Señales y síntomas tempranos del cáncer de ovario

El cáncer de ovario se conoce como el “asesino silencioso” porque los síntomas son a menudo tan sutiles que parecen simplemente rutinarios o molestias comunes. Sin embargo, la diferencia es que se presentan casi todos los días y no desaparecen. El problema es que, para cuando los síntomas se consideran un problema, el cáncer se ha extendido y ha avanzado demasiado como para tratarlo con eficacia.

Sólo el 20% de los casos de cáncer de ovario se detectan con la antelación necesaria como para tratar la enfermedad. He aquí nuestra contribución para dar a conocer las 15 señales de alerta temprana de este asesino silencioso de mujeres…

Dolor abdominal

El dolor en la zona pélvica o en el vientre (abdomen) que se siente de forma muy diferente a la indigestión normal o a los problemas menstruales (es decir, calambres) puede ser un indicio de cáncer de ovario. La mayoría de las pacientes se quejan de un dolor abdominal que persiste durante más de dos semanas y que no está asociado a su periodo menstrual, a la diarrea o a la gripe estomacal.

Indigestión

La indigestión persistente, los gases, las náuseas u otros problemas gastrointestinales (como la acidez) son bastante comunes y persistentes con el cáncer de ovario.

Pérdida de apetito

Se sabe que el cáncer de ovario provoca una pérdida brusca de apetito que, normalmente, no es una condición habitual de la persona afectada. Esto se debe a que el cáncer afecta el metabolismo, es decir, la transformación de los alimentos en energía que nutre al cuerpo.

Hinchazón

La hinchazón frecuente o el dolor por gases en el abdomen o la pelvis, que no desaparece, es otro síntoma de cáncer de ovario. Por ejemplo, si el abdomen se hincha tanto que la ropa le queda apretada en la cintura de repente sin haber hecho dieta ni cambios en la actividad, puede ser motivo para visitar al médico.

Frecuencia urinaria

Los problemas urinarios, como las ganas repentinas de orinar o el hecho de orinar con más frecuencia de lo habitual, pueden ser signos de cáncer de ovario. Esto puede incluir episodios de incontinencia (pérdida total del control de la vejiga, antes de poder ir al baño) que empeoran gradualmente a lo largo de unas semanas.

Saciedad rápida

En los estadios más avanzados del cáncer de ovario, el propio tumor canceroso puede asentarse en la superficie del estómago, en el epiplón (el pliegue de la cavidad abdominal que conecta el estómago con otros órganos) o en los intestinos, lo que hace que la paciente se sienta llena muy rápidamente cuando ingiere alimentos (una condición conocida como “saciedad temprana”).

Alternancia de estreñimiento y diarrea

Los cambios en los hábitos intestinales, como el estreñimiento y la diarrea, suelen ir de la mano del cáncer de ovario. Esto ocurre cuando un tumor de ovario se hincha y ejerce presión sobre el estómago, el intestino y la vejiga.

Dolor de espalda

Un dolor sordo y persistente en la parte baja de la espalda es un signo común del cáncer de ovario. Muchas mujeres equiparan esta sensación con el dolor de parto.

Pérdida de peso repentina

Adelgazar tres o más kilos sin ayuda de dietas o ejercicios es una señal común de advertencia en las mujeres con cáncer de ovario. Aunque alguien pueda considerarlo como un suceso bienvenido, esta pérdida de peso rápida e inexplicable debe ser comunicada a su médico inmediatamente.

Sangrado vaginal

Un signo de alerta temprana menos conocido, y que sólo se ha observado en aproximadamente una cuarta parte de las mujeres con cáncer de ovario, es el manchado o el sangrado vaginal fuera del ciclo menstrual regular. Otras anomalías vaginales pueden ser la aparición repentina de llagas o ampollas en la zona vaginal, cambios en el color de la piel o flujo espeso.

Dificultad para respirar

Las mujeres con cáncer de ovario también pueden experimentar dificultad para respirar, también conocida como falta de aliento. Por desgracia, este síntoma sólo suele aparecer en las últimas fases de la enfermedad, después de que el cáncer se ha extendido (metastatizado). A medida que los tumores aumentan de tamaño, pueden presionar los pulmones, dificultando la respiración.

El cáncer también puede provocar una acumulación de líquido, conocida como ascitis. Este líquido se acumula en el abdomen y ejerce presión sobre los órganos y músculos circundantes, incluido el diafragma (el músculo que abre los pulmones y permite la entrada de aire), lo que provoca dificultades para respirar.

Dolor durante el coito

Otro indicio temprano de cáncer de ovario es el dolor durante el coito, denominado médicamente dispareunia. VeryWell  Health indica que: “Este dolor suele sentirse en un lado más que en el otro, pero puede ser generalizado”.

La fuente añade que el dolor puede ser similar al que se experimenta con los calambres menstruales, y puede “comenzar con el coito y continuar durante algún tiempo después”. Sin embargo, la dispareunia es un síntoma que también puede producirse con otras afecciones, por lo que es importante que un médico la examine para determinar la causa exacta.

Fatiga

Dado que la fatiga puede ser el resultado de una amplia gama de factores (desde el exceso de trabajo hasta el estrés excesivo) es una señal de advertencia del cáncer de ovario que suele ser obviada fácilmente. Pero si ha intentado descansar más y sigue sin poder deshacerse de esa sensación, es importante que se lo comunique a su médico.

Sin embargo, este cansancio no suele aparecer aisladamente. Así que preste atención a si su cansancio o falta de energía se produce junto a otros síntomas mencionados en esta lista, tales como el dolor abdominal persistente, la indigestión y la hinchazón.

Irregularidades menstruales

El sangrado vaginal fuera del ciclo menstrual regular no es el único tipo de irregularidad menstrual que puede darse en las mujeres con cáncer de ovario. Por ejemplo, el Cancer Treatment Centers of America señala que: “[Puede experimentar] dolor poco antes, o después, del comienzo de la menstruación”.

Los tumores en los ovarios también pueden provocar la ausencia de la menstruación por completo, a veces durante varios meses seguidos. Pero, al igual que ocurre con la fatiga, la ausencia de la menstruación por sí sola no es necesariamente indicativa de cáncer de ovario. No obstante, si tiene ciclos menstruales irregulares junto con otros síntomas enumerados aquí, asegúrese de concertar una cita con su médico.

Dermatomiositis

Aunque es menos frecuente, las mujeres con cáncer de ovario pueden desarrollar dermatomiositis, una rara enfermedad inflamatoria. La dermatomiositis tiene dos síntomas característicos, el primero de los cuales son los cambios en la piel, concretamente una erupción de color violeta o rojo que aparece “con mayor frecuencia en la cara y los párpados y en los nudillos, los codos, las rodillas, el pecho y la espalda”, de acuerdo con la Clínica Mayo.

El segundo síntoma es la debilidad muscular en zonas como las caderas, los hombros y el cuello, la que tiende a empeorar con el tiempo. Aunque la dermatomiositis suele preceder al diagnóstico de cáncer de ovario, la fuente indica que en algunos casos puede desarrollarse después.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X