Diabetes ESP

Seis precursores de la diabetes

Si bien la diabetes es muy común en los Estados Unidos— la American Diabetes Association afirma que más del 9% de la población ha sido diagnosticada con la enfermedad en 2012— existen varios signos a los que puede estar atento para prevenirla.

La “prediabetes” ocurre cuando los niveles de glucosa en sangre en ayuna son elevados pero no tanto como para que pueda clasificarse como diabetes. Según dicha asociación, en 2013, la prediabetes fue diagnosticada en 86 millones de estadounidenses de más de 20 años. Esta es una cifra preocupante si se la compara con los 79 millones registrados en 2010. A continuación, le mostramos seis señales claras de prediabetes que, si bien no son tan dulces, tienen solución…

1. Piel oscurecida

La clínica Mayo afirma que, si bien los signos de la prediabetes no siempre son tan obvios, un posible factor de riesgo de la diabetes tipo 2 (típica en adultos) es la presencia de parches de piel oscurecida en el cuello y las articulaciones. Esto se conoce como acantosis nigricans.

Dicha clínica afirma que la piel oscurecida también puede engrosarse más de lo normal. En algunos casos, esto puede ser un signo de advertencia de la presencia de un tumor en algún órgano interno, por lo que se recomienda que no deje de consultar a un especialista.

Skin Check

2. Falta de ejercicio

La falta de actividad física nos afecta en todo sentido, hasta en trastornos psicológicos como la depresión. Prevention señala que, mientras 1 de cada 3 estadounidenses tiene prediabetes, un cambio de alimentación puede hacer maravillas. Los productos cargados de azúcar con el tiempo se vuelven más resistentes a las cantidades de insulina que el páncreas es capaz de producir.

Sin embargo, si bien mejorar la alimentación contribuye en gran medida, dicha revista publicó un estudio finlandés en el que se demuestra que los individuos que se ejercitan de forma regular reducen los riesgos de sufrir diabetes en un 70% en comparación con las personas sedentarias. Dicho artículo sugiere que combinar ejercicios de baja intensidad con otros de alto impacto, permiten controlar los niveles de glucosa.

Workout

3. Falta de sueño

Si bien en algunas ocasiones la prediabetes provoca fatiga, aquellos que duermen menos de 6 horas por noche presentan mayores riesgos de sufrirla, según la revista Best Health.

Se cree que existe una conexión directa entre el sueño, las hormonas y el sistema nervioso, lo cual constituye el escenario perfecto para la aparición de diabetes. Por eso, para comenzar, se recomienda evitar bocadillos repletos de azúcar o cafeína antes de dormir.

Lack of Sleep

4. Visión borrosa

Si bien esto también puede deberse a que necesita cambiar sus lentes o a que sus ojos están cansados, la visión borrosa también puede ser un signo de prediabetes, según la revista Shape. La misma indica que los aumentos bruscos en los niveles de glucosa en sangre deterioran la función ocular y la capacidad para focalizar, lo que debería resolverse una vez que sus niveles de glucosa vuelvan a la normalidad.

Los problemas de visión también pueden ser indicadores de glaucoma y de esclerosis múltiple, por lo que si las molestias persisten, debería consultar a un especialista.

Blurred Vision

5. Aumento de la sed

Mientras que los diabéticos tienen ataques de sed insaciable, aquellos con prediabetes se sienten más sedientos que de costumbre. Según la revista Shape, esto se debe a que el organismo busca deshacerse del exceso de glucosa por medio de la orina.

Al tener que visitar el sanitario tantas veces, es probable que termine deshidratado y que la sed regrese. Shape explica en otro artículo que la ingesta recomendada de agua en mujeres es de 2,2 litros al día.

water 1

6. Heridas que tardan en cicatrizar

Si tiene moratones o cortes que tardan más de lo común en desaparecer, es probable que se trate de un signo de advertencia de la prediabetes. Como la sangre cargada de glucosa tarda más en moverse por el organismo, el proceso de cicatrización natural (de los glóbulos blancos) se ralentiza.

EveryDay Health además explica que algunas bacterias que causan infecciones se alimentan de azúcar, por lo que el exceso de glucosa en el torrente sanguíneo aumenta las probabilidades de que las infecciones proliferen. En otras palabras, cada vez que ingiere productos azucarados también está alimentando la diabetes.

dry skin
X