Signos y síntomas de la enfermedad de Ménière

Si has sufrido una infección del oído interno, sabes lo debilitante que puede ser, y la enfermedad de Ménière no es diferente. Según la Clínica Mayo, la enfermedad de Ménière causa episodios de vértigo (mareos o “la sensación de que habitación da vueltas”) debido al líquido que llena los conductos de los oídos internos. Además de los mareos y las náuseas, los brotes también pueden causar cierta pérdida de audición, en uno o ambos oídos, y un zumbido constante. Es posible que haya ocasiones en las que no puedas conducir, trabajar o realizar tus actividades diarias habituales, aunque esta afección crónica varía mucho de una persona a otra. Desafortunadamente, la enfermedad no es curable actualmente, pero existen muchas opciones de tratamiento que pueden ayudar a controlar la enfermedad con éxito.

Quédate atento a estos 10 signos y síntomas de la enfermedad de Ménière, y consulta a tu médico si experimentas alguno de ellos…

1. Mareos

La enfermedad de Ménière a menudo no se diagnostica temprano porque es posible que al principio solo experimentes un síntoma, los mareos, lo que dificulta que tu médico lo vincule con dicha patología. Los mareos pueden ser causados por muchas enfermedades e infecciones diferentes, pero es uno de los principales síntomas asociados con la enfermedad de Ménière. Es además un síntoma muy inconveniente y molesto con el que tener que lidiar, y puede tener un efecto negativo en tu vida diaria.

El oído interno es el responsable de tu equilibrio, y dado que la enfermedad ataca los conductos de esa zona, es posible que sufras mareos cuando estás experimentando un brote de la enfermedad. Si tienes mareos como resultado de un ataque de la enfermedad de Ménière, es posible que te sientas inseguro y sientas que el mundo se vuelve inestable a tu alrededor. En casos severos, los mareos pueden hacer que te caigas o tropieces mientras caminas, lo que hace que sea peligroso conducir, trabajar o simplemente caminar.

2. Náuseas

Las náuseas son otro síntoma común de la enfermedad de Ménière y no es sorprendente que puedas sentir  náuseas junto con mareos. El que te sientas mal del estómago y/o vomitar puede ocurrir fácilmente cuando también experimentas mareos intensos. Algunos síntomas de la enfermedad de Ménière se toman en cuenta juntos, especialmente las náuseas y los mareos, ya que esta enfermedad causa vértigo. Por tanto, estos síntomas van de la mano, aunque es posible que durante un ataque solo experimente uno específico.

Cuando aparecen los ataques de la enfermedad, los síntomas de vértigo se pueden sentir desde una media hora hasta un máximo de 24 horas. Aunque estos ataques parecen ser de corta duración, las náuseas y otros síntomas se pueden sentir con fuerza durante todo el brote. Aunque un síntoma como las náuseas es extremadamente inconveniente y desagradable de tratar, existen medicamentos de libre venta para el mareo por movimiento y medicamentos recetados contra las náuseas que tu médico puede proporcionarte y que podrían ayudar en gran medida a controlar el ataque. También hay algunos antibióticos que  puedes inyectarte en el oído para ayudar a aliviar los síntomas si llega a ser necesario.

3. Pérdida auditiva

Uno de los síntomas más aterradores, pero también comunes de la enfermedad de Ménière es la pérdida de audición en el oído afectado, aun cuando es temporal y en uno solo. En cambio, la pérdida permanente de audición ocurre con el tiempo. Mientras que un grupo pequeño de personas experimentará esta pérdida en ambos oídos. Muchos pacientes describen la pérdida auditiva como si su oído estuviera tapado; el sonido puede parecer distorsionado, borroso, lejano o incluso metálico. La sensibilidad al sonido también es común, y encontrar una manera de eliminar el líquido con éxito ayuda a mejorar los problemas de audición que padece el paciente.

La extracción y disminución de la cantidad de líquido en los conductos del oído interno se realiza de diversas formas y depende del paciente. Los cambios en el estilo de vida y los medicamentos diuréticos suelen ser los primeros tratamientos que se deben probar. Eliminar cosas de su dieta como la sal, la cafeína y el alcohol podría reducir naturalmente sus síntomas. Beber mucha agua también podría ser eficaz porque su cuerpo no intentará retener agua cuando está bien hidratado, lo que reduce el riesgo de acumulación de líquidos. En casos graves, los pacientes pueden requerir un audífono o incluso una cirugía si otros tratamientos no tienen éxito.

4. Zumbido en el oído

Experimentar zumbidos en el oído es otro síntoma causado por la enfermedad de Ménière. Si has tenido que lidiar con sonidos anormales continuos en uno o ambos oídos, sabes cuán incómodo, molesto y desesperante es. Según la Clínica Mayo, la enfermedad de Ménière puede causar tinnitus. Estos son sonidos en el oído descritos como zumbidos o silbidos. Dado que la enfermedad afecta a las personas de diferentes maneras y con diferentes síntomas, algunos pacientes pueden experimentar tinnitus sin vértigo ni pérdida auditiva o una combinación de varios síntomas.

Si bien no es doloroso, cualquier tipo de sonido extraño, como un zumbido en el oído, puede ser realmente difícil de sobrellevar. Quedarte dormido o dormir bien puede estar muy lejos de tu alcance durante un ataque más severo de la enfermedad. Además de eso,  estos brotes pueden ocurrir desde una vez al año hasta varias veces al año y en grupos que causan muchos síntomas graves.

5. Movimientos oculares incontrolados

Aparte de los síntomas que una persona común conectaría con problemas del oído interno, la enfermedad de Ménière también puede causar movimientos oculares incontrolados. Algunas personas que tienen esta enfermedad experimentan una especie de movimiento ocular entrecortado en uno o ambos ojos, de lado a lado, arriba y abajo, o en un movimiento circular. Varía según el paciente y en cada ataque. El oído interno afecta directamente el equilibrio y, a su vez, el movimiento de los ojos. Se realizan pruebas para comprobar la respuesta de sus ojos cuando cambia el equilibrio del oído interno.

Este síntoma es uno de los tanto que demuestra el peligro de conducir u operar maquinaria cuando se produce el ataque. El problema es que los síntomas causados ​​por la enfermedad de Ménière pueden surgir de la nada y tomar desprevenido al paciente. Es probable que tu médico advierta a las personas con síntomas graves que no están en condiciones de conducir. Sin embargo, la enfermedad se puede controlar y tratar mejor, es posible llevar una vida normal y hacer cosas simples, como conducir, nuevamente.

6. Diarrea

Al igual que los otros signos y síntomas de la enfermedad de Ménière, la diarrea puede tomarte por sorpresa y aparecer de la nada. Y aquellos que experimentan diarrea pueden ser más propensos a experimentar vértigo durante el mismo ataque. Para empeorar las cosas, la diarrea puede continuar ocurriendo después de los brotes, no solo durante ellos. Esto hace que sea muy importante para ti mantenerte hidratado cuando estés luchando para hacer frente a este síntoma de la enfermedad de Ménière. Dado que el vértigo puede provocarte vómitos, la combinación de estos con la diarrea puede deshidratarlo mucho y causar otros problemas de salud si no lo corriges.

Junto con la diarrea, es posible el dolor abdominal y otras molestias gastrointestinales. Dicho esto, la diarrea es mucho menos común que otros síntomas, por lo que tienes bastantes probabilidades de no tener que lidiar con ella. Hay incluso mejores noticias, la ayuda y la experiencia de un médico hacen que la enfermedad y los síntomas posteriores sean bastante tratables y manejables. Tienes buenas probabilidades de sentirse bien en general.

7. Sudores fríos

En medio de un ataque, las personas que experimentan síntomas (náuseas, mareos e incluso vómitos) también pueden desarrollar sudores fríos, lo que agrega otro síntoma incómodo con el que lidiar, además de todo lo demás. Dado que los sudores fríos suelen ser el resultado del vértigo en el caso de la enfermedad de Ménière, la medicación para el vértigo podría eliminar o reducir en gran medida este y otros síntomas de vértigo. Dependiendo de la gravedad de los episodios, tu médico puede recetarte un medicamento contra las náuseas para reducir los síntomas dañinos de los ataques.

Junto con los sudores fríos, podrás notar que tu pulso se ralentiza o acelera, y comenzarás a temblar. Esto hace que te sea difícil y, a veces, imposible continuar con tu trabajo que desempañas y tu vida diaria. Es mejor que te acuestes durante ataques como este para evitar así lastimarte. Puedes vomitar debido al vértigo y comenzar a sudar fríos en ese momento o mientras descansas, tratando de hacer frente a los síntomas graves. Ya sea que te hayan diagnosticado la enfermedad de Ménière o no, tu médico debe tomar muy en serio estos síntomas aterradores y examinarlos.

8. Sentimientos de fatiga

Si bien hay varios síntomas de leves a graves que puedes experimentar antes y durante un ataque de la enfermedad de Ménière, también hay bastantes señales y síntomas que puedes tener después del ataque. Los sentimientos de fatiga es uno de estos síntomas comunes, mientras que los de letargo y sueño pueden ser extremos. Se cree que las personas con la enfermedad de Ménière son más sensibles o susceptibles a la fatiga, lo que aumenta el riesgo de ser víctimas de un ataque.

Además, la fatiga podría ser la causa de los brotes, por lo que las personas con la enfermedad deben ajustar su estilo de vida según sea necesario para reducir el riesgo de cansancio excesivo. Esfuérzate por dormir bien y no trabajes demasiado ni extiendas demasiado tus capacidades, e identifica cómo te sientes además de compartir esta información con tu médico, haciendo esto, podrías acelerar el proceso de diagnóstico de la causa de sus síntomas. Cuando vayas al médico, asegúrate de describir lo que sientes antes de un brote de cualquier dolencia que tengas durante el ataque y después de este.

9. Migrañas

Un signo de la enfermedad de Ménière que es fácil pasar por alto son los fuertes dolores de cabeza, específicamente las migrañas. Hay tantas causas dietéticas y de estilo de vida de las migrañas que no es de extrañar que este síntoma pueda pasarse por alto. Dicho esto, una vez que realmente piensas en la enfermedad y lo que ataca, no es tan difícil ver la conexión. Se cree que las migrañas pueden dañar el oído interno y las personas con la enfermedad de Meniere tienen más probabilidades de tener migrañas durante los brotes.

Según la American Hearing Research Foundation, las personas que experimentan migrañas y tienen la enfermedad de Ménière comenzarán a mostrar los síntomas de la enfermedad antes que las que no. Esto también es cierto para aquellos que tienen antecedentes familiares de la enfermedad, lo que sugiere una conexión genética con el mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Ménière. Es importante tener en cuenta que, aunque la enfermedad de Meniere puede causar migrañas, también existe la posibilidad de que las migrañas se deriven de lo que se llama vértigo asociado a la migraña. Esto hace que sea aún más difícil de diagnosticar y aumenta la posibilidad de un diagnóstico erróneo.

10. Cambios extremos de humor

Otro síntoma que se siente comúnmente luego de un ataque son los cambios de humor. Las personas con la enfermedad de Ménière han afirmado sentir una variedad de cambios en su estado de ánimo tanto durante los episodios como entre ellos, desde la ira y la irritabilidad hasta la ansiedad y el miedo. Estos cambios de humor y sentimientos de inestabilidad pueden ser causados ​​por muchas cosas, por lo que no son necesariamente de la enfermedad de Ménière. Pero si tienes síntomas adicionales de la enfermedad y experimentas brotes y ataques donde los síntomas empeoran, consulta a tu médico. Es importante tratar la enfermedad lo antes posible para ayudar a reducir el riesgo de daño permanente.

También vale la pena señalar que los cambios de humor y los sentimientos tipo “montaña rusa” no son necesariamente una reacción física de la enfermedad; la  Clínica Mayo explica que actualmente se desconoce si la ansiedad contribuye y causa episodios o si la ansiedad es un subproducto de la enfermedad, que se produce después de los ataques. De cualquier manera, manejar los cambios en tu estado emocional y mental es necesario para mejorar su calidad de vida y ayudarlo a sobrellevar la enfermedad de Ménière. Necesitas ayuda y tratamiento si tienes la enfermedad de Ménière, así que consulta a su médico si tienes alguno de los signos o síntomas.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X