Introducción a la Hipertensión Arterial Pulmonar: ¿Qué es la HAP?

La Hipertensión Arterial Pulmonar (o HAP) afecta aproximadamente a 1 de cada 100 000 personas de todas las edades, orígenes étnicos y géneros (aunque se sabe que ataca al doble de mujeres que de hombres). A pesar de que la afección muestra un mayor precedente en adultos jóvenes de alrededor de 30 años, en realidad esta enfermedad puede ocurrir en cualquier etapa de la vida.

Desde una visión general, este raro trastorno pulmonar hace que las arterias que transportan sangre del corazón a los pulmones se estrechen, lo que provoca una disminución del flujo de oxígeno a los vasos sanguíneos. Cuando el cuerpo se ve privado de este vital elemento, la presión en las arterias pulmonares se eleva por encima del rango normal y comprime el ventrículo derecho del corazón.

La presión en esta área hará que este lado del corazón se hinche, se debilite gradualmente y restrinja el flujo de sangre a los pulmones. De esa forma, si no se trata, la HAP puede terminar en insuficiencia cardíaca, por lo que, obviamente, el diagnóstico temprano es clave para aliviar la presión del corazón y permitir que el oxígeno fluya libremente hacia los pulmones. Para ayudarte en esta tarea preventiva, revisa estas diez señales de advertencia de la Hipertensión Arterial Pulmonar…

1. Ritmo cardíaco anormal

Uno de los signos iniciales de la Hipertensión Arterial Pulmonar es un latido cardíaco anormal o fuerte, que puede parecerse a un galope rápido o a un soplo sistólico. Esto indica insuficiencia ventricular gradual, y si la condición no se diagnostica y empeora, un médico podría escuchar los latidos cardíacos más fuertes e irregulares si examina al paciente afectado con un estetoscopio.

2. Presión arterial alta

Como se mencionó en nuestra introducción, la Hipertensión Arterial Pulmonar progresa gradualmente a medida que aumenta la presión en las arterias pulmonares y en el lado derecho del corazón. Una lectura de la presión arterial durante este período elevado registraría más de 25 mmHg en reposo en comparación con una lectura saludable de 15 mmHg en reposo.

3. Falta de aliento

La disminución de los niveles de oxígeno en la sangre producirá dificultad para respirar e hipoxia (respiración rápida o jadeante), y a medida que avance la HAP, la dificultad para respirar se volverá más severa. Por ejemplo, podrías notar que te quedas sin aliento después de tareas y actividades normalmente rutinarias, como subir escaleras o jugar con tus hijos.

4. Retención de líquidos

La hinchazón del cuerpo es un efecto secundario común de la insuficiencia cardíaca gradual producida por la Hipertensión Arterial Pulmonar, ya que el corazón no puede bombear sangre oxigenada. Esta obstrucción dará como resultado la retención de líquido en las piernas, el abdomen, los tobillos y las puntas de los dedos.

5. Dolor de pecho

Muchos pacientes con Hipertensión Arterial Pulmonar experimentarán dolores en el pecho (cuadro también denominado angina). Esto podría deberse a una combinación entre ritmo cardíaco errático e inflamación del lado derecho del corazón (el ventrículo derecho), lo cual ejerce presión sobre la pared interna del tórax.

6. Venas congestionadas

A medida que se hincha el lado derecho del corazón, es común que la vena yugular, ubicada en el cuello, también se inflame dolorosamente. De hecho, si tu médico sospecha de la existencia de Hipertensión Arterial Pulmonar, probablemente examinará la elevación de esta vena como método principal de diagnóstico.

7. Cambios en la piel y las uñas

Muchas personas que descubren que sufren de Hipertensión Arterial Pulmonar admiten que notaron un tinte azulado en sus labios y uñas. También se pueden notar numerosos cambios en la piel. Por ejemplo, la esclerodermia, una enfermedad autoinmune crónica que provoca el endurecimiento de los tejidos faciales, es común en los pacientes con HAP y problemas hepáticos.

8. Mareos

La disminución de oxígeno en los pulmones puede provocar mareos o desmayos. Incluso personas normalmente activas que hacen ejercicio con regularidad podrían fatigarse y marearse repentinamente durante sus actividades normales debido a la HAP.

9. Fatiga

La Hipertensión Arterial Pulmonar generará en el paciente una fatiga que comenzará lentamente y empeorará a medida que el cuerpo se prive más y más de oxígeno y se ejerza más presión sobre el corazón. Incluso las personas más enérgicas podrán notar fatiga extrema durante sus períodos de descanso.

10. Tos

La tos crónica es un síntoma habitual de la PAH ya que los pulmones están privados de oxígeno. De esa forma, esta privación de los niveles mínimos de oxígeno en la sangre, una condición llamada hipoxemia, afectará gradualmente a todo el cuerpo.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X