Salud Bucodental ESP

Seis maneras de mejorar su higiene bucal

Mantener la higiene de sus dientes y encías parece algo bastante simple, ¿no cree? Pero, ¿por qué serán tantos los que pasan por alto todos esos detalles que después les ahorran grandes sumas de dinero en visitas al dentista?

Estos consejos sencillos no sólo harán que sus dientes luzcan blancos y estén libres de caries— también prevendrán otros posibles problemas de salud que surgen de recurrir a técnicas inapropiadas de limpieza. Es probable que se haya cepillado los dientes de la misma forma durante toda su vida, pero nunca es demasiado tarde para hacer algunos cambios positivos. A continuación, le presento seis maneras fáciles de mejorar su higiene bucal…

1. Use hilo dental con frecuencia

Lo sé, su dentista le vive diciendo que use hilo dental todos los días. Quizás algunos pacientes hacen caso y lo utilizan un par de veces después de pasar por el consultorio pero, al poco tiempo, se olvidan. No obstante, cuando vuelven a hacerse un control, mienten al dentista diciendo que han sido obedientes.

Lo cierto es que, tanto su dentista como la Asociación Americana de Personas Retiradas (AARP, por sus siglas en inglés) asegura que sólo alrededor del 40% de los estadounidenses usa hilo dental a diario (suponiendo que no nos han mentido). La AARP señala que esta herramienta llega a lugares donde el cepillo no, por lo que la acumulación de bacterias puede causar inflamación y pérdida de piezas dentales, degeneración ósea y, en casos más extremos, problemas cardiacos.

floss

2. Busque cepillos de dientes suaves

Muchos creerán que mientras más duras sean las cerdas del cepillo de dientes, más efectivo será a la hora de remover el sarro y los restos de alimentos. Sin embargo, la revista Best Health asegura que lo mejor que puede hacer es conseguir un cepillo de dientes con cerdas suaves y redondeadas (por lo general, los cepillos se clasifican en suaves, medios y duros).

Sin embargo, hasta con los cepillos de cerdas suaves, algunos tendemos a cepillarnos con demasiada fuerza y, sin querer, nos hacemos más mal que bien. Best Health publicó una encuesta en la que 700 dentistas concluyeron que las cepilladas demasiado fuertes eran una de las principales causas de sensibilidad dental.

Brushing Teeth 2

3. Evite los enjuagues bucales con alcohol

Muchos de los enjuagues bucales que se venden en los supermercados contienen alcohol, pero hace falta leer detenidamente las etiquetas para darse cuenta. ¿Y cuál es el problema? Bien, según EveryDay Health, los enjuagues bucales con alcohol han demostrado estar vinculados con el cáncer bucal (aunque no existe evidencia sustanciosa como para poder avalarlo).

Otro problema de este tipo de productos es su intensidad, ya que generan una sensación de quemazón que puede hacer que más de uno quiera dejar de usarlos. Tampoco son recomendables para aquellas personas que estén recuperándose de la dependencia al alcohol, ya que la mera presencia de la sustancia puede ser un detonante.

Mouth Wash

4. No se cepille después de comer

Es probable que quiera cepillar sus perlas blancas inmediatamente después de un gran banquete (que seguramente incluyó un postre azucarado o una copa de vino tinto) pero, por más que parezca lo más lógico, dañará más sus piezas dentales que si espera un rato para hacerlo.

Algunos expertos señalan que muchos alimentos y bebidas son ácidos por naturaleza y si se cepilla inmediatamente después de consumirlos, dañará el esmalte de los dientes. Lo mejor que puede hacer es enjuagar su boca con agua y esperar, al menos, media hora para cepillarse. Otras fuentes aconsejan cepillarse antes de comer.

Dry Mouth

5. Reemplace su cepillo de dientes con frecuencia

Por más que su cepillo de dientes actual luzca en perfectas condiciones, la Asociación Dental Americana (ADA) recomienda que acostumbre a reemplazarlo cada 3 o 4 meses o cuando note que los bordes de las cerdas empiecen a gastarse.

No, no es una estrategia de mercado para hacerlo comprar más cepillos de dientes. La ADA afirma que algunos microorganismos que habitan en su boca pueden trasladarse a su cepillo de dientes. Sin embargo, dicha asociación explica que hasta ahora no existe evidencia sólida de que estos organismos impacten en su salud bucal. De todos modos, sí se ha comprobado que los cepillos de dientes gastados son menos efectivos como herramienta de limpieza.

Replace Tooth Brush

6. Cepíllese dos veces al día (como mínimo)

A veces, nuestras agendas colapsadas ponen la higiene bucal en último lugar, aunque la clínica Mayo recomienda que se tome su tiempo para cepillarse bien los dientes al menos dos veces al día. ¡No se engañe con una cepillada exprés!

El sitio web informativo Quora asegura que el momento clave para lavarse los dientes es por la mañana antes de comer huevo y tocino. ¿Por qué? Según un ortodoncista que escribe artículos para dicha fuente virtual, los niveles de calcio en su saliva son más bajos por la mañana, lo que significa que habrá mayores riesgos de dañar el esmalte a causa de la acidez. Además, las bacterias también se multiplican considerablemente en la boca durante la noche.

Brush in the Morning

Share This Article

X