Virus del Zika ESP

Seis factores clave sobre el virus del zika que todos deberíamos conocer

Si últimamente estuvo leyendo el periódico o viendo las noticias, seguramente habrá escuchado hablar del virus del zika. Desde que se confirmó el primer caso en Brasil en mayo de 2015, la Organización Panamericana de la Salud (PAHO, por sus siglas en inglés) y los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) les han aconsejado a las mujeres embarazadas que no viajen a ciertas regiones del planeta donde se transmita el virus.

A continuación, le presento seis datos que no puede dejar de conocer sobre el virus del zika…

1. ¿En qué consiste el virus del zika?

El zika es una enfermedad transmitida por los mosquitos, que ocurre cuando un humano es picado por un Aedes (o mosquito tigre) infectado. El virus también puede contagiarse por vía sexual o por medio de transfusiones de sangre. Hasta 2015, los expertos en salud consideraban que el virus era “relativamente inofensivo”.

No obstante, ahora que los CDC y otros especialistas han descubierto que existe una relación directa entre el virus del zika y un trastorno neurológico conocido como microcefalia, que hace que los bebés nazcan con la cabeza pequeña y el cerebro mal desarrollado.

shutterstock_103506563

2. Síntomas

Los CDC estiman que 1 de cada 5 humanos que son picados por un mosquito con zika acaban contrayendo la enfermedad. En muchos casos, el virus es leve y permanece en el organismo desde un par de días hasta una semana; es tan leve que muchas veces el paciente afectado ni siquiera se da cuenta de que lo tiene.

El zika puede mantenerse en el torrente sanguíneo hasta por una semana causando síntomas leves parecidos a los de la gripe, como dolor de articulaciones, fiebre, enrojecimiento de los ojos (o conjuntivitis) y sarpullidos. En muy pocas ocasiones el individuo afectado requiere hospitalización.

shutterstock_365761202

3. Peligros para embarazadas y bebés aún no nacidos

En mayo de 2015, la Organización Panamericana de la Salud declaró que el zika era una amenaza para las mujeres embarazadas y sus futuros hijos. Actualmente, los CDC aconsejan que las mujeres que estén en la dulce espera o que planeen quedar embarazadas se abstengan de viajar a zonas afectadas por el zika, ya que las criaturas podrían nacer con microcefalia, un defecto de nacimiento que hace que el niño tenga la cabeza pequeña y que su cerebro no se desarrolle correctamente.

El virus del zika en mujeres embarazadas también ha sido asociado con la presencia del síndrome de Guillain-Barré (que consiste en el deterioro muscular rápido y repentino debido a daños en el sistema nervioso periférico) en bebés recién nacidos. Si bien el zika puede ser transmitido por la madre al feto durante el embarazo o el nacimiento, los CDC señalan que el virus no se contagia al amamantar.

shutterstock_345884522

4. Zonas afectadas

Antes de que el virus fuese descubierto en Brasil en 2015, el zika sólo afectaba ciertas regiones de las Islas del Pacífico (Samoa), África (Cabo Verde) y el sudeste de Asia. En las Américas, se han registrado casos en Brasil, Estados Unidos, las Islas Vírgenes, Venezuela, República Dominicana, Barbados, Colombia, Bolivia, Guatemala, Ecuador, Haití, El Salvador, Puerto Rico, Isla de San Martín, Guyana, Guyana Francesa, Honduras, Guadalupe, México, Surinam, Panamá, Martinica y Paraguay.

Si bien por el momento no se ha registrado ningún caso en Canadá o en la región continental de los Estados Unidos, muchos turistas norteamericanos han contraído la enfermedad por viajar a países afectados. No obstante, los CDC están actualizando constantemente la información acerca de la propagación del virus en http://www.CDC.gov.com/ Travel Information (Información para el viajero).

shutterstock_366869900

5. Tratamiento

Actualmente no existe ninguna vacuna o medicamento de administración oral para prevenir el virus del zika. Sin embargo, es importante que visite a su doctor si ha estado en alguna de las zonas de riesgo mencionadas anteriormente. Si experimenta algún síntoma, su médico le hará un análisis de sangre para confirmar la presencia de una infección (ya sea dengue, chikungunya o zika).

De lo contrario, el tratamiento se focaliza exclusivamente en los síntomas. Por ejemplo, su médico de cabecera le recomendará que consuma paracetamol (NO aspirinas ni antiinflamatorios no esteroides) para aliviar el dolor articular y la fiebre, que haga reposo y que beba grandes cantidades de fluidos para combatir la deshidratación y vencer al virus. Como dijimos, la hospitalización por Zika es muy poco probable.

shutterstock_363993479

6. Prevención

Los grupos más afectados por el zika son las embarazadas y los bebés aún no nacidos. Es por eso que los CDC recomiendan que las futuras madres se abstengan de viajar a regiones donde prevalece el virus del zika. Si no puede postergar su viaje, deberá ser muy precavida para evitar las picaduras de mosquito.

Para evitar infectarse, los expertos en salud de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) recomiendan utilizar repelentes para insectos con DEET, IR 3535 e icaridina tanto bajo techo como al aire libre las 24 horas del día. En cuanto a las medidas asociadas con la vestimenta, deberá usar pantalones largos y remeras o camisetas con manga larga curados con permetrina, un potente químico insecticida sintético, y protección para dormir (pantallas y aire acondicionado, entre otros).

shutterstock_368799722
X