Radioterapia: Efectos Secundarios y Qué Esperar

Cada año, alrededor de todo el mundo, se diagnostican más de 14 millones de nuevos casos de cáncer. La cirugía, la quimioterapia, la inmunoterapia, la terapia hormonal y la terapia dirigida se encuentran entre los tratamientos más comunes. Aunque cada vez son más los médicos que recurren a la radioterapia.

Se estima que aproximadamente el 50 por ciento de todos los pacientes con cáncer pueden beneficiarse de la radioterapia, lo que hace que comprenderla, desglosar los diversos síntomas y saber qué esperar, sea una parte importante para quienes les toca vivir este tratamiento. Hoy, vamos a resaltar los efectos secundarios a corto y largo plazo, además de iluminar la experiencia del paciente para comprender mejor todo lo que se puede esperar cuando se trata de radioterapia.

¿Qué es la Radioterapia?

La radioterapia se utiliza como tratamiento para varios tipos de cáncer y se basa en  utilizar rayos de alta energía (o haces) concentrados de radiación para destruir las células cancerosas. La forma en que se logra depende completamente del tipo de radioterapia que se utilice. Estos son tres tipos de radioterapia:

  • La radiación de haz externo usa una máquina que se dirige con precisión a las células cancerosas con haces de radiación capaces de penetrar el cuerpo.
  • La radioterapia interna a menudo se denomina braquiterapia. Esta orientación se produce internamente mediante un implante colocado por un médico cerca del sitio del cáncer. Este implante podría ser un tubo, un alambre, una cápsula, una semilla o un gránulo.
  • La radioterapia sistémica también ocurre internamente, aunque el proceso es diferente. Con esta aplicación, a menudo se le pide al paciente que trague o se le inyecta una sustancia radiactiva que luego viaja por el cuerpo para encontrar y destruir las células cancerosas.

El tipo de cáncer, la etapa, el tamaño y la ubicación son factores que influyen en el enfoque médico de la radioterapia, aunque cada una de las tres aplicaciones comparte un objetivo similar.

Por qué los Médicos Utilizan la Radioterapia

Entonces, ¿qué es exactamente lo que intenta lograr la radioterapia? La radioterapia se usa para curar o reducir el cáncer que se encuentra en sus etapas iniciales. También se usa para evitar que el cáncer regrese a otra parte del cuerpo, tratar los síntomas de cánceres avanzados y tratar el cáncer que ha regresado.

La radiación de haz externo a menudo se usa para tratar el cáncer de mama, el cáncer de pulmón, el cáncer de próstata y el cáncer de colon, así como los cánceres de cabeza o cuello. Mientras que la radioterapia interna se selecciona para atacar los cánceres que se encuentran en áreas específicas del cuerpo, como el recto, la cabeza y el cuello y el ojo.

Efectos Secundarios Tempranos y Tardíos

Los efectos secundarios de la radioterapia se pueden categorizar fácilmente en términos de efectos tempranos y tardíos. Los efectos secundarios hacen referencia a los efectos secundarios que ocurren durante o poco después del tratamiento.

Los sentimientos de fatiga y letargo son efectos comunes a corto plazo de la radioterapia. Aunque, a medida que nuestra piel cambia, esos efectos secundarios tienden a desaparecer después de una semana o dos. Los efectos secundarios tardíos son más complicados y, a veces, pueden tardar meses o incluso años en manifestarse.

Efecto Secundario de la Radioterapia: Problemas en la Piel

Se sabe que la radioterapia causa una amplia gama de problemas en la piel, como la dermatitis por radiación. El enrojecimiento, la irritación o la hinchazón en el área de tratamiento son comunes.

El manejo de estos síntomas a menudo incluye proteger el área de la exposición al sol, usar ropa holgada y lavarse con agua tibia y jabón suave. Si experimenta síntomas de dermatitis por radiación, debe hablar con su médico lo antes posible.

Efecto Secundario de la Radioterapia: Pérdida de Cabello

Los pacientes no deben esperar perder todo el cabello de su cuerpo, pero se sabe que el proceso afecta el crecimiento del cabello en el área tratada. Al igual que con los síntomas de irritación de la piel, querrá asegurarse de que el área afectada esté cubierta cuando se exponga al sol.

Vale la pena señalar que si su tratamiento requiere radioterapia dirigida a la cabeza, es posible que pierda el cabello. Aunque en la mayoría de los casos vuelve a crecer, puede volverse más delgado o con una textura diferente a la que tenía antes.

Efectos Secundarios Localizados

La aparición de algunos efectos secundarios puede ser relativa al área que se está tratando. Por ejemplo, quienes reciben radioterapia en el cerebro pueden experimentar dolores de cabeza, náuseas, vómitos, cansancio extremo, pérdida de la audición, problemas con la memoria y el habla y, a veces, incluso convulsiones.

Los pacientes que reciben tratamiento de radiación en la cabeza o el cuello pueden experimentar rigidez en la mandíbula, dolores de oído, caries, inflamación de las encías, la garganta o el cuello, dificultad para tragar e incluso cambios en el gusto.

Las fracturas de costillas, las complicaciones cardíacas y el daño pulmonar deben estar en su radar. Aunque es raro, es importante controlar estos efectos secundarios menos comunes y consultarlo con su médico.

Qué Esperar: Simulación de Radiación

La simulación de radiación es una parte integral del proceso de preparación para la radioterapia. Una vez que su médico haya determinado la cantidad de dosis adecuada y haya trazado una frecuencia de tratamiento efectiva, es probable que lo programen para una simulación de radiación.

Los pacientes que se someten a radioterapia interna o sistémica pueden pasar por alto porque la simulación de radiación es solo un requisito para aquellos que se preparan para el tratamiento con radiación de haz externo.

La preparación y la planificación son los objetivos principales de una simulación de radiación. Su médico usará la simulación para determinar cómo colocar correctamente su cuerpo, realizará una tomografía computarizada o una radiografía, y marcará su cuerpo con un pequeño tatuaje destinado a marcar el área de tratamiento.

Qué Esperar: Cómo se realiza

La radioterapia de haz externo se apoya en una impresionante pieza de tecnología llamada acelerador lineal. Los aceleradores lineales producen energía de rayos X acelerando el movimiento de electrones y obligándolos a colisionar con metales pesados. Esta energía de rayos X luego se enfoca en el objetivo predeterminado para reducir o detener el crecimiento de ciertas células cancerosas.

La terapia a menudo puede requerir sesiones de tratamiento diarias, de hasta 10 semanas, pero con fines de semana libres para darle un descanso a sus células normales. Cuando llegue para una sesión, su médico colocará su cuerpo en la mesa de tratamiento exactamente de la misma manera que lo hizo durante su simulación de radiación. También se le puede proporcionar una cubierta protectora o escudos.

Una vez que está en posición segura, el acelerador lineal se pone a trabajar, dirigiendo la radiación sin dolor a las ubicaciones requeridas. La máquina puede moverse e incluso puede emitir un zumbido durante el transcurso del tratamiento. Usted será la única persona en la sala de tratamiento y la máquina estará en funcionamiento durante aproximadamente 10 a 30 minutos, según su plan de tratamiento. Sin embargo, estará en contacto constante con su equipo de tratamientos a través de un intercomunicador.

Qué Esperar: Monitoreo y Recuperación

La radioterapia puede durar hasta 10 semanas. A medida que avanzan las semanas, puede esperar múltiples escaneos de imágenes, pruebas y monitoreo. Su equipo de tratamiento controlará cómo el cáncer y su cuerpo responden a la radioterapia. Su trabajo en todo esto es monitorear cuidadosamente sus propios síntomas e informarle  a su equipo de manera adecuada.

Recuperarse de la radioterapia es una cuestión de controlar cualquier efecto secundario que su cuerpo experimente. Como se mencionó anteriormente, muchos de los efectos secundarios más comunes de la radioterapia deberían desaparecer después de unos meses. Aunque algunos pueden persistir durante meses, incluso años después de haber concluido el tratamiento.

Resultados de la Radioterapia

El seguimiento de los resultados es una cuestión de supervisión. Su médico debe mantenerlo actualizado a medida que avanza su tratamiento, y las exploraciones múltiples posteriores al tratamiento son estándar. Su médico usará esas exploraciones para determinar cómo ha respondido su cáncer a la radioterapia. Algunos casos responden de inmediato, algunos tardan más, mientras que otros aún no responden al tratamiento.

La radioterapia puede parecer larga y exigirle mucho, pero se ha demostrado que obtiene resultados positivos en muchos casos. Sin embargo, no puede ayudarlo a navegar el impacto emocional de la incertidumbre relacionada con la salud y todo lo que conlleva el cáncer y los tratamientos contra el cáncer. Si se encuentra luchando para sobrellevar la situación, comprenda que eso también es normal. Si necesita apoyo, la Sociedad Estadounidense del Cáncer tiene una excelente guía de recursos para navegar el costo emocional del tratamiento.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X