Los signos y síntomas de la esclerosis múltiple

En Estados Unidos, aproximadamente 350,000 personas padecen esclerosis múltiple (EM, por su abreviación), una enfermedad que afecta al sistema nervioso central, el cual está formado por el cerebro, los nervios ópticos y la médula espinal. Por ello, la EM afecta la visión, la audición, la memoria, el equilibrio, el habla y la movilidad de quienes la padecen.

La EM afecta sobre todo a adolescentes y adultos jóvenes de entre 15 y 40 años, y las mujeres tienen tres veces más probabilidades de desarrollarla que los hombres.

Aunque no se conoce una cura para esta compleja enfermedad, un diagnóstico temprano puede evitar daños mayores (como la pérdida total de la visión y la parálisis). A continuación, se describen 14 de los signos y síntomas más comunes asociados a la EM…

1. Adormecimiento

En primer lugar, la EM suele afectar los nervios del cerebro y la médula espinal. Siempre que algo afecta la médula espinal, suele provocar también síntomas en otras partes del cuerpo. Como la médula espinal es el “centro de mensajes” del cuerpo, los pacientes notan entumecimiento cuando el cuerpo no recibe señales del cerebro. El hormigueo y el entumecimiento pueden sentirse en zonas como la cara, los brazos, las piernas y las extremidades superiores. WebMD lo describe como una “sensación similar a una descarga eléctrica cuando se mueve la cabeza o el cuello. Puede bajar por la columna vertebral o llegar a los brazos o las piernas”.

La fuente también señala que no es un síntoma que experimenten todos los pacientes. Es más probable que ocurra en aquellos que tienen lesiones en el cerebro por la pérdida de mielina. Cualquier persona a la que se le diagnostique esclerosis múltiple se someterá a una resonancia magnética (RM, por su abreviación) para comprobar si hay lesiones en el cerebro.

2. Disminución de la función cognitiva

El deterioro cognitivo afecta a cerca del 50 por ciento de los pacientes con EM, los cuales sufren problemas como: pérdida de memoria, desorganización, incapacidad para concentrarse y una capacidad de atención muy reducida. WebMD escribe: “A veces, puede resultar difícil concentrarse. Es probable que esto implique una lentitud de pensamiento, una atención deficiente o una memoria borrosa. Algunas personas tienen problemas graves que dificultan la realización de las tareas diarias -pero eso es poco frecuente-.”

3. Problemas de visión

Otro signo de alerta temprana -y uno de los síntomas más comunes de la EM- es la visión borrosa. Esto se debe a que la enfermedad puede causar inflamación en el nervio óptico (una condición llamada neuritis óptica), lo que resulta en el deterioro de la visión, con problemas tales como: visión borrosa, dolor ocular, visión doble, daltonismo o pérdida de contraste en uno o ambos ojos. Según WebMD, los problemas de visión son el resultado de lo que se denomina “síndrome clínicamente aislado” (SCA, por su abreviación), el cual, posteriormente, suele ser diagnosticado como EM. WebMD escribe: “Esto ocurre cuando el sistema inmunitario le dice erróneamente al cuerpo que ataque la mielina, la vaina protectora de las células nerviosas del cerebro y la columna vertebral”.

Healthline señala que estos problemas de visión pueden no aparecer de inmediato, sino producirse lentamente con el tiempo. Los pacientes también pueden notar dolor cuando miran en una determinada dirección.

4. Problemas de vejiga

La incontinencia y la urgencia urinaria pueden observarse a menudo en las primeras fases de la EM. Alrededor del 80% de los pacientes se quejan de la sensación constante de orinar, de la necesidad de orinar con más frecuencia y del insomnio (debido a la pérdida de control urinario). Estos problemas de vejiga se derivan de lesiones en el cerebro o en la médula espinal, las cuales pueden alterar el funcionamiento de la vejiga porque interfieren en la transmisión de señales entre el cerebro y la vejiga. Según Healthline, este síntoma suele ser fácil de controlar.

5. Espasmos musculares

La esclerosis múltiple suele provocar un dolor crónico que se origina en los músculos y articulaciones de las piernas y la espalda, causando rigidez, espasmos musculares involuntarios y movimientos espasmódicos embarazosos y dolorosos. Healthline cita un estudio realizado por la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple (National MS Society) que mostró que la mitad de los pacientes con EM experimentaban dolor crónico. “La rigidez muscular o los espasmos (“espasticidad”) también son comunes. Se puede experimentar rigidez muscular o articular, así como movimientos espasmódicos incontrolables y dolorosos de las extremidades”, dice Healthline. La fuente también señala que estos dolores y espasmos son más frecuentes en las piernas, pero también pueden producirse en la espalda. Los espasmos musculares también son un síntoma de la EM progresiva. Las personas con EM pueden experimentar “rigidez leve o espasmos fuertes y dolorosos”.

6. Mareo

La esclerosis múltiple también afecta la coordinación y el equilibrio, lo que provoca mareos, aturdimiento y vértigo con náuseas, si el enfermo intenta ponerse de pie demasiado repentinamente o levantarse rápidamente desde una posición sentada. Healthline afirma que un médico puede referirse a estos síntomas particulares como causantes de “problemas con la marcha”, lo que, básicamente, se refiere a la capacidad de una persona para caminar. Esto puede hacer que sea especialmente difícil moverse y mantener el equilibrio.

7. Depresión

La depresión grave suele estar relacionada con el dolor de la EM. La falta de control sobre el cuerpo y el dolor constante pueden provocar a menudo irritabilidad, cambios de humor y momentos de llanto y risa incontrolables (una condición conocida como efecto “pseudobulbar”). Al igual que ocurre con cualquier enfermedad crónica, puede ser muy difícil para los pacientes aceptar la realidad de sus síntomas físicos. También existe un elemento de miedo a lo desconocido. Además, la depresión puede derivarse del estrés que la EM provoca en las relaciones con la familia y los amigos.

WebMD también señala que la EM afecta las fibras nerviosas del cerebro, lo que puede “afectar sus emociones”. Otros factores que pueden afectar al estado de ánimo son los medicamentos utilizados para tratar la EM, tales como los corticosteroides.

8. Fatiga

La mayoría de los pacientes con EM también se quejan de la aparición repentina de fatiga, la cual suele empezar en las extremidades inferiores, y los deja completamente exhaustos. Este agotamiento empeora a medida que los nervios se deterioran gradualmente dentro de la médula espinal. Al igual que los problemas de vejiga, la fatiga afecta a cerca del 80% de los pacientes en las primeras fases de la EM. Los enfermos no solo suelen experimentar fatiga, sino que algunos padecerán fatiga crónica. “La fatiga crónica se produce cuando los nervios se deterioran en la columna vertebral. Normalmente, la fatiga aparece de repente y dura semanas antes de mejorar. Al principio, la debilidad suele notarse más en las piernas”, dice Healthline.

Algunos pacientes pueden notar que su fatiga es peor por las tardes y que afecta algo más que su estado mental. Ralentiza su pensamiento y hace que sus músculos se debiliten. A diferencia de las personas que no están afectadas por la EM, este tipo de fatiga no está relacionada con la cantidad de trabajo que se realiza en un día, ya que puede ocurrir incluso después de una noche completa de sueño.

9. Disfunción sexual

La falta -o la pérdida total- de excitación sexual, especialmente en el caso de los hombres con EM, se producirá debido a que la estimulación sexual se origina en el sistema nervioso central. La EM afecta las vías nerviosas directamente relacionadas con la función sexual saludable. También puede afectar a las mujeres (quienes suelen experimentar sequedad vaginal). Ambos sexos “serán menos receptivos al tacto, tendrán un menor deseo sexual o tendrán problemas para alcanzar el orgasmo”, dice WebMD.

10. Problemas del habla

Aunque nunca llega a ser tan grave como para afectar el intelecto del enfermo, o su capacidad para leer o entender una conversación, es probable que afecte su concentración y la velocidad con la que es capaz de procesar la información. Por ejemplo, puede tardar más en responder o hacer largas pausas entre palabras. También puede provocar un habla nasal o arrastrada. Según WebMD, en casos excepcionales (cuando los síntomas son especialmente graves), es difícil realizar las tareas cotidianas -pero esto es poco probable-. A medida que la enfermedad avanza, algunos pacientes pueden tener dificultades para tragar.

11. Sensaciones inusuales

Las personas con EM no sólo experimentan espasmos musculares y entumecimiento (lo que ya se ha explicado), sino que también pueden experimentar otras sensaciones inusuales como “escozor, ardor, punzadas o dolores desgarradores”. La Sociedad de Esclerosis Múltiple de Canadá (Multiple Sclerosis Society of Canada) afirma que la sensación más común es el entumecimiento, pero también pueden producirse las otras sensaciones enumeradas. Suele comenzar en una o varias extremidades, luego se extiende gradualmente por todo el cuerpo y aumenta su intensidad a medida que se extiende. Podría decirse que una de las sensaciones más inusuales es el llamado “abrazo de la EM”. Los pacientes que experimentan esta sensación sienten una opresión alrededor de la parte superior del vientre y las costillas. Los médicos la denominan “disestesia”.

12. Temblores

Además de estas sensaciones inusuales, la EM también suele provocar temblores. Según WebMD, esto ocurre en, aproximadamente, la mitad de las personas que padecen esta enfermedad. Estos temblores pueden variar en intensidad, desde pequeñas sacudidas hasta sacudones tan intensos que dificultan la realización de las tareas cotidianas.

13. Problemas cardíacos

Otro signo de alerta temprana de la esclerosis múltiple son los problemas cardíacos. Las personas que hacen ejercicio con regularidad pueden notar que se cansan al principio de su entrenamiento o, incluso, mientras hacen un breve calentamiento. Según WebMD, estos problemas cardíacos pueden causar fatiga y debilidad, así como problemas para controlar ciertas partes del cuerpo (como el pie o la pierna). Lo extraño es que los síntomas desaparecerán en cuanto la persona se ponga en reposo.

14. Disfunción intestinal

Como se ha comentado anteriormente, la EM puede causar problemas en la vejiga, ya que las lesiones en el cerebro interfieren en la transmisión de señales entre este y la vejiga. Del mismo modo, la EM también puede afectar los movimientos intestinales. La Sociedad de Esclerosis Múltiple de Canadá afirma que la forma más común de disfunción intestinal en los pacientes con EM es el estreñimiento, pero también puede incluir diarrea e incontinencia. La fuente continúa diciendo que el estreñimiento es otro resultado de una interrupción de las vías neurales.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X