Fatiga ESP

Diez motivos por los que se siente fatigado todo el tiempo

La fatiga después de comer es un mal generalizado con el que muchos tenemos que enfrentarnos a diario. No sólo nos aleja de hacer las cosas que más nos gustan (como hacer ejercicio o visitar amigos y familiares) y de cumplir con nuestras obligaciones (como el trabajo o las tareas cotidianas), sino que también pone en riesgo nuestra salud. De hecho, cada año se registran alrededor de 100.000 accidentes de tráfico vinculados con el cansancio de los conductores. No quiero asustarlo pero tanto la catástrofe nuclear de Three Mile Island como el derrame de petróleo de Exxon Valdez y el desastre de Chernóbil de 1986 son consecuencia de la fatiga humana.

Ahora…¿qué es lo que lo hace sentir tan cansado?

1. Se ha saltado su rutina diaria de ejercicio

¿Se siente un poquito cansado? No importa, no hay excusas para no hacer ejercicio. De hecho, un estudio llevado a cabo por la Universidad de Georgia ha demostrado que el sedentarismo provoca fatiga. El secreto está en dedicarle al menos 20 ó 30 minutos diarios al entrenamiento cardiovascular relativamente intenso (como andar en bicicleta o salir a trotar). No es necesario correr una maratón para mantener elevados sus niveles de energía.

Lo único que debe hacer es ponerse en marcha. Después de todo, un poco de actividad física le aporta fuerza y resistencia, por lo que, con el tiempo, el agotamiento será cada vez menor.

2. No bebe las cantidades necesarias de agua

La deshidratación y la fatiga indudablemente van de la mano. Los expertos en medicina de la Universidad Tufts estiman que apenas un 2% de pérdida de fluidos puede afectar sus niveles de energía de forma significativa, ya que el volumen sanguíneo decrece.

Los estudios indican que, al no beber las cantidades necesarias de agua, se hace más difícil que el corazón bombee sangre de forma efectiva. De esta manera, el oxígeno y los nutrientes tardan más en llegar a sus músculos y órganos vitales y esto hace que se sienta cansado todo el tiempo.

3. Sufre de deficiencia de hierro

Las personas con deficiencia de hierro se quejan todo el tiempo de estar cansadas y aseguran que les cuesta bastante concentrarse por periodos prolongados. Lo que sucede es que la falta de este nutriente en sangre dificulta la oxigenación de los músculos y células del cuerpo.

Una buena solución es aumentar la ingesta de carnes magras, tofu, frijoles, huevos, vegetales de hojas verdes y frutos secos. Los expertos también recomiendan consumir más alimentos ricos en vitamina C, para facilitar la absorción de hierro en el organismo. La próxima vez que se sienta desganado, tómese un buen vaso de jugo de naranja junto con su porción de col rizada.

4. Preocuparse demasiado por todo

Se sorprenderá al saber que preocuparse demasiado puede impactar de forma negativa en su salud. Se llama estrés y es capaz de desequilibrarlo tanto a nivel físico como emocional.

Es normal sentirse ansioso de vez en cuando. Lo que debe hacer en esos casos es respirar hondo y analizar qué tan razonables son sus preocupaciones y qué impacto tendrán las decisiones que tome. Lo más probable es que se dé cuenta de que la realidad no es tan grave. Por supuesto, si se siente ansioso y alterado con frecuencia, le recomiendo que consulte a un especialista.

5. Se saltea el desayuno

Supongamos que anoche durmió entre siete y ocho horas. Lo más probable es que no haya consumido ningún alimento sólido desde que apoyó la cabeza en la almohada.

Según el Dr. Mark Flannery, especialista en nutrición y miembro de la American Association of Integrative Medicine, ese es el principal motivo por el que no puede saltearse el desayuno. Su cuerpo necesita reponer nutrientes para poder empezar el día. Si no está acostumbrado a comer por la mañana, pruebe con algo pequeño, como una barra energética. Si cree que es demasiado, opte por una fruta o por un batido vegetariano.

6. Come mucha comida chatarra

Según una investigación publicada en la revista Physiology & Behavior, el principal motivo por el que los nutricionistas hablan de “calorías vacías” al referirse a caramelos y papas fritas es que este tipo de productos contiene muy pocos nutrientes útiles para el organismo.

El problema es que estos alimentos poseen índices glucémicos muy altos y generan aumentos bruscos de los niveles de glucemia del cuerpo. Como consecuencia, después de un pico de energía repentino se sentirá más cansado que antes. Para estar más activo por mucho más tiempo es importante aumentar la ingesta diaria de productos ricos en fibras y proteínas.

7. El que mucho abarca…¡poco aprieta!

Si es de esas personas ambiciosas y trabajadoras, es probable que le cueste rechazar nuevas propuestas laborales. Según un estudio publicado por los National Institutes of Health, cargarse de responsabilidades puede ser muy dañino para su salud; en especial para sus niveles de energía. Las cosas se complican aún más cuando empieza a saltearse comidas y a no dormir lo suficiente.

Los expertos sugieren que elabore una lista de prioridades. Asegúrese de informarle a su jefe que no podrá cumplir con todo. Si es necesario, explíquele por qué — la más probable es que comprenda su situación, ya que lo último que querrá es ver a su empleado exhausto y desmotivado.

8. Su entorno es un desastre

Tanto en su casa como en su oficina (o en ambos), el desorden satura. Limita sus habilidades de concentración y hace que se sienta colapsado.

Según una investigación realizada por la Universidad de Princeton, encontrarse con un escritorio lleno de papeles o con una cocina repleta de platos sucios a primera hora de la mañana es abrumador. Recuerde, comience por ordenar su entorno de trabajo y, luego, dedíquese a organizar sus pensamientos. De esta forma, disminuirá sus niveles de estrés y estará más motivado para completar sus tareas.

9. Beba antes de dormir

No se puede negar que un buen trago después de una larga jornada de trabajo ayuda a relajarse. Sin embargo, la moderación es clave, ya que la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas antes de dormir provoca un efecto rebote en el organismo.

Según el Dr. John Shneerson, que trabaja para el hospital Papworth en Cambridge, consumir alcohol aumenta las posibilidades de interrumpir su descanso nocturno, por lo que lo vuelve propenso a sentirse exhausto por la mañana. Lo ideal es dejar de beber un par de horas antes de acostarse.

10. Controla sus mensajes antes de dormir

Pasar horas completas sin revisar sus correos electrónicos, sus mensajes de texto y sus notificaciones en las redes sociales es una tarea bastante difícil. Según Michael Woodward, psicólogo organizacional y autor del libro The YOU plan, si decide revisar la correspondencia antes de dormir, es probable que sus niveles de ansiedad se eleven considerablemente y le cueste mucho más conciliar el sueño.

Supóngase que recibe un correo electrónico de su jefe, en el que le pide que realice una tarea pendiente. Es mucho más probable que esté preparado para asimilar responsabilidades por la mañana, después de haber descansado 8 horas, que por la noche, tras una larga jornada de actividades. Lo ideal es apagar todos los dispositivos electrónicos al menos una hora antes de irse a la cama.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X