Los Signos y Síntomas De La Parálisis De Bell

Te despiertas una mañana como cualquier otra: haces una parada en el baño, te lavas los dientes, frotas tus ojos cansados ​​y te miras en el espejo solo para darte cuenta de que el lado izquierdo de tu cara está ligeramente caído. Ahora te enfocas y notas que tu párpado izquierdo también está caído. Cuando intentas mover o tocarte la cara, te sorprendes al descubrir un entumecimiento con parálisis muscular total.

No, esto no es una pesadilla, estás experimentando parálisis de Bell, una forma común de parálisis facial que generalmente dura unos meses. Sin embargo, a pesar de la naturaleza temporal de la condición, los síntomas son bastante aterradores…

1. ¿Qué es la Parálisis de Bell?

La parálisis de Bell se caracteriza por la debilidad o parálisis total de los músculos de un lado de la cara. La parálisis de Bell solo afecta el lado izquierdo o derecho de la cara, no ambos lados a la vez.

La parálisis facial es causada por daño o lesión en uno de los dos grandes nervios faciales que se ramifican y controlan los músculos a ambos lados de la cara. Cada nervio envía impulsos eléctricos que activan los músculos faciales, pero con la parálisis de Bell se paraliza un nervio, lo que explica la caída (o flacidez) de los músculos de un lado de la cara.

2. Causas de la Parálisis de Bell

Aunque la causa de la parálisis de Bell no siempre se puede identificar por completo, se cree que esta  parálisis facial es el resultado de una infección viral (es decir, herpes), un virus que permanece latente en el nervio (es decir, , ganglio geniculado), o una respuesta inflamatoria del sistema inmunitario, que causa la inflamación e inmovilización de cualquiera de los nervios faciales.

La parálisis de Bell puede afectar tanto a hombres como a mujeres de cualquier edad y de cualquier origen étnico, lo que resulta en aproximadamente 30 de cada 100 000 diagnósticos al año. Sin embargo, los hombres de alrededor de 40 años de edad se encuentran entre los pacientes más comunes. Las mujeres que están embarazadas o en edad de menstruar o en personas de cualquier sexo con antecedentes familiares de un episodio anterior de parálisis de Bell también son propensas a la afección.

3. Factores de Riesgo para la Parálisis de Bell

Aunque la causa exacta de la parálisis de Bell sigue siendo discutida por los profesionales médicos, se cree que existen varios factores de riesgo que aumentan las posibilidades de inflamación de cualquiera de los nervios faciales, lo que resulta en parálisis.

Por ejemplo, los pacientes con el virus del herpes simple tipo 1 (la forma que causa el herpes labial) u otra enfermedad viral parecen tener un mayor riesgo de desarrollar parálisis de Bell. Asimismo, los pacientes diabéticos, las mujeres embarazadas y los pacientes con antecedentes de parálisis de Bell se consideran los casos de mayor riesgo.

4. Gusto y Producción de Saliva

Debido a que la parálisis de Bell ataca uno de los nervios faciales, debilitando los impulsos y paralizando los músculos de un lado de la cara, el gusto, la producción de lágrimas y la producción de saliva también pueden inmovilizarse temporalmente.

Si los nervios faciales que desencadenan la producción de lágrimas y saliva se ven afectados, es posible que note una falta de gusto, la capacidad de derramar lágrimas, un lagrimeo excesivo o un caso incómodo de ojo seco. Los nervios faciales a ambos lados de la cara también influyen en la capacidad de respuesta gustativa de la lengua. Esto puede provocar babeo temporal y falta de sabor en un lado de la lengua hasta por un mes.

5. Parálisis Facial

Como se mencionó, la parálisis de Bell afecta los nervios faciales en el lado derecho o izquierdo de la cara, no en ambos. A medida que los nervios (compuestos por aproximadamente 7000 fibras nerviosas diferentes) se hinchan y debilitan, los impulsos eléctricos de los músculos faciales se vuelven imperceptibles y los músculos faciales pierden repentinamente la capacidad de moverse.

Esta parálisis facial, que es bastante aterradora, generalmente, ocurre durante la noche y los pacientes se despiertan para descubrir una restricción muscular completa, caída facial y caída de la boca en un lado de la cara. El ojo del mismo lado también puede ser difícil de abrir y cerrar. Recuerde, la parálisis muscular normalmente mejorará por sí sola en unas pocas semanas o un mes.

6. Sensibilidad al Sonido

Con la parálisis de Bell, muchos pacientes se quejan de una mayor sensibilidad a los sonidos, así como de un dolor latente detrás de la oreja, en el lado afectado de la cara. Debido a la parálisis y entumecimiento muscular, el oído del lado afectado puede sufrir una sensibilidad auditiva notable.

Lo más común es que los pacientes se quejen de una mayor sensibilidad a los sonidos en lugar de una pérdida notable de la audición. Lo más probable es que esto se deba a un entumecimiento muscular detrás de la oreja en el lado afectado que también puede llegar al cuello, la mandíbula y la lengua.

7. Diagnóstico de Parálisis de Bell

Para diagnosticar la parálisis de Bell, su médico de familia le hará una serie de preguntas sobre sus síntomas, además de un examen físico y neurológico completo para examinar la función actual de los músculos y nervios faciales afectados.

Por lo general, la aparición repentina de parálisis facial en un lado de la cara es suficiente para determinar la parálisis de Bell. Sin embargo, su médico puede referirlo a un neurólogo o a un especialista en oídos, nariz y garganta (otorrinolaringólogo)  para excluir que la parálisis facial  fue provocada por esclerosis múltiple, un tumor o la enfermedad de Lyme.

8. Tratamiento de la Parálisis de Bell

Aproximadamente el 85 por ciento de los pacientes con parálisis de Bell experimentan el regreso gradual del movimiento facial, el gusto y la producción de lágrimas y saliva en unas pocas semanas sin necesidad de ningún tratamiento.

Su médico lo controlará para garantizar que el movimiento completo regrese dentro de un mes a 6 meses y para determinar si necesita esteroides antiinflamatorios (es decir, prednisona) para ayudar a disminuir la inflamación del nervio facial. Medicamentos antivirales (como  Zovirax o Valtrex ) pueden iniciarse dentro de los tres días posteriores a los síntomas de la parálisis de Bell y continuarse durante siete días. Masaje de los músculos faciales y ejercicios pueden ayudar a restaurar la movilidad. Como se mencionó, la mayoría de los casos de parálisis de Bell se recuperan por completo sin ningún tratamiento.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X