Cómo reducir las enzimas hepáticas elevadas

El hígado es el órgano más grande de nuestro cuerpo. No sólo eso, sino que también tiene grandes responsabilidades en cuanto a metabolizar los alimentos que consumimos para convertirlos en energía, y filtrar y eliminar las toxinas a través de la orina.

El daño hepático puede comenzar con muy pocos signos o síntomas. Sin embargo, una vez que las enzimas de su hígado se elevan, los problemas de salud aparecerán rápidamente en forma de hepatitis, cirrosis o enfermedad del hígado graso. He aquí diez sencillos cambios en su estilo de vida que puede hacer para proteger su órgano más grande y reducir las enzimas hepáticas…

1. Evite el consumo de alcohol

El hígado de por sí ya tiene bastantes dificultades para procesar el alcohol. Por eso, si bebe demasiado y con demasiada frecuencia, su hígado sufrirá daños. Lo mejor que puede hacer para reducir las enzimas hepáticas altas es dejar de beber alcohol. Si no lo deja por completo, debería tener al menos dos días sin alcohol a la semana, y no beber más de 7 u 8 bebidas alcohólicas en total a la semana.

Su hígado puede tener dificultades para procesar el alcohol, especialmente si bebe mucho con regularidad: el hígado procesa el alcohol como una toxina porque puede tener efectos tóxicos en su hígado. El consumo excesivo de alcohol y el alcoholismo pueden dañar gravemente su hígado de forma irreparable. Según el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo, tan sólo tres bebidas de una vez combinadas con medicamentos como el paracetamol pueden ser tóxicas para el hígado. En resumen, el alcohol puede tener graves efectos negativos en el hígado y eliminarlo de su dieta puede favorecer la disminución de las enzimas hepáticas.

2. Deje de tomar todo tipo de medicamentos sin receta

No hablo de los medicamentos recetados por su médico, sino de cualquier medicamento de venta libre o ilegal que pueda estar utilizando para aliviar el dolor -incluyendo el paracetamol, el ibuprofeno o la aspirina- que, cuando se utilizan a largo plazo, pueden impedir en gran medida la función del hígado. Y lo que más asusta de los medicamentos sin receta que pueden causar daños en el hígado o impedir que éste funcione como debería, es que probablemente usted no va a tener ningún síntoma de que algo va mal hasta que ya haya empezado a hacer daño a su hígado. Aunque los medicamentos de venta libre son los que más riesgo presentan de dañar el hígado, también hay algunos medicamentos con receta que pueden suponer un problema.

La buena noticia es que los medicamentos que se sabe que causan un mayor riesgo de daño para las personas con enfermedades hepáticas suelen dejarlo claro en el envase. Asegúrese de leer las instrucciones de todos los medicamentos antes de tomarlos, y si necesita tomar un medicamento sin receta con frecuencia, consulte primero con su médico.

3. Reduzca la exposición a contaminantes en el entorno

Las toxinas ambientales, como los limpiadores químicos, los protectores solares, los productos de higiene personal, los perfumes, los detergentes, los gases de desinfectantes o pinturas, e incluso el humo de los cigarrillos de segunda mano, contienen aditivos peligrosos que dañarán su hígado. Cambie sus limpiadores, productos de higiene y champús de marca por otros de origen natural sin sustancias químicas añadidas.

Hoy en día la gente es mucho más curiosa y está más informada sobre lo que hay en sus productos domésticos y lo que su cuerpo absorbe de los productos que utiliza. Tanto si se trata de destilados de petróleo en su detergente para la ropa como de plomo en la barra de labios, la sociedad exige más información que nunca. Por ello, muchas marcas han empezado a ofrecer más transparencia sobre cómo fabrican sus productos y las medidas de seguridad que cumplen. Y también ha dado lugar a un montón de nuevas empresas en el mercado que ofrecen productos naturales y orgánicos, por lo que es mucho más fácil proteger su hígado disminuyendo su exposición a las toxinas ambientales.

4. Reduzca el consumo de alimentos procesados

Me refiero a los alimentos precocinados de caja que contienen un exceso de sodio y azúcar refinada. Sin mencionar los químicos y los preservantes que obviamente no son considerados saludables por el estándar de nadie. Una manera rápida de tener un hígado más sano es eliminando estos alimentos por completo de su dieta y elegir en su lugar alimentos frescos e integrales. Los alimentos procesados hacen que su hígado trabaje más para deshacerse de las toxinas. En este estado debilitado, a su hígado le resulta difícil hacer bien su trabajo, lo que le hace susceptible de sufrir daños por las toxinas que no ha podido procesar adecuadamente.

Cuando tenga antojo de azúcar, busque alternativas naturales, como la miel o la estevia. Y puesto que eliminar los alimentos procesados de su dieta es una forma sencilla de promover la salud del hígado y prevenir daños innecesarios, también debería considerar el consumo de alimentos que puedan limpiar su hígado. Comer fruta a la hora de la merienda y cargarse de verduras durante la comida y la cena le hará sentirse mejor en general.

5. Coma alimentos saludables

Centre su dieta en alimentos orgánicos e integrales sin preservantes añadidos. Hágase el hábito de hacer la mayor parte de sus compras en la parte exterior del supermercado, en la sección de verduras frescas, y no en los pasillos interiores donde se encuentran los alimentos procesados. Llene el carro de frutas y verduras frescas para aprovechar los beneficios de sus propiedades desintoxicantes, que son excelentes para la salud del hígado. Incorpore a su dieta más ajo, verduras de hojas verdes, manzanas, zanahorias y pomelos. Estos son sólo algunos de los alimentos que pueden limpiar el hígado de forma natural. Y evite los productos por impulso que se encuentran al final de los pasillos del interior y en la caja: nunca son saludables y son una presa para los débiles.

Los beneficios de seguir una dieta rica en alimentos integrales van mucho más allá de lo buenos que son para prevenir el daño hepático. Comer de forma saludable y hacer ejercicio con regularidad puede reducir en gran medida el riesgo de padecer afecciones médicas, como el cáncer, la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardíacas.

6. Tome aceite de pescado

Una dieta rica en ácidos grasos omega-3 -por ejemplo, alimentos que contengan aceites de pescado (es decir, salmón, atún y sardinas) o aceite de semillas de linaza- puede beneficiar el funcionamiento del hígado y contribuir a reducir los peligrosos niveles de enzimas hepáticas de triglicéridos. Los triglicéridos son un tipo de grasa que se obtiene de los alimentos, así como de su propio cuerpo – su hígado produce naturalmente esta grasa cuando come, y es una parte extremadamente importante del funcionamiento adecuado del hígado. Cuando tiene demasiados triglicéridos en su cuerpo, el exceso se almacena para ser utilizado en otra ocasión. Comer en exceso puede hacer que su cuerpo cree un exceso de triglicéridos, especialmente cuando come muchos carbohidratos.

El problema es que tener un alto nivel de triglicéridos almacenados en su cuerpo puede ayudar a causar inflamación del hígado y algunas formas de enfermedad hepática. Su colesterol -el malo- también puede aumentar por encima del rango normal. Usted puede añadir aceite de pescado a su sistema de dos maneras: a través de un suplemento diario o comiendo ciertos tipos de pescado. Antes de añadir aceite de pescado a su dieta, hable con su médico o con un nutricionista.

7. Desintoxiquese con hierbas naturales

Puede que no sepa que ciertas hierbas naturales, como el diente de león y el cardo mariano, actúan como desintoxicantes naturales del hígado para darle a un hígado sobrecargado y tóxico un descanso necesario. El cardo mariano puede proteger su hígado contra las toxinas, repararlo mediante el crecimiento de nuevas células y tiene propiedades antiinflamatorias. Desintoxicarse regularmente no sólo puede ayudar a su hígado, sino también a otros órganos principales.

Las enzimas hepáticas elevadas se determinan mediante un análisis de sangre, y suelen ser un signo de daño hepático causado por el alcoholismo y algunos tipos de medicamentos recetados. La hepatitis C también es un culpable común que eleva sus enzimas hepáticas. En muchos casos, el daño hepático es irreparable, pero las hierbas naturales pueden ayudar a estabilizar sus niveles y evitar que aumenten. Aunque mucha gente confía en el uso de hierbas para ayudar con los niveles de enzimas hepáticas, es mejor hablar con un profesional de la salud sobre qué plan seguir. Es recomendable que aprenda más sobre los suplementos de hierbas y su efecto en el organismo, así como la dosis recomendada y la frecuencia con la que debe tomarlos.

8. Consuma un suplemento para una función del hígado más saludable

Los suplementos de venta libre también pueden favorecer la función del hígado y la desintoxicación. Por ejemplo, puede probar la vitamina B-12 y la coenzima Q10, que restituyen las células hepáticas dañadas, y para la salud y la función general del hígado, las vitaminas A, C y D podrían ayudar. (Consulte a su médico antes de empezar a tomar cualquier suplemento para saber los beneficios y la posible reacción con otros medicamentos). Si está haciendo una limpieza, vale la pena considerar la posibilidad de añadir un suplemento prebiótico para proteger su hígado, ya que la limpieza eliminará tanto las toxinas como las bacterias naturales y saludables. Los prebióticos pueden ayudar a su hígado a reponer las bacterias buenas que se pierden durante la limpieza.

Es importante tener en cuenta que algunos suplementos (no los destinados a ayudar a su hígado) pueden realmente elevar su nivel de enzimas hepáticas y potencialmente causar daños en el hígado. También puede causar daños a su salud -incluido su hígado- cuando ciertos suplementos se combinan con medicamentos con y sin receta. Algunas interacciones entre los medicamentos y los suplementos pueden ser difíciles de procesar para su hígado.

9. Cambie la carne de vacuno por el pollo

La carne de vacuno tiene un alto contenido en proteínas y grasas y es difícil de digerir… no hay peros que valgan. Cuando la come en exceso o con demasiada frecuencia, su hígado tiene que ocuparse del exceso de proteínas y grasas, ya que sólo puede procesar una cantidad determinada a la vez. Entonces almacena los desechos, lo que puede provocar graves problemas de salud. Sin embargo, su cuerpo sigue necesitando proteínas magras para funcionar correctamente. Así que limítese a las carnes magras que son más fáciles de digerir, como el pescado, el pollo, los frutos secos, los frijoles, las legumbres y los lácteos bajos en grasa.

Su hígado tiene un papel extremadamente vital en su cuerpo: elimina las toxinas dañinas, convierte los alimentos en energía, produce proteínas y ayuda a dirigir su metabolismo. Un hígado dañado o un hígado que no funciona correctamente puede afectar al resto de su cuerpo. Cuidar de su hígado debe ser una prioridad debido al potencial de ciertos alimentos. Así que incluso si es un amante de la carne roja, al menos reduzca la cantidad y la frecuencia con la que la come.

10. Consulte con un nutricionista

Si la alimentación es el principal obstáculo para que usted tenga un hígado sano, ¡pida ayuda! Hay una variedad de maneras bastante sencillas de tratar mejor a su hígado solo con cambios en su dieta. Haga una cita con un dietista o nutricionista certificado para que le ayude a elaborar un plan de alimentación que reduzca las enzimas hepáticas elevadas y peligrosas y ayude a la salud del hígado y a su desintoxicación.

Una ventaja añadida es que los alimentos que un nutricionista le sugerirá para garantizar una salud óptima del hígado pueden afectar positivamente a otros órganos y a su salud en general. Como la dieta incluiría muchos productos frescos y ningún alimento procesado preenvasado (o muy poco), podrá ver una diferencia en su peso y también habrá perdido grasa. Cuando un plan de dieta optimizado para mantener un hígado sano se combina con ejercicio regular (asegurándose de incluir una combinación de ejercicios cardiovasculares, de desarrollo muscular, de estiramiento y de flexibilidad), es inevitable ver unos resultados magníficos.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X