Formas de ayudar a prevenir el Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad devastadora que afecta a más de 27 millones de personas a nivel mundial. Es la forma más frecuente de demencia: pérdida de la capacidad cognitiva. Los síntomas del Alzheimer incluyen confusión, pérdida de memoria a corto plazo, cambios de humor y dificultades para hablar. Eventualmente el cerebro se daña tanto que las funciones corporales se deterioran, lo que lleva a la muerte. Generalmente, la muerte ocurre dentro de los diez años posteriores al diagnóstico.

El Alzheimer usualmente ataca a las personas mayores de 65 años. La enfermedad de Alzheimer de inicio temprano puede afectar a cualquier persona menor de 65 años y, en casos raros, afecta a personas jóvenes. No se conoce cura para esta enfermedad. El diagnóstico temprano es clave para extender la vida del individuo afectado. Existen una serie de medicamentos diferentes, pero ninguno ha demostrado tener la capacidad para retrasar o detener por completo la progresión del Alzheimer.

Actualmente hay más de 400 ensayos clínicos sobre nuevos medicamentos para el Alzheimer. Con suerte, nuevos tratamientos estarán disponibles pronto. Hasta entonces, la prevención es una de las mejores opciones. A continuación se presentan 12 maneras fáciles para ayudar a prevenir esta enfermedad.

Comer pescado

Para ayudar a reducir el riesgo de Alzheimer asegúrese de comer mucho pescado. Se ha demostrado que los ácidos grasos omega-3 del pescado retrasan la progresión de la enfermedad. El DHA, o ácido docosahexaenoico, es una de las tres formas principales de ácidos grasos omega-3.

En un estudio se demostró que los DHA son particularmente efectivos para reducir el riesgo y la progresión del Alzheimer. Disfrute de los ácidos grasos omega-3 en pescados como el salmón, la trucha y las sardinas. También puede encontrarlos en nueces, huevos y semillas de lino.

Jugar Sudoku

Un estudio reciente, publicado en Archives of Neurology, ha demostrado una conexión entre mantener el cerebro activo y un riesgo menor de Alzheimer. El estudio observó  a las personas a lo largo de sus vidas, evaluando factores de riesgo de la enfermedad mientras analizaba sus actividades de estimulación cerebral.

Estas actividades comúnmente incluyen sudoku, crucigramas y juegos digitales cortos. El estudio encontró que los resultados provienen de toda una vida de actividades cerebrales, así que ¡comience a jugar sudoku en su juventud!

Beber jugo

Un estudio que analizó a personas de Seattle descubrió que beber jugo puede prevenir el Alzheimer. El estudio, publicado en The American Journal of Medicine, analizó a los participantes durante 10 años.

Sus resultados mostraron que las personas que bebían al menos tres vasos de jugos de frutas y verduras tenían un 76 por ciento menos de riesgo de padecer la enfermedad. Los científicos teorizan que los resultados pueden provenir de las vitaminas de los jugos, así como también de los polifeniles antioxidantes. Puede encontrar polifenoles en jugos, té y vino.

Jugar videojuegos

Jugar juegos es más que solo una actividad divertida, también puede mantener al cerebro en forma. Los videojuegos proporcionan más estimulación mental que leer un libro. Trate de encontrar juegos que requieran una variedad de procesos mentales: los rompecabezas, los juegos de estrategia y los juegos de roles son buenas opciones de videojuegos.

Los “juegos mentales” para videojuegos y juegos de computadora no son necesariamente la mejor opción. Si bien estos juegos le harán pensar, solo le está enseñando a su cerebro a ser más rápido para resolver los acertijos. (Aquí hay algunos consejos sobre cómo las personas mayores pueden mejorar la salud del cerebro).

Colocarse la vacuna contra la gripe

Algunas personas consideran que vacunarse contra la gripe puede aumentar el riesgo de padecer Alzheimer. Su argumento es que hay niveles bajos de mercurio en las vacunas de la gripe. En realidad, vacunarse puede reducir el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer.

Un estudio publicado en el Canadian Medical Journal explica que las vacunas contra la difteria, el tétano, la polio y la gripe pueden protegerlo a largo plazo contra el Alzheimer. La causa de esta conexión no se entiende completamente. (Aquí hay 10 razones convincentes para vacunarse contra la gripe).

Disfrutar el café

Disfrutar de su café matutino podría ayudar a prevenir el Alzheimer. El café está repleto de antioxidantes que se ha demostrado combaten la aparición y progresión de la enfermedad.

Un estudio, publicado en el Journal of Alzheimer’s Disease, reveló que puede reducir el riesgo de padecer la enfermedad en un 65 por ciento al beber de 3 a 5 tazas de café diarias. También indicó que el café retrasó la aparición de la enfermedad de 2 a 4 años. Uno de los investigadores, Chuanhai Cao, PhD., dijo que las personas deberían “aspirar a un promedio de tres tazas de café de 8 onzas por día en la mañana después de desayunar”.

Tener un índice de masa corporal (IMC) saludable

Mantener un peso saludable a lo largo de toda su vida puede ayudar a prevenir la aparición de la enfermedad. Un estudio, presentado en la Academia Estadounidense de Neurología, reportó que hay un mayor riesgo de Alzheimer en correlación con un mayor peso corporal. El estudio analizó a personas mayores de 40 años. Mantener el cerebro saludable comienza con la salud de todo el cuerpo.

Meditar

Meditar regularmente podría ayudar a mantener el Alzheimer a raya. Meditar solo 12 minutos al día durante más de dos meses puede mejorar la circulación vascular en las personas mayores. Esto ayudará a mejorar el flujo de sangre al cerebro.

Un estudio encontró que después de dos meses de meditación regular, las personas con Alzheimer obtuvieron mejores resultados en pruebas cognitivas. La meditación tiene otros grandes beneficios, como reducir los niveles de estrés, equilibrar las emociones y el estado de ánimo y conectar con su cuerpo tanto mental como físicamente.

Tomar un poco de sol

Un estudio reciente encontró que aumentar los niveles de vitamina D junto el consumo de ácidos grasos omega-3 podría ayudar a prevenir el Alzheimer. El estudio, publicado en el Journal of Alzheimer’s Disease, encontró que las personas que tenían altos niveles de ambos nutrientes eran capaces de limpiar sus cerebros de placas amiloides.

Esta placa se ha relacionado con la aparición de la enfermedad. La forma más fácil de obtener más vitamina D es exponerse al sol aunque también puede tomarla en suplementos. (Consulte las formas en que el sol puede afectar nuestra salud).

Dormir toda la noche

Prevenir la formación de las placas amiloides es un paso importante en la prevención de la enfermedad. Un nuevo estudio encontró que dormir bien puede ayudar a mantener su cerebro saludable. Los investigadores descubrieron que los niveles adecuados de melatonina a lo largo de la vida pueden ayudar a prevenir la formación de la placa.

La melatonina no puede eliminar la placa, por lo que la prevención a largo plazo es necesaria. Regule su nivel de melatonina durmiendo bien. Trate de acostarse a la misma hora todas las noches y apague todas las fuentes de luz de su habitación cuando duerma. Asegúrese de dormir al menos 7 horas cada noche. (Siga estos consejos para tener una mejor noche de sueño).

Reducir el consumo de azúcar

Algunos científicos se han referido al Alzheimer como diabetes tipo 3. La hormona que regular la glucosa en la sangre está directamente relacionada con la función cerebral y una dieta con exceso de azúcar puede crear resistencia. Cuando las células cerebrales se vuelven resistentes a la hormona que regular la glucosa en la sangre se pueden formar placas amiloides y provocar la aparición de la enfermedad.

Una vida con una mala dieta puede tener consecuencias que van más allá de la obesidad y la diabetes, podría ser la causa del Alzheimer. Tener una dieta con alimentos bajos en índice glicémico podría ayudar a prevenir esto. (Pruebe algunas de estas dulces alternativas al azúcar refinada).

Ser social

Ser socialmente activo en la adultez podría ayudar a prevenir la enfermedad. Un nuevo estudio, publicado en el Journal of Alzheimer’s Association, encontró una conexión entre las actividades sociales y la aparición tardía de la enfermedad. A medida que las personas envejecen pueden volverse solitarias, especialmente si se dan cuenta de que tienen problemas de memoria.

Guillermo Thies, PhD., afirma que “este fascinante estudio muestra algunas de las primeras pruebas relativamente sólidas de que la actividad cognitiva, incluida la interacción social, reduce el riesgo de demencia”. Mantenerse activo asistiendo a eventos familiares, disfrutando de la compañía de amigos y asistiendo a actividades de clubes como juegos de cartas y pasatiempos son una buena forma de prevenir el Alzheimer.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X