Home » Spanish » Tratamiento & Prevención » Doce remedios caseros tradicionales que realmente funcionan

Doce remedios caseros tradicionales que realmente funcionan


Las personas revuelven las estanterías de las farmacias en busca de fármacos que alivien sus dolencias de forma mágica y casi instantánea. Aunque no lo crea, el camino hacia la sanación de ciertas molestias puede estar en la estantería de su baño o dentro de su alacena. Algunos remedios caseros han existido durante décadas y muchos de ellos son muy efectivos. A continuación, le presentamos doce remedios caseros fáciles y accesibles para aliviar dolores y molestias leves y ciertas enfermedades típicas.

Nuestro objetivo no es suplantar el asesoramiento médico. Si se siente muy mal y nota que no mejora al cabo de uno o dos días, contacte con su médico de confianza.

1. Avellano de bruja para el dolor y la comezón

El avellano de bruja es una alternativa menos dolorosa para el alcohol o el peróxido de hidrógeno. Puede usarse como tónico para la piel, aunque también destaca por sus propiedades para aliviar la comezón y el dolor. Es ideal para curar cortes, escozores, picaduras de insectos, raspones y quemaduras. Además, ayuda a sanar los moratones y disminuye la hinchazón.

Este remedio natural es perfecto para niños pequeños, ya que no arde o escuece tanto como el alcohol y proporciona una experiencia menos traumática a la hora de realizarles los primeros auxilios después de un golpe o una caída. Ha sido utilizado durante décadas como tratamiento accesible y efectivo para las lesiones causadas por las hemorroides.

witch hazel

2. Té de menta para gases e hinchazón

Si tiene problemas estomacales como gases e hinchazón, disfrute de una reconfortante taza de té de menta. Esta hierba destaca por aliviar los espasmos del intestino y el colon, lo que mejora la diarrea y los cólicos. Es muy efectiva a la hora de reducir las flatulencias y la inflamación.

Como si esto fuera poco, el té de menta refresca el aliento y minimiza la deshidratación provocada por la cafeína o el alcohol. La infusión no tiene calorías, siempre y cuando evite la azúcar — ¡así que empiece a beber! Bonus: La menta es muy fácil de cultivar, por lo que puede incorporarla a su huerta y tenerla al alcance de la mano cada vez que la necesite.

Peppermint Tea

3. Sales de Epsom para el dolor muscular

Su masajista no se equivoca al sugerirle que se dé baños de inmersión con agua tibia y sales de Epsom. Más allá de lo que las burbujas y el agua tibia pueden lograr, las sales son extremadamente efectivas a la hora de aliviar los dolores musculares.

Además, las sales de Epsom son excelentes para aliviar la inflamación. Esto permite que se acelere el proceso de curación de moratones, cortes y raspaduras. Son muy accesibles, se consiguen en cualquier farmacia y se comercializan en grandes cantidades. ¿Qué espera? ¡Comience a llenar la bañera!

Epsom Salts

4. Chocolate para la tos

Es casi una verdad universal que el chocolate es delicioso y la tos es molesta. Pero, ¿alguna vez se le ocurrió pensar que las bondades (y la dulzura) del chocolate servirían para aliviar la tos? Resulta que, según WebMD, el compuesto teobromina presente en el chocolate es muy efectivo a la hora de suprimir la tos, incluso más que los jarabes tradicionales.

El derivado de cacao es mucho más recomendable que la codeína, un alcaloide que forma parte de muchos remedios para la tos. En cuanto a las pastillas, muchas contienen azúcar y es mucho más recomendable que aquellos que deban lidiar constantemente con la tos seca obtengan esas calorías extra de un delicioso chocolate que de un remedio.

Chocolate

5. Manzana para las molestias estomacales

¿Acaso algún amigo suyo le comentó alguna vez que las manzanas alivian la resaca y los problemas estomacales? Por más extraño que parezca, tanto las manzanas como las bananas son una fuente excelente de pectina, que permite digerir y expulsar partículas de alimentos que irritan el estómago.

Si bien esta fruta en sí es maravillosa, el zumo de manzana puede empeorar ciertos problemas estomacales, en especial la diarrea, debido a su contenido elevado de azúcar. Y si las manzanas son las culpables de su malestar — intente comerlas hervidas en vez de crudas. ¡Recuerde que una manzana al día aleja al doctor!

Apples

6. Agua salada para el dolor de garganta

Si siente que el dolor de garganta está cerca, olvídese de las pastillas y los caramelos y diríjase de inmediato a la cocina. Disuelva un poco de sal en agua tibia y haga gárgaras durante treinta segundos. Para que tenga una idea de las proporciones, incorpore un cuarto o media cucharada de sal en un vaso de agua tibia, no hervida.

Esta solución elimina las bacterias presentes en la garganta que le generan ardor y molestia. Además, las gárgaras remueven la mucosa y demás secreciones que tanto lo incomodan. Procure no tragar la solución (es agua salada, ugh) y, para mayor efectividad, realícelo apenas sienta que el dolor de garganta está cerca.

salt water

7. Aceite de lavanda para dormir

Colocar bolsitas de lavanda seca entre las sábanas no sólo perfuma su cama, sino que repele polillas e insectos. Sin embargo, esta no es la única razón por la que esta práctica se ha vuelto costumbre con el paso de los años. Ciertas investigaciones de la clínica de Mayo han demostrado que la lavanda es un remedio efectivo contra la ansiedad y los dolores de cabeza y promueve el descanso profundo y relajado.

El aceite es más concentrado que la lavanda seca, por lo que así le permite aprovechar mucho más sus beneficios. El aceite puede inhalarse, agregarse a lociones sin perfume para aplicarse en la piel, incorporarse en vaporizadores o colocarse en bolitas de algodón sobre la mesa de luz.

Lavender Oil

8. Bicarbonato de sodio para picaduras de insectos y astillas

El bicarbonato de sodio es otro artículo casero que esconde miles de usos asombrosos. Puede que sepa que es muy efectivo para blanquear los dientes y desodorizar su refrigerador pero, ¿acaso se imaginaba que esta maravilla servía para quitar astillas? Lo único que debe hacer es mezclar el bicarbonato con un poco de agua y aplicarlo en la zona afectada. Aguarde entre 15 y 20 y luego, con ayuda de un par de pinzas, remueva la astilla. El bicarbonato ablanda la piel y facilita la remoción de astillas y aguijones.

Además, esta misma preparación sirve para aliviar el dolor y la picazón provocados por las picaduras de insectos. Después de colocarse hielo, seque el área y aplique la pasta el mayor tiempo posible. Además de ser un remedio casero asombroso — el bicarbonato de sodio también sirve para hornear galletas, ¡genial!

Baking Soda

9. Aceite de oliva para blanquear los dientes y mejorar el aliento

Esta técnica milenaria se conoce como “oil pulling” y puede realizarse con cualquier aceite puro, desde los de coco y oliva hasta el de sésamo. Este antiguo método ayurvédico consiste en hacer gárgaras con una medida de aceite durante veinte minutos, aunque para muchos suene desagradable.

Lo más sorprendente de todo es que esta práctica se destaca por blanquear los dientes, reducir la gingivitis y mejorar el aliento. Además, ¡hidrata los labios! Algunos dicen que el oil pulling aporta beneficios adicionales a la salud, aunque todavía no hay estudios que lo prueben. Aún así, si le interesa, no dude en intentarlo. Lo peor que le puede pasar es que trague un poco de aceite. ¡Ugh!

cooking oils

10. Crema Penaten para el acné

Esta es casi una leyenda urbana que se ha popularizado en campamentos de verano y dormitorios universitarios. Este truco consiste en colocar puntitos de crema Penaten en los granitos para que se sequen. ¿Funciona? Si es así, ¿qué la hace tan efectiva?

Resulta que la crema Penaten contiene óxido de cinc, muy efectivo a la hora de aliviar la dermatitis del pañal y el acné. También puede utilizarse para curar sarpullidos, irritaciones en la piel, eczemas y quemaduras. Además, su aroma suave es muy agradable.

Cream

11. Aceite de eucalipto para resfríos y bronquitis

Los saunas, spas y salones de yoga no se equivocan — el aroma a eucalipto es exquisito y promueve la relajación y el bienestar. Además, no por nada los Vick Vaporub son compañeros inseparables de los resfríos y ataques de tos. El aroma a eucalipto despeja las fosas nasales y relaja los músculos del pecho.

Incorpore unas gotitas de aceite de eucalipto en la ducha o en un recipiente abierto para que el aroma y el vapor se esparzan por la habitación. También puede frotarse el pecho o debajo de la nariz con un poco de aceite de eucalipto diluido. De esta manera, podrá respirar mejor y la congestión se reducirá considerablemente.

Eucalyptus Oil

12. Miel para cicatrizar heridas

Por supuesto, la miel es un complemento excelente para aliviar los dolores de garganta y la tos. Y por supuesto que es un complemento delicioso para las alas de pollo y las tostadas. Sin embargo, este producto natural cuenta con miles de propiedades y usos terapéuticos asombrosos. Según WebMD, uno de los más conocidos es como cicatrizante para heridas, ya que alivia el dolor y las molestias asociadas con las ampollas y llagas bucales causadas por tratamientos con radiación.

Se cree que también sirve para regular los niveles de glucosa en sangre y el colesterol en pacientes diabéticos. Este compuesto natural es maravilloso, a pesar de que se suele guardar bien al fondo de la alacena. ¿Qué espera? ¡Es hora de desempolvar ese frasco de miel!

Honey Health

ADVERTISEMENT

We Recommend

More on ActiveBeat