Fumar ESP

El lado cuestionable de los cigarrillos electrónicos

Desde su introducción al mercado Norteamericano en el 2006, los cigarrillos electrónicos (o e-cigarettes) se han promocionado como la alternativa más segura a fumar cigarrillos de tabaco. A pesar del hecho de que les han ahorrado a muchos fumadores una gran cantidad de dinero, muchas agencias americanas líderes en la salud no están convencidas de que los cigarrillos electrónicos sean completamente seguros.

Aquí presentamos nueve hechos cuestionables sobre los cigarrillos electrónicos…

1. Los reclamos de salud no han sido establecidos

Con cientos de empresas en Estados Unidos fabricando y vendiendo los cigarrillos electrónicos como la “alternativa más segura al tabaco” (sin mencionar aquellos fabricantes haciéndolos y vendiéndolos en el extranjero), los cuerpos de salud como la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) tienen aún que probar las miles de opciones para los reclamos específicos de salud o seguridad.

2. Costos de mantenimiento regulares

Sabemos que muchos fumadores de tabaco hacen el cambio a los cigarrillos electrónicos no solo por razones de salud, sino también por razones financieras. Pero lo que muchos fabricantes de cigarrillos electrónicos no le dicen a los consumidores es que hay costos de mantenimiento adicionales más allá de la compra inicial de $100 o más — entre los que se incluyen las baterías (algunos tienen baterías reutilizables) y los cartuchos de nicotina líquida que se venden a granel para rellenarlos.

3. Los efectos de la nicotina pura son desconocidos

Ya deberíamos saber que solo porque un producto pretenda ser “la alternativa más saludable al tabaco” no significa que ese sea el caso. Razón por la cual la FDA ha planteado comprensiblemente preguntas acerca de los efectos secundarios de los cigarrillos electrónicos, particularmente cuando se trata de inhalar vapor de nicotina pura. Tenga en cuenta que los cigarrillos electrónicos aún no se han estudiado ni han sido regulados por la FDA.

4. Ingredientes químicos no mencionados

Cuando escuchamos que un fabricante no proporciona una lista completa de los ingredientes en un embalaje, es motivo de preocupación. Esta es la razón por la cual la FDA cuestiona la transparencia de muchos fabricantes de cigarrillos electrónicos, ya que no proporcionan la información completa de todos los productos químicos utilizados para hacer sus cigarrillos electrónicos.

5. Cantidades de nicotina

Incluida entre los ingredientes químicos no revelados, la cantidad de nicotina pura, en particular, no siempre aparece en las etiquetas del cartucho de cigarrillo electrónico. Esto plantea preocupaciones sobre cuánta nicotina se pone en realidad en el cartucho y si está dentro de los límites seguros para el consumo general del consumidor.

6. Peligros del vapor de segunda mano

Con fumar siempre viene la cuestión del humo de segunda mano que también existe en el caso de los cigarrillos electrónicos. Aunque los cartuchos electrónicos no emiten humo de segunda mano, producen vapor de agua de nicotina de segunda mano. Y sin la aprobación de las agencias reguladoras y de los expertos en salud, muchos de nosotros nos quedamos sin saber cuáles serían los efectos del vapor de segunda mano en niños y otras personas con problemas de salud preexistentes.

7. Se pueden ordenar en línea, lo cual da acceso a los menores de edad

Mientras que la compra de productos de tabaco está restringida a aquellas personas mayores de 18 años, los cigarrillos electrónicos se pueden comprar por cualquier persona de cualquier edad en línea. Con cartuchos de nicotina disponibles en sabores como fresa, chocolate y goma de mascar, los cigarrillos electrónicos vendidos al por menor en línea internacionalmente no hacen distinción entre un comprador con la edad suficiente y un menor de edad.

8. Sensibilidad al vapor

Aunque el humo del tabaco es a menudo irritante para las personas que rodean a los fumadores de cigarrillos, el vapor puro de nicotina de los “e-cigs” es comercializado para fumarse en cualquier lugar. Sin embargo, no podemos ignorar varias afirmaciones públicas de que ese vapor de cigarrillo electrónico provoca irritación en los ojos, nariz y garganta, al igual que dificultades para respirar y náuseas.

9. Sospechas de transporte de drogas ilícitas

Recientemente, fueron notificadas por la FDA algunas incautaciones de cigarrillos electrónicos provenientes de envíos del extranjero basándose en la afirmación de que los cartuchos de los cigarrillos electrónicos proporcionan un dispositivo ideal para la entrega de fármacos ilegales cuando importados a Norteamérica y procedentes de otras partes del mundo. De hecho, es imposible regular los cigarrillos electrónicos vendidos internacionalmente a los consumidores en línea.

Share This Article

X