Salud ESP

Toda la verdad acerca de la salud y la estatura en las mujeres

Aunque no lo crea, la estatura de una mujer puede revelarnos muchísimo acerca de su estado de salud. Señoritas, ya sea porque midan dos metros o que apenas superen el metro cincuenta, su estatura puede darnos muchísima información sobre su bienestar general. ¡Siga leyendo!

1. Cáncer de mama en mujeres altas

Según una investigación llevada a cabo por la Universidad de Oxford, mientras más alta sea la mujer, más riesgos tendrá de padecer cáncer de mama a lo largo de su vida. Los investigadores han descubierto que cada 10 centímetros adicionales en la estatura, las probabilidades de desarrollar la enfermedad se elevan un 16%.

Los científicos especulan con que esto se debe al incremento en el flujo de hormonas femeninas. En conclusión, los investigadores de Oxford revelaron que las mujeres con mayor cantidad de estrógeno en su organismo son, en promedio, un 28% más propensas a sufrir esta afección.

2. A menor estatura, mayor desgaste óseo

Una investigación llevada a cabo por el centro médico Cleveland Clinic ha demostrado que las mujeres de baja estatura o con huesos pequeños son más propensas a padecer osteoporosis. Lo curioso es que sucede algo similar con los hombres menudos.

El grupo de expertos de Cleveland Clinic asegura que tanto la estructura ósea como el peso corporal juegan un rol clave en el porcentaje de deterioro de los huesos. En conclusión, aquellos con contextura física pequeña tienden a perder densidad ósea mucho más rápido que los más corpulentos.

3. Demencia en mujeres bajas

Un estudio llevado a cabo por la University College de Londres, Inglaterra, asegura que las mujeres de baja estatura son más vulnerables a sufrir enfermedades cerebrales que, con el tiempo, generen deterioro cognitivo.

El doctor David Batty, el encargado de dirigir el estudio, señaló que las personas de sexo femenino de menos de 1,50 de estatura tienden a desarrollar problemas de salud tales como desnutrición y estrés psicosocial, que deterioran sus funciones mentales y hasta pueden derivar en demencia en las etapas más avanzadas de sus vidas.

4. A menor estatura, mayor expectativa de vida

Una investigación llevada a cabo por la Escuela de Medicina Albert Einstein, que pertenece a la Universidad Yeshiva en Nueva York, asegura que los individuos de baja estatura poseen un gen que está vinculado con la longevidad.

Este estudio realizado en el año 2006 con el aval del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento examinó qué tipo de papel juega la genética en los seres humanos longevos y en su descendencia y descubrió que existen distintos marcadores biológicos que ayudan a predeterminar la expectativa de vida de las personas. Los investigadores han detectado un nuevo polimorfismo del gen IGF- 1 en el factor de crecimiento insulínico en la mayoría de las mujeres de menor altura. Este gen está íntimamente relacionado con la longevidad.

5. A mayor estatura, más salud cardiovascular

Resulta que mientras más alta sea una persona, más sano estará su corazón. Un estudio publicado en la revista New England Journal of Medicine asegura que las mujeres de más de 1,70 m exhiben un 28% menos de riesgos de desarrollar enfermedades cardiovasculares en comparación con las de menor estatura.

Esta investigación de origen británico explica que, aproximadamente, cada 6 centímetros adicionales, los riesgos disminuyen un 14%. Además, las mujeres más bajas están más predispuestas a tener niveles de colesterol LDL (dañino) altos.

6. La verdad sobre el cáncer

Un artículo publicado en la revista Cancer Epidemoiology, Biomarkers and Prevention revela que existe un vínculo entre la altura de las 20.928 mujeres investigadas y sus riesgos de desarrollar cáncer.

Los expertos que se encargaron de examinar los historiales clínicos de las pacientes descubrieron que mientras mayor estatura tenían, más propensas eran a sufrir cáncer en las glándulas tiroides, colon, ovarios, mamas, riñones, melanoma, recto y endometrio. De hecho, cada 10 centímetros adicionales, las probabilidades de padecer la enfermedad aumentan entre 13 y 29 por ciento.

Share This Article

X