Salud ESP

Ocho formas de mejorar la salud en otoño

El otoño marca tantas transiciones — el clima se enfría, las hojas cambian de color, adelantamos nuestros relojes (en Norteamérica) y anhelamos comidas familiares cálidas y reconfortantes. Sin embargo, la temporada de otoño también tiene muchas transiciones saludables guardadas para nosotros.

Aquí le presentamos ocho formas en las que el otoño aumenta nuestra salud y nuestro bienestar…

1. Una hora adicional de luz solar

Ajustar su reloj una hora más atrás tiene la intención de aprovechar al máximo la luz solar. Para muchos que padecen del Trastorno Afectivo Estacional (SAD, por sus siglas en inglés), una forma de depresión que golpea durante los meses más fríos y oscuros, esa hora extra de luz puede hacer una gran diferencia. De hecho, una investigación de los Institutos Nacionales Estadounidenses de Salud afirman que tomar apenas 10 a 15 minutos de sol al día es suficiente para reponer las reservas de vitamina D (es llamada la vitamina “sol”) necesarias para el cuerpo y para ayudar a combatir el SAD. Así que salga y sienta el sol en su piel.

2. Es una época de progreso

Aunque no sea estudiante, hay algo acerca del otoño que marca nuevos comienzos — ya sea un nuevo año escolar, un nuevo colegio, un ascenso o sus objetivos de ejercicio. Ese toque en el aire otoñal nos hace buscar nuevas metas (personalmente, incluso más que en el año nuevo), un nuevo progreso y la búsqueda de nuevas intenciones.

3. El esplendor de ejercicio al aire libre

Es casi innegable que el otoño ofrece un clima perfecto para llevar a cabo su entrenamiento — ¡afuera! Independientemente de si sale en bicicleta, en patines, corre o camina, ese clima fresco y templado es ideal para un serio esfuerzo físico sin tener que lidiar con golpes de calor, quemaduras y sudoración excesiva, lo cual puede causar rápidamente una deshidratación.

4. La recompensa otoñal de la salud

Los calabacines, las calabazas y las manzanas — ¡Oh Dios! ¡El otoño viene lleno con recompensas de súper alimentos de temporada! Mientras que los calabacines estacionales son ricos en betacaroteno, un compuesto para la lucha contra el cáncer, la hipertensión y los ataques cardíacos, ciertos expertos de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos también señalan que las manzanas son una jugosa fuente de vitamina A que beneficia la piel, el cabello, los ojos y los dientes.

5. Obtenga sueño de calidad

La temperatura puede mejorar o dañar una noche de sueño y hacer que se sienta agotado o sin energía al día siguiente. Una investigación de la Clínica de Neurología Sleep Medicine de Charlottesville, establece que el sueño ideal está en la zona entre 60 y 68 grados Fahrenheit, temperatura que aparece en los primeros momentos de otoño — sin la necesidad de poner el aire acondicionado ni de encender el horno. Incluso anoche dormí con mi ventana un poco abierta pues la brisa del otoño fomenta un sueño celestial con ese alguien especial bajo un enorme edredón.

6. Letargo tranquilo del otoño

Además de traer más calidad de sueño, el otoño es también la época del año para ponerse al día y poder dormir más. Según un estudio en el New England Journal of Medicine, cuanto más tiempo duerma — menor riesgo tendrá de padecer problemas cardiovasculares. De hecho, las tasas de riesgo de ataques cardiacos están en su punto más bajo justo después de los ajustes del reloj para el ahorro de luz del día.

7. El cerebro está en su máximo rendimiento

Hay muchas cosas que podemos hacer para impulsar la función cerebral, pero un paseo escénico afuera es probablemente uno de los más poderosos, según un estudio de investigación publicado en el diario Psychological Science. De hecho, cuando la mitad de los participantes de un estudio caminó por un paisaje urbano y la otra mitad se paseó por una zona boscosa, la concentración y la memoria fueron un 20% más fuertes en aquellas personas que caminaron por el bosque.

8. El amor está en el aire

Existe algo llamado la hormona del “amor”. Según un estudio brasileño publicado en la Revista Internacional de Ciencias, se afirma que la oxitocina, es decir, la llamada hormona del amor está en su más alto nivel durante el otoño; en esta época tenemos impulsos más fuertes para acurrucarnos, abrazarnos, pasar tiempo y compartir con nuestro alguien especial. El estudio supervisó el ritmo diurno de oxitocina en el plasma en un grupo de búfalos lactantes en primavera y en otoño. Las conclusiones finales demostraron que la concentración de oxitocina estaba en su punto más alto durante la temporada de otoño.

Share This Article

X