Síntomas y factores de riesgo más comunes del lupus

El lupus es una enfermedad autoinmune (esto es, cuando los sistemas de defensa del cuerpo se vuelven contra el paciente) y puede causar afecciones crónicas que duran años. Los casos de lupus pueden ir desde los relativamente leves hasta los que ponen en peligro la vida, por lo que es muy importante reconocer y tratar esta enfermedad a tiempo.

Según Lupus.org, hasta 1.5 millones de estadounidenses viven con lupus, lo que lo convierte en un problema generalizado. Consulte esta lista de 15 síntomas y factores de riesgo a los que debe prestar atención y que pueden requerir atención médica…

1. La fatiga es común

Este síntoma del lupus hace que sea difícil distinguirlo de otros trastornos, como el síndrome de fatiga crónica e, incluso, la enfermedad de Lyme (causada por la picadura de una garrapata). Según Healthline.com, alrededor del 90 por ciento de los enfermos de lupus experimentan fatiga.

La fuente señala que dormir una siesta puede mejorar los niveles de energía de los enfermos de lupus (mientras que la fatiga relacionada con otras enfermedades no mejora con el descanso). En los casos de fatiga “debilitante” causada por el lupus, un médico puede administrar un tratamiento para agilizarle la marcha.

2. Posible caída del cabello

Debido a la inflamación causada por el lupus, el cabello suele ser una víctima, señala la Clínica Mayo. La cara y el cuero cabelludo suelen ser objetivos de la inflamación de la piel relacionada con las enfermedades, añade la fuente.

Esto significa que, además de perder el pelo de la parte superior de la cabeza, se pueden perder incluso las cejas y la barba. Según explica la clínica, la pérdida de cabello puede ser sutil y gradual o, en algunos casos, el cabello puede caer de a mechones enteros.

3. El dolor es un marcador

El lupus puede cursar con articulaciones dolorosas e hinchadas, lo que puede llevar a algunos profesionales de la medicina a considerar, erróneamente, que la causa es la artritis. Con el dolor articular relacionado con el lupus, aparentemente la rigidez es peor por la mañana. El dolor en sí comienza siendo leve, y luego aumenta a medida que la enfermedad avanza.

Healthline señala que los analgésicos de venta libre pueden ayudar a reducir el dolor y la hinchazón, aunque los médicos pueden ofrecer un mejor plan de tratamiento si eso no ayuda. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, su médico primario tiene que asegurarse de que se trata de lupus.

4. El lupus puede causar convulsiones

Al igual que otra enfermedad, la epilepsia, el lupus puede desencadenar convulsiones en quien lo padece. De hecho, en el sitio web de la Fundación para la Epilepsia (Epilepsy Foundation) hay información sobre las convulsiones inducidas por el lupus.

Según la fundación, hasta el 50 por ciento de los enfermos de lupus (lupus eritematoso sistémico) sufren un ataque como consecuencia de la enfermedad. Otras complicaciones neurológicas relacionadas con el lupus pueden ser derrames cerebrales, demencia, psicosis y neuropatía periférica (debilidad o entumecimiento de las manos o los pies), señala la fuente.

5. A menudo hay un sarpullido revelador

Aunque muchos de los síntomas del lupus suelen ser comunes a los de otras enfermedades autoinmunes, hay uno que parece destacar por sí solo. Se trata de una erupción en forma de mariposa que aparece en la cara.

Según Lupus.org, estas lesiones se denominan lesiones cutáneas agudas de lupus, y la erupción aparece cuando el lupus está activo. Las erupciones asociadas a la enfermedad pueden aparecer en otras partes del cuerpo, lo que puede empeorar con la exposición al sol o incluso a fuentes de luz artificial.

6. Enfermedad de Raynaud

El Centro Nacional de Recursos sobre el Lupus (National Resource Center on Lupus) de la Fundación Americana de Lupus (Lupus Foundation of America) afirma que casi un tercio de las personas padecen también la enfermedad de Raynaud (o fenómeno de Raynaud). El fenómeno de Raynaud es una enfermedad cardiovascular en la que los vasos sanguíneos se contraen, restringiendo el flujo de sangre en las manos, los pies o ambos. A menudo, las extremidades afectadas por este fenómeno se vuelven rojas, azules o moradas. Afecta a las personas de forma diferente, ya que una persona puede sentir entumecimiento o una sensación de hormigueo, y otras pueden experimentar un ligero dolor.

Para evitar que se desencadene el Raynaud, se aconseja que las personas que padecen esta enfermedad eviten los cambios bruscos de temperatura y lleven manoplas y calcetines/calzados en los meses más fríos.

7. Depresión

Las enfermedades mentales y las crónicas suelen ir de la mano. WebMD señala que el 60% de las personas con una enfermedad crónica sufrirán depresión clínica” en algún momento de su diagnóstico. Esto se debe a la tensión emocional, física y financiera que supone vivir con una enfermedad crónica. El lupus es una enfermedad que aparece y desaparece, lo que puede frustrar a muchos pacientes, ya que nunca se sienten realmente fuera de peligro y añoran la vida que solían tener. La Fundación American de Lupus (Lupus Foundation of America) señala que los pacientes pueden tener sentimientos de impotencia, tristeza, experiencias de insomnio o de dormir demasiado, sentimientos de ansiedad, falta de energía y/o falta de interés por las actividades o cosas que normalmente disfrutaban”, por nombrar solo algunos.

Sin embargo, los sentimientos de depresión pueden no estar provocados por la enfermedad, sino por la medicación utilizada para tratar el lupus. Es importante señalar que, independientemente de lo que desencadene la depresión, los pacientes deben consultar a su médico sobre la posibilidad de buscar psicoterapia o asesoramiento.

8. La genética influye

Aunque no es un porcentaje elevado, Lupus.org explica que una persona tiene entre un cinco y un 13 por ciento de posibilidades de desarrollar la enfermedad si tiene familiares que la padecen. La cifra más alta parece indicar una sólida relación con los antecedentes de salud de la familia.

Sin embargo, la misma fuente señala que si sólo la madre de un niño tiene lupus, éste sólo tiene un 5 por ciento de posibilidades de desarrollarlo. Dicho esto, más del 90% de los enfermos de lupus son mujeres.

9. La exposición a sustancias químicas puede ser un factor desencadenante

Según WebMD, uno de los factores de riesgo de un “ataque de lupus” es la exposición a sustancias químicas, concretamente el tricloroetileno que se encuentra en el agua de los pozos y el polvo de sílice (un material industrial). Un ataque de lupus demuestra que la enfermedad puede entrar en remisión pero reaparecer de repente.

Un artículo del New York Times de 2013 también señala que otras sustancias químicas que pueden estar relacionadas con el lupus incluyen los pesticidas clorados. WebMD explica que en un momento dado se sospechaba que ciertos tintes y planchas para el pelo eran un riesgo para el lupus, pero aparentemente las investigaciones han demostrado lo contrario.

10. Fotosensibilidad

Aunque tomar algunos rayos de sol tiene sus beneficios, como la vitamina D, en realidad puede desencadenar un brote de lupus. WebMD afirma que dos tercios de las personas con lupus son sensibles a la luz ultravioleta”. Esto puede ser motivo de preocupación si se tiene en cuenta que las luces halógenas y fluorescentes emiten luz ultravioleta.

La exposición prolongada a la luz ultravioleta no sólo dará lugar a una erupción en forma de mariposa, como ya se ha mencionado, sino que también provocará fiebre, dolor en las articulaciones u otras formas de inflamación.

11. Otras infecciones

Dado que el lupus es una enfermedad autoinmune, cualquier forma de infección no causada directamente por el lupus podría provocar un brote de lupus. Dado que el cuerpo se ha puesto a luchar contra una infección, la lucha contra sí mismo puede prolongarse incluso después de que la infección ya no está presente en el cuerpo.

Para las personas con lupus, luchar contra una infección es mucho más difícil que para alguien sin lupus, y luchar contra cualquier tipo de infección pone a prueba y debilita el sistema inmunitario, permitiendo que se produzca un brote.

12. Edad y raza

Por desgracia, hay algunos factores de riesgo que están fuera de su control cuando se trata de desarrollar lupus. La Clínica Mayo señala: “Aunque el lupus afecta a personas de todas las edades, se diagnostica con mayor frecuencia entre los 15 y los 45 años.”

La fuente también explica que la raza desempeña un papel importante, al parecer, si se es de ascendencia afroamericana, asiática o hispana, el riesgo aumenta aún más. Como hemos señalado anteriormente, ser mujer aumenta el riesgo de forma drástica.

13. Las hormonas influyen

Las mujeres son mucho más susceptibles de padecer lupus debido a la relación entre la enfermedad y el estrógeno. Aunque el estrógeno está presente en los hombres, es mucho más abundante en las mujeres. Las mujeres con lupus tendrán síntomas más graves antes de los periodos menstruales o durante el embarazo, cuando la producción de estrógenos es elevada, explica Lupus.org.

Sin embargo, no hay pruebas que sugieran que los estrógenos causen directamente el lupus, y los estudios de mujeres que toman estrógenos en forma de anticonceptivos o de terapia posmenopáusica “no han mostrado un aumento significativo de la actividad de la enfermedad”, añade la fuente.

14. Rigidez articular

El Centro de Lupus John Hopkins explica que puede haber síntomas concurrentes asociados al lupus, como la rigidez de las articulaciones, especialmente por la mañana. Esto se confunde a veces con la artritis, por lo que es importante que el médico haga la distinción, añade la fuente.

Asimismo, señala que tomar una ducha caliente puede proporcionar algún alivio para la rigidez, y el médico puede prescribir algunos medicamentos para aliviar la inflamación, incluyendo los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o recomendar medicamentos para el dolor de venta libre.

15. Cambios de peso

La misma fuente también señala que el aumento o la pérdida de peso (sin que haya factores de dieta o estilo de vida implicados) puede ser el signo de un problema mayor, incluido el lupus. En el caso de la pérdida de peso, puede deberse a la propia actividad del lupus, y ciertos medicamentos pueden provocar una pérdida de apetito, explica. En este último caso, el médico puede encontrar un medicamento más adecuado sin este efecto secundario.

Otros medicamentos, como los corticosteroides, pueden provocar un aumento de peso, añade la fuente. Sin embargo, es importante conseguir un peso saludable, especialmente cuando se tiene lupus, porque las mujeres de entre 35 y 44 años que padecen la enfermedad tienen 50 veces más probabilidades de sufrir un ataque al corazón que la media, explica el Centro de Lupus. “El ejercicio ligero o moderado también puede ayudar a mantener un peso y un sistema cardiovascular saludables, a la vez que mejora el estado de ánimo”, añade la fuente.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X