Higiene ESP

8 hechos desagradables sobre los jabones antisépticos

La mayoría de familias hace el cambio a jabones y otros productos “antibacteriales” con el fin de proteger a sus familias de gérmenes y enfermedades. Sin embargo, los estudios revelan que usted no solo podría estar derrochando su dinero sino también poniendo en riesgo su salud debido al uso excesivo de estos productos.

Aquí le mostramos ocho hechos desagradables acerca de los jabones antibacteriales y otros productos antimicrobianos…

1. Los estudios muestran que los productos llamados “antibacteriales” generalmente comercializados no son más efectivos que el agua y el jabón común. Así que pagar más dinero por un producto denominado como antibacterial no ofrece ninguna protección adicional. El jabón en sí es un agente que lucha contra los gérmenes.

2. Además, estudios realizados por la Food and Drug Administration (FDA) también han descubierto que usar productos comercializados como “antimicrobianos” no proporciona ningún beneficio adicional para combatir los gérmenes en comparación con el agua y el jabón.

3. Además del cuestionamiento sobre la eficacia de los productos llamados “antibacteriales” y “antimicrobianos”, la FDA manifiesta preocupaciones acerca de los ingredientes antisépticos y químicos agregados a estos productos, los cuales pueden poner en peligro la salud de los usuarios.

4. Un aditivo “antibacterial” en particular, llamado triclosán, ha demostrado en pruebas de laboratorio ser perjudicial para nuestra salud. Por ejemplo, cuando las ratas de laboratorio fueron expuestas a productos que contenían triclosán, experimentaron incremento en los niveles hormonales como (testosterona, estrógenos y hormonas tiroideas), los cuales pueden estimular la pubertad precoz, ciertos tipos de cáncer y causar infertilidad.

5. Usar productos antibacteriales con triclosán añadido también puede hacer que el usuario desarrolle una forma de bacteria resistente a los medicamentos. Esto significa que si abusa de los productos antibacteriales y se enferma, los medicamentos que tome para tratar la enfermedad podrían no tener efecto en la mejora de su salud.

6. Por desgracia, la FDA sospecha que aproximadamente un 93% de los jabones líquidos comercializados como “antibacteriales” y “antimicrobianos” contienen triclosán (también etiquetado a menudo como triclocarbán). Revise las etiquetas cuidadosamente.

7. Los estudios demuestran que el uso excesivo de productos antimicrobianos es similar al uso excesivo de antibióticos. El cuerpo eventualmente desarrollará microbios farmacorresistentes (es decir, estreptococo neumonía y ciertas súper cepas de E. coli) que no pueden luchar contra las bacterias mutantes de los gérmenes.

8. Los médicos repudian la práctica de venta de productos falsos, como es el caso de desinfectantes de manos (que en su mayoría contienen alcohol) y productos antibacteriales que afirman poder ayudar a prevenir los resfriados y las infecciones, los cuales en realidad son virales y no responden a fármacos antibióticos.

X