Sistema Hepático ESP

Cómo reducir los niveles elevados de enzimas hepáticas

El hígado es uno de los órganos más grandes de nuestro cuerpo. Como si eso fuera poco, también cumple importantes funciones como el metabolismo de los alimentos que consumimos para convertirlos en energía y filtrarlos y la eliminación de toxinas a través de la orina.

Los daños en el hígado pueden comenzar con muy pocos signos o síntomas. Sin embargo, una vez que las enzimas en el hígado se elevan, los problemas de salud aparecen inmediatamente en forma de hepatitis, cirrosis o de la enfermedad del hígado graso.

Aquí le presentamos diez cambios de estilo de vida fáciles para que pueda proteger su hígado y disminuya las enzimas hepáticas…

1. Deje de beber alcohol

Ya es bastante difícil para el hígado poder procesar alcohol. Es por esto que, si bebe un poco de más y lo hace con frecuencia, su hígado sufrirá las consecuencias. Lo mejor que puede hacer para disminuir los niveles altos de enzimas hepáticas es dejar de beber alcohol.

2. Elimine todos los medicamentos sin receta

No estoy haciendo referencia a los prescritos por su médico sino a los medicamentos ilegales o sin prescripción médica que puede que esté utilizando para el alivio del dolor — incluyendo aspirinas, ibuprofeno o paracetamol — los cuales, cuando se utilizan a largo plazo, pueden bloquear considerablemente la función hepática.

3. Disminuya la exposición ambiental

Las toxinas ambientales, tales como limpiadores químicos, protectores solares, productos de higiene personal, perfumes, detergentes, desinfectantes o vapores de pintura e incluso humo de cigarrillo contienen aditivos peligrosos que pueden dañar el hígado. Cambie su marca de limpiadores, de productos de higiene y de champú por otras variedades naturales que no contengan productos químicos agregados.

4. Evite los alimentos procesados

Aquí hago referencia a los que vienen en caja, alimentos preparados que contienen exceso de sodio y de azúcar refinada. La vía rápida hacia un hígado sano es quitar completamente de su dieta estos alimentos y optar por alimentos frescos y enteros. Cuando tenga un antojo de azúcar, busque alternativas naturales, como la miel o Stevia.

5. Coma alimentos integrales

Enfoque su dieta en los alimentos orgánicos, absolutamente sin conservantes añadidos. Acostúmbrese a hacer la mayor parte de sus compras en la parte exterior de la tienda de comestibles, en la sección de alimentos frescos — en lugar de comprar en los pasillos interiores donde se guardan los alimentos enlatados y procesados.

6. Ingiera aceites de pescado

Una dieta rica en ácidos grasos omega-3 — por ejemplo, alimentos que contengan aceites de pescado (es decir, salmón, atún y sardinas) o aceite de linaza, favorecerá la función hepática y contribuirá al disminuir los niveles de enzimas hepáticas y los triglicéridos peligrosos.

8. Suplemento para la función saludable del hígado

Los suplementos que se venden en las tiendas pueden mejorar la función hepática y también contribuir a la desintoxicación. Pruebe la vitamina B-12 y la coenzima Q10 que reponen las células dañadas del hígado.

9. Cambie la carne por el pollo

No quedan dudas de que la carne de res es difícil de digerir. Sin embargo, su cuerpo aún requiere proteína magra para funcionar correctamente. Así que adhiérase a la proteína magra más fácil de digerir, como la de los peces, las aves, las nueces, los frijoles, las legumbres y los productos lácteos bajos en grasa.

10. Consulte a un nutricionista

Si la dieta es el principal obstáculo para un hígado sano, ¡pida ayuda! Reserve una cita con un dietista o un nutricionista que le ayude a desarrollar un plan de alimentación para bajar esos peligrosos niveles elevados de enzimas hepáticas, que también le permita desintoxicarse y que promueva la salud de su hígado.

Share This Article

X