Los mejores remedios naturales para la gota

La gota es un tipo de artritis especialmente dolorosa que afecta a las articulaciones. El dolor puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluyendo las orejas, muñecas, rodillas, tobillos, incluso las articulaciones más pequeñas de nuestras manos. Las personas que viven con esta enfermedad sufren ataques que pueden causar inflamación, dolores y extrema sensibilidad. 

Esta condición es consecuencia de altos niveles de ácido úrico en el cuerpo, pero también está asociada a la falta de ejercicio, excesivo consumo de alcohol, estrés, dietas altas en proteínas y aspectos genéticos. Si bien se trata de una enfermedad con la que se puede vivir una vida larga y de calidad, la gota también suele asociarse con otros problemas de salud, por lo que se necesita atención médica adecuada. 

Sin embargo, además de los medicamentos y productos farmacéuticos, existen muchos otros remedios caseros naturales que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la gota y hoy te traemos algunos …

1. Bebe mucha agua

El primer consejo que te traemos es bien simple y es algo que todos deberíamos hacer cada día. De acuerdo con los expertos de Reader’s Digest, uno de los mejores remedios contra los síntomas de la gota es beber mucha agua. Cualquiera que sufra inflamación y dolores debe asegurarse de mantener su cuerpo hidratado. El agua ayuda a expulsar cualquier exceso de ácido úrico del cuerpo y mantiene la gota a raya. 

Otra razón importante por la que debemos beber mucha agua es mantener saludables a nuestros riñones. Cuando nuestros riñones están sanos, también nos ayudan a reducir la cantidad de ácido úrico en el cuerpo, lo cual ayuda a su vez a evitar piedras en el riñón y ataques de gota. De hecho, WebMD advierte que la falta de agua y la deshidratación acaban por aumentar el nivel de ácido úrico en el cuerpo. Así que recuerda mantenerte hidratado todo el día.

2. Aplícate compresas frías

Aplicar compresas frías en zonas inflamadas es un remedio clásico y efectivo. Y en el caso de la gota, no es una excepción. Sin embargo, te recomendamos que en lugar de poner hielo directamente en la zona, utilices un paño mojado con agua, manteniendo el frío sobre la inflamación pero evitando los posibles daños en la piel. El contacto directo con el hielo puede llegar a empeorar los dolores causados por esta enfermedad. 

WebMD recomienda aplicar la compresa fría o con hielo durante no más de 20 minutos varias veces al día. Sin embargo, para aquellos que sufren de diabetes o problemas nerviosos, se les aconseja evitar aplicar hielo en pies y manos.

3. Eleva las articulaciones

La gota es conocida por afectar las articulaciones de manos, pies, rodillas y tobillos. Algunos de los síntomas más comunes son el dolor y la hinchazón, por lo que los médicos recomiendan elevar la articulación afectada en el momento del brote o cuando la molestia está en sus fases iniciales. Según Medical News Today, esto evita que la sangre y el líquido se estanquen en la zona y ayuda a la circulación. 

Para mayor efectividad, puedes elevar la articulación y aplicar una compresa fría.

4. Come cerezas

Esta deliciosa fruta está cargada de antioxidantes que la convierten en un gran remedio para combatir la gota. Gracias a su contenido de antocianinas, la inflamación y los brotes se reducen considerablemente. Los expertos recomiendan comer entre 15 y 20 cerezas todos los días.

También puedes probar con el zumo o extracto de cereza. Los últimos estudios del Dr. Axe en artritis y reumatismo demuestran que el extracto de cereza ayuda a reducir considerablemente los síntomas de la gota en apenas dos días. Se cree que este remedio casero puede llegar a reducir los ataques de gota hasta en un 35%. De hecho, cuando se combina con alopurinol, un medicamento para la gota y los cálculos renales, el Dr. Axe afirma que el riesgo de sufrir un ataque se reduce hasta un 75%.

5. Extracto de semilla de apio

El extracto de semilla de apio y el zumo de apio son de mucha ayuda para tratar los síntomas de la gota, ya que reducen la acumulación de ácido úrico en el cuerpo. Según las últimas investigaciones, el apio contiene docenas de antioxidantes, como el ácido fenólico, el ácido cafeína y el ácido ferúlico, así como flavonoides como la quercetina. Esto es lo que convierte al apio en un tratamiento natural inmejorable para la inflamación, el dolor en las articulaciones, la gota, las infecciones renales y hepáticas, los trastornos de la piel, el síndrome del intestino irritable y las infecciones del tracto urinario, entre otras.

Pero, ¿dónde podemos encontrar el extracto de semilla de apio? Se puede comprar como suplemento, aunque también puedes crear tu propio zumo de apio, o incluso comer apio a bocados durante el día.

6. “Una manzana al día mantiene al doctor en la lejanía”

¡Y a la gota también! Las manzanas contienen grandes cantidades de ácido málico que ayuda a reducir la cantidad de ácido úrico en el cuerpo. Según algunos expertos, este componente hace de las manzanas uno de los remedios naturales más potentes, ya que ayuda a reducir la hinchazón y alivia el dolor. 

Sin embargo, es importante tener en cuenta que no es mucha la evidencia científica que respalde esta teoría. Por ejemplo, también hay muchos detractores que afirman que la fructosa que contienen las manzanas puede llegar a desencadenar hiperuricemia y provocar brotes de gota. Healthline recomienda comer solo una manzana al día para mantenernos saludables, pero más podría derivar en consumo excesivo de azúcar.

7. Haz ejercicio

En muchos casos la gota está causada por obesidad o está relacionada con ella; por lo tanto, practicar ejercicio es un buen remedio para prevenir y reducir los efectos de esta enfermedad. Los brotes de gota pueden ser causados ​​por el estrés, que a su vez también puede reducirse con  ejercicio. Así que no hay excusa, ¡el ejercicio físico es una de las mejores formas de reducir y prevenir los síntomas de la gota! Además, este remedio casero es totalmente gratis. ¡Sal y muévete!

El ejercicio reduce el nivel de ácido úrico en el cuerpo, ya que nos ayuda a controlar el nivel de glucosa en la sangre, y por lo tanto disminuirá la frecuencia y la gravedad de los brotes.

8. Bebe agua con limón

Ya hemos mencionado anteriormente que una de las causas de la gota es el nivel alto de ácido úrico en sangre. Por lo tanto, es evidente que la mejor manera de evitar los síntomas asociados con la gota es intentar reducir la cantidad de ácido úrico en nuestro cuerpo. Algunos expertos señalan que el zumo de limón alcaliniza el cuerpo y reduce la cantidad de ácido en sangre.

Para preparar tu propia agua de limón, solo debes mezclar el zumo de un limón con media cucharadita de bicarbonato de sodio. Para mayor eficacia, bebe un vaso de agua nada más prepararlo. También puedes mezclar el zumo con un poco de agua; en ese caso, se recomienda tomar hasta tres vasos al día.

9. Baños de sales de Epsom

Las sales de Epsom son un gran remedio para combatir el estrés. Además, son una forma más de reducir los males causados por la gota. Al ser altas en magnesio, estas sales ayudan a reducir la inflamación, lo cual también contribuye a combatir los efectos de la gota. Sin embargo, recientes estudios han puesto en tela de juicio los beneficios de esta práctica, ya que la capacidad de absorber el magnesio a través de la piel es reducida, lo cual afectaría a la efectividad de este remedio. 

La verdad, ¡merece la pena intentarlo! Ponte a remojo con al menos una o dos tazas de sales de Epson en tu bañera y sumerge la parte adolorida.

10. Plátano

Al igual que las manzanas, los plátanos tienen fama de ser excelentes para ayudar con esta enfermedad. Esto se debe a la cantidad de potasio que contienen, que fortalecen nuestros tejidos y ayudan a su correcto funcionamiento.

Sin embargo, su alto contenido en fructosa también podría acabar desencadenando un ataque de gota. Según Healthline, existen muchos otros alimentos que tienen más potasio y menos azúcar que los plátanos, como por ejemplo las verduras de hoja verde o los aguacates. En cualquier caso, y para limitar la cantidad de azúcar que consumes, solo debes comer un plátano al día. Y recuerda que no existe evidencia científica sólida que sustente que el plátano es un remedio real contra la gota.

11. Jengibre

El jengibre es un alimento conocido por sus propiedades antiinflamatorias, por lo que evidentemente es bueno para la gota. De hecho, algunos expertos señalan que la aplicación de jengibre en solución tópica es capaz de reducir cualquier dolor causado por el ácido úrico. Otro estudio similar encontró que la hiperuricemia se puede combatir con el consumo de jengibre; sin embargo, cabe destacar que la investigación se hizo con ratas y el jengibre se consumía vía oral. 

Sin duda, hay muchas formas de incorporar el jengibre en tu dieta, pero la forma más fácil es ingerirlo en forma de té o una solución tópica casera. Para hacer un té, solo tienes que hervir un poco de agua y echar dos cucharaditas de jengibre durante unos 10 minutos. Puedes beber este tipo de infusión entre dos y tres veces al día. Además, también puedes preparar un paño de jengibre. Solo tienes que hervir agua con una cucharada de jengibre rallado, remojar el paño en la mezcla y dejarlo enfriar. Una vez que se haya enfriado, aplicas el paño en el área afectada al menos una vez al día durante 15 a 30 minutos.

12. Bicarbonato de sodio

Este consejo puede parecer un poco extraño, pero créenos, ¡funciona! El bicarbonato de sodio ayuda a combatir la gota ya que, como muchos de los otros elementos de esta lista, reduce la cantidad de ácido úrico en el cuerpo, haciendo que el dolor desaparezca.

Puedes mezclar media cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de agua y beberla hasta cuatro veces al día durante dos semanas cuando tengas un brote. Si eres mayor de 60 años, lo recomendado es beberlo tres veces al día.

13. Vinagre de sidra de manzana

Esta opción no es la que mejor sabe, pero sí que funciona. El vinagre de sidra de manzana ayuda a reducir el dolor y la hinchazón, gracias a su acidez. Solo tienes que  echar una cucharadita en un vaso de agua y beber la mezcla al menos tres veces al día. Si te funciona, puedes incluso aumentar las veces que lo consumes por día.

14. Té de ortiga

Es muy posible que nunca hayas oído hablar del té de ortiga, ya que no es tan conocido. Sin embargo, esta bebida está hecha a base de ortiga (Urtica dioica) y se utiliza para reducir la inflamación y el dolor. Lo cierto es que no existen muchos estudios científicos que respalden esta práctica, pero se trata de un remedio antiguo que todavía se utiliza a día de hoy. Hay un estudio que afirma que las ortigas pueden ayudar a mejorar los riñones. Incluso hay alguna investigación realizada con conejos macho que respalda esta teoría, aunque la lesión fue inducida médicamente. 

En cualquier caso, las ortigas son un poderoso fitonutriente antiinflamatorio que se puede consumir en forma de té o suplemento.

Para preparar este té, pon a hervir agua y echa dos cucharaditas de ortiga seca por cada taza de agua. Puedes beber hasta tres tazas por día.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X