Salud ESP

Qué dice la mucosa acerca de su salud

Acéptelo; cada vez que se suena la nariz echa un pequeño vistazo, ¿o no? De acuerdo con the XX, es importante ver qué hay detrás de su pañuelo, ya que es un buen indicador de su estado de salud general. No sólo el color sino también la textura de la mucosa (o moco, según lo prefiera) son capaces de anticiparle la llegada de un resfriado, una infección sinusal por hongos o cosas mucho peores…

1. Verde o amarillo

No es que nos interese contradecir a la rana favorita de Norteamérica con su canción “no es nada fácil ser verde” pero, lo sentimos Rana René o Rana Gustavo, las tonalidades verdes y amarillas no siempre son signos de infección. Se cree que el moco verde siempre es sinónimo de infección bacterial y el amarillo, de infección viral. No obstante, los otorrinolaringólogos (que se especializan en los oídos, la nariz y la garganta) del área de investigación del Centro Médico de la Universidad de Mississippi aseguran que no siempre es así.

Miles de cosas pueden hacer que la mucosa adopte una tonalidad más verdosa o amarillenta. Seguro, las infecciones bacteriales son una de las causas, pero también lo son la inflamación y la cantidad de mucosa. Si sus fosas nasales están inflamadas y súper congestionadas, el color amarillento o verdoso es signo de que sus glóbulos blancos han salido al rescate. Mientras luchan por erradicar lo que sea que lo esté molestando, los leucocitos sin vida se vuelven amarillos o verdes. Además, otros de los síntomas de la infección son la presión sinusal y la fiebre.

influenza

2. Rojizo o rosado

Ver que la mucosidad en su pañuelo es de tonalidad rojiza o rosada después de haberse sonado la nariz resulta bastante impactante. No obstante, una investigación llevada a cabo por el hospital Cleveland Clinic establece que la presencia de sangre indica que hay un par de vasos sanguíneos rotos en el interior de la nariz.

Esto se debe a que se han roto los vasos sanguíneos cerca de la superficie en el interior de las fosas nasales — por lo general, cerca de los orificios. El sangrado también puede ser un indicador de que el interior de su nariz está muy seco. Por eso, si necesita liberar sus fosas nasales, trate de soplar con delicadeza para evitar daños mayores. Recuerde que una vez que se haya roto un vaso sanguíneo, la hemorragia volverá cada vez que se salga la costra que se forma al cicatrizar el área lastimada.

3. Blanco o lechoso

Es posible que sufra de alergias estacionales si la mucosa en su pañuelo es de color blanco o lechoso. La presencia de mocos espesos es un signo común de alergia al igual que de deshidratación y de inflamación causada por una reacción alérgica, según explica WebMD.

A causa de las alergias, el interior de las fosas internas se deshidrata y se inflama, ya que la secreción de mucosa disminuye. Como esta zona carece de la humedad necesaria para lubricarse, las células en los vellos nasales se hinchan y son propensas a padecer lesiones, por lo que la mucosidad se vuelve blancuzca. Por fortuna, esto puede solucionarse fácilmente con un aerosol nasal y al beber grandes cantidades de agua para desterrar alérgenos (como partículas de polen).

4. Negro o marrón oscuro

Por supuesto, la mucosa negra o marrón es casi garantía de que ha inhalado cenizas, carbón o humo. No obstante, si este no es el caso, puede que esté confundido y quiera saber qué es lo que le sucede.

Los médicos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU. aseguran que los mocos negros son causados por infecciones sinusales crónicas de tipo fúngico (como la mucormicosis y la aspergilosis) o por episodios de neumonía. Imagínese a los hongos como si fueran murciélagos microscópicos que suben y bajan por los tejidos muertos dentro de su nariz. Si experimenta congestión o bloqueos por exceso de mucosidad, consulte a su médico de cabecera. Puede que necesite reforzar su sistema inmunológico.

5. Amarillo oscuro o dorado

Si encontró esporas de moho en su hogar, puede que note que la consistencia y el color de su mucosa hayan variado. Es común aspirar moho; de hecho, los otorrinolaringólogos del Centro Médico de la Universidad de Medicina aseguran que la mayoría de nosotros lo aspira con regularidad, aunque solemos expulsarlo a través de la garganta o de la nariz.

No obstante, si los fluidos en su pañuelo se ven espesos y de color amarillo oscuro (o dorado) y pegajosos como la mantequilla de maní — debería preocuparse. Realice una consulta con su médico de confianza, ya que puede haber desarrollado una infección y ahora experimenta una reacción alérgica desencadenada por las esporas que han quedado atrapadas dentro de su nariz.

6. Claro o transparente

¿Acaso sabía que las personas saludables producen alrededor de 4 tazas o más de mocos al día? Un factor importante a tener en cuenta es que la mucosa de los individuos sanos es casi transparente y de consistencia liviana.

A pesar de que suene desagradable, la mucosa juega un rol importantísimo en su salud, según el Dr. Spencer C. Payne, profesor adjunto de rinología y de cirugía sinusal endoscópica funcional en la Universidad de Virginia en Charlottesville. El organismo necesidad producir cantidades adecuadas de mucosa para mantener humectada y limpia la pared interna de la nariz. Después de todo, los mocos son los que expulsan el polen, las partículas extrañas, los virus y las bacterias de la nariz, de la boca y hasta de la garganta.

X