Síntomas, causas y prevención del alvéolo seco

La cirugía dental es ya de por si suficientemente dolorosa, pero si se le debe de extraer un diente, es posible que se enfrente a altos nivele de dolor debido a la aparición de la alveolitis seca o alvéolo seco, una afección que que clínicamente conocemos como osteítis alveolar. 

Según WebMD, solo el 5% de las personas desarrollan alveolitis seca después de una extracción dental. Afortunadamente (ya puede dejar de poner la mano en su mejilla, pensando en el dolor), esta incómoda afección puede ser tratada …

1. ¿Cuáles son las causas del alvéolo seco?

Cuando se realiza la extracción de un diente, se forma naturalmente un coágulo de sangre en el orificio del hueso que queda en los días posteriores a la extracción.

El coágulo de sangre se forma para proteger los nervios y el hueso que se encuentran debajo del diente, lo que permite que se produzca la cicatrización y curación. 

Sin embargo, si ese coágulo de sangre desaparece (o se desprende), la alveolitis seca puede aparecer cuando los nervios y los huesos se exponen repentinamente a todo tipo de elementos irritantes y dolorosos, tales alimentos, líquidos e incluso el propio aire.

Desafortunadamente, la alveolitis seca también hace que el área de extracción sea propensa a sufrir dolor e infección.

2. Síntomas del alvéolo seco

Decir que el alvéolo seco es doloroso es quedarse corto para cualquiera que haya experimentado esta afección. Aunque la incomodidad y la sensibilidad después de una extracción dental pueden ser algo muy comun, la alveolitis seca es tipo un dolor intenso que no desaparece en unos pocos días ni en una semana.

Los síntomas adicionales de la alveolitis seca incluyen mal sabor de boca, mal aliento y un dolor distintivo que se irradia hasta los oídos. 

Una alveolitis seca también puede ser visible si miramos dentro del orificio que queda en el espacio del diente extraído. Es probable que se observe una parte de hueso blanco expuesto en la base del orificio y no un coágulo de sangre oscuro y seco, que debería estar presente a modo de natural protección.

3. Fumar causa alveolitis

Si sospechaba que fumar es un gran factor de riesgo para el desarrollo de alveolitis seca, ¡está en lo cierto! Según Medicine.net, fumar, o más específicamente la nicotina, elimina la hidratación y el suministro de sangre dentro de la boca. Esto puede interferir negativamente en la formación adecuada de coágulos de sangre en el área de extracción como parte del proceso de curación natural.

Tanto si fuma en pipa, como puros o cigarrillos, intente dejar de fumar durante unos días antes de la extracción dental para así evitar una posible alveolitis. Consulte además con su dentista para saber si alguno de los medicamentos que esta tomando puede hacerlo propenso a desarrollar alveolitis seca.

4. Otras causas de alveolitis seca

Además de fumar, el alveolitis seca suele ser causado por los medicamentos que toma. Por ejemplo, las pastillas anti-conceptivas oral (es decir, píldoras anticonceptivas) pueden interferir con la capacidad de su cuerpo para coagularse después de un procedimiento dental. 

Si toma estrógenos, pídale a su dentista que programe su cirugía para un momento en el que los niveles de la hormona sean más bajos y que se realice la extracción durante los primeros 22 días del ciclo menstrual (cuando es más probable que el estrógeno tenga menos actividad).

La formación de coágulos de sangre también puede verse obstaculizada en individuos con una mandíbula ancha y de gran densidad, por alguna una infección preexistente (es decir, afección o enfermedad periodontal) o por la presencia de un exceso de bacterias en la boca. 

Ciertos hábitos (fumar, enjuagarse o usar una pajita) también pueden provocar la expulsión del coágulo de sangre de la cavidad del diente.

5. Precauciones posquirúrgicas

Después de una extracción dental, puede hacer algunas cosas para ayudar a prevenir la alveolitis seca consiguiendo instrucciones precisas de cuidados tras la extracción. La Clínica Mayo recomienda evitar cualquier tipo de bebida deshidratante durante al menos 24 horas (es decir, café, cafeína y alcohol) y también evitar el uso de una pajita. Elija alimentos blandos, como batidos, yogur y puré de manzana, en lugar de alimentos duros o que contengan picante, ya que pueden causar irritación.

Evite fumar durante al menos 48 horas después de la cirugía dental y limpie su boca cepillándose suavemente y enjuagándose con una mezcla de agua tibia y sal después de las comidas y durante el día, evitando tocar la herida de extracción tanto como sea posible. Cualquier dolor o sospecha de infección debe de notificarse a su dentista de inmediato.

6. Tratamiento de la alveolitis seca

Si el dolor persiste, debe consultar a su dentista de inmediato. Si se diagnostica alveolitis seca, su dentista puede programar citas de seguimiento para limpiar y empacar su alveolitis cada pocos días con un vendaje especial para ayudar al proceso de curación y aliviar el dolor.

Su dentista también puede recetarle un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (es decir, ibuprofeno) para aliviar el dolor y anestesiar el lugar de la extracción. Si se sospecha una infección, su dentista también puede recetarle un enjuague bucal o antibióticos orales.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X