Trastorno de la articulación temporomandibular: síntomas, causas y tratamientos

El trastorno de la articulación temporomandibular (ATM) es un trabalenguas e, irónicamente, ¡se encuentra justo cerca de la boca! Esta articulación en particular está en la mandíbula que se conecta con el cráneo. Cada persona tiene uno a cada lado de la mandíbula. Para las personas que padecen un trastorno de la articulación temporomandibular, les causa dolor en ambos lados de la boca y generalmente se debe a la genética, la artritis o algún tipo de lesión en la mandíbula, dice la Clínica Mayo.

Los trastornos de la ATM no son algo que escuchemos con mucha frecuencia, pero en realidad son bastante comunes, especialmente para las personas que tienden a apretar o rechinar los dientes. Aquí hay un vistazo a todo lo que necesita saber sobre el trastorno de la articulación temporomandibular…

1. ¿Qué es?

Como mencionamos anteriormente, la articulación temporomandibular se encuentra en el lateral de la mandíbula. Cada uno tenemos uno al lado de la mandíbula. La clínica Mayo lo describe como una “bisagra que se desliza y que une la mandíbula con el cráneo”. De acuerdo a la Asociación Dental Canadiense, la ATM se considera una de las articulaciones más complejas del cuerpo. No solo se mueve hacia adelante y hacia atrás, sino que también puede girar y moverse de lado a lado. Con un poco de ayuda de otros músculos y ligamentos, también nos permite masticar, hablar, bostezar y tragar. Un trastorno de la articulación temporomandibular es cuando alguien sufre de dolor en la articulación de la mandíbula y los músculos que ayudan a abrir y cerrar la mandíbula, o cualquier otro movimiento de la mandíbula.

Para ubicar su articulación temporomandibular, coloque dos dedos en su mejilla, justo en frente de sus oídos, y luego abra y cierre la boca. Debería poder sentir una articulación redondeada que se mueve cuando la boca se abre y se cierra. “Lo que sientes son los extremos redondeados de la mandíbula inferior a medida que se deslizan a lo largo de la articulación del hueso temporal, que es la parte del cráneo que contiene el oído interno y la sien”, escribe Kid’s Health.

2. Síntomas más comunes

El síntoma más común del trastorno de la articulación temporomandibular es el dolor en la cabeza, el cuello y, por supuesto, la mandíbula. Una persona que sufre de este trastorno experimentará dolor y sensibilidad en la articulación y la mandíbula, así como alrededor de las orejas. WebMD apunta que este dolor puede ser temporal o durar años, todo depende de la persona y la extensión de su trastorno. También puede afectar solo un lado o ambos lados. Podría dificultar el masticar de los alimentos o, en algunos casos, bloquear la mandíbula, lo que dificulta incluso abrir o cerrar la mandíbula. Otros síntomas incluyen hinchazón en la cara, una “sensación de cansancio” en la cara o una dislocación repentina en la mordida donde los dientes superiores e inferiores ya no se alinean ni encajan correctamente, lo que hace que sea incómodo cerrar la boca. “También puede tener dolores de muelas, dolores de cabeza, dolores de cuello, mareos, dolores de oído, problemas de audición, dolor en la parte superior del hombro y zumbidos en los oídos (tinnitus)”, escribe WebMD.

La Clínica Mayo también apunta a que los trastornos de la ATM también pueden causar “un chasquido o una sensación de chirrido” cuando una persona abre y cierra la mandíbula. Si usted es una de esas personas que tiene un sonido de clic cuando mastica, no se preocupe, muchas personas tienen eso y no implica que tengan un trastorno de la ATM.

3. Causas

En su mayor parte, no está claro qué causa exactamente los trastornos de la articulación temporomandibular. Si bien puede producirse al rechinar los dientes o apretar la mandíbula repetidamente, a menudo se atribuye a algún tipo de lesión en la mandíbula, la articulación o los músculos de la cabeza y el cuello. Por ejemplo, una persona que ha sufrido un golpe masivo en la cabeza o un latigazo cervical podría desarrollar un trastorno de la ATM como resultado. WebMD también enumera “el movimiento de la almohadilla blanda o el disco entre la bola y la cavidad de la articulación, la artritis en la articulación” y el estrés que hace que alguien apriete los músculos faciales y de la mandíbula, además de apretar los dientes.

Medical News Today señala que hay un argumento a favor de las causas del estilo de vida, como las personas que tocan instrumentos. Según la fuente, se sabe que los violinistas corren un mayor riesgo de desarrollar un trastorno de la ATM que la persona promedio porque sostienen su instrumento debajo de la mandíbula y pueden estar bastante tensos o rígidos mientras tocan, lo que provoca estrés y tensión repetidos.

4. Prevención

Muchas personas, incluso los niños, desarrollan un trastorno de la articulación temporomandibular cuando rechinan los dientes o aprietan la mandíbula repetida e inconscientemente. ¡Es importante tener en cuenta que esto no les sucede a todas las personas que hacen esto! Pero para aquellos que lo hacen, hay algunas maneras de prevenirlo.

Kid’s Health explica que los niños pueden comenzar a notar que hay momentos particulares en los que se involucran en estos comportamientos. Por ejemplo, pueden hacerlo cuando están estresados ​​mientras escriben una prueba o cuando están enojados. Si son capaces de reconocer cuándo sucede, pueden ser más conscientes de detenerlos. Si estos ejemplos están sucediendo, entonces enséñele a un niño o a un adulto mejores formas de manejar su estrés. Podrían comenzar a hacer más ejercicio o nuevos mecanismos de respiración. También puede consultar con su dentista para obtener más ideas.

5. Cómo manejar el dolor

No es sorprendente que el dolor asociado con el trastorno de la ATM pueda ser bastante incómodo y simplemente una molestia. La Asociación Canadiense de Quiropráctica ofrece algunos consejos sobre cómo alguien podría tratar o incluso revertir parte del dolor. Para empezar, dado que afecta la mandíbula y puede irritarse al abrir y cerrar la mandíbula, limite este comportamiento comiendo alimentos más blandos. Un paciente también podría intentar “aplicar bolsas de hielo, evitar movimientos extremos de la mandíbula, aprender técnicas para relajarse y reducir el estrés y practicar estiramientos suaves de la mandíbula para ayudar a aumentar el movimiento”, escribe la fuente. También debe abstenerse de mascar chicle, morderse las uñas o morderse las mejillas.

La Asociación Canadiense de Quiropráctica también sugiere la liberación miofascial intraoral, que es una técnica utilizada por algunos profesionales de la salud, como los quiroprácticos, para relajar los músculos alrededor de la articulación. También hay terapia de manipulación espinal, masaje de tejidos blandos y algunos ejercicios (que veremos a continuación) que pueden ayudar a aliviar algo de los dolores.

6. Ejercicios para ayudar a controlar el dolor

El dolor asociado con los trastornos de la ATM puede ser bastante incómodo porque está rodeado de músculos que necesitamos usar todo el tiempo. Si bien un protector bucal es un tratamiento común para personas con ATM, Healthline cita un estudio de 2010 publicado en el Journal of Dental Research que encontró que los ejercicios podrían ayudar a aumentar el rango de movimiento en personas con desplazamiento de disco más que un protector bucal.

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP) y el Royal Surrey County Hospital brindan algunos ejercicios fáciles que podrían ayudar a aliviar cualquier dolor asociado con un trastorno de la ATM y aumentar el movimiento de la mandíbula. Los ejercicios que han enumerado se denominan “apertura de la boca con resistencia, cierre de la boca con resistencia, lengua hacia arriba, mandíbula de lado a lado” y “movimiento de la mandíbula hacia adelante”. Para obtener más información sobre cómo realizar estos ejercicios, haga clic aquí. La fuente señala que ninguno de estos ejercicios debe ser doloroso y que, si alguno de ellos causa dolor, debe consultar con su médico antes de continuar haciéndolos.

7. Cuándo ver a un médico

Un trastorno de la articulación temporomandibular se puede manejar fácilmente y realmente no requiere mucha asistencia médica. Pero la Clínica Mayo aconseja a cualquier persona con dolor y sensibilidad persistentes o alguien que tenga problemas para abrir y cerrar la mandíbula, que busque atención médica de un médico, dentista o especialista en ATM. Estos profesionales de la salud ayudarán a determinar qué está causando el problema y si existen tratamientos posibles.

8. Factores de riesgo comunes

Ya discutimos algunas de las posibles causas del trastorno de la ATM, pero ¿hay algún factor de riesgo? Para empezar, por el motivo que sea, afecta a más mujeres que hombres y es más común entre las personas de entre 20 y 40 años. Pero la Clínica Mayo enumera algunos otros factores de riesgo, como varios tipos de artritis, como la artritis reumatoide y la osteoartritis. Cualquiera que ya sufra de estas formas de artritis podría tener más probabilidades de desarrollar un trastorno de la articulación temporomandibular.

Además, cualquiera que haya sufrido una lesión en la mandíbula o que sea conocido por ser un rechinador de dientes crónico o alguien que aprieta la mandíbula con frecuencia. Por último, “ciertas enfermedades del tejido conector que causan problemas que pueden afectar la articulación temporomandibular”, escribe la Clínica Mayo.

9. Tratamientos caseros

Estos tratamientos en el hogar son similares a los que discutimos como parte del manejo del dolor anteriormente en este artículo. Realmente no existe una cura para el trastorno de la ATM, sino cosas que se pueden hacer para ayudar a aliviar el dolor. Muchas de estas técnicas para aliviar el dolor se pueden hacer en casa, lo que las convierte en una condición bastante manejable. Muchas personas recurren a medicamentos de venta libre como los antiinflamatorios no esteroideos para aliviar el dolor muscular y la inflamación. También se puede intentar aplicar una compresa fría o caliente en un lado de la cara durante unos 10 minutos. Si su dentista le ha dado estiramientos de mandíbula, intente hacerlos después de aplicar una compresa. Continúe con una toalla tibia o una toallita a un lado de la cara y repita el proceso varias veces durante el día.

Cuando se trata de dieta, una cosa fácil de hacer es cambiar la comida masticable o crujiente por algo un poco más suave. WebMD enumera cosas como “yogur, puré de papas, requesón, sopa, huevos revueltos, pescado, frutas y verduras cocidas, frijoles o granos”, como buenos alimentos a los que recurrir. También puede cortar la comida en trozos más pequeños para que requiera masticar menos. La misma fuente enumera no apoyar la barbilla en la mano y evitar bostezar, gritar, cantar, cualquier cosa que requiera que la boca se abra más de lo necesario. Durante el descanso, tenga cuidado de mantener la mandíbula ligeramente entreabierta para que no esté apretada. También pídale a su dentista algunos buenos consejos de relajación o ejercicios para ayudar a aliviar el estrés.

10. Tratamientos Tradicionales

Para alguien que necesita un poco más que el remedio casero promedio para corregir su trastorno de la ATM, también existen varios tratamientos tradicionales que probablemente recomendaría un dentista. Para empezar, existen medicamentos como los AINE que tratan el dolor y la hinchazón. A alguien que tiene problemas para apretar la mandíbula y rechinar los dientes se le puede recetar un relajante muscular para aliviar el estrés.

También hay un protector nocturno o férula que se coloca sobre los dientes para evitar rechinarlos. “Disminuyen los efectos de apretar o rechinar y corrigen la mordida colocando los dientes en una posición más correcta”, escribe WebMD. La única diferencia real entre un protector nocturno y una férula es que uno se usa todo el tiempo y el otro solo se usa por la noche. Por último, WebMD dice que un dentista podría trabajar en sus dientes para ayudar a aliviar el dolor reemplazando los dientes faltantes o usando coronas, puentes o aparatos ortopédicos para corregir un problema de mordida.

11. Otros tratamientos

Si ninguno de los tratamientos anteriores parece funcionar, entonces un médico puede sugerir cualquiera de los siguientes. En primer lugar, está la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS, por sus siglas en inglés). Esta es una terapia que utiliza corrientes eléctricas de bajo nivel para relajar la mandíbula y aliviar el dolor. Este tratamiento se puede ofrecer fácilmente en un consultorio médico o incluso en casa. WebMD también enumera un ultrasonido que aplica calor profundo a la articulación para aliviar el dolor y mejorar la movilidad. Además de inyecciones en los puntos estratégicos, que son básicamente medicamentos para el dolor que se inyectan en el área afectada o “puntos gatillo” para ofrecer alivio. Por último, existe la terapia de ondas de radio que utiliza la estimulación para aumentar el flujo sanguíneo y aliviar el dolor o la terapia con láser de bajo nivel.

12. Cirugía

La cirugía es el último recurso para los pacientes con un trastorno de la ATM porque WebMD señala que, una vez que se realiza, no se puede revertir. Si un dentista recomienda una cirugía, asegúrese de buscar otras opiniones, ¡por si acaso! Hablemos de los tres tipos diferentes de cirugía disponibles para el trastorno de la articulación temporomandibular (ATM). Primero está la artrocentesis. WebMD la describe como la más pequeña de todas las cirugías de esta lista y puede ser realizada por un dentista. Esta cirugía es para alguien que no tiene antecedentes de ATM, pero sufre de bloqueo mandibular. El procedimiento consiste básicamente en que un dentista inserte agujas en la articulación y la lave. Luego, usará una herramienta para deshacerse de cualquier tejido dañado o ayudar a desalojar un disco que puede estar atascado en la articulación, lo que está causando que la mandíbula se encaje.

La segunda opción de cirugía se llama artroscopia, que se realiza con un artroscopio que le permite al médico ver el interior de la articulación. Después de recibir anestesia general, “el médico hará un pequeño corte en frente de su oreja e insertará la herramienta. Estará conectado a una pantalla de video, para que pueda examinar tu articulación y el área que la rodea. Puede eliminar el tejido inflamado o realinear el disco o la articulación”. Si bien esta cirugía se considera mínimamente invasiva, dejará una pequeña cicatriz. La última opción es la cirugía de articulación abierta, que es solo una opción para las personas cuya articulación de la mandíbula está desgastada, tienen tumores en la articulación o está cicatrizada y llena de astillas de hueso. Esta cirugía es la más invasiva con un alto riesgo de cicatrización y daño a los nervios, dice WebMD.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X