Cancer ESP

Siete factores de riesgo del cáncer de ovario

Que el mes de septiembre se haya pasado volando no significa que debamos dejar de hablar del cáncer de ovarios. Sí, es cierto, septiembre es el mes del cáncer de ovario por excelencia. Sin embargo, de acuerdo con algunas estadísticas algo aterradoras de la American Cancer Society, este es el octavo cáncer más frecuente en los Estados Unidos y el quinto más común entre las mujeres norteamericanas. Medical News Today afirma que una de casi 70 mujeres será diagnosticada con cáncer de ovario en el transcurso de su vida. A diferencia del cáncer de mama, alrededor del 85% de las pacientes recibirá el diagnóstico en una etapa avanzada de la enfermedad.

Como siempre es mejor prevenir que curar, le mostramos siete factores de riesgo del cáncer de ovario…

1. Fumar

Según los descubrimientos de la International Agency for Research on Cancer (IARC), fumar tabaco es el culpable del 3% de los casos de cáncer de ovario. Basándose en este vínculo entre el tabaco y el cáncer de ovario, Cancer Research U.K. nos brinda las siguientes estadísticas…

Las mujeres que fuman actualmente son entre un 31 y un 49% más propensas a desarrollar quistes mucinosos en los ovarios en comparación con aquellas que nunca han fumado en el pasado. Además, el tiempo que haya fumado influye muchísimo en este caso.

Quit Smoking / Drinking

2. Síndrome de ovario poliquístico

El Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver afirma que el síndrome de ovario poliquístico eleva los riesgos de desarrollar ciertos tipos de cáncer, como el de ovario y mama. De hecho, las probabilidades de ser diagnosticadas con cáncer de ovario se triplican en las mujeres que padecen este tipo de problema.

Si le han detectado el síndrome de ovario poliquístico o tiene antecedentes genéticos de cáncer de ovario, debería realizarse controles pélvicos anuales con su médico de cabecera.

ovarian cancer

3. Edad

Una investigación llevada a cabo por la clínica Mayo señala que ciertos diferenciadores etarios pueden predisponer a las mujeres a tener cáncer de ovario durante sus vidas. Por ejemplo, la clínica explica que menstruar por primera vez antes de los 12 años eleva los riesgos de padecer la enfermedad en la adultez.

Además, si la menopausia le llegó después de los 52 años, también tendrá más probabilidades de padecer cáncer de ovario que el resto de las mujeres. Si bien este tipo de cáncer afecta a mujeres de todas las edades, se da principalmente en mujeres de entre 50 y 60 años.

menopause therapy

4. Terapia de reemplazo hormonal

Las terapias hormonales suelen indicarse para tratar los sofocos, la irritabilidad y la resequedad vaginal típicos de la menopausia. Sin embargo, especular con que este tipo de tratamientos eleva los riesgos de desarrollar cáncer de mama o de ovario es un gran signo de preocupación.

Ciertos estudios observacionales llevados a cabo por la National Women’s Health Network (NWHN) han descubierto que las terapias de reemplazo hormonal, en largas dosis y a largo plazo, incrementan las probabilidades de sufrir cáncer de mama. Los resultados de un estudio clínico de 2007 revelan que las pacientes que sólo reciben estrógeno (en lugar de combinar estrógeno y progesterona) se vinculan con los 1.300 nuevos casos de cáncer de ovario y otras 1.000 muertes por dicha enfermedad entre 1991 y 2007 en Reino Unido.

shutterstock_181675361

5. Mutaciones de los genes BRCA1 y BRCA2

La clínica Mayo culpa a la herencia de genes BRCA1 y BRCA2 atrofiados de provocar cáncer de mama y de ovario en algunas mujeres. Estos genes, presentes en familias con numerosos antecedentes de cáncer de mama, también provocan el síndrome de Lynch.

Este es un tipo hereditario de cáncer colorrectal no asociado a la poliposis (HNPCC, por sus siglas en inglés) que eleva los riesgos de desarrollar cáncer de colon en hombres y mujeres y de ovario en mujeres.

BRCA1 Breast Gene

6. Tratamientos de fertilidad

Ciertos estudios citados por la National Cancer Society (NCS) vinculan el uso de ciertos fármacos para elevar la fertilidad con mayores probabilidades de sufrir cáncer de ovario. De hecho, la NCS señala que el citrato de clomifeno, si se utiliza por más de un año, es un factor de riesgo para la aparición de tumores “de bajo potencial maligno” en los ovarios.

Los médicos deberán advertirles a las pacientes sobre los riesgos de someterse a este tipo de tratamientos. De hecho, los riesgos son aún mayores en aquellas mujeres infértiles que no pueden concebir mientras utilizan la droga— en comparación con aquellas que pudieron quedar embarazadas o ya tienen otros hijos.

fertility calendar

7. Dispositivos intrauterino de control natal (DIU)

Si bien algunos estudios vinculan el uso de dispositivos intrauterinos (DIU) para el control natal con el cáncer de ovario— una investigación llevada a cabo por los National Institutes of Health (NIH) ha demostrado lo contrario. De hecho, los NIH han publicado los resultados de una investigación de origen finlandés realizado en 2014, que monitoreó el uso de levonorgestrel en mujeres premenopáusicas— y desvincula el uso de dispositivos intrauterinos de control natal con el desarrollo de adenocarcinoma endometrial en pacientes finlandesas de entre 30 y 49 años de edad.

En el transcurso de 13 años, 2.781 casos de cáncer se detectaron en 855.324 mujeres que usaban dispositivos intrauterinos de control natal. A pesar de que los sistemas intrauterinos estaban asociados con el aumento de los riesgos de sufrir cáncer de mama, demostraban ser muy efectivos a la hora de prevenir la aparición de tumores malignos en el endometrio, los ovarios, el páncreas y los pulmones.

shutterstock_322534859

X