Las peores cenas para alimentar a sus hijos

Alimentar a sus hijos con cenas rápidas y nutritivas puede ser imposible. Usted acaba de volver de trabajar todo el día y ahora tiene que prepararlos para los deportes extraescolares, los pasatiempos o los clubes a los que pertenecen, con sólo un breve descanso para comer. La lucha es real y muchos padres la sienten. Sabemos que la mayoría de las veces es más fácil ceder y darles comida rápida, lo cual está bien de vez en cuando, pero no querríamos adquirir ese hábito de forma regular.

Los padres no sólo sufren de falta de tiempo, sino que la mayoría de los niños son muy quisquillosos con la comida. Este es un problema especialmente notorio con los niños pequeños. Sus papilas gustativas son extremadamente sensibles y muchos de los sabores de los adultos no les resultan apetecibles. Los niños también pueden tener miedo de probar cosas nuevas porque son diferentes a sus comidas normales. Los sabores grasos y salados de la comida rápida son lo que más les apetecen porque es lo que contienen la mayoría de los alimentos infantiles, como las pepitas de pollo, las “cajitas felices” o los macarrones con queso. Por desgracia, también son los más insalubres. Los expertos en alimentación advierten a los padres que desconfíen de las siguientes 13 peores opciones para cenar…

Pollo frito

El pollo frito es un plato muy popular en las cenas para llevar. Los restaurantes anuncian que el pollo se cocina a fuego alto, lo que impide que el aceite se absorba por completo. Esto puede ser cierto para la carne de pollo, pero considere que -en su lugar- el rebozado absorbe toda la grasa. A los niños les encanta el crujido del rebozado del pollo, pero los nutricionistas recomiendan hornearlo para mantener el crujido al tiempo que se evita la grasa. También hay que tener cuidado con la salsa que se suele servir junto al pollo frito para llevar.

Perros calientes

Los perros calientes son uno de los favoritos de la infancia, sobre todo en verano, cuando las barbacoas familiares abundan. Los niños pueden comerlos fácilmente con las manos, se pueden asar en una hoguera para divertirse por la noche y, básicamente, no requieren preparación. ¿Qué parte puede no gustarle? Bueno, los expertos en alimentación señalan que los perros calientes suelen contener altos niveles de nitratos, los cuales se agregan para ayudar a conservar la carne.

Todos los embutidos contienen este compuesto, incluidos el tocino y los fiambres. Las variedades sin nitrato utilizan alternativas vegetales procesadas con nitrato, que siguen siendo poco saludables. En su lugar, opte por embutidos que no estén precocinados e inspeccione el paquete para asegurarse de que no contienen nitratos ¡o cómprelos en una carnicería saludable!

Pizza a domicilio

La pizza a domicilio -un producto básico del fin de semana- puede echar por tierra toda una semana de alimentación saludable. Cada trozo está repleto de calorías y grasa: “Si se ha preparado fuera de casa, es probable que tenga más grasa y sal que cualquier cosa que usted cocine”, dice el Dr. Ari Brown, pediatra de Austin, Texas, que habló con Mom.me. “Y si es más de una vez a la semana, se convierte en un problema serio. Definitivamente no quiere que sea un alimento básico diario”.

En su lugar, prepare su propia pizza casera y saludable utilizando como corteza panes de pita integrales individuales o panecillos ingleses. Cubra las pizzas para niños con queso bajo en grasa, salsa de tomate baja en sodio y verduras adicionales como pimientos, champiñones y tomates frescos.

Comida rápida

Coger comida rápida después de un largo día de trabajo puede ser cómodo, pero poco saludable. Puede que sus hijos le pidan este capricho, pero no les hará ningún bien a sus cuerpos cediendo a esta petición.

La mayoría de las hamburgueserías de comida rápida sirven calorías vacías y altas cantidades de grasa y sal con las “cajitas felices”. Puede que anuncien rodajas de manzana en lugar de patatas fritas, pero la salsa de caramelo que las acompaña sigue estando cargada de azúcar. Si tiene prisa después del trabajo, pruebe a hacer una comida de cocción lenta. Prepárale por la mañana para tener la cena ya preparada cuando llegue a casa.

Sándwich de queso fundido

El sándwich de queso fundido puede ser una pesadilla de grasa para la cena si se hace en pan blanco con lonchas de queso procesado. Es completamente posible hacer un sándwich de queso a la plancha saludable, pero el pan y el relleno tienen que cambiar.

En lugar de queso en lonchas, añada queso cheddar bajo en grasa, tomate fresco y pechuga de pollo magra en lonchas. No se pase con el queso y córtelo de un bloque no procesado. En lugar de pan blanco refinado, opte por uno integral o de centeno. Por último, utilice sólo una ligera capa de mantequilla en el exterior del pan -o no use mantequilla en lo absoluto- y cocine el sándwich en el horno tostador. Esto puede reducir algunas de las calorías y grasas ocultas.

Fettuccine Alfredo

Los fideos Alfredo son una comida deliciosa, pero pueden ser muy poco saludables. La salsa cremosa suele estar repleta de grasas y calorías procedentes de la crema espesa, la mantequilla y las pilas de queso que se añaden para darle sabor.

Puede preparar un plato de pasta saludable, pero deje de lado las salsas cremosas. En su lugar, opte por una salsa de tomate fresca y abundante para incorporar las verduras picadas de forma discreta. Busque pasta integral en lugar de pasta blanca para aumentar el contenido de fibra.

Palitos de pescado

Puede ser difícil conseguir que los niños coman pescado. Tiene un sabor más fuerte y una textura extraña. Los palitos de pescado son una cena infantil muy popular, ya que su divertida forma y su suave sabor son agradables.

Aunque tengan sabor a pescado, el ketchup y las salsas pueden enmascararlo. Los palitos de pescado contienen muy poco pescado y tienen demasiado rebozo. Las salsas también están repletas de azúcar. Pruebe a freír un pescado suave, como la tilapia, y a rebozarlo en una costra integral horneada.

Pepitas de pollo

Es difícil encontrar un niño que no adore las pepitas de pollo (chicken nuggets); ¡incluso a mí me gustan como adulto! Para los niños, vienen en formas y tamaños divertidos, lo que hace que sean fáciles de mojar en salsas y comer con los dedos. También son muy populares en los menús infantiles de los restaurantes y locales de comida rápida. Sin embargo, las pepitas de pollo suelen estar hechas con recortes de pollo, como los huesos, los órganos y la grasa, mezclados en una papilla rosa y luego formados en forma de pepitas.

LiveStrong también señala que “las pepitas de las cadenas populares de comida rápida a menudo contienen 20 o más ingredientes y se fríen en aceites con aditivos como el dimetilpolisiloxano (un agente antiespumante)”. Cuando nuestra comida viene ya preparada y en una caja es fácil olvidar cómo llegó a ser así, pero una vez que nos enteramos de la verdad, es difícil mirarlas de la misma manera, y mucho menos permitir que nuestros hijos las coman en lugar de una comida nutritiva. Para que sean un poco más sanas, intente comprar los auténticos filetes de pollo hechos con carne de pechuga sin aditivos. Además, escoja con cuidado las salsas para mojar, utilizando salsa barbacoa de verdad o salsa fresca.

Cazuela de atún

La cazuela de atún es una comida clásica de la semana y ¡suena saludable! Después de todo, ¡el atún es un pescado saludable! Men’s Journal explica que es una proteína magra con muchas grasas saludables, vitaminas y minerales, así que ¿por qué no se lo daríamos a nuestros hijos? Desgraciadamente, es el exceso de queso, sopa de crema y mantequilla en este plato lo que lo convierte de saludable a insalubre. Además, muchos expertos en alimentación también advierten a los padres que desconfíen del atún y que sólo lo disfruten de vez en cuando porque puede tener un alto contenido en mercurio: “Los pescados con alto contenido en mercurio pueden afectar al sistema nervioso de los niños pequeños”, dice Joan Salge Blake, RD, profesora de Ciencias de la Salud de la Universidad de Boston , en comentario a Men’s Journal.

Sin embargo, sí puede hacer una cazuela saludable de manera más sencilla para las cenas de la semana. Haga la salsa de queso con leche descremada y queso ligero, o utilice crema de champiñones baja en calorías y sodio, y añada una variedad de verduras frescas o congeladas junto con el atún.

Cena congelada

Las cenas congeladas pueden parecer la mejor opción para los padres ocupados que hacen malabares con el trabajo, las actividades escolares, los deberes, las reuniones de juego de los niños, etc., pero son muy poco saludables. Si nos detenemos a pensar en ello, no sólo parece extraño que se pueda comer una comida completa en aproximadamente 2 minutos, sino que -admitámoslo- no hay forma de que una comida preparada de esa manera tenga algún valor nutricional. ¿Y qué sentido tiene comer si no obtenemos ningún nutriente de ello? Cuando lo hacemos, sólo estamos calmando el hambre durante un corto periodo de tiempo porque todo lo que estamos comiendo son calorías y grasa, pero no estamos proporcionando a nuestro cuerpo el combustible que se supone que son los alimentos.

Lo peor de estos alimentos es que, al igual que muchos otros de esta lista, carecen de nutrientes y contienen una gran cantidad de sal. “Los alimentos procesados son en general menos saludables. Suelen contener más sal o grasa que los alimentos que prepara usted mismo, así que haga el esfuerzo de preparar la comida para sus hijos en casa”, dice el Dr. Ari Brown, pediatra de Austin, Texas, en charla con Mom.me.

Pasta envasada

Los macarrones con queso son casi un elemento básico de cualquier infancia. Yo los comía a todas horas cuando era niño. Por desgracia, también son uno de los peores alimentos para un niño en crecimiento. Otras pastas envasadas, como los espaguetis enlatados y los fideos ramen, también se encuentran entre los peores alimentos para alimentar a nuestros hijos. Esto se debe a su contenido de sodio. LiveStrong informa que las pastas envasadas pueden tener más sodio en una porción que lo que un niño debería comer en todo un día.

Lo peor de estas comidas es la pasta blanca que está hecha de harina enriquecida. La pasta blanca es lo mismo que el pan blanco o el arroz blanco, ha sido despojada de todos sus nutrientes y fibra. Entendemos que a muchos niños no les gusta comer el mismo tipo de cenas saludables que un adulto, así que la pasta es una opción fácil. En este caso, le aconsejamos que haga su propia pasta con fideos integrales. Prepare una gran tanda de fideos durante un tiempo libre en el fin de semana, luego recaliéntela y utilícela durante la semana para una comida rápida y fácil.

Carne procesada

La carne procesada no es buena para nadie, así que ¿por qué habríamos de dársela a nuestros hijos en crecimiento? Hay muchos problemas con el consumo de alimentos procesados, pero el mayor problema con carnes como las salchichas y los embutidos son los carcinógenos, dice la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud.

Los estudios revisados por la agencia mostraron una relación entre el cáncer colorrectal y la carne procesada. Las investigaciones muestran que comer un perro caliente al día podría aumentar el riesgo de cáncer en un 18%. “Deberíamos limitar el consumo de carne roja y procesada para ayudar a reducir el riesgo de cáncer de colon y, posiblemente, de otros tipos de cáncer”, afirma Colleen Doyle, MS, RD, directora general de nutrición y actividad física de la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society), en una declaración pública. Ahora bien, esto no significa que tengamos que eliminar este alimento por completo -porque sabemos que eso no es práctico-, pero deberíamos limitar su ingesta a ocasiones esporádicas.

Aderezos en salsa

Vale, esto no es una comida en sí misma, pero pensamos en incluirla en esta lista porque suele acompañar a nuestros alimentos de la cena. Las salsas para aderezar son útiles para los niños porque no siempre les gusta el sabor de los alimentos saludables por sí solos, especialmente las verduras. El problema es que al incluirlas en una comida sólo añaden más calorías y grasas, lo que hace que una comida que antes era saludable deje de serlo, o que una comida poco saludable desde el inicio sea aún peor. “Con alimentos como los bastoncillos de pollo y las hamburguesas que tienen buen sabor de por sí, no hay necesidad de acostumbrar a los niños a añadir salsas adicionales”, dice Wesley Delbridge, RD (una representante de la Academia de Nutrición y Dietética que se especializa en nutrición infantil), en conversación con Men’s Journal. “Los condimentos pueden añadir cientos de calorías y grasa extra a una comida”.

Si no puede prescindir de la salsa, intente ofrecerles una pequeña porción para que la racionen a lo largo de la comida en lugar de darles acceso a una botella entera de ketchup. Para cosas como el aderezo ranchero, Men’s Journal aconseja utilizar yogur griego mezclado con condimentos.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X