Vitaminas ESP

Ocho efectos aterradores por deficiencia de vitamina D

Cierta investigación publicada en la revista Nutrition Research afirma que el 42 por ciento de los adultos estadounidenses tienen deficiencias de vitamina D. Conocido como el nutriente “de los rayos de sol”, es cierto que tiene grandes beneficios para nuestra salud y nuestro bienestar general. De hecho, los niveles apropiados nos protegen de diversos tipos de cáncer (como el de próstata y el de mama), reducen los riesgos de sufrir depresión y fortalecen nuestro sistema inmunológico.

Por lo tanto, la deficiencia del “componente D” — el cual, según el Instituto de Medicina, es menor a 15 mcg/día tanto para hombres como para mujeres — puede exponernos a un sinfín de enfermedades y de consecuencias aterradoras, como la muerte prematura…

1. Enfermedades cardiovasculares

En cuando a su corazón, el American College of Cardiology quiere comunicarle que no consumir los niveles apropiados de vitamina D aumenta los riesgos de padecer enfermedades coronarias alrededor de un 32%. Su investigación también ha demostrado que dicha deficiencia fomenta la aparición de otras enfermedades cardíacas que impactan en el sistema de vasos sanguíneos del corazón.

Por otro lado, estos expertos nos explican que los niveles apropiados de Vitamina D (al menos 15 mcg/día) refuerzan la inmunidad y reducen la inflamación asociada con la inmunodeficiencia.

2. Muerte prematura

Una extensa investigación publicada en el American Journal of Public Health vincula la deficiencia de vitamina D con posibles episodios de muerte prematura. Los científicos analizaron 32 estudios distintos asociados con este tema y descubrieron que aquellos individuos con niveles de vitamina D menores a 30 ng/mL eran más vulnerables a morir antes de tiempo debido a enfermedades subyacentes.

3. Demencia

Una investigación realizada para una revista científica de neurología afirman que los déficits de vitamina D son posibles causantes de demencia y de Alzheimer. De hecho, la falta de dicha vitamina eleva los riesgos de padecer Alzheimer a un 122 por ciento.

Los estudios sobre el deterioro cognitivo por deficiencia de vitamina D demuestran que hasta las deficiencias moderadas de este nutriente aumentan los riesgos de sufrir demencia a un 53% en comparación con aquellas personas con niveles apropiados.

4. Mayor supervivencia al cáncer

Una investigación publicada en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism afirma que si sufre de cáncer, las posibilidades de superarlo dependerán de cómo estén sus niveles de vitamina D. Cada 10 puntos adicionales del nutriente, quienes padecen la enfermedad tendrán un 4 por ciento más de probabilidades de curarse — especialmente si se trata de cáncer colorrectal, de mama o de linfoma.

5. Inmunodeficiencia

Hace tiempo que se intentan vincular los niveles de vitamina D con la función inmunológica. No obstante, los investigadores de la Universidad de Finlandia Oriental llevaron la ciencia a otro nivel al reforzar la relación entre los niveles bajos de vitamina D y la neumonía.

Los expertos aseguran que la deficiencia de este nutriente aumenta los riesgos de sufrir neumonía y otras enfermedades respiratorias 2,5 veces como consecuencia de la baja inmunidad.

6. Depresión

Otra respuesta del organismo a las deficiencias de vitamina D es la depresión. Un estudio publicado por la revista British Journal of Psychiatry asegura que los niveles inadecuados de dicho nutriente en el torrente sanguíneo duplican las chances de sufrir este trastorno emocional.

Después de haber monitoreado a más de 31.000 individuos, los expertos aseguran que se percibe una reducción importante de la función cerebral en la zona del hipocampo (donde se encuentran los receptores de vitamina D y se regula el estado de ánimo) en aquellos individuos con déficits de este nutriente tan necesario.

7. Dolor e inflamación

Una investigación publicada en la revista científica Journal of Arthritis Care & Research reveló que los niveles bajos de vitamina D en la sangre reducen la respuesta inflamatoria y el sistema inmunológico afecta directamente y de manera dolorosa en las articulaciones.

Más precisamente, el 30 por ciento de los pacientes que padecen deficiencias de este nutriente es propenso a sufrir artritis psoriática. El mismo estudio demostró que el 62 por ciento de los individuos con este tipo de artritis tiene niveles bajos de vitamina D, lo cual explica la gravedad de la inflamación causada por el exceso de glóbulos blancos en el organismo.

8. Cáncer de próstata

El Instituto Nacional del Cáncer (INC) considera que los pacientes con mayores porcentajes de vitamina D en sangre tienen menos posibilidades de padecer cáncer de próstata (al igual que colorrectal, de mama y pancreático). No obstante, aquellos hombres con niveles bajos de dicho nutriente son 5 veces más propensos a sufrir cáncer en la glándula prostática.

Aunque las investigaciones relacionadas con este tema todavía estén en proceso, los científicos buscan desarrollar un método de detección efectivo que permita diagnosticar los casos de cáncer de próstata a tiempo basándose en la presencia de vitamina D en los individuos de sexo masculino.

Share This Article

X