Salud Ocular ESP

Preste atención a estos ocho síntomas de Glaucoma

El glaucoma causa la pérdida progresiva y permanente de la visión debido al exceso de presión y de líquido en el ojo. La enfermedad se presenta de dos formas comunes: el glaucoma primario de ángulo abierto y el de ángulo cerrado. Por desgracia, ambas tienen su propio conjunto sutil de síntomas, los cuales hacen que el ojo no afectado contrapese la pérdida de la visión del ojo afectado.

El glaucoma primario de ángulo abierto es el tipo más común; comienza en el periférico y se extiende hacia adentro para incapacitar la visión central y conducir a la visión de túnel. Mientras que el glaucoma agudo de ángulo cerrado (también llamado de ángulo cerrado crónico o glaucoma de ángulo estrecho) provoca visión borrosa con efectos de halo alrededor de los ojos. Ambos tipos causan daño irreversible y progresivo del nervio óptico (el mecanismo que envía la información visual desde la retina hasta el cerebro). El lento declive de la vista, a menudo, hace que la enfermedad no sea diagnosticada hasta que está en una etapa avanzada.

Es posible prevenir la aparición de glaucoma con exámenes ópticos regulares (pruebas de campo visual) y también al prestarles atención a estas ocho señales sutiles…

1. Dolor ocular

La aparición de dolor repentino en los ojos y en la cabeza en el área detrás de los ojos y cejas son signos primarios de la última etapa del glaucoma de ángulo agudo. El término “agudo” se refiere al daño repentino e irreversible del nervio óptico. Si experimenta dolor en los ojos, busque tratamiento de inmediato para evitar la pérdida más severa de la visión e incluso la ceguera total.

2. Cambios en el globo ocular

Es difícil ver el daño del glaucoma a simple vista. Sin embargo, los pacientes con glaucoma de ángulo agudo suelen tener los ojos rojos con las pupilas dilatadas que no reaccionan a la luz. La córnea (la cubierta transparente del ojo que protege la pupila, el iris y el compartimiento anterior) también pueden parecer ligeramente nublada o hinchada.

3. Halos nocturnos

El glaucoma de ángulo agudo a menudo provoca un efecto arco iris o problemas de visión nocturna tales como halos (o destellos) y visión borrosa alrededor de las luces. Esto puede ser problemático para los conductores con glaucoma, ya que sienten presión extrema y ceguera repentina a medida que la pupila se abre, especialmente durante la noche o en ambientes de baja iluminación.

4. Visión de túnel

El glaucoma primario de ángulo abierto se presenta generalmente con un lento estrechamiento de la visión periférica del paciente (lo cual causa visión de túnel) e interrumpe los bordes del campo visual en ambos ojos. Muchos pacientes con glaucoma no se dan cuenta de que hay un problema hasta que su visión se limita a lo que está directamente (no en el periférico) frente a ellos en las etapas avanzadas de la enfermedad.

5. Visión borrosa

El glaucoma de ángulo agudo causa la disminución gradual de la agudeza de la visión (o agudeza visual). El desenfoque severo no será evidente hasta las últimas etapas de la enfermedad. Desafortunadamente, en aquel momento el daño significativo en la visión es irreversible, incluso ni con cirugía.

6. Hinchazón y enrojecimiento de los ojos

El glaucoma de ángulo agudo presenta pocas señales. Sin embargo, los dolores de cabeza y los ojos enrojecidos pueden indicar que el iris está hinchado debido al exceso de presión ocular. En el momento en que los ojos estén severamente rojos e hinchados, será necesario someterse a un tratamiento de emergencia inmediato. El enrojecimiento ocular también puede ocurrir por el uso crónico de gotas oftálmicas.

7. Náuseas

Las náuseas y vómitos resultan, a menudo, cuando se distorsiona la visión. Sin embargo, el agudo de ángulo cerrado provoca náuseas y vómitos acompañados de dolor ocular severo, el cual se diferencia un poco de los síntomas de la gripe estomacal u otras enfermedades gastro-intestinales.

8. Disturbios visuales repentinos

Por desgracia, los disturbios visuales repentinos en uno o en ambos ojos pueden indicar la presencia de varios problemas oculares, entre ellos, el daño retiniano. Sin embargo, el inicio repentino de los disturbios visuales cuando hay poca luz es más común en quienes sufren de glaucoma de ángulo agudo.

Share This Article

X