10 opciones de tratamiento para pacientes con tendinitis

La tendinitis es un tipo de lesión que ocurre con el uso excesivo. Se produce cuando un tendón, el cordón grueso que une el hueso al músculo, se inflama o irrita debido a un impacto o lesión. El daño ocurre cuando el cuerpo no puede reconstruir el tendón con un descanso adecuado.

Debido a que la tendinitis es causada principalmente por el estrés repetitivo, generalmente por una lesión deportiva o estrés laboral, el descanso es el factor más importante. Sin embargo, las siguientes diez opciones de tratamiento han demostrado ser exitosas antes de considerar la cirugía…

1. Acupuntura

La acupuntura tiene como objetivo aumentar el suministro de sangre y la circulación sanguínea al tendón afectado, lo que a su vez estimula la liberación de endorfinas y serotonina (los analgésicos naturales del cuerpo). La acupuntura puede reducir la inflamación de la articulación afectada mediante la punción no solo del área afectada, sino también de otras áreas del cuerpo que se sabe que causan tendinitis. A menudo, esto puede ser un alivio adecuado del dolor asociado con la tendinitis, sin necesidad de analgésicos recetados.

La tendinitis puede convertirse en una ocurrencia crónica si no se trata, por lo que es importante encontrar un tratamiento para aliviar la hinchazón y el dolor cada vez que lo experimente. Muchas personas contraen tendinitis en la mano, la muñeca y el antebrazo, e incluso experimentan entumecimiento y hormigueo en la zona afectada. Si bien la acupuntura suele ser un método exitoso para tratar estos síntomas, a veces no puede ayudar debido a la causa del problema. Un acupuntor certificado puede evaluar su caso y determinar si puede ayudarlo.

2. Fisioterapia

La fisioterapia puede ayudar a aumentar el rango de movimiento y reducir el dolor y la inflamación que afectan al tendón. Los ejercicios de fisioterapia monitoreados de cerca también pueden fortalecer el músculo de unión para brindar una mejor protección contra un mayor daño del tendón, así como también disminuir la posibilidad de que vuelva a ocurrir. Se sabe que los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento en los músculos alrededor del área afectada ayudan a aliviar los síntomas de la tendinitis. La fisioterapia es un curso de tratamiento popular debido a lo efectivo y preventivo que puede ser.

Su fisioterapeuta podría hacer una ecografía del área que sospeche que está inflamada y duele debido a la tendinitis. Esta prueba les permite confirmar el problema y buscar otros problemas comunes como la bursitis. Una vez que haya un diagnóstico confirmado, el fisioterapeuta creará un plan de tratamiento para reparar el tendón afectado. La fisioterapia a menudo integra el masaje en el plan de tratamiento, junto con ejercicios y estiramientos. Y algunos fisioterapeutas también pueden usar terapia con láser o ultrasonido.

3. Inyecciones de cortisona

Si los síntomas de la tendinitis son persistentes, se puede considerar una inyección de cortisona. La cortisona es un poderoso medicamento antiinflamatorio que se inyecta directamente en el lugar de la inflamación, en lugar de un medicamento oral. Esto puede ser extremadamente útil para situaciones que no mejoran con el descanso u otros tratamientos. Debido a que las inyecciones de cortisona ofrecen un alivio inmediato a corto plazo, muchas personas vuelven a sus actividades habituales, incluida la que causó la tendinitis en primer lugar. Si lo hace, a menudo resulta en la recurrencia de los problemas de los tendones y el potencial de aumentar la posibilidad de problemas crónicos. Si recibe inyecciones de cortisona para la tendinitis, asegúrese de terminar el período de descanso sugerido por su médico.

Algunos profesionales de la salud no creen que la tendinitis deba tratarse con inyecciones de cortisona, o al menos no con regularidad. Hay algunas preocupaciones de que estas inyecciones hagan más daño que bien en última instancia. No todos los tipos de tendinitis pueden tratarse con inyecciones de cortisona. Por ejemplo, la tendinitis de Aquiles rara vez se inyecta con cortisona debido a las preocupaciones sobre la posible ruptura del tendón.

4. Medicamentos antiinflamatorios

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (o AINE) a menudo son recetados por un médico como un tipo de analgésico de venta libre (es decir, ibuprofeno o Motrin) para reducir el dolor, la hinchazón y la inflamación de los tendones. Estos medicamentos se pueden administrar por vía oral (en forma de pastilla) o en forma de crema. Algunas personas prefieren usar cremas antiinflamatorias debido a la sensación de alivio inmediato cuando se frota la crema directamente sobre el área afectada. Estos medicamentos no deben tomarse durante largos períodos de tiempo y debe consultar con su médico antes de tomarlos si tiene algún problema médico actual.

Dependiendo del tipo y la gravedad de su tendinitis, es posible que los medicamentos antiinflamatorios no funcionen; es común que sean útiles para controlar el dolor y la inflamación en las primeras etapas de la tendinitis, pero más adelante, es posible que no sean tan útiles. Es importante tener en cuenta que, si bien los medicamentos antiinflamatorios se pueden usar para tratar el dolor y la inflamación temprana, no se pueden usar como medida preventiva, por lo que se deben usar en combinación con otros tratamientos.

5. Terapia de masaje

La terapia de masaje también tiene muchos beneficios cuando se trata de disminuir el dolor y estimular el flujo de sangre al tendón afectado. El masaje profundo también puede promover la movilidad y acelerar el proceso de curación. La terapia de masaje se enfoca en moverse hacia adelante y hacia atrás sobre las fibras lesionadas que rodean el tendón afectado. Muchos atletas contraen tendinitis por entrenamientos y competencias repetitivas y rigurosas. Los medicamentos no son tan efectivos cuando se es propenso a la tendinitis crónica, razón por la cual a menudo se necesitan tratamientos como la terapia de masaje para brindar más alivio o incluso se usan como tratamiento preventivo.

Aunque existen algunas técnicas de masaje que puede usar en usted mismo (si puede alcanzar fácilmente el tendón inflamado), también es una buena idea consultar a un terapeuta de masaje registrado para obtener el tratamiento más efectivo. Existen muchas técnicas de masaje diferentes que se enfocan en áreas y tendones específicos, y obtener el mejor tratamiento para su situación acelerará el proceso de curación.

6. Electroterapia

La electroterapia es un tratamiento que ha sido utilizado durante mucho tiempo cuando se trata de reducir la inflamación, disminuir el dolor, promover la reparación de tejidos y aumentar la circulación sanguínea y, finalmente, el rango de movimiento en la articulación. Las fibras nerviosas son estimuladas por los pequeños impulsos eléctricos de la máquina de electroterapia. Disminuye el dolor porque se liberan endorfinas cuando la máquina envía los impulsos eléctricos. La electroterapia se puede utilizar tanto en casos de tendinitis aguda como crónica, pero generalmente al principio cuando la tendinitis no es grave, y en combinación con otros tratamientos como fisioterapia, calor y hielo.

Los impulsos pasan por parches que se pegan a la piel del área afectada. Si bien los impulsos eléctricos no duelen, pueden causar sensaciones de hormigueo. Hay varias formas diferentes de electroterapia disponibles, que varían en intensidad y frecuencia. Algunos son mejores para el alivio a corto plazo y otros para el largo plazo. Es probable que su médico le derive a un especialista para realizar la terapia según la causa de la tendinitis y la gravedad.

7. Aparatos ortopédicos y férulas

Proteger el tendón afectado también proporcionará un poco de alivio y le dará tiempo para sanar. Y una férula para la muñeca o una rodillera pueden brindar protección al realizar actividades o deportes que exigen esfuerzo de las articulaciones en el área afectada. Los aparatos ortopédicos y las férulas son un tratamiento común para la tendinitis, especialmente si no es grave. A menudo, solo movilizar el área afectada puede eliminar por completo el dolor y la inflamación. Si tiene tendinitis en la muñeca, es posible que deba usarla durante toda la jornada laboral si su trabajo implica sentarse en un escritorio y escribir durante todo el día.

Incluso puede ser beneficioso usar una férula para la muñeca y un reposamuñecas en el teclado. Los reposamuñecas eliminan la presión y la tensión en las muñecas al escribir. El uso de un aparato ortopédico o una férula es más eficaz cuando se detecta el problema desde el principio, antes de que llegue al punto en que sea debilitante. Su médico puede ayudarle a explicar los diferentes tipos de férulas y aparatos ortopédicos y recomendarle lo que es mejor para usted.

8. Ultrasonido

Los fisioterapeutas suelen utilizar la tecnología de ultrasonido para aumentar la circulación articular. La máquina de ultrasonido envía ondas de sonido y produce calor hacia la articulación afectada para reducir el dolor, aflojar los músculos tensos y acelerar la curación. También son extremadamente efectivos para reducir la inflamación. A menudo, sentirá un alivio inmediato con una sesión de ultrasonido, que suele durar alrededor de 5 minutos. Los tratamientos de ultrasonido se usan comúnmente en la industria del deporte para tratar una amplia gama de problemas de músculos y tendones, incluida la tendinitis.

Si bien el ultrasonido es una técnica popular que se usa en todo el mundo y muchas personas se han beneficiado del tratamiento, existe una gran controversia en la profesión médica acerca de si la tecnología de ultrasonido realmente ayuda o no a reparar el tejido lesionado. Hay una falta de pruebas científicas sobre muchos de los beneficios declarados, pero los profesionales de la salud continúan usándolo debido a la frecuencia y la forma en que brinda alivio a sus pacientes. Algunos expertos han visto que los pacientes experimentan un alivio más rápido de las lesiones de los tejidos blandos y una disminución significativa de la inflamación. Si funciona y su médico no ve ningún otro riesgo para su salud, ¿por qué no usarlo?

9. Hielo y calor

Un tratamiento para la tendinitis simple pero importante y bastante beneficioso es usar hielo y calor. La alternancia de bolsas de hielo y bolsas de calor en una articulación lesionada disminuirá la inflamación (con hielo) y aumentará la circulación y aflojará la tensión (con calor). Además de esto, el hielo puede ayudar a adormecer el área y el calor puede proporcionar un alivio cálido general. Puede ser muy relajante emplear este método de tratamiento y, a menudo, es efectivo en las primeras etapas de la tendinitis antes de que se vuelva demasiado grave.

El hielo y el calor generalmente se usan en combinación con otras técnicas de tratamiento, después de una sesión de tratamiento. A veces, los tratamientos pueden causar brotes temporales y su médico u otro profesional de la salud que administra el tratamiento le sugerirá que se vaya a casa y use calor, hielo o ambos. Por ejemplo, ciertos estiramientos, ejercicios y manipulaciones de fisioterapia pueden hacer que la inflamación o el dolor aumenten temporalmente. Pero si experimenta estos brotes, no abandone sus tratamientos. Solo asegúrese de informar al fisioterapeuta de lo que sucedió para que pueda realizar un seguimiento en su archivo.

10. Crioterapia

La crioterapia (o la congelación del tejido dañado con nitrógeno o dióxido de carbono) es un método que se usa para eliminar el tejido lesionado de la articulación y que rodea al tendón a fin de reducir el dolor y restaurar el rango completo de movimiento. Se ha demostrado que es una forma extremadamente eficaz de aliviar el dolor asociado con la tendinitis. Como se mencionó anteriormente, con una gama tan amplia de opciones de tratamiento para quienes padecen tendinitis, muchos casos requieren más de un tipo de tratamiento para aliviar los síntomas y, con suerte, evitar que la tendinitis se convierta en una afección crónica.

La crioterapia es solo uno de los muchos tratamientos para ayudarle a sanar.

También es importante tener en cuenta que no debe auto diagnosticarse sobre qué está causando la inflamación y el dolor: muchas otras afecciones de las articulaciones, los músculos y los tejidos pueden imitar los síntomas de la tendinitis. Y como con la mayoría de las condiciones médicas, cuanto antes se diagnostique la tendinitis, mejor. No permita que sus síntomas se agraven antes de ver a su médico.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X