Resfriado ESP

Nueve formas de prevenir un resfriado primaveral

Ayer fue un día agradable — y hablo en nombre de cualquier ciudadano del sudoeste de Canadá que debe soportar temperaturas bajo cero hasta mediados de mayo. Nos resulta extraño tener días templados y llenos de sol a principio de la primavera y, de pronto, es muy tentador querer deshacernos de los sombreros, las bufandas, los mitones y los sacos abrigados. Estos cambios de temperatura hacen que hasta el más sano se enferme.

Por fortuna, los siguientes nueve consejos lo ayudarán a prevenir esos resfriados molestos que atacan durante el comienzo de la primavera…

1. Aspire un poco de vapor de agua

Existe una razón por la que muchos solemos resfriarnos durante los meses más fríos del año. Según un grupo de expertos en rinología de la Universidad de Pensilvania, los cilios (o las pequeñas extensiones celulares que parecen vellosidades) dentro de las fosas nasales y de los senos paranasales son muy vulnerables a los cambios de temperatura. Por si no lo sabía, estos nos protegen al impedir que los gérmenes patógenos ingresen a nuestro organismo.

Cuando el clima es caluroso, los cilios responden (mediante latidos) con muchísima rapidez. Sin embargo, cuando hace frío se vuelven mucho más letárgicos. Es por eso que los cambios de clima traen consigo una ola de resfríos y enfermedades (a menos que proteja su boca y su nariz con una bufanda antes de salir).

2. Alivie esa nariz reseca

Nuestras fosas nasales y senos paranasales son extremadamente exigentes cuando se trata de cuidados especiales. No sólo esperan que los mantengamos cálidos para poder luchar contra los gérmenes de manera eficiente, sino que también prefieren los ambientes húmedos para poder combatir enfermedades.

Los docentes de rinología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia aseguran que los conductos nasales húmedos son más eficientes a la hora de alejar agentes patógenos. Esto se debe a que la mucosa barre o expulsa los virus y las bacterias de las fosas nasales, por lo que las superficies resecas limitan las propiedades antimicrobianas. Utilizar un spray o un gel nasal y beber mucha agua refuerzan las barreras de protección contra organismos peligrosos.

3. Transpire los riesgos

Hacer ejercicio físico no sólo lo ayuda a verse en forma, también evita que tosa, bostece y estornude. Un grupo de investigadores de medicina preventiva de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee asegura que el ejercicio moderado reduce los riesgos de contraer un resfriado en un 27%.

Los estudios aseguran que las sesiones de ejercicio diarias fortalecen el sistema inmunológico y contribuyen en la lucha contra las enfermedades. La transpiración y el aumento de la frecuencia cardiaca además segrega epinefrina, un neurotransmisor que contrae los vasos sanguíneos dentro de los conductos nasales y paranasales y alivia la congestión.

4. Endulce su vida con un poco de miel

Para prevenir el desarrollo de enfermedades, agregue un poco de dulzura a su té, yogur y cereales con ayuda de la miel. Cientos de estudios, entre los que se incluye una investigación realizada en 2014 por el instituto de Medicina Nuclear, Radioterapia y Oncología Clínica de Islamabad, Pakistán, afirman que este fluido dulce ha sido bendecido con propiedades microbianas y antioxidantes.

Los expertos han intentado descubrir cómo actúa este endulzante natural en cultivos de Streptococcus Pyogenes, la bacteria que causa la amigdalitis estreptocócica. Al aplicarse miel Manuka, las bacterias disminuyeron en un 85%. Se ha comprobado que sucede lo mismo con otros tipos de enfermedades bacteriales (como es el caso de la neumonía, la salmonella y las infecciones por estafilococos).

5. Hierbas poderosas

Un grupo de investigadores del área farmacéutica y bioquímica de la Universidad Kyung Hee y de la Universidad de Ewha para mujeres en Corea ha descubierto que muchas hierbas naturales, como el romero, contienen propiedades antivirales que pueden utilizarse para reducir el riesgo de contraer ciertas enfermedades respiratorias.

Los expertos que formaron parte del estudio aseguran que el ácido carnósico dentro de la hierba aromática funciona como agente antiviral y evita que se reproduzca el virus sinicicial respiratorio (RSV), una afección que ataca los pulmones y las vías respiratorias. Acostúmbrese a condimentar con romero las carnes asadas, los guisos y las sopas y fortalezca así su sistema inmunológico.

6. Más yogur griego, más probióticos

Seguramente ya haya escuchado que los probióticos son muy efectivos a la hora de luchar contra resfriados y gripes. De acuerdo con los resultados de estudios realizados por la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia, el yogur griego tiene un alto contenido de probióticos.

Los expertos aseguran que aquellos individuos que consumen una porción de yogur griego (con microorganismos) al día reducen los riesgos de contraer infecciones y resfriados en un 27%. Es otra buena razón para incorporar esta delicia cremosa a sus comidas.

7. Un poco de sol nunca viene mal

Por si necesitaba otra razón para disfrutar de un día de sol, los médicos de la Universidad de Colorado, en Denver y del Hospital General de Massachusetts, en Boston afirman que exponerse a los rayos solares (que contienen vitamina D) previene el desarrollo de infecciones respiratorias (como tuberculosis, asma, congestiones nasales y gripes).

Es por eso que salir a absorber los escasos rayos del sol en invierno es clave para reforzar las defensas del organismo. Los investigadores aseguran que 10.000 UI de vitamina D diarios pueden reducir los riesgos de contraer enfermedades respiratorias en un 50%. Expóngase al sol unos 10 ó 15 minutos al día e incremente la producción de vitamina D.

8. Yoga para luchar contra la gripe

Aunque no lo crea, practicar yoga lo ayuda a fortalecer su sistema inmunológico y reduce los niveles de estrés, según un estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva Delhi, en la India. Los investigadores monitorearon a 60 estudiantes — la mitad de ellos practicó yoga todos los días durante 35 minutos por 12 semanas.

Al finalizar el estudio, los expertos revelaron que, mientras los que no tomaron clases de yoga aumentaron la producción de hormonas del estrés, los yoguis presentaron mayor resistencia a la invasión de microbios que causan resfriados y gripes.

9. Disfrute del té verde

Un grupo de investigadores alemanes del Instituto de Virología Molecular de la Universidad de Münster en Alemania recomiendan reemplazar la segunda o tercera taza de café del día por una de té. ¿Y esto a qué se debe? Los resultados de sus estudios han demostrado que la catequina presente en el té verde es capaz de destruir las partículas del virus influenza.

Este antioxidante no sólo previene los resfriados, también acaba con las bacterias que causan neumonía. Además, complementar el té verde con otras infusiones a base de hierbas, como tés herbales y extractos de limón, alivia la congestión y les devuelve la humedad a las fosas nasales para que puedan luchar contra los gérmenes invasores.

X