Salud ESP

Seis problemas de salud que elevan los riesgos de tener convulsiones no epilépticas

Si le han diagnosticado epilepsia, es posible que haya tenido más de una convulsión involuntaria antes de consultar a su médico. Sin embargo, este síntoma aterrador no siempre es sinónimo de epilepsia, también puede deberse a diversos motivos de salud.

Los siguientes seis problemas de salud aumentan los riesgos de sufrir convulsiones no epilépticas, que a veces ocurren sin previo aviso y sin complicaciones neurológicas…

1. Falta de sueño

De acuerdo con una investigación de la Epilepsy Foundation, la falta de sueño es un factor desencadenante típico de las convulsiones no epilépticas. De hecho, un amplio espectro de trastornos de sueño puede resultar en ataques de epilepsia.

Si bien la investigación sigue en proceso, las convulsiones son síntomas comunes de los pacientes con falta de sueño y suelen ocurrir mientras duermen. Por ejemplo, muchos estudiantes aseguran haber experimentado su primera convulsión después de “pasar de largo” varias noches seguidas para estudiar para exámenes de la escuela o la universidad.

Insomnia

2. Ataques cardiacos

WebMD indica que uno de los principales síntomas de los ataques cardiacos son las convulsiones. Debido a la exposición prolongada a altas temperaturas, los ataques al corazón provocan deshidratación y otros daños severos en el cerebro y demás órganos, ya que el cuerpo no puede refrescarse de forma natural.

Los problemas cardiacos ocurren cuando la temperatura corporal ronda los 40 grados Celsius, lo que impacta en el sistema nervioso central y hace que el cerebro no funcione correctamente, por lo que el paciente experimentará confusión, desorientación, convulsiones y hasta pérdida del conocimiento.

heat stroke

3. Hipoglucemia

Según la clínica Mayo, los pacientes que no han sido tratados por hipoglucemia diabética (o niveles bajos de azúcar en la sangre) corren riesgo de sufrir convulsiones y desmayos cuando la sangre contiene exceso de insulina y glucosa insuficiente (azúcar). Una convulsión por hipoglucemia puede ocurrir después de realizar actividad física intensa, de saltearse una comida o por ante un aumento considerable de la insulina.

Si es hipoglucémico y experimenta mareos, náuseas y siente que se va a desmayar, puede que corra riesgos de experimentar una convulsión. Los tratamientos orales con píldoras permiten restablecer los niveles de glucosa en sangre y prevenir la pérdida de conocimiento y demás complicaciones de salud severas.

Hypoglycemia

4. Antidepresivos y otros medicamentos

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos aseguran que existe un vínculo entre ciertos medicamentos antidepresivos (Zyban y Wellbutrin) y la presencia de convulsiones en pacientes que reciben tratamientos para los trastornos del humor.

Incluso ciertos analgésicos recetados (Ultram, por ejemplo) y penicilinas (meticilina y oxacilina) utilizadas para tratar infecciones en la piel, el tracto urinario, el oído y las vías respiratorias advierten en sus prospectos que aumentan los riesgos de producir convulsiones.

antibiotics

5. Estrés y traumas

Como sabrá, ciertas situaciones agobiantes o traumáticas puede generar un gran caos en su salud física y mental. Sin embargo, la Liga Internacional Contra la Epilepsia y la Comisión de Neuropsicobiología señalan que el estrés altera la actividad eléctrica en el cerebro y causa convulsiones similares a las de la epilepsia.

De hecho, los resultados de las investigaciones demuestran que el estrés crónico por traumas severos genera confusión, adormecimiento y convulsiones y es confundido con un cuadro de epilepsia en alrededor del 20% de los pacientes.

Seizures 5

6. Abstinencia de alcohol

Los alcohólicos en etapa de abstinencia pueden experimentar síntomas insoportables si no son monitoreados por un experto en desintoxicación. El abuso de sustancias a largo plazo puede reconfigurar el cerebro y generar dependencias incontrolables al alcohol.

Frenar el consumo de bebidas alcohólicas de forma brusca puede ser muy peligroso. De hecho, una investigación llevada a cabo por Promises Treatment Centers indica que la abstinencia brusca de alcohol después de periodos de dependencia prolongados genera ansiedad, convulsiones y hasta riesgos de muerte en las primeras 48 horas.

Alcoholism

Share This Article

X