Todo lo que necesita saber sobre la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple, a menudo conocida como EM, es bastante común en esta parte del mundo. De hecho, según las estadísticas de AtlasOfMS.org, América del Norte tiene la mayor prevalencia de enfermedades neurológicas / autoinmunes en el mundo, con más de 200 casos por cada 100.000 personas.

Estados Unidos tiene más de 913.000 casos de EM, mientras que Canadá tiene más de 90.000. En todo el mundo, más de 2.8 millones de personas viven con la enfermedad, que la fuente también muestra que tiene una prevalencia particularmente alta en Suecia, Noruega, Alemania e Italia. Veamos qué es la EM, qué significa para los pacientes, y el cual es panorama actual.

¿Qué es la EM o Esclerosis Multiple?

Según Healthline, la EM es una enfermedad tanto neurológica como autoinmune. Eso significa que mientras la enfermedad crónica afecta los nervios (y el funcionamiento relacionado de los mismos), el propio sistema inmunológico del paciente está atacando las células sanas.

Hay una capa protectora sobre los nervios llamada mielina, que es lo que elimina el sistema inmunológico que funciona mal, señala la fuente. Esto puede causar diferentes síntomas y gravedad, que explicaremos a continuación.

¿A quién afecta?

Ya sabe que EE. UU. Y algunos otros países del mundo son puntos críticos para la EM. Pero, ¿quién en particular tiene más riesgo de desarrollar la enfermedad? Según Healthline, el diagnóstico típico de EM es de adultos de 20 a 50 años.

Sin embargo, la fuente también deja en claro que los niños también pueden desarrollar EM, así como los mayores de 50 años. En este último caso, se llama “EM de aparición tardía”, que puede ser más difícil de diagnosticar que otras personas de edad avanzada. las condiciones pueden superponerse con él.

Signos y síntomas comunes

Existe una amplia gama de síntomas asociados con la EM, según podemos leer en WebMD. Sin embargo, enumera algunos de los marcadores tempranos o comunes de la EM, que incluyen fatiga, problemas cognitivos, problemas de visión y dolor en varias partes del cuerpo. A veces, los síntomas pueden mejorar y luego volver a empeorar.

“No hay dos personas que tengan exactamente los mismos síntomas”, explica la fuente, y los síntomas pueden ser impredecibles. Los síntomas pueden aparecer una sola vez y desaparecer, o pueden empeorar en cuestión de semanas. Es importante realizar un seguimiento de lo que está sucediendo para compartir con un médico.

Síntomas menos comunes

Medical News Today enumera varios síntomas que aún podrían apuntar a la EM, pero son menos frecuentes entre los pacientes. Por ejemplo, algunos pacientes experimentan dolores de cabeza (que pueden entrar en la categoría de dolor). 

Sin embargo, también existe la posibilidad de pérdida de audición, problemas respiratorios, problemas del habla y dificultad para tragar, agrega la fuente.

Otro síntoma menos común mencionado por la fuente que puede aparecer es una sensación de picazón. Por último, los pacientes con EM también tienen un mayor riesgo de sufrir infecciones del tracto urinario (ITU). 

Posibles complicaciones

Otros signos graves pueden estar asociados con la EM, explica la Clínica Mayo. Por ejemplo, un paciente podría experimentar rigidez muscular e incluso podría desarrollar parálisis (generalmente en las piernas).

La fuente agrega otras posibles complicaciones, como problemas de vejiga / intestinos, así como cambios cognitivos que podrían significar olvidar cosas con más frecuencia o experimentar cambios de humor. También existe el riesgo de depresión e incluso convulsiones (epilepsia), según agrega la fuente mencionada.

Existen diferentes tipos de EM

Si bien la esclerosis múltiple es un término que lo abarca todo, en realidad existen diferentes tipos, según la Sociedad de Esclerosis Múltiple de Canadá. Estos incluyen síndrome clínicamente aislado, remitente recurrente, progresivo secundario y progresivo primario.

La versión clínicamente aislada es la forma más temprana de la enfermedad y es un único “episodio” neurológico que puede estar relacionado con la EM, agrega la fuente.

Explica que la recaída es cuando aparecen nuevos síntomas, o los que ya son existentes empeoran. A partir de aquí, dice, la mayoría de los pacientes pasarán a un estado llamado progresivo secundario (empeoramiento progresivo y menos recaídas) mientras que el progresivo primario no presenta apenas recaídas, sino más bien una “acumulación lenta de discapacidad”, según explica la fuente.

Causas de la EM

Medical News Today dice que los científicos médicos aún no han descubierto la causa exacta de la EM, pero han identificado algunos factores de riesgo. Por ejemplo, es una enfermedad de una persona relativamente joven, generalmente diagnosticada entre los 20 y los 50 años. La fuente también señala que las mujeres tienen dos veces más probabilidades que los hombres de desarrollar la mayoría de las formas de la enfermedad.

Los investigadores creen que podría haber un factor genético, pero que también debe haber un “desencadenante ambiental” para que se manifieste la enfermedad. Hay una mayor prevalencia de pacientes con EM que fuman, así como un posible mayor riesgo de EM debido a ciertas infecciones virales (como el virus de Epstein-Barr y la mononucleosis, señala). Otra área de interés para los investigadores es la cantidad de vitamina D que juega un papel, ya que la EM afecta a más personas en regiones con menos luz solar brillante.

Tratamientos médicos disponibles

La Clínica Mayo dice que existen tratamientos para atacar los síntomas, mientras que otros se enfocan en ralentizar la progresión de la enfermedad. Para los ataques de EM, los médicos pueden usar esteroides orales o intravenosos para reducir la inflamación de los nervios. 

Si eso no es efectivo, también pueden ordenar un intercambio de plasma que separa el plasma y las células sanguíneas, estas últimas se mezclan con proteínas y se vuelven a introducir en su sistema.

Para la EM remitente-recurrente, los tratamientos farmacológicos destinados a ralentizar la progresión incluyen inyecciones de interferón beta para reducir las recaídas, mientras que el acetato de glatiramer (vendido como Copaxone y Glatopa) podría bloquear los ataques del sistema inmunológico a la mielina nerviosa. Varios medicamentos orales para ayudar a prevenir las recaídas incluyen fingolimod (Gilenya), teriflunomida (Aubagio), cladribina (Mavenclad) y otros.

Tratamientos médicos disponibles

La Clínica Mayo dice que existen tratamientos para atacar los síntomas, mientras que otros se enfocan en ralentizar la progresión de la enfermedad. Para los ataques de EM, los médicos pueden usar esteroides orales o intravenosos para reducir la inflamación de los nervios. Si eso no es efectivo, también pueden ordenar un intercambio de plasma que separa el plasma y las células sanguíneas, estas últimas se mezclan con proteínas y se vuelven a introducir en su sistema.

Para la EM remitente-recurrente, los tratamientos farmacológicos destinados a ralentizar la progresión incluyen inyecciones de interferón beta para reducir las recaídas, mientras que el acetato de glatiramer (vendido como Copaxone y Glatopa) podría bloquear los ataques del sistema inmunológico a la mielina nerviosa. Varios medicamentos orales para ayudar a prevenir las recaídas incluyen fingolimod (Gilenya), teriflunomida (Aubagio), cladribina (Mavenclad) y otros.

Los tratamientos de infusión intravenosa son otra opción

Mientras tanto, la fuente explica que para la EM primaria progresiva, ocrelizumab (Ocrevus) es el único fármaco aprobado por la FDA que se utiliza como terapia modificadora de la enfermedad (en otras palabras, existe una pequeña posibilidad de que ralentice la progresión). Los ensayos clínicos mostraron la promesa de que este tratamiento de infusión podría reducir las tasas de recaída y ralentizar la progresión de la discapacidad.

Otro tratamiento de infusión intravenosa es el alemtuzumab (comercializado como Lemtrada y Campath) para los tipos recurrentes de EM. Explica que el tratamiento se dirige a una proteína en las células inmunitarias mientras agota los glóbulos blancos para limitar el daño a los nervios. Este tratamiento requiere cinco días seguidos de infusiones intravenosas, con tres infusiones consecutivas más un año después.

Los pacientes deben estar “registrados en un programa especial de control de la seguridad de los medicamentos” para recibir este tratamiento, que está destinado a la EM de rápida progresión que no ha respondido a otros medicamentos. Si bien este tratamiento está aprobado por la FDA, también puede tener efectos secundarios graves.

Otras formas de controlar los síntomas

Aparte de los tratamientos médicos disponibles para ayudar a mitigar los síntomas de la EM, hay una o dos cosas que usted puede hacer como paciente para ayudar también. Uno de ellos, según Healthline, es asegurarse de que se mantenga alejado del sol. Esto se debe a que la intolerancia al calor (que puede provocar recaídas) es común entre los pacientes con EM. Intente encender el aire acondicionado cuando sea posible en el interior, tome bebidas frías e incluso use compresas frías cuando sea necesario.

Mientras tanto, es posible que desee considerar agregar más vitamina D a su dieta, ya que la falta de ella también se ha relacionado con la enfermedad. “El nutriente puede actuar como un protector contra la EM y puede conducir a menos recaídas en las personas que ya tienen la enfermedad”, señala. Si bien el sol ayuda a su cuerpo a producir vitamina D, también puede causar recaídas, así que pruebe la leche fortificada, el aceite de hígado de bacalao, el salmón y los huevos como fuentes naturales, sugiere la fuente.

¿Cuál es la perspectiva para los pacientes con EM?

Como destacan desde Medical News Today, la EM es una enfermedad impredecible con síntomas que pueden aparecer y desaparecer. En los casos de EM remitente-recurrente, podría haber tenido un alivio prolongado de los síntomas que reaparecen aún peor. Para la EM primaria y secundaria, los síntomas progresarán lentamente, agrega la fuente.

Sin embargo, la noticia más positiva es que la EM “rara vez es mortal” según la fuente. De hecho, la esperanza de vida es la misma para la mayoría de los pacientes con EM que para los que no la padecen. Solo algunas personas experimentarán discapacidades que requerirán dispositivos de asistencia como un bastón. 

Con los ajustes correctos en el estilo de vida, como comer sano y hacer ejercicio ligero (que puede mejorar el estado de ánimo), además de mantener los tratamientos, “la mayoría de las personas pueden disfrutar de una buena calidad de vida con EM”. 

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X