocho horas cada noche incluso cuando sientas que estás empezando a superar el resfriado y la tos.

12. Evite irritantes aéreos

Si trabaja en una oficina en la que los irritantes aéreos son un peligro constante, tiene una gran excusa para quedarse en casa unos días más para curarse la tos. Esto se debe a que los irritantes transportados por el aire -desde los productos de limpieza hasta el humo de los cigarrillos- pueden prolongar la tos y dificultar mucho más la recuperación de una afección respiratoria.

Ten en cuenta cuando considere la posibilidad de volver al trabajo o si piensa utilizar determinados productos de limpieza, como el cloro, en el hogar.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X