Síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC, por su abreviación) es un trastorno de ansiedad que puede perturbar su vida y que implica pensamientos repetitivos que no se calman. Suele comenzar en la infancia y puede durar toda la vida. Se calcula que alrededor del 2% de la población estadounidense padece este trastorno.

El TOC no es un trastorno mental fácil de entender y, por lo tanto, puede ser difícil de diagnosticar para los profesionales médicos. Tal vez piense que lo padece, pero lo cierto es que disfrutar de una rutina o ser perfeccionista, es diferente a tener pensamientos intrusivos constantes que guían sus acciones. No obstante, si sospecha que usted, o un ser querido, padece un TOC (ya sea leve o grave), debe conocer los síntomas.

A continuación, le presentamos veinte síntomas del TOC…

1. Acopio excesivo de objetos

Según HelpGuide.org, este es un rasgo de comportamiento de muchas personas que padecen TOC. La fuente describe el acopio excesivo como “coleccionar y guardar cosas de poca o ninguna utilidad o valor”. Aunque el acopio excesivo por sí solo no apunta necesariamente a este trastorno mental en particular, cuando va acompañado de otros síntomas (como la depresión, las compras compulsivas o el trastorno de tics), el diagnóstico de TOC se vuelve más plausible.

A medida que los artículos se acumulan, el acopio excesivo en sí mismo puede convertirse en un peligro para la salud (por ejemplo, un riesgo de tropiezo o de incendio) y puede, incluso, plantear retos significativos para el personal de emergencia que podría necesitar acceder a su casa.

2. Exigencia de orden

La Clínica Mayo afirma que quienes padecen el TOC suelen exigir que las cosas sean de una determinada manera, y pueden mostrar comportamientos como “ordenar sus latas de conservas para que todas apunten todas hacia el mismo lado” y experimentar un “intenso estrés” cuando los objetos no están ordenados.

La clínica también menciona el conteo compulsivo (a veces con patrones particulares) como otro posible síntoma de TOC, al igual que “seguir una rutina estricta”. Básicamente, la persona con TOC necesita que las cosas sean precisas para lograr alguna sensación de alivio, aunque solo sea temporal.

3. Lavado de manos frecuente

Aunque nos enseñan a lavarnos las manos a menudo para evitar enfermar, la práctica de hacerlo constantemente se asocia con frecuencia al TOC. Health.com dice que esto puede incluir el lavado frecuente con agua y jabón o el uso excesivo de desinfectante de manos.

“El impulso suele tener su origen en el miedo a los gérmenes (la obsesión más común en el TOC), pero también puede tener su origen en el miedo a enfermar a los demás, a ser impuro o inmoral”, señala la fuente. El mismo impulso se aplica a la limpieza de objetos que son tocados o utilizados con frecuencia (como manijas de las puertas, electrodomésticos, accesorios de baño, teléfonos, platos o, incluso, ropa). La fuente dice que, si sigue preocupándose por los gérmenes incluso después de haberlos lavado a fondo, debería considerar la posibilidad de acudir a un profesional médico.

4. Comprobación de los aparatos

Si alguna vez has estado en un avión o en un coche de camino al trabajo y se ha comenzado a preguntar si ha apagado la estufa, es posible que tenga un síntoma leve de TOC. Sin embargo, mientras que usted puede pensar en ello y luego apartarlo de su mente o, incluso, hasta verificarlo un par de veces, si tiene la oportunidad (lo cual es normal), las personas que padecen TOC tienen que volver al mismo aparato (por ejemplo, la estufa) múltiples veces, o regresar a la casa para asegurarse de que está apagada.

Health.com señala que estos comportamientos de “verificación” son, en realidad, los síntomas más comunes entre las personas que padecen TOC, ya que afectan a un 30 por ciento de los que padecen el trastorno. “El control puede estar motivado por una serie de obsesiones, que van desde el miedo a ser herido hasta sentimientos de irresponsabilidad profundamente arraigados”, señala la fuente.

5. Pensamientos violentos

Esto puede afectar a una persona que padece el TOC de un par de maneras, incluyendo el miedo constante a ser dañado (ya sea por un accidente o por la acción de otra persona). Esto puede llevar a un comportamiento de “verificación” para asegurarse -por ejemplo- de que las puertas estén siempre cerradas.

Sin embargo, otra variante señalada por BeyondOCD.org es que el enfermo puede temer hacer daño a otra persona, ya sea física o mentalmente. Esto puede ir tan lejos como temer que la comida que está preparando para sus seres queridos los haga enfermar. Retirar los objetos afilados de su vista o evitar mirar contenidos ilícitos que puedan conjurar pensamientos dañinos (son dos formas típicas de ayudar a controlar este tipo de pensamientos).

6. Tocar objetos

AnxietyBC.com señala que los enfermos de TOC pueden tener el hábito de tocar o golpear los objetos de una manera particular, y este síntoma puede ir de la mano con la compulsión de contar, señalada anteriormente.

Este toque constante puede rozar la superstición, por ejemplo, “necesitar tocar una puerta cuatro veces antes de salir de una habitación” debido a tener “números de mala suerte” en sus rutinas, añade la fuente. Frotar los objetos también puede asociarse con el TOC.

7. Los síntomas invisibles

La misma fuente, AnxietyBC.com, señala que no todos los comportamientos del TOC pueden ser percibidos por alguien desde fuera. Algunos de estos comportamientos son “rituales mentales” internos que pueden resultar angustiosos o debilitantes para quien los padece, pero que no desencadenan ninguna señal de alarma para quienes los rodean.

“Algunos realizan rituales en su cabeza, como rezar oraciones o intentar reemplazar una imagen o un pensamiento “malo” por una imagen o un pensamiento “bueno”, señala la fuente. Esto puede implicar repasar los mismos pensamientos en la cabeza hasta que se sientan “adecuados”.

8. Evasión

Una forma común de lidiar con el problema para quienes padecen TOC y ansiedad es evadir cualquier posible factor desencadenante. En OCDUK.org se afirma que el objetivo es “evitar la desazón y la angustia, y las horas de rituales que se verán obligados a realizar” si se enfrentan a un desencadenante. Esto puede traducirse en evitar lugares, situaciones específicas o, incluso, a ciertas personas.

Aunque es bueno reconocer lo que desencadena estos comportamientos, evitar situaciones, lugares o cosas podría impedirle vivir su vida (por no mencionar que es otra forma de barrer los problemas bajo la alfombra).

9. Reafirmación constante

Una de las razones por las que las personas que sufren TOC sienten la necesidad de verificar las cosas es para tranquilizarse. Cuando una persona verifica la estufa varias veces, lo hace para asegurarse de que no está encendida y de que no representa un peligro. A veces la comprobación inicial no es suficiente para proporcionar un alivio temporal y vuelven a hacerlo hasta que sienten que todo está en orden y se han tranquilizado.

La reafirmación puede venir de otras formas, como buscar la reafirmación de los demás (por ejemplo, para asegurarse de que no se han puesto en ridículo) y pedirle, varias veces, a sus amigos que repitan lo que aconteció en una situación social. AniextyBC.com señala cómo los niños suelen buscar la reafirmación de sus padres para obtener información sobre el mundo. Si bien este es un comportamiento totalmente normal, lo que caracteriza a los pacientes con TOC es pedir que se les tranquilice sobre el mismo tema, una y otra vez, para obtener una sensación de alivio.

10. Excesivo enfoque religioso

La religión es muy importante para las personas, porque proporciona una base para sus creencias y valores. Sin embargo, una persona con TOC puede dar más importancia a la religión por otros motivos. PsychCentral.com afirma que una persona que no padece TOC dejaría atrás rápidamente un pensamiento perturbador, mientras que una persona con TOC insistiría en él y se sentiría culpable, o con remordimientos.

En lo que respecta a la religión, las personas con TOC pueden tener miedo de no poder limpiarse realmente de sus pecados (ya se trate de acciones físicas o pensamientos mentales). La fuente señala que, a menudo, esta es la razón por la que las oraciones pueden convertirse en rituales.

11. Acopio excesivo de recuerdos

El Centro de TOC (OCD Center) de Los Angeles, menciona algo asociado al trastorno llamado “acopio de recuerdos”, que no es exactamente lo mismo que el acopio de objetos físicos que ya mencionamos (aunque presenta objetivos similares). “La acumulación de recuerdos es una compulsión mental a prestar demasiada atención a los detalles de un acontecimiento, persona u objeto en un intento de almacenarlo mentalmente para guardarlo”, señala la fuente, añadiendo que esto cumple la misma función para un “acopiador mental” que un periódico viejo podría cumplir para un acopiador de periódicos viejos.

Los que atesoran recuerdos tienen la creencia distorsionada de que necesitarán recordar esos pensamientos con una precisión del 100% en una fecha posterior. Sin embargo, al tratar de recordar todos los detalles, podrían perderse lo que está sucediendo en el momento presente. “Una persona con TOC que presenta síntomas de acopio de recuerdos probablemente se sienta atrapada en un estado en el que nunca es capaz de asimilar el verdadero valor del momento que está viviendo”, explica la fuente.

12. Trastorno de excoriación

Mental Health America afirma que hurgarse la piel, también conocido como “dermatilomanía”, puede ser un signo de TOC. “Se caracteriza por hurgarse repetidamente la propia piel, lo que provoca lesiones cutáneas y causa un trastorno importante en la vida de la persona”, explica la fuente.

Mientras que algunas personas se sienten obligadas a hurgarse el acné o las costras, quienes padecen este trastorno suelen hurgarse la piel sana. La afección suele ser crónica, pero puede haber periodos de remisión seguidos de una mayor intensidad de los síntomas.

13. Miedo excesivo a la culpa

El Huffington Post dice claramente que el “intenso miedo a la culpa puede estar en el corazón del trastorno obsesivo-compulsivo”. Tener una predisposición al sentimiento de culpa puede convertirse en algo patológico y conducir al TOC.

La fuente afirma que un estudio realizado por investigadores italianos demostró que los pacientes con TOC “pueden percibir la culpa como algo más amenazante que la mayoría de las personas”, lo que hace que la emoción sea intolerable. El paciente intentará “limpiar” cualquier pensamiento, o impulso, que pueda desencadenar un sentimiento de culpa.

14. Obsesiones sexuales

Aunque todo el mundo (o casi todo el mundo) tiene fantasías sexuales -lo admitan o no-, los que padecen TOC suelen experimentar obsesiones sexuales que son más intrusivas. Entre el 6 y el 24 por ciento de los pacientes con TOC experimentan alguna forma de obsesión sexual, señala VeryWellMind.

Las obsesiones a menudo implican temas que se consideran prohibidos, como el abuso sexual, el incesto, la bestialidad o el sexo con un menor. Sin embargo, es importante señalar que, aunque los enfermos de TOC puedan tener este tipo de pensamientos, no significa que vayan a actuar en consecuencia. De hecho, “una persona con TOC encontrará la obsesión inmoral y sentirá repulsión ante la idea de llevarla a la práctica”, añade la fuente. La fuente también afirma que los hombres y las mujeres con TOC experimentan este tipo de obsesiones en la misma proporción.

15. Cerciorarse excesivamente

Una tendencia común de las personas que padecen el trastorno obsesivo-compulsivo es cerciorarse excesivamente. Esto puede dar lugar a volver dos, tres, diez o, incluso, veinte veces, para comprobar que la estufa está apagada o que la puerta está cerrada con llave (dos tendencias comunes entre las personas que padecen TOC).

Comprobarlo de vez en cuando no es motivo de preocupación, pero si esta compulsión se convierte en un ritual o interrumpe su vida diaria, puede ser la causa de un problema más profundo.

Shutterstock

16. Miedo a la contaminación o a la suciedad

Uno de los síntomas más específicos del trastorno obsesivo-compulsivo es el miedo intenso a la contaminación o a la suciedad. Este síntoma va acompañado de un lavado de manos frecuente.

Normalmente, los que luchan contra este miedo se angustian al tocar cosas que otras personas pueden haber tocado (como las manijas de las puertas). También pueden evitar abrazar, estrechar la mano o tocar a otras personas, debido a este miedo a la contaminación.

17. Miedo a perder el control

El miedo a perder el control suele ser un síntoma asociado al trastorno obsesivo-compulsivo. Este miedo es a menudo lo que lleva a los comportamientos obsesivos de control.

“Hemos demostrado que las personas que creen que van a perder el control son significativamente más propensas a mostrar un comportamiento de verificación con mayor frecuencia”, dice Adam Radomsky, profesor de psicología de la Facultad de Artes y Ciencias.

18. Conteo

Otro síntoma común del TOC es la tendencia a realizar tareas siguiendo un patrón determinado, o a contar mientras realizan ciertas tareas. Un ejemplo común de esto es contar mientras se suben las escaleras o mientras se limpia. A menudo, estos comportamientos de conteo provienen de creencias supersticiosas.

Shutterstock

19. Enfocarse en relaciones

Los pacientes a los que se les ha diagnosticado TOC suelen tener problemas con las relaciones y tienden a analizar minuciosamente los encuentros individuales, ya sea con la pareja, los amigos, la familia, los compañeros de trabajo o, incluso, los desconocidos. Un ejemplo de esto podría ser el de pensar extensamente en una interacción con un compañero de trabajo y en si dicha persona resultó ofendida.

Meditar sobre situaciones incómodas es algo común en la naturaleza humana, pero podría ser un signo de TOC, si esto se convierte en una espiral de miedo o dudas muy arraigadas.

20. Fijarse en la apariencia

Es habitual que quienes padecen un trastorno obsesivo-compulsivo se fijen en su aspecto físico de forma extrema. Este trastorno se denomina “trastorno dismórfico corporal” (TDC, por su abreviación) y suele estar relacionado con el TOC. Este trastorno hace que las personas se fijen en una parte de su cuerpo que consideran poco atractiva (usualmente, la piel, la nariz o el pelo).

Casi todo el mundo tiene algún tipo de inseguridad física, pero podría convertirse en un signo de TOC si esta inseguridad lo/a lleva a pasar varias horas al día mirándose en el espejo y fijándose en él.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X