Hijos ESP

¡Las 10 peores cenas con las que alimentar a sus hijos!

Alimentar a sus hijos con comidas nutritivas y que a la vez sean rápidas puede ser misión imposible. Acaba de regresar del trabajo y tiene que llevarlos a sus actividades deportivos con tan sólo una breve pausa para comer. Puede ser fácil darles tan sólo comida rápida durante el camino a sus actividades extracurriculares.

Los niños también pueden ser extremadamente exigentes con lo que comen para la cena. Este es en particular un tema para los niños pequeños. Sus papilas gustativas son extremadamente sensibles y muchos sabores agradables para adultos no son aceptables. Los niños también pueden temer probar cosas nuevas, ya que son diferentes a sus comidas habituales.

Los sabores grasos y salados de las comidas rápidas son muy populares en los niños. Desafortunadamente algunos de sus platos favoritos pueden ser los más perjudiciales. Los expertos en alimentos señalan estas 10 peores opciones para la cena…

1. Pollo frito

El pollo frito es un plato muy popular de comida para llevar. Los restaurantes anuncian que el pollo se cocina a fuego alto, y se impide así que el aceite se absorba por completo. Esto puede ser cierto para la carne del pollo, pero consideren el rebozado que absorbe toda la grasa en su lugar. A los niños les encanta la capa crujiente del pollo, pero los nutricionistas recomiendan hornearlo para obtener una capa sin toda la grasa. También debe tener cuidado con la salsa que comúnmente se sirve como acompañante del pollo frito.

2. Perritos calientes

Los perritos calientes son una de las comidas favoritas de los niños. Sus hijos pueden comerlos con las manos y usted puede hacer formas de arañas con las salchichas hervidas. Sin embargo, los expertos en alimentos señalan que los perros calientes suelen contener altos niveles de nitratos, los cuales ayudan a conservar la carne. Los embutidos contienen este compuesto, incluso la tocineta (bacon) y las carnes frías. Las variedades libres de nitrato utilizan alternativas de nitrato provenientes de vegetales procesados, que aún así son poco saludables. En cambio, opte por salchichas que no sean precocidas y revise el paquete para asegurarse de que estén libres de nitrato o sino ¡cómprelos en una carnicería de confianza!

3. Pizza a domicilio

Una pizza a domicilio puede descarrilar una semana entera de una alimentación saludable. Cada pedazo está lleno de grasa y calorías. En cambio, prepare su propia pizza casera y saludable con panes de pita integrales o panecillos ingleses como masa. Deje que sus hijos rellenen sus propias pizzas con queso bajo en grasa, salsa de tomate con bajo contenido de sodio y más verduras como pimientos frescos, champiñones y tomates.

4. Comida rápida

Recoger la comida rápida luego de un largo día de trabajo puede ser conveniente, pero bastante perjudicial. Sus hijos pueden pedirla, pero no les hará nada bien a sus cuerpos. La mayoría de las hamburguesas de comida rápida contiene calorías vacías y altas cantidades de grasa y sal. Pueden anunciar rebanadas de manzana en lugar de papas a la francesa, pero la salsa de caramelo como acompañante está aún más cargada de azúcar. Si está afanado después del trabajo, trate de hacer una comida de olla a fuego lento. ¡Organícela en la mañana para tener la cena preparada cuando llegue a casa!

5. Queso

Los sándwiches de queso a la parrilla pueden ser una pesadilla grasosa para la cena si están hechos de pan blanco con lonchas de queso procesado. Es totalmente posible hacerlos saludables, pero el pan y el relleno deben cambiar. En lugar de queso rebanado, agregue cheddar bajo en grasa, tomate fresco, y rodajas de pechuga de pollo magro. Poco queso y de un corte sin procesar. En lugar de pan blanco refinado, opte por uno de trigo o centeno. Finalmente, utilice solamente una rociada de mantequilla o, mejor aún, no la utilice y lleve al horno tostador. Esto puede disminuir algunas de las calorías y grasas ocultas.

6. Fetuccini Alfredo

El fetuccini Alfredo es una deliciosa comida, pero puede ser perversamente perjudicial. La salsa cremosa a menudo está llena de grasa y calorías provenientes de la crema de leche, de la mantequilla y del exceso de queso utilizado para dar sabor. Sin duda puede hacer un plato de pasta saludable, pero no utilice salsas cremosas. Opte mejor por una salsa de tomate fresco y muchas verduras picadas. Busque pasta de trigo integral en lugar de pasta blanca para aumentar el contenido de fibra.

7. Dedos de pescado

Puede ser difícil lograr que los niños coman pescado. Tiene un sabor más fuerte y una textura extraña. Los dedos de pescado son una popular cena para los niños por su forma divertida y su agradable y suave sabor. Incluso si sabe a pescado, la salsa de tomate puede enmascarar el sabor. Los dedos de pescado contienen peces demasiado pequeños y están demasiado rebozados. Las salsas también están cargadas de azúcar. Intente en su lugar, freír un pescado suave como la tilapia, cúbralo con un grano entero y hornéelo.

8. Croquetas de pollo

Puede ser difícil encontrar a un niño al que no le gusten las croquetas de pollo. Sus formas divertidas las hace fáciles de remojar en salsas y pueden comerse con los dedos. Las croquetas de pollo son fabricadas con los cortes de pollo, tales como los huesos, los órganos y la grasa y se convierten así en una mezcla rosa para luego formar las croquetas. En su lugar, sirva a sus hijos filetes de pollo sin aditivos. Y elija cuidadosamente las salsas al utilizar salsa barbacoa real o salsa fresca.

9. Comidas congeladas

Las cenas congeladas son populares por el ahorro de tiempo en la noche. Suelen estar repletas de calorías, pero las modernas cenas congeladas suelen ser bajas en calorías y altas en contenido de sal. Los niños sólo deberían estar consumiendo entre 1000-1500 miligramos de sal por día. Una cena congelada puede contener el doble de esta cantidad. En lugar de comprar comida congelada, prepare sus propias comidas congeladas. Puede hacer porciones de alimentos precocinados como chili, carne para tacos y estofado. Deje descongelar durante la noche o en el microondas para una comida rápida.

10. Cazuela de atún

La cazuela de atún es una comida clásica nocturna de la semana. ¡Parece saludable! Después de todo, ¡el atún es un pez sano! Desafortunadamente son el exceso de queso, crema y mantequilla los que hacen que este plato sea un poco menos saludable. Sin embargo, sin duda puede preparar una cazuela saludable para las cenas de lunes a viernes. Prepare la salsa de queso con leche descremada y queso bajo en grasa o utilice crema de champiñones baja en sodio y calorías y agregue una variedad de verduras frescas o congeladas junto con el atún.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X