Ciencia ESP

Seis posibles causas de los tics y espasmos

Todos hemos tenido un tic nervioso en algún momento de nuestras vidas pero, cuando el problema se vuelve crónico, ya es motivo suficiente para hacer una visita al consultorio del doctor. Los tics y espasmos no sólo son molestos, también son muy vergonzosos e interfieren con su desempeño habitual.

Sin embargo, los tics y los espasmos no se refieren exactamente a la misma cosa. Las últimas ocurren, por ejemplo, cuando su pierna, brazo o párpado empieza a latir y no hay forma de controlarlo—es por eso que se los denomina movimientos “involuntarios”. De la misma manera, los tics son involuntarios y difíciles de suprimir, aunque sí es posible hacerlo. Conozcamos las seis principales causas…

1. Deshidratación

La falta de agua en el organismo puede generar caos de las formas más extrañas e impredecibles, como con espasmos musculares molestos y repetitivos. Según Livestrong.com, no ingerir las cantidades necesarias de fluidos puede provocar contracciones en las fibras musculares.

El sitio web señala que las mujeres deberían beber más de 2 litros y medio de líquidos (sin cafeína) al día, mientras que los hombres deberían superar los 3 litros y medio. Las cifras se elevan aún más si realiza algún tipo de actividad física que lo haga sudar en exceso. No hace falta que todos los fluidos provengan de un vaso. De hecho, las frutas y los vegetales también contienen grandes cantidades de agua y pueden ser incorporados a su régimen alimenticio.

dehydrate

2. Falta de magnesio

Este es un mineral esencial, aunque muchos de nosotros no contamos con las cantidades adecuadas en nuestro. Según el sitio Connective Tissue Disorder Site (CTDS), la falta de magnesio puede provocar tics faciales en niños. Estos, a su vez, pueden señalar la presencia del síndrome de Tourette.

No obstante, al modificar su dieta e incluir más magnesio (o con ayuda de suplementos vitamínicos de calidad) podrá aliviar estas molestias, explica dicha fuente. Entre los alimentos ricos en magnesio se incluyen las almendras, las semillas de girasol y algunas legumbres. Si le da mucha leche a su hijo, el contenido de calcio debe ser equilibrado con magnesio para mejorar la salud y la absorción de nutrientes.

Magnesium

3. Síndrome de Tourette

En algunos casos, si un niño tiene tics visibles (como parpadeos inusuales o elevaciones de hombros) junto con tics vocales (como chasquidos de lengua, por ejemplo) puede tener el síndrome de Tourette. Esta enfermedad neuropsiquiátrica sin riesgo de vida afecta a alrededor del 1% de la población, según Tourette Canada.

De acuerdo con dicha organización, Tourette es una enfermedad genética. Esto no significa que todas las personas que tengan tics nerviosos padezcan el síndrome de Tourette. Tourette Canada explica que la enfermedad afecta a cada paciente de una manera en particular, por lo que no hay un síntoma común para todos.

shutterstock_320662967

4. Trastorno de tic transitorio

Si bien muchos niños desarrollan algún tipo de tic nervioso, este puede desaparecer tan rápido como se manifestó si se trata del trastorno de tic transitorio. De acuerdo con Healthline.com, por más que su hijo parpadee de forma incontrolable o presente algún otro comportamiento extraño, los síntomas tienden a desaparecer al cabo de un año.

Según explica el sitio web, no se conoce una causa precisa de este trastorno temporal, ya que ninguna investigación ha podido encontrar vínculos con otros problemas de salud (aunque algunos expertos sospechan que puede tratarse de algún fallo en los neurotransmisores del cerebro). Los tratamientos con medicamentos suelen ser bastante efectivos a la hora de tratar el trastorno, aunque también puede esperar a que este desaparezca por sí solo.

shutterstock_328823630

5. Esclerosis múltiple

Según Healthline.com, las fasciculaciones pueden ser un signo temprano de la esclerosis múltiple, una enfermedad neurológica. Esta enfermedad tiene efectos devastadores en la salud y hasta puede provocar la muerte. Los síntomas se manifiestan de formas distintas en cada paciente.

Los espasmos musculares son un indicador común de la EM, aunque el síntoma más típico al que suele asociarse es el dolor crónico (las fasciculaciones “regulares” no necesariamente causan molestias y hasta pasan desapercibidas). Los espasmos asociadas con la EM van de leves a severas, que ocurren en cualquier parte del cuerpo. Si el síntoma persiste, consulte a su médico de confianza para que le brinde un diagnóstico preciso.

multiple sclerosis

6. Blefaroespasmo benigno

La clínica Mayo explica que esos latidos molestos en el párpado pueden ser un signo de blefaroespasmos (en su mayoría, inofensivos), que también pueden ocurrir por resequedad ocular o por sensibilidad a la luz. Si bien son bastante molestos, estos latidos no deberían ser un motivo de preocupación.

No obstante, en algunos casos más extraños, las fasciculaciones oculares señalan la presencia del agrandamiento del cerebro o de un trastorno en el sistema nervioso, aseguran los expertos de la clínica Mayo. De todos modos, si el cuadro es severo, suele estar acompañado de otros síntomas molestos como la parálisis de Bell (la caída de un párpado o de una parte del rostro). Si experimenta otros síntomas inusuales además de las molestas fasciculaciones oculares, le recomiendo que consulte a un profesional.

red eyes

Share This Article

X