Síntomas del Síndrome de Cushing

El Síndrome de Cushing es una condición médica grave que es causada por la exposición a niveles elevados de cortisol en el organismo por largos periodos de tiempo. El síndrome puede producirse naturalmente a partir de otras enfermedades y condiciones médicas que dan lugar a la producción en exceso de cortisol, pero a menudo se produce por la toma de medicamentos corticosteroides. El cortisol es la hormona del estrés del cuerpo, y afecta y controla los procesos del cuerpo en relación con el metabolismo y el sistema inmunológico. Muchas  personas que padecen el Síndrome de Cushing terminan desarrollando la enfermedad de Cushing, como resultado del exceso de cortisol. La enfermedad de Cushing se produce cuando hay un tumor o crecimiento hipofisario que libera un exceso de hormona adrenocorticotrópica (ACTH).

El síndrome de Cushing es el resultado de un importante desequilibrio en el cuerpo y es importante saber qué buscar. A continuación, verán los síntomas más comunes del síndrome de Cushing…

1. Aumento de Peso

El rápido aumento de peso y la obesidad es uno de los síntomas más comunes del síndrome de Cushing, y la localización del aumento de peso es específica. El tronco del cuerpo (o torso) es donde se produce el aumento de peso, sin afectar a los brazos ni a las piernas. Combinado con los cambios en la piel que experimentan algunas personas con el síndrome, el aumento de peso y la delgadez de las extremidades pueden ser especialmente notables y motivo de preocupación.

Los altos niveles de cortisol que el cuerpo produce hacen que la grasa se distribuya en el pecho y la zona abdominal, así como en la cara y la espalda. Cuando el cuerpo tiene demasiado cortisol, no hay suficientes carbohidratos para que el cortisol funcione de la manera que debería, reemplazando la grasa y reabasteciendo el cuerpo. Básicamente, el cortisol no puede mantener adecuadamente el peso corporal ideal, dejando que la grasa se acumule.

2. Estrías Rosas o Moradas

Esto va de la mano con el aumento de peso, ya que causa marcas de estiramiento. Las personas con síndrome de Cushing suelen tener marcas de estiramiento rosas o moradas en sus pechos, brazos, abdomen, caderas y muslos. Estas marcas de estiramiento se denominan a veces “estrías” y pueden deberse al hecho de que la piel se vuelve bastante fina y se magulla con facilidad. La piel también puede mancharse en el pecho, los hombros y la cara u oscurecerse alrededor del cuello.

3. Cara Redonda

La cara es otra zona del cuerpo que se ve afectada por el síndrome de Cushing. Las personas que lo padecen suelen mostrar un síntoma que se conoce comúnmente como “cara de luna”, que es el resultado del aumento de peso. La cara es otra zona del cuerpo que almacena el exceso de grasa por el aumento de cortisol. La cara se ve redonda y llena debido al aumento de peso, y puede cambiar a un color rojizo.

Además de la hinchazón, el acné y las infecciones cutáneas son otro signo atribuible al síndrome de Cushing. Los cambios hormonales son los que suelen causar acné en los adolescentes, así que tiene sentido que cualquier cambio, como un pico en los niveles de cortisol del cuerpo, pueda dar lugar a brotes en la cara. El acné podría extenderse también al pecho y al cuello. El aumento de peso en la cara y la irritación de la piel son signos clásicos del síndrome, ya que muchos presentarán estos síntomas.

4. Presión Arterial Elevada

La presión arterial elevada (hipertensión) es un síntoma frecuente y grave del síndrome de Cushing. El nivel de presión arterial determina los síntomas y la gravedad de la enfermedad, y tener hipertensión puede aumentar el riesgo de infarto o de accidente cerebrovascular. Según el Centro Nacional de Información Biotecnológica (una rama de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.), hasta el 80 por ciento de los adultos con síndrome de Cushing tienen la presión arterial elevada.

La prevalencia de la hipertensión en niños y adolescentes es menor, un poco menos del 50 por ciento. Las posibilidades de padecer presión arterial elevada aumentan en gran medida con el síndrome de Cushing ectópico, una forma de síndrome de Cushing que implica un tumor fuera de la hipófisis o las glándulas suprarrenales. La hipertensión puede causar síntomas obvios y puede comprobarse fácilmente, pero también puede presentarse sin síntomas cuando no es alarmantemente alta. Si experimenta síntomas del síndrome de Cushing, es probable que le tomen la presión arterial cuando acuda a su médico, y luego será monitoreada para reducir el riesgo de complicaciones graves.

5. Debilidad Muscular

Muchas personas con síndrome de Cushing experimentarán lo que se siente como debilidad muscular cuando están extremadamente cansadas; el descanso y la relajación pueden curar rápidamente esta sensación. Pero la fatiga inexplicable y la debilidad muscular son un signo del síndrome de Cushing, porque los músculos empiezan a desgastarse. El exceso de cortisol afecta a la manera en la que el cuerpo metaboliza los nutrientes-  el síndrome puede hacer que el cuerpo sea incapaz de procesar las proteínas, un nutriente vital necesario para el correcto funcionamiento, desarrollo y mantenimiento de los músculos. La pérdida de músculo en las extremidades contribuye a que los brazos y las piernas se vuelvan notablemente delgados.

La debilidad muscular se centra específicamente en las caderas, los hombros, los brazos y las piernas, y puede ser tan extrema que resulta difícil levantarse de la cama y realizar otras tareas cotidianas sencillas. El síndrome de Cushing puede acabar provocando una atrofia muscular grave, que se observa normalmente cuando alguien es incapaz de mover sus extremidades después de no utilizarlas durante largos periodos de tiempo. Un cambio en la dieta aumentando la ingesta de proteínas puede ayudar a tratar este síntoma.

6. Depresión

El síndrome de Cushing presenta muchos síntomas físicos, de leves a graves, que pueden verse o sentirse, pero la enfermedad también afecta a la salud mental de los pacientes, además de a su salud física. La depresión es frecuentemente experimentada por aquellas personas que padecen el síndrome, lo que hace que la afección sea aún más difícil de sobrellevar. Los glucocorticoides, medicamentos que pueden causar el síndrome de Cushing, pueden afectar a la estabilidad emocional y mental, lo que hace difícil determinar si la depresión es un síntoma del síndrome o un resultado de la medicación.

La depresión es una enfermedad difícil de tratar, y sufrirla cuando se tiene el síndrome de Cushing sólo añade mucho más estrés a tu cuerpo. Dado que muchos otros síntomas del síndrome tienen efectos físicos negativos, la depresión que lo acompaña puede causar una especie de círculo vicioso: aumento de peso, irritación de la piel, hinchazón, crecimiento o pérdida anormal del cabello, y la sensación de fatiga y debilidad muscular puede hacer que las personas se sientan acomplejadas. Esto puede empeorar la depresión, por lo que es importante tratar este síntoma de Cushing antes de que empeore.

7. Se Magullan Fácilmente

Probablemente conozcas a alguien que se magulla con facilidad (o puede que tú mismo lo experimentes), y mucha gente simplemente barre esto bajo la alfombra como algo que no es preocupante. Si bien no todas las causas de los hematomas son por condiciones médicas serias, una de las causas graves es el síndrome de Cushing. Los golpes ligeros o los choques suaves con una parte del cuerpo no deberían causar hematomas, pero muchos de los que padecen el síndrome de Cushing se magullarán por este tipo de cosas.

8. Cortes de Cicatrización Lenta

Además de magullarse con facilidad, las heridas de cicatrización lenta son otro aspecto del síndrome de Cushing. La piel puede volverse fina cuando padeces el síndrome de Cushing, lo que dificulta la curación de las heridas. La piel delgada es susceptible tanto a los hematomas como a los cortes que se forman sin mucha fuerza, y los cambios de la piel impiden la rápida curación que debería ocurrir naturalmente en el cuerpo. Las manos son un lugar habitual en el que se producen hematomas y heridas, con una excesiva sequedad también presente.

9. Joroba de Cuello

El desarrollo de una joroba en la parte posterior del cuello se conoce como “joroba de búfalo”. El síndrome de Cushing hace que parte del exceso de grasa en el cuerpo se almacene allí, junto con algunas otras áreas específicas del cuerpo. La joroba entre los omóplatos es una de las zonas clásicas en las que muchas personas desarrollan tejido graso como síntoma del síndrome de Cushing. Es una de las causas más populares de la joroba, pero otras causas son el uso prolongado de esteroides, la obesidad y la osteoporosis. Cualquier cambio en el cuello debe ser revisado por el médico debido al potencial de complicaciones graves.

Los depósitos de grasa también pueden almacenarse en el otro lado del cuerpo en la base del cuello, concretamente alrededor de la clavícula y la zona del pecho. Dependiendo de la causa del síndrome de Cushing, existen diversas opciones de tratamiento, medicamentos y cambios en el estilo de vida que pueden limitar o aliviar ciertos síntomas. El exceso de grasa corporal, especialmente en el caso del síndrome de Cushing, puede conducir a la obesidad. Tratarse para evitar más complicaciones derivadas de la obesidad es crucial para el tratamiento de la enfermedad.

10. Osteoporosis

La osteoporosis es una condición en la que los huesos se vuelven anormalmente delgados, haciéndolos débiles y frágiles. Los cambios hormonales son una causa conocida de la osteoporosis, y el síndrome de Cushing es uno de ellos. Los síntomas de la osteoporosis incluyen dolor de espalda, mala postura y facilidad para las fracturas. La osteoporosis es bien conocida por ser una enfermedad que desarrollan muchas personas mayores, pero puede producirse por otras enfermedades, incluido el síndrome de Cushing, a una edad mucho más temprana. Es una complicación grave que requiere tratamiento y seguimiento.

Muchas personas con síndrome de Cushing tienen pérdida ósea y acaban padeciendo osteoporosis. Esta afección no sólo provoca la pérdida de densidad ósea, sino que también puede impedir el crecimiento y la formación saludables de los huesos, ya que el organismo puede volverse incapaz de absorber el calcio, un nutriente vital para la salud de los huesos. Los huesos también pueden ser dolorosos para las personas con la enfermedad de Cushing. Se vuelven propensos a las fracturas a medida que la pérdida ósea y la osteoporosis empeoran, lo que causa importantes riesgos para la salud. Existe un tratamiento que podría favorecer el correcto desarrollo de los huesos, por lo que cualquier persona con síntomas de osteoporosis debería acudir a su médico.

11. Irregularidades Menstruales

Las mujeres que padecen el síndrome de Cushing pueden experimentar un síntoma adicional que los hombres no padecen: irregularidades y alteraciones menstruales. El ciclo menstrual puede modificarse, e incluso puede cesar en algunos casos. Dado que las irregularidades y los cambios menstruales son un síntoma del síndrome de Cushing y de muchas otras condiciones médicas, es necesario prestar atención al ciclo para garantizar una buena salud. Los ciclos menstruales son una especie de alarma incorporada en la mujer que puede identificar cuando algo en el cuerpo no está funcionando como debería.

Si lo piensas bien, los ciclos menstruales y la regularidad están controlados y afectados por las hormonas, por lo que las alteraciones de las hormonas en el cuerpo de una mujer pueden afectar a la menstruación. En el caso del síndrome de Cushing, un gran tumor hipofisario puede causar niveles erróneos de hormonas, afectando en última instancia al ciclo menstrual. Esto es especialmente cierto para las mujeres premenopáusicas y también puede afectar a la producción de leche materna en las mujeres que están amamantando.

12. Infertilidad Masculina y Disfunción Eréctil

Por otro lado, al igual que las mujeres tienen síntomas específicos del género, los hombres también los tienen. Los hombres con síndrome de Cushing podrían experimentar disfunción eréctil o disminución de la fertilidad. También es probable que experimenten una disminución de la libido, o un bajo deseo sexual.

Medical News Today añade: “El síndrome de Cushing puede afectar la fertilidad tanto en las mujeres como en los hombres. Sin embargo, si las glándulas suprarrenales producen testosterona en exceso y también otras hormonas, esto puede aumentar la libido.”

13. Cambios Anormales en el Cabello

Existen diferentes formas en las que el síndrome de Cushing afecta al vello corporal, por lo que el crecimiento o la pérdida de cabello es un síntoma a tener en cuenta. En el caso de las mujeres, el síndrome suele provocar el crecimiento del vello en la cara en zonas en las que a los hombres les suele crecer. Las mujeres también pueden ver un crecimiento anormal del vello en el cuello y el pecho, y cualquier vello facial o corporal existente podría crecer más grueso. Tu cabello es a menudo una representación de tu salud porque se ve afectado por los niveles hormonales. Por lo tanto, los desequilibrios hormonales pueden verse con frecuencia a través de los síntomas relacionados con el cabello.

El tacto y el aspecto del cabello pueden cambiar tanto en los hombres como en las mujeres: el cabello puede quebrarse fácilmente debido a lo frágil que está y puede parecer y sentirse seco. El síndrome de Cushing puede causar lo contrario al crecimiento del cabello, con algunas personas que sufren pérdida de cabello y calvicie. La culpa la tienen los niveles excesivamente altos de cortisol. Aunque puede producirse el crecimiento del cabello en zonas que no son normales para las mujeres, el síndrome de Cushing también puede causar calvicie y cabello quebradizo.

14. Ritmo de Crecimiento Lento

Los niños que padecen el síndrome de Cushing también experimentarán algunos de los otros síntomas de esta lista, como la obesidad. Se sentirán pesados cuando son bebés y luego, a medida que crecen, se hará evidente que se están desarrollando a un ritmo de crecimiento más lento, dice WebMD.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X