Signos y síntomas del trastorno de déficit de atención e hiperactividad en adultos

El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH, por su abreviación) se asocia habitualmente a los niños, pero puede progresar hasta la edad adulta y presentar sus propios retos a una edad más avanzada. Aunque la versión adulta comparte síntomas con el TDAH de los niños (como la falta de atención y la impulsividad), puede ocurrir que afecte a los pacientes de otras maneras.

Según la Clínica Mayo (Mayo Clinic) el TDAH en algunos adultos puede haber comenzado a una edad más temprana, pero no haberse diagnosticado hasta más tarde, y los síntomas pueden no ser tan pronunciados como en los niños. Preste atención a estos 16 signos del TDAH en adultos…

1. Falta de control de los impulsos

La Clínica Mayo (Mayo Clinic) dice que los adultos con TDAH pueden no saber que lo tienen, pero la impulsividad puede manifestarse de diferentes maneras. Por ejemplo, “la incapacidad de controlar los impulsos puede ir desde la impaciencia al esperar en una fila, o al conducir en el tráfico, hasta los cambios de humor y los estallidos de ira”, señala la fuente.

Estos síntomas coinciden con otros rasgos de la lista clínica de TDAH en adultos, tales como: frecuentes cambios de humor, mal genio, baja tolerancia a la frustración y problemas para afrontar el estrés. Otras fuentes señalan que la impulsividad puede significar decir lo que se piensa sin tener en cuenta las consecuencias (como comprar cosas que no se necesitan, renunciar repentinamente a un trabajo o tener encuentros íntimos sin protección).

2. Falta de concentración

Esto entra de lleno en el componente de “atención deficitaria” del TDAH, pero – cuando se trata de pacientes adultos- la falta de concentración significa algo más que tener problemas para prestar atención, explica Healthline.com.

El problema de concentración puede afectar las relaciones personales y profesionales. “Significa distraerse con facilidad, tener dificultades para escuchar a los demás en una conversación, pasar por alto detalles y no completar tareas o proyectos”, señala la fuente.

3. Hiperfocalización

La misma fuente explica que, por otro lado, los adultos con TDAH pueden desarrollar un problema llamado “hiperfocalización”, lo que, básicamente, significa que se fijan tanto en una cosa que bloquean el resto del mundo.

“Este tipo de concentración hace que sea más fácil perder la noción del tiempo e ignorar lo que nos rodea. Esto puede llevar a malentendidos en las relaciones”, explica Healthline.

4. Malas habilidades de escucha

Los profesionales ocupados tienen mucha información que asimilar y las reuniones pueden ser cruciales para realizar dicha tarea. Sin embargo, los adultos que presentan TDAH pueden “desconectarse” durante las reuniones importantes, explica WebMD.

El paciente también puede parecer que escucha, pero no asimila realmente la información. Por ejemplo, un adulto con TDAH puede olvidarse de realizar una tarea (como recoger una compra de camino a casa), incluso aunque alguien lo haya llamado para recordárselo. Los pacientes también pueden olvidarse de acudir a las citas.

5. Procrastinación

Health.com explica que los adultos con TDAH a menudo esperan hasta el último minuto para completar las tareas, viviendo “de vencimiento en vencimiento”. La fuente dice que esto es probable porque “cuando las personas con TDAH están bajo presión y ansiosas, entonces sí pueden concentrarse”.

Sin embargo, dejar las cosas para último momento puede crear un modo de vida estresante, que puede conducir a una ansiedad constante. Por lo tanto, completar las tareas a tiempo a fuerza de un estado de ansiedad puede ser una especie de trampa. Este hábito de dejar las cosas para el último minuto va de la mano con otro síntoma del TDAH en adultos: tener dificultades para iniciar una tarea que requiere atención.

6. Extraviar objetos habituales

Si usted es de edad avanzada y empieza a extraviar las llaves del coche, podría ser un signo de fallas de memoria normal relacionada con la edad (o algo más grave, como las primeras fases de demencia). Sin embargo, también puede ser un signo de TDAH, añade Health.com.

La fuente dice que las personas con TDAH suelen extraviar objetos, porque tienen un “estado de conciencia poco potente” y, a veces, cuando no están prestando atención al dejar las llaves o la cartera, significa que sus cerebros no registran lo que realmente ha ocurrido.

7. Inquietud

Los niños con TDAH pueden rebotar -casi literalmente- contra las paredes, pero este nivel de hiperactividad puede no ser tan pronunciado en un paciente adulto, señala WebMD. “Los adultos con TDAH son más propensos a no poder descansar o a no poder relajarse”, explica la fuente.

Si usted es un/a adulto/a con TDAH, probablemente parecerá “nervioso/a o tenso/a” ante los demás. No es de extrañar, pues, que otras fuentes señalen que muchos adultos con TDAH padecen otros trastornos mentales, como la ansiedad.

8. Desorganización

¿Tiene pilas de papeles en su escritorio, o no sabe realmente dónde puede estar algún documento importante si lo necesita con urgencia? Puede que tenga TDAH de adulto. “Los objetos necesarios en el trabajo y en casa quedan enterrados en montones de desorden. Las facturas no se pagan. Los proyectos se quedan sin terminar”, explica el Centro de TDAH (ADHD Center).

La fuente explica que se necesitan “estrategias de organización” para afrontar las tareas, pero aquellas no tienen por qué ser extremas. “Transformar un entorno de caos en una desprolijidad ordinaria puede -y debe- considerarse un trabajo bien hecho”, dice la fuente. Un poco de organización ayuda a dividir los proyectos más grandes en trozos más pequeños y a completarlos de a uno.

9. Búsqueda de emociones fuertes

Las personas que padecen TDAH son más propensas a realizar actividades de riesgo que hagan subir su adrenalina (como el paracaidismo, el puenting, las carreras automovilísticas, las apuestas o, incluso, las relaciones extramatrimoniales). Este síntoma puede hacer que una persona se ponga en situaciones potencialmente peligrosas, así que, para evitar que eso ocurra, Health.com aconseja canalizar esa energía en actividades más positivas que sigan siendo aventureras pero que no pongan en peligro su vida, su familia o sus relaciones.

10. Problemas de relación

El hecho de que haya tenido una relación que no haya funcionado no significa que sufra de TDAH, pero si hay un patrón de problemas (o alguien le ha sugerido que lo hay) en cada relación cercana, o de amistad (además de algunos de los otros síntomas de esta lista), podría deberse al TDAH.

Es importante señalar que en estos problemas de relación hay un factor clave que puede ayudar a determinar si se deben al TDAH. Las personas que padecen este trastorno tienden a experimentar problemas en su relación una vez que la novedad -o lo que a algunos les gusta llamar la “fase de luna de miel”- se acaba. “A menudo, los adultos con TDAH lo pasan realmente mal durante esa transición”, dice a Health.com la doctora Colette de Marneffe, PhD, psicóloga clínica en Silver Spring, MD. “Cuando la relación se vuelve más estable y predecible, los conflictos tienden a surgir”.

Otros síntomas del TDAH también pueden influir en los problemas de relación (como la incapacidad para concentrarse, la facilidad para distraerse, la falta de control de los impulsos, el mal humor y la poca capacidad para escuchar). No es de extrañar que todo esto pueda dificultar el éxito de una relación, ya que los demás pueden considerar a la persona afectada como egocéntrica, escribe la fuente tras hablar con el doctor Martin W. Wetzel, MD, profesor asistente de Psiquiatría en el Centro Médico de la Universidad de Nebraska (University of Nebraska Medical Center) en Omaha.

11. Problemas emocionales

Esta cuestión está relacionada con los problemas de relación, porque tiene que ver con las emociones de una persona. Una persona con TDAH experimentará un flujo constante de sus emociones; en un momento estará animada, y al siguiente estará deprimida. Esta cuestión también está estrechamente relacionada con algunos de los otros síntomas de esta lista (como distraerse con facilidad o ser incapaz de concentrarse). “Las personas con TDAH pueden aburrirse fácilmente y buscar emociones por capricho. Las pequeñas frustraciones pueden parecerles intolerables o provocarles depresión y cambios de humor”, explica Healthline. Este tipo de emociones inestables pueden causar al paciente una serie de problemas, tanto en su vida personal como en su vida profesional.

En relación con esto, Health.com también explica que los adultos con TDAH pueden tener una mecha corta o un temperamento explosivo. Tendrán problemas para controlar sus emociones en situaciones acaloradas y pueden mostrarse frustrados y enfadados un segundo, y lo más tranquilos al segundo siguiente. Este síntoma es complicado y se confunde fácilmente con el trastorno bipolar. De hecho, Health.com señala que a menudo las personas con TDAH son diagnosticadas erróneamente con trastorno bipolar.

12. Problemas en el trabajo

Ya hemos enumerado varios síntomas que podrían contribuir fácilmente a los problemas en su vida laboral. Aunque todos somos, a veces, un poco infelices en nuestros trabajos -o, incluso, un poco aburridos- lo superamos. Las personas con TDAH tendrán muchos problemas para concentrarse en las tareas rutinarias de sus trabajos. No es de extrañar que esto pueda causarles problemas en sus vidas profesionales. Otros síntomas del TDAH que pueden interferir en su vida laboral son la incapacidad para concentrarse, la procrastinación, la inestabilidad emocional y la desorganización.

La doctora Colette de Marneffe, PhD, dijo a Health.com que las personas con TDAH deberían evitar los trabajos muy repetitivos y, en su lugar, elegir un trabajo que les resulte atractivo y satisfactorio.

13. Fumar

A pesar de que se ha investigado mucho sobre las razones por las que fumar es malo, todavía hay muchas personas que no se atreven a dejarlo. Además, ¡cada día surgen nuevos fumadores! Muchas personas con TDAH se encuentran en el grupo de los fumadores. Según Health.com, el 40 por ciento de las personas con TDAH fuma. Esta cifra es realmente alta (especialmente si se compara con el porcentaje de la población general que fuma, que es sólo del 26%).

“La nicotina es muy eficaz para muchos síntomas del TDAH, y no es raro que alguien venga a verme por primera vez justo después de dejar de fumar”, dice el doctor Martin W. Wetzel a Health.com. Puede ser muy difícil para cualquiera dejar de fumar, ya que provoca una serie de otros síntomas. Pero es especialmente difícil para alguien con TDAH, porque sus problemas de atención y concentración pueden empeorar. Las personas con TDAH también son más propensas que la media a consumir alcohol y otras drogas a una edad temprana.

Healthline también señala que los adultos con TDAH son más propensos a sufrir problemas de abuso de sustancias como el tabaco, las drogas y el alcohol. Aunque no está claro cuál es la correlación, lo más probable es que se deba al hecho de que utilizan estas sustancias para automedicarse, ya que pueden encontrar que estas sustancias los ayudan a dormir, o les alivia la ansiedad, o porque piensan que les ayudarán a mejorar la concentración.

14. Mala memoria

Este síntoma puede ser más difícil de detectar, porque todos somos, a veces, un poco olvidadizos (algunos más que otros). Sin embargo, una persona con TDAH se olvidará constantemente de las cosas. Esto ocurrirá hasta el punto de que parezca que no les importa lo que se les dice, o que ni siquiera estaban escuchando en primer lugar. Se olvidarán constantemente de cosas a diario. Estas cosas pueden ir desde eventos y fechas importantes (como un cumpleaños), hasta cosas que deberían retener, o tareas que deberían terminar.

Por suerte para ellos, a veces sus olvidos carecen de importancia y pueden pasar por un error gracioso o una broma que no cesa, pero otras veces pueden ser más graves. Pueden acabar siendo perjudiciales para el trabajo, las relaciones o, incluso, la salud de las personas afectadas. Healthline señala que, a veces, los extraños pueden malinterpretar estos olvidos como falta de inteligencia o descuido.

15. Antecedentes familiares de TDAH

Si se sospecha que alguien tiene TDAH, una de las mejores maneras de saberlo es mirando sus antecedentes familiares. Según la Asociación de Trastornos de Déficit de Atención (Attention Deficit Disorder Association), el TDAH tiene un componente genético, lo que significa que, si un miembro de la familia lo padece, hay entre un 25 y un 35 por ciento de posibilidades de que otro miembro de la familia también lo padezca.

Cuando se trata de diagnosticar a los niños, un adulto puede reconocer algunos de los signos que ve en su propio hijo como similares a los que él mostró a la misma edad. En el caso de un adulto, si la enfermedad no se detecta lo suficientemente pronto -pero se sospecha de ella- es aconsejable tener en cuenta los antecedentes de sus padres o hermanos para ayudar a definir su condición.

16. Mala autoimagen

Además de todos los problemas que afectan su vida personal y profesional, un adulto con TDAH suele ser su peor crítico; suele tener una mala imagen de sí mismo y ser hipercrítico. “Esto se debe en parte a su incapacidad para concentrarse, así como a otros síntomas que pueden causar problemas en la escuela, el trabajo o las relaciones”, escribe Healthline.

Anteriormente hablamos de cómo el TDAH puede conducir a problemas de relación y problemas en el trabajo, y aunque estos son resultados de los síntomas que la persona no puede controlar -debido a su condición-, los interpretará como fracasos personales o bajo rendimiento, por lo que puede desarrollar una mala imagen de sí misma.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X