Síntomas de la diabetes en niños

La diabetes, por lo general, se suele considerar  una enfermedad de personas adultas, puesto que puede ser consecuencia de la dieta y del estilo de vida (hábitos de alimentación y consumo de alcohol). Sin embargo, una niña de 3 años ha sido recientemente diagnosticada  con diabetes tipo 2, uno de los casos más jóvenes detectados en Estados Unidos. No obstante, es normal que  los niños  muestren incapacidad para producir la hormona encargada de metabolizar los azúcares (glucosa) (diabetes tipo 1).

La diabetes en niños puede tener un final trágico si no se le presta atención a los síntomas y si no se administra el tratamiento oportuno y correcto. Es esencial identificar los síntomas de la diabetes en niños para que de esta manera podamos actuar rápidamente.

1. Micciones frecuentes

Sabemos que puede ser complicado saber si tu pequeño está orinando más de lo normal. Pero, si notas que tu hijo empieza a mojar los pantalones (o también la cama) más frecuentemente o expresa querer ir al baño con más asiduidad, esto puede ser una causa válida de preocupación.

KidsHealth.org describe que las micciones más frecuentes en los niños ocurren porque sus riñones  no son capaces de responder a  altos niveles de azúcar (glucosa), que no puede  metabolizar para que su cuerpo los utilice. Los riñones  tratan de eliminar todo el exceso de esos azúcares no procesados a través de la orina.

2. Sed excesiva

Sin lugar a dudas, las micciones frecuentes van a generar que aumente la sed, ya que el cuerpo de tu hijo tratará de mantenerse hidratado. Según los expertos, no solo se trata de que el niño tenga sed en diferentes momentos, sino que la sed puede mantenerse de forma continua.

La necesidad de ingerir líquidos constantemente también incrementa las ganas de orinar, lo que  obviamente se convierte en un ciclo que se perpetúa  una y otra vez, según la Clínica Mayo. En caso de que tsu hijo siempre pida otro vaso de zumo o de agua, esto podría deberse a algo  más que  su gusto por esas bebidas – puede ser la forma en la que trata de mitigar esa insaciable sed que está siendo provocada por la diabetes.

3. Bajar de peso

Cuando el cuerpo de tu hijo no puede regular los niveles de azúcar en sangre, usará fuentes de energía alternativas a los azúcares. Esto quiere decir que empezará a quemar grasas y azúcares. Esto puede resultar enuna notable pérdida de peso.

Cuando el cuerpo descompone las grasas como una fuente primaria de energía, provoca una acumulación de ácidos  en el torrente sanguíneo, de acuerdo con la Clínica Mayo. Esta condición es denominada cetoacidosis diabética, y puede acabar obligándonos a acudir  a la sala de emergencias si no se le presta atención. Debemos estar alertas ante síntomas como náuseas, fatiga y dolor abdominal.

4. Deterioro de la visión

La Asociación Canadiense de Diabetes destaca que actualmente la diabetes es la causa principal de ceguera en Norteamérica. Esta enfermedad causa un efecto nocivo en la retina del ojo y los vasos que la irrigan (retinopatía diabética), que eventualmente causa la pérdida de la visión.

La asociación señala que hay varios estadios y manifestaciones de esta complicación de la diabetes, las cuales pueden ir desde una visión borrosa hasta el incremento de “partículas flotantes” y a una repentina pérdida de la visión. Según dicha fuente, esta complicación afecta al menos a un 23 por ciento de las personas con diabetes tipo 1.

5. Mal humor

Si ves que  tu hijo está menos alegre de lo habitual, puede ser un signo de alarma de que algo está alterando su nivel de azúcar en sangre. HeathCentral.com describe en un artículo del 2011 que los cambios en el comportamiento y humor pueden ser difíciles de evidenciar en niños hiperactivos.

Muy poca azúcar en sangre (hipoglucemia) o mucha azúcar en sangre (hiperglucemia) puede tener efectos opuestos en tu hijo, según HealthCentral.com. La glucosa en exceso puede provocar que tu hijo no se sienta del todo bien y esto puede causar cambios en su comportamiento.

6. Debilidad

Una fatiga constante y sin explicación aparente en tu hijo puede ser señal de un bajo nivel de azúcar en sangre, lo que le ocasionará debilidad e incluso temblores, según HealthLinkBC. Un estudio realizado en adultos con diabetes tipo 1 concluyó que aquellos que deliberadamente mantuvieron niveles de azúcar bajos durante la noche, tuvieron fatiga aguda (de aparición repentina) en la mañana. Además, parece tener efecto prolongado, puesto que en el estudio estas personas se cansaron más fácilmente durante la actividad del día siguiente.

Otra posible causa de fatiga en estos pacientes con diabetes es la neuropatía diabética (daño neuronal). Esta condición sucede cuando el azúcar en sangre se mantiene demasiado alto por mucho tiempo, causando hormigueo y entumecimiento, así como también desgaste muscular acompañado de debilidad en las extremidades. Sin embargo, esto ocurre más comúnmente en adultos, porque toma cierto tiempo para manifestarse y puede agravarse con el alcohol y otros factores.

7. Hambre extrema

Entre los signos y síntomas más comunes de la diabetes tipo 1 y 2 está el hambre extrema. Un niño que está presentando signos de diabetes puede experimentar una intensa sensación de hambre, porque su cuerpo no está produciendo suficientes hormonas encargadas de regular la concentración de glucosa en sangre. Como resultado de esto, no se está transportando el azúcar dentro de las células u órganos, lo cual ocasiona una pérdida de energía, según explica la Clínica Mayo.

“Cuando el cuerpo de un niño es privado de energía por tener la insulina baja, [él o ella] puede experimentar una sensación de hambre extrema”, comenta Best Health. Sin embargo, esta fuente también describe que este síntoma puede ser confuso, debido a que una disminución del apetito también es un signo de alarma de una cetoacidosis diabética.

8. Heridas de cicatrización lenta

Los niños en constante actividad fácilmente sufren de rasguños en la piel o algunos moretones por estar jugando afuera con sus amigos. No es raro tener que curarles un pequeño corte y luego dejarles seguir jugando.Sin embargo, lo que es extraño es que un pequeño raspón o corte no desaparezca. Un niño que sufre diabetes puede empezar a manifestar heridas de difícil cicatrización. De acuerdo con Healthline, “las heridas o infecciones que tienen dificultad a la hora de cicatrizar o que se curan con lentitud pueden ser un signo evidente de diabetes tipo 2”.

9. Fatiga

Tal y como se ha mencionado anteriormenteuna deficiencia de azúcar en el cuerpo de un niño le hará sentir somnoliento, cansado y letárgico al extremo. Si  su cuerpo no está reteniendo el azúcar necesario, se desencadena una deficiencia de energía en sus órganos. “Tu niño puede sentirse cansado o lento todo el tiempo porque  ha pérdido la capacidad de activar el azúcar en sangre y transformarlo en energía para sus músculos y órganos”, según Best Health

10. Aliento con olor extraño

Uno de los síntomas más particulares de todos es que la diabetes puede cambiar el aliento de una persona para que adquiera un olor frutal. Muy probablemente hay cosas peores que esta, ya que seguramente no es el olor más desagradable del mundo, pero no es una buena señal. “Quemar grasas en lugar de azúcar va a desencadenar la producción de ciertas sustancias (cetonas) que son las responsables del olor frutal en el aliento”, de acuerdo con la Clínica Mayo.

WebMD describe que este extraño aliento huele como “dulce y frutal, o como vino”.

11. Oscurecimiento de la piel

Hablando de síntomas extraños de la diabetes, otro sin lugar a dudas es el cambio en el tono de la piel. Estos cambios se presentan frecuentemente en las axilas y el cuello, y son el resultado de una resistencia a la hormona liberada por el páncreas que se encarga de regular la glucosa en sangre. “Esta resistencia [a la hormona reguladora de la glucosa en sangre]  usualmente ocasiona que la piel se torne de un color oscuro, de manera más frecuente en las axilas y en el cuello”, describe Healthline. “Si tu hijo tiene diabetes tipo 2, es normal notar áreas de piel oscurecida. Esta condición se denomina acantosis nigricans”.

12. Infecciones por hongos

Este síntoma es lógicamente mucho más común en niñas. De acuerdo con diversas referencias (incluyendo Best Health), la diabetes tipo 1 tiende a causar infecciones por hongos. Por supuesto, si nos referimos a niños pequeños y bebés, no va a manifestarse como una infección por hongos, sino más bien se expresa como una erupción en el área del pañal bastante llamativa.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X