Bebidas ESP

Siete burbujeantes formas de aprovechar el agua carbonatada

Lo sé, yo también corro en busca de una botella de agua con soda cuando me duele el estómago pero, ¿acaso sabía que esta bebida gasificada puede ser la solución perfecta para casi cualquier problema de salud o para muchos inconvenientes de la vida cotidiana?

Así que démosle un aplauso a este líquido burbujeante que hace mucho más que saciar la sed en días de calor…

1. Evita que las mascotas “ensucien” la casa

Además de estar de acuerdo con que “los beneficios del agua carbonatada se van a la m*erda”, también puedo decir que es una manera efectiva de acabar con los apestosos regalitos de su perro o gato mal entrenado. Como cualquier dueño, sabemos que la parte más difícil de evitar estos “accidentes” es romper el círculo vicioso.

Esto significa que debemos desterrar cualquier rastro de orina o de heces de la alfombra y de los pisos de madera para hacer que el problema acabe. Por fortuna, rociar las zonas comprometidas con agua carbonatada y dejarla asentarse por 5 ó 10 minutos antes de pasarle un trapo o una servilleta de papel puede neutralizar por completo los hedores y así Fluffy o Fido no volverán a caer en la tentación.

2. Quita las manchas de las tazas

Disfruto tanto de mi té verde, que acostumbro beber unas cuantas tazas de esta infusión llena de antioxidantes al día. Sin embargo, he arruinado muchos de mis recipientes favoritos con las horribles manchas marrones que mi adicción genera.

No obstante, el agua con soda puede deshacerse de esas desagradables marcas y devolverles el brillo a sus tazas. Simplemente tiene que llenar su amada vasija de Pedro Picapiedra con un poco de agua carbonatada y dejarla así toda la noche. El ácido carbónico se encargará de dejarla como nueva otra vez.

3. Pule el cromo y las joyas

El agua de soda es capaz de devolverles el brillo a los collares de plata, las correas de relojes y los anillos y brazaletes. Como si esto fuera poco, es posible hacer que los accesorios de su cocina y de su baño parezcan recién comprados.

Olvídese de todos esos productos químicos para pulir y simplemente empape un trapo con agua carbonatada. Frótelo directamente sobre los grifos y vea cómo la carbonatación hace lo suyo. Dígales adiós a la suciedad, a las manchas, a los residuos y a las marcas de humedad. En cuanto a sus joyas, sumérjalas en un recipiente lleno de agua gasificada y notará que rápidamente los objetos vuelven a la vida.

4. Hidrata sus plantas

¿Acaso su helecho o su potus se ven tristes y decaídos? Nunca es tarde para devolverles la alegría ¡con un poco de agua con soda! Así es, vierta una botella de esta bebida a temperatura ambiente en un rociador o en una regadera y luego rocíela sobre sus plantas.

Utilice la misma cantidad de agua carbonatada que usaría si estuviese regando con agua del grifo. Ciertos minerales como el citrato de sodio, el bicarbonato potásico y el fosfato disódico presentes en el líquido burbujeante se encargarán de restaurar los niveles de hidratación y harán que su jardín recobre la vitalidad perdida.

5. Se deshace del popó de ave en un santiamén

Me pasé el fin de semana lavando mi automóvil ya que el clima estaba muy agradable. Sin embargo, en cuanto acabé de pulir mi máquina, una bandada de pájaros se encargó de bombardearlo con excremento. Inmediatamente pensé en el agua con soda.

La carbonatación acaba con los desechos de las aves mientras protege la pintura y los acabados de su vehículo. Además, puede utilizar el agua carbonatada como sustituto de los productos Windex para limpiar su parabrisas. Sólo debe rociar el líquido sobre el área percudida y dejar que la reacción química del carbono se encargue del resto.

6. Remueve los restos de alimentos pegados en las superficies

¿Alguna vez dejó que el arroz o la pasta hirvieran de más y, accidentalmente, se quedaran pegados en la superficie de su olla favorita? No es el único al que le pasa esto; hasta hace muy poco guardaba sartenes y cacerolas con restos de comida quemada.

El problema terminó cuando descubrí las ventajas de tener siempre una botella de agua carbonatada en mi refrigerador. Si en un acto fallido arruina alguno de sus utensilios de cocina, llene el recipiente con un poco de agua con soda y deje que la carbonatación elimine lo que quedó de su cena. Le aseguro que después de realizar este proceso, su olla o cacerola más preciada volverán a ser las mismas de antes.

7. Afloja los tornillos oxidados

Seguramente sepa que tratar de lidiar con un tornillo oxidado sólo resulta en un tornillo roto. No obstante, todavía quedan esperanzas de sacar el elemento atascado de su mueble, estante o respaldo de la cama. ¡Créame! ¡Un poco de agua de soda lo aflojará de inmediato!

Simplemente, vierta un poco de la bebida en el tornillo problemático y deje que el líquido se asiente durante 5 u 8 minutos para que el dióxido de carbono acabe con el óxido que se ha generado con el tiempo. Cuando logre sacarlo, descubrirá que también es posible reutilizarlo sin problemas.

X