Cancer ESP

Diez consejos sobre estilo de vida para protegerse del cáncer de mama

Además de algunos tipos de cáncer de piel, el cáncer de seno es el más común en las mujeres en los Estados Unidos; se desarrolla en aproximadamente una de cada ocho mujeres a lo largo de sus vidas. Según la Sociedad Americana de Cáncer, se estima que más de 230.000 mujeres desarrollarán cáncer de mama en el año 2014 y unas 40.000 morirán por ello. Estas son cifras terroríficas que no deberían ser ignoradas; hay varias formas de darse cuenta de esto desde el principio, así que lo mejor es protegerse. Mientras que muchas mujeres mueren anualmente debido al cáncer de mama, descubrirlo en sus primeras etapas y recibir un tratamiento rápido puede ayudar a aumentar sus posibilidades de supervivencia.

No existe ninguna manera de prevenir el cáncer de mama, pero estos diez consejos de estilo de vida pueden ayudarlo con la detección temprana y la reducción del riesgo…

1. Ejercicio regular

Probablemente haya escuchado una y otra vez a su médico hablar de la importancia del ejercicio y hay buenas razones por las que cualquier profesional médico estaría de acuerdo con que el ejercicio regular es bueno para su salud. El hecho es que el ejercicio regular puede beneficiar su cuerpo en una multitud de maneras, desde mejorar la salud cardiovascular hasta proteger su cuerpo en los años venideros. Y cuando se trata de cáncer de mama, el ejercicio es una manera de ser proactivo. El ejercicio construye su sistema inmunológico y fortalece su cuerpo. Cualquier tipo de cáncer tiene un precio significativo en su cuerpo y estar en forma podría ayudarle a superarlo. Así que haga ejercicio con regularidad, por su presente y su futuro.

2. Limite su consumo de alcohol

El consumo de alcohol es común para muchas personas — ¿Quién no ha disfrutado de una copa de vino al final de un largo día ni ha hecho un brindis (o varios) en una fiesta de cumpleaños o aniversario? Mientras que el consumo moderado de alcohol no es generalmente reprobado por los médicos, se ha relacionado con un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama. Incluso, algunos estudios han demostrado un mayor riesgo cuando se consume muy poco alcohol. Si no quiere dejar de beber por completo, considere reducir la cantidad y la frecuencia con la que lo consume para cuidarse del cáncer de mama.

3. Coma frutas y verduras

Tener una vida sana y una dieta balanceada que incluya muchas frutas y verduras puede reducir el riesgo de sufrir de cáncer de mama. Hay toneladas de ciertos vegetales y frutas que reducen su riesgo, así que no tendrá que preocuparse por devorar esas temibles coles de bruselas ni cualquier otra cosa que no sea apetitosa para sus papilas gustativas. No obstante, los alimentos ricos en antioxidantes pueden ayudar a disminuir el riesgo. Se recomienda que las mujeres entre 19 y 50 años de edad consuman de 7 a 8 porciones de frutas y verduras todos los días y aquellas de más de 50 años ingieran 7 porciones. Según el CDC, una dieta rica en frutas y verduras puede no sólo reducir el riesgo de contraer ciertos tipos de cáncer, sino también el de desarrollar muchas otras enfermedades crónicas.

4. Conozca su historia familiar

En este caso, la genética importa mucho— el cáncer de mama es una enfermedad que puede ser transmitida a través de generaciones. Aunque no sea contagiosa, existen ciertas mutaciones genéticas que pueden causar cáncer de mama y suponen un porcentaje algo pequeño de los casos (5-15%). Estas mutaciones genéticas pueden ser heredadas de los padres y aumentan considerablemente la posibilidad de desarrollar de cáncer de mama. Conozca su historia familiar, incluso la de sus padres, e infórmele a su médico. Muchas mujeres desarrollan cáncer de mama sin tener antecedentes familiares, pero podrían ser más vulnerables si alguien o varias personas en su familia lo han padecido.

5. Compruebe sus senos con regularidad en busca de nódulos

Los exámenes físicos anuales son extremadamente importantes, pero debería estar revisar sus senos más a menudo que una vez al año. Aunque algunos médicos ya no esperan que las pacientes hagan este ejercicio, saber cómo se sienten sus senos y ser consciente de los cambios en densidad, aspecto y sensibilidad pueden ayudarle a protegerse contra el cáncer de mama. Al igual que muchos tipos de cáncer, el cáncer de mama puede desarrollarse rápidamente y empeorar con el tiempo al no recibir tratamiento; así que revisarse a sí misma regularmente en busca de nódulos y otros cambios es esencial para protegerse y recibir tratamiento tan pronto como sea posible.

6. Aférrese a una dieta saludable

Nadie es perfecto — todos a veces tenemos antojos y comemos cosas que no tienen mucho valor nutricional y son altas en grasa, azúcar o sodio. Disfrutar de vez en cuando no va a hacer daño a largo plazo, pero la clave es mantener una dieta sana y equilibrada lo más frecuentemente posible. Coma alimentos sanos y frescos en lugar de comidas procesadas llenas de productos químicos y bocadillos con alto contenido calórico; los alimentos de bajo valor nutritivo pueden aumentar su riesgo de desarrollar cáncer de mama. Así que su dieta no sólo puede protegerla contra el cáncer de mama, sino que además le ayudará a sentirse mejor en general, a perder peso o a mantenerse en su peso ideal y prevenir otras enfermedades.

7. Apunte a una detección temprana

El cáncer de mama es el segundo cáncer más común entre las mujeres en los Estados Unidos, pero la buena noticia es que si es descubierto desde el principio y no se ha ramificado, la tasa de supervivencia de 5 años es muy factible. Hay muchas maneras en las que puede detectar el cáncer de mama de forma temprana, como realizarse mamografías regularmente. Algunos médicos incorporan las mamografías anuales una vez se llega a los 40 años y otros no lo hacen hasta que la paciente cumple los 50. Si se considera en alto riesgo, su médico debe programarle las mamografías antes. Es importante hablar abiertamente con su profesional acerca de la detección del cáncer de mama y revisar su historia familiar u otros factores de estilo de vida que puedan ponerle en un riesgo aún mayor.

8. Préstele atención y controle su peso

Un estilo de vida saludable que incluya ejercicio regular y una dieta equilibrada debe ayudarle naturalmente a controlar su peso y a estar más saludable en general. Tomar decisiones que apunten a un estilo de vida saludable le facilitarán prestarle atención y controlar su peso, lo cual es muy importante para su salud — pues tener sobrepeso u obesidad se ha relacionado con el aumento del riesgo de desarrollar cáncer de mama. Ciertos estudios han demostrado que las mujeres con un mayor aumento de peso en el transcurso de los años comparado con el que era su peso a los 18 años pueden aumentar enormemente la probabilidad de contraer cáncer de mama. El sobrepeso también puede reducir el riesgo de supervivencia.

9. Si está en riesgo, considere la medicina preventiva

Algunas mujeres tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama debido a varios factores, como su peso, sus antecedentes familiares o su historia personal de cáncer en un seno. Si se considera un paciente de alto riesgo, consulte a su médico sobre los diferentes medicamentos preventivos que puedan ser adecuados. Existen varios medicamentos que apuntan a hormonas específicas y bloquean los efectos de las hormonas en las células y su relación con el aumento del riesgo de sufrir cáncer. Enfocarse en las hormonas específicas ha demostrado reducir con éxito el riesgo de padecer cáncer de mama en algunas pacientes. Por supuesto, todo depende de su nivel de riesgo y de otros factores relacionados con la salud; no obstante, es importante tenerlos en cuenta.

10. Deje de fumar

Fumar siempre está asociado con el cáncer de pulmón y con mucha razón. Lo que usted puede no considerar es cuánto aumenta esto el riesgo de padecer muchos otros tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de mama. Hay más de 70 agentes carcinógenos conocidos en los cigarrillos, por lo tanto no fumar – y vivir en un hogar libre de humo – elimina su exposición a estas toxinas innecesarias y extremadamente dañinas. Si quiere dejar el cigarrillo o ha tenido problemas en el pasado para dejarlo, hay un montón de grupos de apoyo en línea, así como herramientas, consejos y pautas para ayudarle a dejar ese mal hábito. Y, por supuesto, su médico debe ser capaz de proporcionarle apoyo adicional.

X