Signos y síntomas de un ritmo cardíaco irregular

¿Se siente mareado/a o experimenta un aleteo del corazón? Es posible que tenga una arritmia cardíaca o, lo que es lo mismo, un ritmo cardíaco irregular. No hace falta asustarse, si los síntomas son ocasionales y duran poco tiempo.

El aleteo rápido del corazón es experimentado por muchas personas y puede desarrollarse con la edad. Sin embargo, si los síntomas persisten, es posible que tenga una arritmia peligrosa que indique una enfermedad cardíaca. Si este es el caso, requerirá tratamiento y supervisión médica. Así pues, infórmese sobre los 8 signos y síntomas de un latido irregular del corazón…

1. Palpitaciones del corazón

Un signo evidente de una arritmia son las palpitaciones, las cuales provocan un único latido prematuro o “latido saltado”. Normalmente, las palpitaciones poco frecuentes no son preocupantes; sin embargo, si aumentan gradualmente, puede ser el momento de consultar a un profesional médico.

Para que pueda comparar, un corazón normal y sano bombea sangre constantemente a través del sistema circulatorio como una bomba muscular, bombeando (o expandiéndose y contrayéndose) una media de 100,000 veces al día, por un total de aproximadamente 2,000 galones de sangre. Sin embargo, un corazón con arritmia tiene una alteración en el bombeo eficaz de la sangre. Por ejemplo, puede hacer que el corazón vaya demasiado lento, demasiado rápido o de forma errática, lo que puede afectar a todos los demás órganos (es decir, el cerebro, los riñones, los pulmones, etc.) e, incluso, causar daños.

2. Sensaciones de aleteo

Los latidos prematuros que se producen con frecuencia, o en rápida sucesión, pueden provocar una mayor conciencia de las palpitaciones del corazón o una sensación de “aleteo” en el pecho o el cuello. Las arritmias son latidos anormales o, básicamente, cualquier alteración de la secuencia normal del ciclo de contracción y relajación del corazón. Una frecuencia cardíaca (pulso) elevada se denomina normalmente “taquicardia”, la cual -según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association)- se refiere a un corazón adulto que bombea más de 100 latidos por minuto).

Aunque lo más probable es que las arritmias sean inofensivas y no supongan ninguna amenaza, pueden hacer que el corazón bombee con menos eficacia. Esto, a su vez, puede repercutir en casi todos los órganos del cuerpo que dependen de un suministro de sangre fresca (por ejemplo, los pulmones). Por su parte, el funcionamiento ineficaz de los órganos puede causar daños permanentes a largo plazo.

3. Mareos o aturdimiento

Una arritmia puede provocar falta de oxígeno en el cerebro. Esta falta de oxígeno vital suele provocar al paciente mareos o aturdimiento hasta el punto de hacerle perder el equilibrio o, incluso, hacerlo desmayar. Hay varios tipos de arritmias que pueden causar aturdimiento, como la fibrilación auricular y los latidos del corazón demasiado lentos (conocidos clínicamente como “bradicardia”).

La fibrilación auricular es un tipo de taquicardia que se produce cuando la actividad eléctrica en las aurículas (las dos cámaras superiores del corazón) es muy rápida. Esta actividad eléctrica de alta velocidad y los latidos irregulares pueden provocar mareos. En el extremo opuesto, la bradicardia provoca una frecuencia cardíaca lenta (definida como inferior a 60 latidos por minuto) y un suministro inadecuado de sangre a los órganos y al cuerpo en general. La bradicardia no tratada puede causar fatiga extrema, mareos y desmayos, si la cantidad de sangre que llega al cerebro es inadecuada. La mayoría de las veces, esto se remedia con un marcapasos.

4. Desmayos

Puede producirse un desmayo -o semi desmayo- repentino, junto con palpitaciones. Este puede ir acompañado de mareos y aturdimiento. En casos extremos, una arritmia peligrosa puede provocar un colapso y un cese repentino de la función cardíaca (conocido clínicamente como “paro cardíaco”). Varias tipos de arritmia cardíaca pueden provocar desmayos (conocidos clínicamente como “síncopes”). Entre estos tipos de arritmia se encuentran la bradicardia y varios tipos de taquicardia, como el aleteo auricular (que se refiere a un impulso eléctrico alargado), el síndrome de Wolff-Parkinson-White (que se refiere a una vía eléctrica anormal en el corazón, la cual provoca una frecuencia cardíaca rápida) y el síndrome de taquicardia postural ortostática (que es una frecuencia cardíaca rápida que provoca problemas al cambiar de posición de erguido a tumbado).

En el caso de la bradicardia, los desmayos suelen producirse debido a un suministro inadecuado de sangre al cerebro, lo que provoca la inevitable fatiga, el mareo y el aturdimiento. Sin embargo, la taquicardia, causada por una frecuencia cardíaca rápida o agitada, también puede causar fatiga, falta de aire, debilidad y desmayos. Si tiene alguno de estos síntomas, acuda a su médico inmediatamente.

5. Fatiga

Una arritmia provoca un suministro inadecuado de sangre a todo el cuerpo, lo que se traduce en una aparente debilidad y fatiga, sin motivo aparente. Es posible que necesite dormir más o que le cueste levantarse de la cama.

Como se ha mencionado en las secciones anteriores, las arritmias pueden reducir el flujo de sangre fresca que viaja del corazón al cerebro y al resto del cuerpo. Aunque en la mayoría de los casos las arritmias no suponen una amenaza para la vida, la fatiga es un efecto secundario habitual que depende de la salud de su corazón y del tipo de arritmia que padezca. En muchos casos, además de una frecuencia cardíaca rápida o lenta, se produce fatiga, presión/dolor/estrechez en el pecho, falta de aliento, mareos, sudoración y fatiga extrema.

6. Dificultad para respirar

Una arritmia puede provocar una extrema falta de aire o sibilancias, ya que el corazón ha disminuido su flujo sanguíneo hacia el resto del cuerpo. Aunque todos los tipos de arritmia pueden causar falta de aire, este síntoma es más común con un tipo en particular: el síndrome de WPW, que es un tipo de taquicardia que da lugar a una vía eléctrica irregular en el corazón y provoca una aceleración del ritmo cardíaco.

El síndrome de WPW se debe a una anomalía congénita (o anormalidad del sistema eléctrico del corazón al nacer). La frecuencia cardíaca rápida presente en el síndrome de WPW suele hacer que el ritmo cardíaco se acelere hasta los 240 latidos por minuto (a modo de comparación, la frecuencia cardíaca media es de entre 60 y 80 latidos por minuto), que es lo que provoca la falta de aliento, las palpitaciones y el dolor o la presión en el pecho (síntomas que, a menudo, no aparecen hasta que el paciente llega a la edad adulta).

7. Dolor en el pecho

Una frecuencia cardíaca rápida o un corazón palpitante suele asociarse a una arritmia concreta denominada fibrilación ventricular (FV, por su abreviación), una afección mortal que provoca un ritmo cardíaco rápido y errático, y un temblor literalmente desorganizado en las cavidades del corazón. Esto corta el suministro de sangre a los órganos vitales, provocando opresión/malestar/dolor en el pecho y colapso en pocos segundos.

La fibrilación ventricular se caracteriza por señales eléctricas irregulares (o que no siguen patrones normales) en el corazón. Por ejemplo, las señales eléctricas que provocan regularmente el latido del corazón pueden tomar una ruta anormal en los ventrículos (las dos cámaras inferiores del corazón), provocando una serie de contracciones rápidas pero inútiles. Una vez más, la fibrilación ventricular puede ser mortal si no se aplica un tratamiento de urgencia, el cual incluye la administración de una descarga eléctrica al corazón mediante un desfibrilador externo automático (DEA, por su abreviación), para restablecer el ritmo normal.

8. Ritmo cardíaco rápido o lento

Una arritmia puede dar lugar a una frecuencia cardíaca extrema. Por un lado, el pulso puede acelerarse (condición denominada taquicardia [recuerde que la frecuencia cardíaca es superior a 100 latidos por minuto]). Sin embargo, en el otro lado del espectro, su pulso puede ralentizarse (condición denominada bradicardia).

La frecuencia cardíaca rápida (o taquicardia) se produce cuando el corazón late demasiado rápido. La taquicardia provoca dos tipos principales de problemas: una taquicardia que se manifiesta como latidos rápidos en las aurículas (cavidades superiores del corazón) o una taquicardia que se produce en el nódulo auriculoventricular (nodo A-V), que es la conexión eléctrica entre los ventrículos (cavidades inferiores del corazón). La bradicardia -debida a un bloqueo cardíaco (que ralentiza las señales eléctricas que provocan la contracción del corazón) o debida al síndrome del seno enfermo (que provoca la ralentización o el funcionamiento incorrecto del nódulo sinoauricular, o “marcapasos del corazón”)- da lugar a un suministro inadecuado de sangre a todo el cuerpo.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X