Los Síntomas Más Comunes de la Diabetes Tipo 2

Más de 25 millones de personas en los Estados Unidos tienen diabetes tipo 2; sin embargo, la mayoría de los individuos con diabetes no saben que tienen la condición debido al hecho de que los síntomas parecen más bien molestias que signos de una condición peligrosa. Siempre es importante conocer los síntomas más comunes para estar mejor informado de cualquier condición que pueda estar enfrentando.

Aquí están los 20 síntomas más comunes de la diabetes tipo 2…

1. Entumecimiento

El entumecimiento que comienza como un hormigueo en las manos, los dedos, las piernas y los pies suele ser una señal de advertencia temprana de la diabetes. Esto ocurre debido a un aumento en los niveles de azúcar en la sangre, lo que causa una disminución del flujo sanguíneo a las extremidades; y eventualmente un daño a las fibras nerviosas. Para muchos, este entumecimiento suele ser el primer signo de que puede haber un problema de salud.

El entumecimiento provocado por la diabetes suele presentarse como una sensación espinosa, de hormigueo o dolorosa en las manos y los pies que empieza siendo leve al principio, pero con el tiempo (a veces años), a medida que el daño nervioso progresa, el hormigueo leve puede convertirse en crónico y bastante doloroso, y afectar la función motora y sensorial, así como las respuestas autonómicas e involuntarias del sistema nervioso. El entumecimiento puede tornarse repentino y doloroso en los dedos, los pies, las manos, las piernas y los brazos, lo que a veces va acompañado de un desgaste muscular de las manos y los pies.

2. Aumento de la micción

Típicamente, los diabéticos afirman que tienen un deseo abrumador de orinar, y cuando lo hacen, la cantidad es bastante significativa. Este aumento de la micción es lo que a menudo estimula la visita al médico y el diagnóstico de la diabetes de tipo 2. Este aumento de la micción suele provocar una deshidratación grave. Por lo tanto, es vital mantener una cantidad adecuada de fluidos. Si el cuerpo se deshidrata, la función inmunológica disminuye, dejándolo susceptible a todo tipo de enfermedades e, incluso, a daño de la función renal.

“Poliuria” es el término que los médicos usan para referirse al aumento de la micción. Es una condición que hace que la producción de orina aumente por encima de lo normal y que se expulsen cantidades anormalmente grandes de orina cada vez que se va al baño (típicamente más de 3 litros por día en comparación con el promedio de 1 a 2 litros por día). La poliuria es un síntoma común de la diabetes de tipo 2 (y también de la diabetes de tipo 1).

3. Pérdida de peso

La pérdida de peso rápida e inexplicable es común con la diabetes, porque el cuerpo no puede absorber la glucosa (azúcar) adecuadamente. Esto ocurre especialmente con la diabetes de tipo 1 no controlada. Sin embargo, los pacientes con diabetes de tipo 2 no diagnosticada también pueden experimentar una pérdida de peso considerable y repentina sin una causa obvia (es decir, sin ejercicio o cambios en la dieta).

Cuando los niveles hormonales de su cuerpo no están regulados, comenzará a quemar grasa y músculo como fuente de energía. Obviamente, esto reducirá el peso corporal total. Si ha perdido repentinamente y sin querer entre 5 y 10 libras de peso corporal en menos de 6 meses, hable con su médico inmediatamente. Su médico puede realizar un análisis de sangre para determinar si tiene diabetes y comenzar el tratamiento inmediatamente para controlar sus niveles de azúcar en la sangre.

4. Aumento del apetito

El aumento del apetito suele venir acompañado de una pérdida repentina de peso, lo que puede hacer que se sienta afortunado al principio porque siente que puede comer todo lo que quiera sin consecuencias. Sin embargo, su cuerpo se encuentra en estado de diabetes, robando a sus células la energía esencial, lo que explica el aumento del hambre que, a menudo, no permanece saciada durante mucho tiempo después de comer una comida.

El aumento del apetito y el consumo de más calorías de las que el cuerpo requiere para el gasto de energía puede conducir a un aumento de peso. Es normal tener un aumento del apetito después de un esfuerzo físico, pero esto generalmente se alivia después de comer. Sin embargo, un aumento significativo del apetito durante un período prolongado podría ser síntoma de una enfermedad grave, como la diabetes o el hipertiroidismo. Si experimenta un hambre excesiva continua, pida una cita para ver a su médico.

5. Visión borrosa

Tal vez ya sepa que la diabetes puede provocar problemas de visión e incluso ceguera si no se trata. Es cierto que la visión borrosa es un síntoma común de la diabetes tipo 2. Esto ocurre cuando los niveles de glucosa se disparan, dañando los vasos sanguíneos y restringiendo el flujo de líquido a los ojos. Si no se hace un diagnóstico de diabetes, el paciente podría sufrir una pérdida completa de la visión. Según la Asociación Americana de Diabetes (American Diabetes Association), los pacientes con diabetes corren un mayor riesgo de sufrir trastornos oculares menores y ceguera en comparación con los que no tienen la enfermedad. Por eso es importante realizar exámenes oculares periódicos.

Los pacientes con diabetes también tienen un riesgo 40 por ciento mayor de desarrollar glaucoma (una afección que causa un aumento de la presión en el ojo y daños en el nervio retiniano) en comparación con las personas no diabéticas. Las estadísticas de la Asociación Americana de la Diabetes señalan que, cuanto más tiempo tenga un paciente diabetes mayor será el riesgo de padecer glaucoma. Asimismo, el riesgo de cataratas (opacidad sobre el cristalino del ojo) es 60 por ciento más alto en los pacientes con diabetes.

6. Piel seca y con picor

La diabetes de tipo 2 puede afectar a todas las partes del cuerpo, incluyendo la piel. Cuando la diabetes afecta la circulación de la sangre, nuestras glándulas sudoríparas a menudo se vuelven disfuncionales, lo que resulta en una piel deshidratada, escamosa, con picazón e irritada. Por eso, los problemas de la piel suelen ser el primer signo de un problema y el primer indicio de diabetes. Afortunadamente, el control de la diabetes significa que la mayoría de los problemas de la piel pueden prevenirse y solucionarse una vez que se detectan a tiempo.

Los pacientes diabéticos no diagnosticados son más propensos a varias enfermedades de la piel, entre ellas la dermopatía diabética, infecciones fúngicas, ampollas diabéticas, infecciones bacterianas, piel seca y con picor -debido a la mala circulación en las partes inferiores de las piernas-, necrobiosis lipóidica diabética, forúnculos, abscesos, xantomatosis eruptiva e infecciones de las uñas de las manos y los pies.

7. Fatiga inexplicable

La fatiga es uno de los síntomas más frecuentes y frustrantes de la diabetes. La fatiga repentina puede perturbar todos los aspectos de su vida (por ejemplo, la vida social, profesional y familiar). Incluso los pasatiempos que alguna vez lo apasionaron pueden ser repentinamente ignorados, porque simplemente no tiene la energía adecuada.

Cuando la glucosa en la sangre es alta, como en el caso de la diabetes tipo 2, la sangre puede volverse espesa y “fangosa”, lo que resulta en una disminución de la circulación que impide el transporte de nutrientes vitales y oxígeno a las células. Esto también puede ocurrir cuando el nivel de azúcar en la sangre es bajo y el combustible no es adecuado para energizar el cuerpo. Muchas personas con diabetes de tipo 2 también sufren de agotamiento extremo debido a la inflamación de los vasos sanguíneos.

8. Sed insaciable

Ya hemos establecido que la diabetes de tipo 2 puede causar un aumento de la micción, tanto en la frecuencia como en la cantidad de orina expelida del cuerpo con cada visita al baño. El aumento de la necesidad de orinar llevará rápidamente a un estado de deshidratación. El cuerpo exigirá que se reponga el líquido perdido, y una sed insaciable a menudo resultará como un efecto directo de estos fluidos corporales perdidos.

Sin embargo, los diabéticos también pueden llegar a tener mucha sed por otras razones. Por ejemplo, los altos niveles de azúcar en la sangre pueden causar sequedad de boca, deshidratación y aumento de la sed en las personas con diabetes no diagnosticada. Una vez que se controla el nivel de azúcar en la sangre, la sed generalmente regresa a la normalidad. Una afección conocida como diabetes insípida, que afecta a los riñones a través de las hormonas, también puede causar un aumento de la micción, deshidratación y aumento de la sed.

9. Cortes o moretones de lenta curación

Puede notar que la curación tarda mucho más de lo normal, si sufre un corte o un moretón. Las heridas, quemaduras, abrasiones o llagas que tardan más de unas semanas en curarse son propensas a la infección y a menudo requieren tratamiento médico, lo que puede indicar un problema de salud subyacente como una diabetes no diagnosticada. Esta lenta curación se debe a que los altos niveles de glucosa en la sangre debilitan el sistema inmunológico y reducen la velocidad de curación.

Esto también se debe a que los altos niveles de glucosa en la sangre dañan gradualmente los nervios. La neuropatía (enfermedad de los nervios) puede provocar, con el tiempo, una mala circulación de la sangre, impidiendo el transporte de sangre fresca para la curación de la piel. En el caso de quemaduras, llagas y heridas que no cicatrizan durante mucho tiempo, pueden desarrollarse infecciones fúngicas y bacterianas y eventualmente gangrena.

10. Encías irritadas

A menudo, los diabéticos de tipo 2 notan que sus encías se enrojecen, hinchan e irritan. También pueden ver literalmente las encías alejándose de los dientes y experimentar infecciones de las encías, lo que eventualmente resulta en una enfermedad de las encías. Según los investigadores de la Universidad de Marquette, la enfermedad periodontal (enfermedad de las encías) y la diabetes pueden en realidad alimentarse mutuamente, causando formas más severas de ambas condiciones. Esto significa que la enfermedad de las encías contribuye a la diabetes y viceversa.

Las investigaciones de la Academia American de Periodoncia (American Academy of Periodontology) muestran que los pacientes diabéticos no controlados corren un riesgo especial de padecer la enfermedad periodontal. El razonamiento es que tanto la enfermedad de las encías como la diabetes fomentan la inflamación en todo el cuerpo, y si se considera la inflamación de partes esenciales del cuerpo, como los vasos sanguíneos, la inflamación puede resultar en todo tipo de problemas, incluyendo derrames cerebrales, enfermedades renales, enfermedades cardíacas y más.

11. Boca seca

La sequedad de boca es otro síntoma de la diabetes tipo 2. De hecho, se considera uno de los más comunes y puede afectar a los que tienen diabetes tipo 1 también. Aunque se desconocen las razones exactas por las que ocurre, se cree que los altos niveles de azúcar en la sangre podrían ser uno de los culpables. Otras posibles causas pueden ser la deshidratación (como resultado de la sed insaciable mencionada anteriormente) y algunos medicamentos que se utilizan para tratar la diabetes.

¿Cómo puede saber si tienes la boca seca? Además de una cantidad reducida de saliva, Healthline.com indica que los síntomas comunes incluyen “una lengua áspera y seca”, “labios agrietados y cortados” y “dificultad para tragar, hablar o masticar”.

12. Frecuentes infecciones micóticas

Si bien muchas mujeres experimentan infecciones de hongos (denominadas médicamente “candidiasis”), la recurrencia frecuente puede ser indicativa de diabetes de tipo 2. Según Everyday Health, este es el caso especialmente de las mujeres cuyos “niveles de azúcar en la sangre son más altos de lo normal”.

Aunque no está del todo claro cuál es la conexión entre un alto nivel de azúcar en la sangre y las infecciones micóticas, la fuente dice: “Los hongos obtienen energía del azúcar, por lo que en un ambiente que está húmedo con azúcar, los hongos pueden crecer en exceso”, lo que conduce a la infección. Dado que la diabetes suprime el sistema inmunológico, puede ser un desafío deshacerse de una infección micótica una vez que ha comenzado.

13. Parches oscuros en la piel

La sequedad y el picor mencionados anteriormente no son los únicos problemas de la piel que pueden afectar a los que tienen diabetes de tipo 2. En algunos casos, la Clínica Mayo dice que pueden desarrollarse “manchas de piel oscura y aterciopelada en los pliegues y surcos del cuerpo”, especialmente en la parte posterior del cuello, en las axilas o en los codos y rodillas.

Esta afección se conoce como “acantosis nigricans” y suele ser indicativa de un exceso de la hormona que regula la glucosa en sangre. En los diabéticos, los niveles altos tienden a ocurrir porque han desarrollado resistencia, ya que el cuerpo no puede utilizar la glucosa que produce. Esto conduce a una acumulación que “hace que las células normales de la piel se reproduzcan a un ritmo rápido”, dando lugar a la aparición de manchas oscuras en la piel.

14. Disfunción eréctil

En los hombres, la diabetes de tipo 2 puede causar problemas para conseguir o mantener una erección, lo que también se conoce como disfunción eréctil. Aunque estas dos condiciones pueden parecer sin relación, Healthline dice, “tienden a ir de la mano”, ya que aquellos que tienen diabetes “son dos o tres veces más propensos a desarrollar disfunción eréctil.”

Entonces, ¿cuál es la conexión? La fuente dice que tener niveles elevados de azúcar en la sangre puede causar daños a los sistemas circulatorio y nervioso y el daño a los vasos sanguíneos y los nervios “puede impedir la capacidad de un hombre para lograr una erección lo suficientemente firme para tener relaciones sexuales.”

15. Infecciones frecuentes o recurrentes

Experimentar infecciones frecuentes o recurrentes es otra señal de alerta para la diabetes tipo 2. Las infecciones de la vejiga, en particular, son especialmente comunes entre los diabéticos, debido a los elevados niveles de azúcar en la sangre. Las personas con diabetes no siempre experimentan el dolor asociado con las infecciones de la vejiga, lo que hace que no se den cuenta de que hay un problema hasta que la infección se ha extendido a los riñones.

Las infecciones de los pies también son comunes en los diabéticos, por lo que Everyday Health informa que la diabetes de tipo 2 “puede dañar la arquitectura del pie, incluyendo la piel, los vasos sanguíneos y los nervios”. Estas infecciones tienden a no presentarse hasta que la enfermedad ha progresado a un estado avanzado.

16. Dolores de cabeza

Una de las fuentes más comunes de dolor que los humanos experimentan son los dolores de cabeza. Aunque pueden aparecer por muchas razones de salud, los dolores de cabeza también pueden ser un indicador de la diabetes de tipo 2. Un dolor de cabeza en sí mismo no es necesariamente dañino, pero se convierte en una preocupación cuando se experimenta con frecuencia. Healthline dice que se producen en los diabéticos cuando su nivel de azúcar en sangre es demasiado alto, o demasiado bajo.

Las personas con diabetes tienen una mayor probabilidad de desarrollar dolores de cabeza que las personas sin la enfermedad. Las migrañas pueden ocurrir cuando el nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto (lo que se denomina hiperglucemia) o cuando el nivel de azúcar en la sangre es demasiado bajo (lo que se denomina hipoglucemia). La mejor manera de que los diabéticos reduzcan el número de dolores de cabeza que padecen es hacer un seguimiento de su glucosa en sangre.

17. Daños nervioso

Algunas personas con diabetes tipo 2 experimentarán daños en los nervios. Esta condición se conoce formalmente como neuropatía diabética y es probablemente causada por altos niveles de azúcar en sangre. De acuerdo con la Clínica Mayo, este es un síntoma común que puede afectar hasta el 50 por ciento de los diabéticos.

Hay diferentes tipos de neuropatía diabética. La mayoría de las personas sentirán hormigueo, dolor o entumecimiento en las manos y los pies. Pero también puede ocurrir en otras partes del cuerpo como el estómago, los intestinos, la vejiga, los genitales o incluso el corazón.

18. Pérdida de conciencia

Las personas con diabetes de tipo 2 pueden sentirse débiles, mareadas o perder completamente la conciencia. Esto es probablemente debido a una condición llamada hipoglucemia. Ocurre cuando los niveles de azúcar en la sangre bajan demasiado. Las caídas graves de azúcar en la sangre pueden provocar desmayos.

La única manera de saber si estos síntomas se deben a la hipoglucemia es haciéndose un análisis de azúcar en sangre. Los que ya han sido diagnosticados con diabetes tipo 2 también pueden experimentar este síntoma como resultado de tomar ciertos medicamentos para controlar su condición.

Tunatura / Shutterstock

19. Cetoacidosis diabética

Una complicación que pueden desarrollar las personas con diabetes tipo 2 es la cetoacidosis diabética. Esto ocurre cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina. La cetoacidosis diabética tiene su propia lista de síntomas y señales de advertencia. También puede ser uno de los primeros indicadores de que una persona tiene diabetes.

Los síntomas de la cetoacidosis diabética pueden desarrollarse rápidamente. Algunos de ellos incluyen:

  • Sed excesiva
  • Náuseas
  • Dolor de estómago
  • Falta de aliento
  • Alto nivel de azúcar en la sangre
  • Altos niveles de cetonas en la orina

Puede encontrar información más específica sobre la cetoacidosis diabética buscando en Internet.

Yeexin Richelle / Shutterstock

20. Algunas personas pueden no tener síntomas al principio

Aunque hay muchos síntomas relacionados con la diabetes tipo 2, es posible que algunas personas no experimenten ningún síntoma. La diabetes de tipo 2 se desarrolla lentamente, a lo largo del tiempo. Esto significa que algunas personas podrían no experimentar síntomas notables durante años.

La mejor manera de controlar cualquier cambio en su salud es hacerse chequeos regulares con su médico. Dado que cualquier persona puede desarrollar diabetes de tipo 2, también debe averiguar si tiene algún factor de riesgo. Esto le ayudará a comprender mejor sus posibilidades de desarrollar esta enfermedad.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X