Gripe ESP

¿Tengo la gripe porcina? 10 síntomas del H1N1

No se preocupe, a pesar su nombre, no se puede contraer la gripe porcina (o H1N1) por comer tocino o chuletas de cerdo, ni por acariciar un cerdo.

Esta infección altamente contagiosa aparece y se propaga de manera muy similar a la gripe — mediante pequeñas partículas en el aire que se expulsan cuando una persona con la enfermedad tose, estornuda o toca a otra persona con las manos llenas de gérmenes.

La gripe porcina H1N1 por lo general es contagiosa incluso antes de que la persona infectada muestre la menor señal de síntomas y hasta puede permanecer contagiosa de siete a diez días. La mayoría de las personas se tratará y se curará de la gripe porcina sin siquiera darse cuenta de que la ha padecido. Sin embargo, el factor más preocupante de la H1N1 es que, a diferencia de la gripe estacional, que principalmente pone en peligro las vidas de los jóvenes, de los adultos mayores y de aquellos con sistemas inmunitarios comprometidos, un brote de gripe porcina pone en riesgo hasta las vidas de personas jóvenes y saludables.

Los diez principales síntomas de la gripe porcina se manifiestan de la misma manera que los de una gripe estacional e incluyen…

1. Fiebre elevada

La fiebre que empieza suave, similar a la de un resfriado normal y que se eleva rápidamente por encima de los 38 grados Celsius o 100,4 grados Fahrenheit a menudo indica que se trata de algo más serio que solo de una gripe estacional. El aumento de la temperatura puede provocar sudores fríos seguidos por ataques de escalofríos.

2. Tos obstinada

Uno de los síntomas iniciales del H1N1 es típicamente una tos persistente que se implanta en su pecho y lo mantiene tosiendo toda la noche, perturbando su sueño. Si se deja sin tratar, la gripe porcina puede convertirse rápidamente en una neumonía y su tos puede ir acompañada de flema espesa, amarilla, marrón o verde. También puede contener rastros de sangre. Si sospecha que tiene neumonía, vaya al hospital inmediatamente.

3. Glándulas adoloridas e inflamadas

La H1N1 comúnmente causa inflamación de los ganglios linfáticos. Posiblemente sienta que sus glándulas del cuello y aquellas bajo las axilas se hinchan y se vuelven muy sensibles al tacto. Es algo común en cualquier infección inmune, ya que funcionan como defensa contra los invasores extranjeros.

4. Dolor de garganta

La mayoría de los dolores de garganta es causada por el virus del resfriado común o por una infección más grave, como el H1N1. El dolor de garganta también pueden exacerbarse si tiene congestión nasal que lo hace respirar por la boca.

5. Congestión nasal

La gripe porcina a menudo causa congestión nasal y del pecho severa, similar a la de un resfriado por sinusitis. De hecho, para comprobar si padece H1N1, su médico recogerá una muestra de mucosa de su nariz o garganta con un hisopo.

6. Escalofríos

Los escalofríos son otro síntoma del H1N1 que pueden engañarlo haciéndolo pensar que tiene una gripe estacional regular. Al igual que en la gripe, durante la H1N1 se pueden experimentar aumentos de la temperatura corporal (por la fiebre) seguidos de escalofríos y sudoración.

7. Dolores musculares

Otro síntoma que se parece al de una gripe estacional repercute en los músculos, los cuales pueden llegar a sentirse débiles y adoloridos. A menudo, se siente rigidez muscular en las extremidades y en las articulaciones — tales como brazos, piernas, hombros, rodillas y pies.

8. Náuseas vómitos

Las náuseas y los vómitos asociados con la influenza porcina pueden venir repentinamente y dentro de las primeras 12 a 24 horas de infección. Si vomita con frecuencia a causa del H1N1, es importante mantenerse hidratado para evitar un mayor debilitamiento de su sistema inmunológico.

9. Problemas respiratorios

La gripe porcina también puede provocar complicaciones más graves, como neumonía e insuficiencia respiratoria y puede empeorar enfermedades crónicas como la diabetes o el asma. Síntomas graves tales como la respiración entrecortada garantizan una llamada inmediata a su médico o al 911.

10. Dolor abdominal severo

Es común con el H1N1, especialmente después de haber vomitado en varias ocasiones, experimentar alteraciones en el sistema digestivo y dolor abdominal severo. El acto de vomitar hará que sus músculos abdominales se tensen y se sensibilicen y le dificultará ingerir incluso alimentos ligeros, tales como caldos, sopas o té.

Share This Article

X