Sistema Nervioso ESP

Su cerebro y el exceso de comida chatarra…

Muchos prefieren la comida chatarra por tres simples razones — es rápida, es deliciosa y, dentro de todo, resulta bastante accesible. Estos beneficios suelen ponerse por encima de todos los efectos negativos que tiene en su salud física (como el exceso de grasa, de colesterol, de azúcar y de sodio) y que pueden derivar en deficiencias nutricionales importantes y en el aumento excesivo de peso. No obstante, más allá de las consecuencias físicas, la comida rápida deteriora la salud mental y el desarrollo cognitivo…

1. Depresión y adicción

Un grupo de investigadores canadienses de la Universidad de Montreal en Quebec descubrieron que las dietas altas en azúcares y en grasas elevan los riesgos de sufrir depresión. Después de alimentar a ratones con productos llenos de grasas dañinas (58% de las calorías obtenidas de ellas) y de azúcar durante seis semanas, los expertos notaron que los roedores incrementaban sus niveles de ansiedad cuando se les retiraba la comida.

En otro experimento se alimentó a los roedores con alimentos saludables (apenas 11% de las calorías obtenidas de grasas). Los científicos concluyeron que un plan alimenticio repleto de comida grasosa y llena de azúcares altera la actividad química del cerebro —en especial, eleva significativamente los niveles de corticosterona (una hormona involucrada en la respuesta al estrés) y de CREB (una proteína que fomenta sentimientos y comportamientos adictivos).

2. Hiperactividad y ansiedad

El debate acerca de cómo impacta el azúcar en los niveles de ansiedad y en la hiperactividad continúa abierto. No obstante, un estudio publicado en la revista Clinical Pediatrics estableció que aquellos niños que consumen una gran cantidad de alimentos repletos de colorantes artificiales y de conservantes (por ejemplo, el benzoato sódico) son más propensos a la hiperactividad. La misma investigación publicada en 2012 por los National Institutes of Health detectó que en una muestra de 800 niños hiperactivos 150 se mostraban menos irritables, dormían mejor y estaban más tranquilos cuando estos componentes se eliminaban de sus dietas.

Investigación adicional publicada en la revista Psychology Today asegura que los planes alimenticios que carecen de ácidos grasos omega 3 y que exceden las cantidades de carbohidratos refinados alteraban los niveles de ansiedad. El estudio, conducido por la Dra. Emily Deans, una psiquiatra certificada de Massachusetts, descubrió que las variaciones en la glucosa en sangre (conocidos como episodios hipoglucémicos) elevaban los niveles de fatiga y fomentaban los cambios de humor y la ansiedad.

3. Más azúcar = más atracones de comida

El Scripps Research Institute, un centro de investigación biomédica sin fines de lucro de origen estadounidense, estudió los hábitos alimenticios de un grupo de ratas de laboratorio a las que se les dio comida chatarra en grandes cantidades. Los científicos compararon los atracones de comida de los animales con la adicción a narcóticos como la morfina o la cocaína.

Un estudio muy parecido llevado a cabo en Londres, con colaboración de la Connecticut College, descubrió que los cerebros de los roedores exhibían tasas más elevadas de activación de centros de placer (como el núcleo accumbens, el septum pellucidium y el hipotálamo) después de consumir galletas rellenas de crema que al ingerir drogas recreacionales.

4. Opaca el entretenimiento creativo

Un grupo de investigadores de la Universidad de Toronto, en Ontario, Canadá, descubrió que la forma más eficiente de fomentar nuestro lado creativo es dejar de lado la comida rápida. Cuando un estudio monitoreó la influencia de los logotipos de restaurantes de comida rápida en las preferencias artísticas de los individuos, se comprobó que los participantes buscaban gratificación instantánea en las experiencias en lugar de apreciar otros factores como la música, la fotografía y el arte.

Los expertos llegaron a la conclusión de que la exposición de las personas a las publicidades de comida rápida y a logotipos de restaurantes bloqueaban la habilidad de aprovechar sensaciones placenteras. A los individuos que contribuyeron en la investigación se les dio dos opciones, podían recibir una cantidad de dinero determinada de inmediato o se les daba la posibilidad de aumentar la recompensa monetaria al cabo de una semana — el 40% eligió la recompensa instantánea.

5. Interfiere en el éxito académico

Un plan alimenticio repleto de comida chatarra contiene altos porcentajes de grasas dañinas de tipo trans y, por lo general, carece de ácidos grasos esenciales como el omega 3 y el omega 6. Un estudio llevado a cabo en Australia y publicado por la Universidad de California, en Los Ángeles, asegura que este es un gran problema si quiere que sus hijos sobresalgan en la escuela, especialmente en áreas como ortografía, lectura y comportamiento.

La investigación monitoreó el desempeño escolar de un grupo de 396 pequeños de entre 6 y 12 años de edad. Una mitad de los participantes recibió un suplemento de omega 3 y a la otra sólo se le administró un placebo. Al cabo de 6 meses, se llegó a la conclusión de que aquellos que ingirieron la bebida nutritiva obtuvieron mejores resultados en una serie de pruebas de memoria y de inteligencia verbal que el resto.

6. Comercializa el hambre voraz

¿Alguna vez se puso a pensar de dónde salieron los arcos dorados y el fondo rojo del logotipo de Mc Donald’s? No debería sorprenderle que haya habido estudios de marketing complejos detrás de todo esto — ciertos estudios han revelado que el rojo y el amarillo fomentan los antojos y el hambre voraz.

Un artículo científico publicado en la revista Psychology Today explica que “[Así como] Pavlov logró hacer salivar a un perro con el simple sonido de una campana, Mc Donald’s despierta su apetito mediante la liberación de dopamina cada vez que ve su anuncio publicitario [o que ve su logotipo].” Parece que esta exposición constante a elementos asociados con la marca crea una reacción cognitiva fortísima: arcos dorados = cajita feliz. Esto significa que al enfrentarse a algo que esté asociado con su restaurante de comida rápida favorito, un estímulo de dopamina se activa como precursor del placer y la recompensa que vendrán después.

X