Bienestar ESP

Siete maneras de levantarse fresco y radiante por la mañana

¡¿Está harto de despertarse agotado?! No se preocupe, no es el único. Muchas veces nos levantamos exhaustos, a pesar de haber dormido entre siete y ocho horas. Lo peor de todo es que por más que el sueño se apodere de nosotros, no podemos quedarnos en la cama, ya que debemos cumplir con miles de obligaciones a lo largo del día.

Por si no lo sabía, ciertos hábitos deterioran la calidad del descanso nocturno y nos impiden comenzar el día frescos y radiantes. A continuación, le presentamos siete ajustes en su estilo de vida que lo ayudarán a comenzar la jornada lleno de energía…

1. No se acueste estresado

Esto es mucho más que un simple mito; de hecho, hay evidencia científica que lo avala. Un artículo publicado en la revista Time en 2014 asegura que irse a dormir enojado o tensionado potencia todas las emociones negativas que experimentamos durante el día.

Un grupo de expertos en neurociencia de la Universidad de Massachusetts confirma que los sentimientos de angustia e ira provocan insomnio, debido a que el cerebro, a modo de mecanismo de defensa, está configurado para mantenerse alerta ante un evento desafortunado. Según los investigadores, dormirse enfadado sólo hace que sus preocupaciones regresen con mayor intensidad apenas abra los ojos en la mañana.

2. Nada de café después del almuerzo

Beber café es el pasatiempo favorito de los estadounidenses por excelencia. Si no me cree, pregúnteles a los que beben hasta 10 tazas al día. No es casual que la cantidad de pacientes con insomnio en los Estados Unidos sea cada vez mayor.

La National Sleep Foundation en Virginia afirma que la cafeína es la droga más consumida del mundo y, para su sorpresa, no sólo está presente en el café— también es un ingrediente clave en barras de chocolate y en gaseosas. Este alcaloide se encarga de bloquear los químicos que inducen el sueño durante el día y, lo peor de todo, según explican los expertos de la clínica, es que sus efectos se prolongan varias horas después de haber ingresado al organismo. Como si esto fuera poco, es una sustancia sumamente adictiva y causa otras molestias como dolor de cabeza o fatiga.

3. Vacíe su vejiga antes de dormir

Puede que haya estado sumido en un sueño tan profundo, que ni se percató de esa visita exprés al baño a las 3 a.m. O quizás se despertó en plena madrugada con ganas de orinar y se las aguantó con tal de no salir de su cama. Para evitar este tipo de interrupciones nocturnas, le sugiero que vaya al baño antes de acostarse, por más que no sea urgente.

Un artículo publicado en Live Science en 2012 asegura que algunas personas (en especial, niños pequeños y ancianos) sienten la necesidad de orinar al dormir como consecuencia de la actividad de una proteína clave que controla el funcionamiento de la vejiga por la noche. Esta proteína — la conexina 43— está regulada por el sistema circadiano del organismo (una especie de reloj biológico) y mientras mayor sea su producción, menor dominio tendrá sobre su vejiga.

4. Regule la temperatura de su habitación

Aunque no lo crea, la diversidad climática en los Estados Unidos afecta considerablemente la calidad de descanso de las personas. Si en una noche calurosa decide dormir con el aire acondicionado encendido, además de deshacerse del calor, acabará con la humedad de la habitación y por la mañana tendrá que lidiar con molestias tales como dolor de garganta y resequedad nasal.

Para evitar este tipo de problemas, un artículo publicado en The Daily Mind en 2010 le sugiere que duerma con alguna ventana abierta para permitir que ingrese oxígeno fresco al dormitorio y se filtre el dióxido de carbono; de esta manera, la temperatura ambiental se mantendrá estable de forma natural. La Universidad de California, en San Francisco, reveló que los niveles de oxígeno en el organismo disminuyen por la noche, debido a que la respiración se ralentiza y la función pulmonar decrece. Para determinar sus niveles de absorción de oxígeno, le recomiendo que visite a su médico para que le realice distintas pruebas. Según los expertos universitarios, en algunos casos, es posible que necesite oxígeno complementario.

5. Cuidado con la apnea del sueño

La apnea del sueño es un síndrome que afecta a muchas personas y se caracteriza por detener la respiración por pequeños lapsos al dormir. Los ronquidos excesivos son indicador, al igual que la sensación de fatiga por la mañana, según explican los expertos de la clínica Mayo.

Los médicos de esta clínica también explican que existen diversas formas de apnea y sólo un especialista puede identificarlas. Otros síntomas comunes de la afección son la resequedad bucal, el insomnio, los déficits de atención y los mareos durante el día. Por fortuna, hay distintas alternativas de tratamiento disponibles, como la presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP), en la que se utilizan máscaras u otros artefactos orales para mantener despejada la garganta del paciente. En casos más extremos, los individuos afectados deben someterse a cirugías para solucionar el problema.

6. Beba agua al despertarse

Una forma simple de aliviar la fatiga es beber un buen vaso de agua fresca por la mañana. De esta manera, activará todas las funciones del organismo y el sistema metabólico estará listo para transformar las calorías en energía.

La revista Men’s Fitness también explica que, por naturaleza, nos despertamos deshidratados, ya que pasamos muchas horas sin beber líquidos y el organismo debe trabajar más despacio para conservar las reservas. Según este artículo, si consume las cantidades recomendadas de agua a lo largo del día (un total de 2 litros), tendrá más energía y su metabolismo trabajará al máximo en todo momento.

7. Busque pequeñas motivaciones

Si se despierta pensando en la cita con el médico a la que debe asistir por la tarde o en la pila de trabajo que debe completar antes de medianoche, lo único que hace es poner a su cuerpo en modo alerta. De esta forma, en lugar de cumplir con sus obligaciones lleno de energía, sólo querrá refugiarse bajo las sábanas.

La revista Forbes explica que la mejor forma de lidiar con la fatiga mañanera es encontrar motivaciones; no importa si se trata de algo pequeño, como una reunión con amigos o un fin de semana de pesca con sus compañeros del instituto. Otra gran alternativa es tratar de despertarse temprano para poder realizar algún tipo de actividad que le permita relajarse, como yoga o meditación. De hecho, los expertos aseguran que lo ideal es salir de la cama apenas suene el despertador, en lugar de posponer la alarma una y otra vez.

Share This Article

X