Enfermedades ESP

¡Atención! Diez formas de protegerse de la enfermedad de Lyme

El porcentaje de pacientes afectados por la enfermedad de Lyme ha aumentado considerablemente en los últimos tiempos, por lo que los funcionarios de la salud pública se han propuesto informar y brindar herramientas de prevención para revertir la situación actual. Es un tipo de enfermedad infecciosa que impacta sobre varios órganos del ser humano y es causada por la espiroqueta Borrelia burgdorferi, que se transmite por medio de las garrapatas. Pueden pasar semanas completas hasta que los síntomas iniciales se manifiesten y entre ellos se incluyen dolor articular, debilidad muscular y confusión, entre otros.

La enfermedad de Lyme se contagia con facilidad, por lo que le recomendamos que tenga en cuenta los siguientes diez consejos para preservar tanto su salud como la de sus seres queridos…

1. Revise su cuerpo

Las garrapatas que transmiten la enfermedad de Lyme son muy pequeñas y hasta difíciles de detectar a simple vista. Si su mascota vive al aire libre, se recomienda que controle su pelaje regularmente. Para proteger a su familia, revise el cabello y el cuerpo de sus hijos cada vez que regresen de jugar en el patio. Esta medida es de suma importancia, en especial si sabe que han estado revolcándose en áreas con césped y arbustos o en cualquier sitio en el que pueda haber garrapatas.

Utilice un espejo o pídale a otra persona que controle su espalda y otras zonas a las que no tenga acceso. No se olvide de buscar bultos en zonas tales como las axilas, ya que las garrapatas suelen esconderse y pasar desapercibidas. Si detecta la presencia de al menos una de estas criaturas, quítesela y siga revisando otras partes. Recuerde también sacudir sus prendas y la de sus familiares, ¡las chupasangre están por todos lados!

2. Sepa qué buscar

Las garrapatas son muy pequeñas y ágiles, por lo que es muy importante saber reconocer sus picaduras. A simple vista se parecen mucho a una mancha o a una ampolla de sangre. Incluso cuando se encuentran en su tamaño máximo son difíciles de diferenciar. Las que transmiten la enfermedad de Lyme son las de patas negras que, cuando están completamente llenas, adoptan un color blancuzco.

Una sola picadura de garrapata no es motivo para alarmarse, aunque debe estar atento a la aparición de otras. La enfermedad de Lyme, en muchos casos, provoca un sarpullido muy particular — las manchas presentan un centro rojo con un círculo del mismo color alrededor, muy parecido a un tablero de puntería. Realizar un diagnóstico a tiempo es clave para evitar complicaciones a largo plazo.

3. Tome una ducha

Poder deshacerse de las garrapatas es muy importante. Para evitar que estas criaturas lleguen a aferrarse a su piel, tome una ducha después de pasar tiempo al aire libre, en especial en zonas con mucha vegetación. Recuerde que mientras antes se duche, mejor.

Si sabe que ha estado en un área propensa al ataque de garrapatas, controle su piel y busque manchas y bultos extraños. Recuerde que estos pequeños insectos, por más insignificantes que parezcan, pueden traer grandes consecuencias en su salud en el futuro.

4. Mantenga corto su césped

Si vive en un área en la que haya pastizales, procure mantener corto el césped para evitar la proliferación de garrapatas. Estas criaturas son muy astutas; pueden engancharse en su ropa y deslizarse lentamente hasta su piel

A las garrapatas les encanta escabullirse entre en medio de la vegetación, en especial cuando se trata de hierbas. Sea precavido y pode hojas, ramas y otras plantas que puedan atraer a los insectos.

5. Vístase

Si es de esas personas que disfrutan de acampar o trabajan en áreas propensas a los ataques de garrapatas, controlar su cuerpo con frecuencia o ducharse después de estar al aire libre es una muy buena medida de prevención. Otra recomendación útil es cubrir aquellas partes del cuerpo a las que pueden acceder estos insectos.

Camisetas con mangas, pantalones largos, medias y calzado cerrado (como las zapatillas que usa para salir a correr) son las prendas perfectas para prevenir el contagio de la enfermedad de Lyme. Como estas criaturas suelen engancharse en la ropa, procure optar por colores brillantes para encontrarlas con mayor facilidad.

6. Use un repelente de insectos (con DEET)

Existen miles de insectos que pueden transmitir enfermedades, por lo que tener repelentes a mano nunca está de más. La mayoría de estos productos contiene DEET, un ingrediente que evita las picaduras de artrópodos, mosquitos y garrapatas. Según la Clínica Mayo, los que contienen 20% o más de concentración de DEET son los más efectivos. Recuerde que al ser sustancias tóxicas, debe evitar el contacto con los ojos y la boca, en especial al aplicárselas a niños pequeños.

Procure rociar sus prendas para que las garrapatas no entren en contacto con su piel. Hay quienes no recomiendan el uso del DEET, aunque es una de las maneras más efectivas de protegerse de infecciones y virus transmitidos por insectos.

7. Aprenda a quitar las garrapatas

Junto con las noticias del supuesto brote de Lyme y las advertencias del gobierno, aparecieron miles de creencias erróneas. La enfermedad de Lyme debe tomarse con seriedad y lo más importante de todo es ser precavido. Una de las medidas de prevención más útiles implica saber cómo extraer las garrapatas de la piel de forma correcta. Lo ideal es usar un par de pinzas para arrancarlas completamente.

Tenga cuidado de no apretar el insecto para que sus fluidos no ingresen por accidente a su organismo. Cabe aclarar que el simple hecho de encontrar una garrapata en su piel no significa que haya contraído la enfermedad de Lyme. No todas son portadoras de la bacteria y si lo fueran, no se contagiará con apenas una picadura. De hecho, los riesgos son mínimos hasta 24 horas después de haber sido picado.

8. Infórmese y esté preparado

Existen muchísimas dificultades a la hora de detectar la enfermedad de Lyme. Si tenemos en cuenta las estadísticas de los últimos 30 años, podemos asegurar que el número de víctimas ha aumentado de forma considerable. De todos modos, la mejor forma de evitar que las cifras sigan incrementándose es estar informado y ser precavido. Tenga en cuenta cuáles son las zonas de riesgo y considere las medidas de prevención y los síntomas. También recuerde cómo debe retirar al insecto una vez que se haya aferrado a su piel.

Es importante saber que muchas personas afectadas por la enfermedad de Lyme responden muy bien a los tratamientos que los expertos proveen en los centros de salud de Norteamérica.

9. Controle a sus mascotas

Es importante que controle a sus mascotas con la misma rigurosidad que lo hace con los demás miembros de su familia. Hasta los animales que están bajo techo están en peligro. Es por eso que debe examinar el pelaje de su perro o gato cada vez que este esté en contacto con áreas frondosas antes de regresar a casa.

Las garrapatas son un problema muy común entre los animales aunque, como dijimos antes, no todas son portadoras de la bacteria. Independientemente de su especie, estos insectos no sólo son molestos sino que también representan una amenaza importante para la salud. Controle a su mascota y límpiela con frecuencia, en especial si está en contacto directo con seres humanos.

10. Manténgase alerta a los síntomas

Los amantes de la naturaleza siempre deben estar atentos a los síntomas de la enfermedad de Lyme y de cualquier otra infección causada por insectos. Manténgase alerta a cambios en la textura de su piel, como sarpullidos y picaduras frecuentes y consulte de inmediato a su médico si nota que algo anda mal. En particular, las personas que trabajen al aire libre deben utilizar vestimenta especial para protegerse en todo momento.

Como ya dijimos, un indicador de la enfermedad de Lyme son los sarpullidos, aunque no todos los experimentan. Algunos desarrollan síntomas parecidos a los de una gripe, como dolor de cabeza, fatiga y en casos más severos, aparecen los dolores articulares y las complicaciones en las terminaciones nerviosas. Esté atento a cualquier malestar y, ante todo, recuerde que prevenir es curar.

X